El capitalismo de Estado: que los contribuyentes paguen las pérdidas de los bancos

Permalink 21.06.11 @ 22:23:38. Archivado en Europa (UE, Consejo de Europa), Derecho Público (Constitucional e Internacional), Teoría del Estado, Economía

La crisis financiera en Grecia está revelando algo sorprendente: que existe el capitalismo de Estado. Pero, y esto es lo más interesante, resulta que el "capitalismo de Estado" no es lo que decía la teoría marxista. Si el "capitalismo de Estado" era la nacionalización de los medios de producción, el del siglo XXI consiste en socializar las pérdidas de las entidades financieras. Lo más sorprendente, por cierto, es el discreto silencio de, digamos, la mayoría de los autotitulados liberales ante este fenómeno

I. LA IDEA ORIGINAL DEL CAPITALISMO EN ADAM SMITH
En su obra "Investigacion de la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones" (libro II, capítulo IV) dice Adam Smith que lo que justifica cobrar un interés en un préstamo dinerario es que el prestamista corre un "riesgo grande" de "perder el capital prestado":

no será fuera del caso advertir, que la usura lucrativa y formal, sea expresa ó tacita, que es recibir el que presta el dinero algo mas de la suerte principal, ó cantidad que prestó sin otro titulo que el mutuo expreso o paliado, sin mas causa que el beneficio que hace en socorrer la necesidad del proximo, es una usura ilicita, y reprobada por todos derechos, y la qué es conocida vulgarmente con el nombre general de Usura :
pero la compensatoria, á que con toda propiedad se da el de Interés del dinero, es lícita y permitida, y la que llamamos usura , ó interés mercantil , sobre el principio de que la moneda tiene tambien la calidad de genero comercial como las demas mercaderias de que puede licitamente esperarse ganancia y por consiguiente un interés que se viene á pagar de su producto. Varias causas son las que autorizan los casos permitidos de esta usura , y entre ellas las principales, el ser las personas que prestan y reciben prestado gentes de negocios, acostumbradas á usar de su dinero en traficos gananciosos, y grangerías de qualquiera especie: el lucro cesante, y lo que llaman daño emergente: el trato de aseguracion por razon riesgo grande a que se expone el asegurador: la contingencia de perder el capital prestado

II. LA IDEA MARXISTA DEL "CAPITALISMO DE ESTADO"
La idea de "capitalismo de Estado" apareció en la teoría económica marxista. El marxismo pretendía no sólo acabar con la propiedad privada de los medios de producción, sino también acabar con el Estado, considerado un instrumento al servicio de las clases explotadoras. En este contexto, el proceso hacia el "socialismo", en una primera fase, consistía en abolir la propiedad privada de los medios de producción nacionalizándolos (o, más exactamente, estatalizándolos). Una vez cumplida esa primera fase, supuestamente transitoria, se procedería a abolir el Estado. Algunos consideraron que, habiéndose producido la primera, pero no la segunda fase de este proceso el resultado era la creación de un llamado "capitalismo de Estado".

III. LA CRISIS GRIEGA, O EL INTENTO DE CONSAGRAR EL "CAPITALISMO DE ESTADO"... O QUE LOS CONTRIBUYENTES PAGUEN LAS DEUDAS DE LOS BANCOS
La crisis financiera de estos últimos años ha conocido varios y muy diferentes desarrollos.
Pero hay dos casos que resultan paradigmáticos: el de USA y el de Islandia. Y en este contexto hay que entender lo que nos jugamo en el caso de Grecia.

El caso de USA.
Tras la caída del banco "Lehman Brothers" y otros, el gobierno y el parlamento norteamericanos decidieron que para evitar nuevas caídas de bancos había que "rescatarlos". Y eso había que hacerlo con el dinero del Estado. O sea, de los contribuyentes.
O dicho de otro modo: cuando los bancos (privados) se vieron ante el "riesgo grande" de "perder el capital prestado", el gobierno decidió eliminar ese "riesgo" al garantizarles, con dinero de todos los ciudadanos extraído coactivamente mediante impuestos, que no iban a "perder el capital prestado".

Muy diferente fue el caso de Islandia.
Los bancos islandeses habían realizado inversiones que, por causa de la crisis financiera, les llevaron a "perder capital". Al perder capital los que habían a su vez arriesgado su dinero en el banco también perdieron capital. El gobierno islandés, que no se ha considerado responsable de la gestión que han hecho los directivos privados de una entidad privada ha decidido que no tiene por qué "garantizar" el capital "arriesgado" por quien lo depositó en una entidad privada. Ha sido una decisión tomada en referéndum por el pueblo de Islandia que considera que los ciudadanos no tienen por qué pagar las pérdidas sufridas por una entidad privada.

Y ahora nos enfrentamos al caso de Grecia.
El gobierno de Grecia pidió prestado dinero a bancos privados. Los bancos privados exigieron un interés para "asegurar" el "riesgo grande" a que se exponían: "la contingencia de perder el capital prestado". Pusieron intereses más altos porque la contingencia de perder dinero era mayor. Había un riesgo y lo asumieron libremente. Si cobraban iban a ganar mucho. Si no cobraban iban a perder mucho. Esas eran las reglas del juego.
El gobierno de Grecia no tiene dinero para pagar. Los bancos prestamistas, por tanto, están expuestos a "la contingencia de perder el capital prestado".

Y aquí viene lo asombroso. Esos bancos, supuestos paradigmas del capitalismo, que cuando tienen ganancias las reparten sólo entre sus accionistas, cuando tienen pérdidas pretenden que sean asumidas por los contribuyentes y no por los accionistas.
Claro, que para entender este extraño comportamiento conviene tener en cuenta otro dato. Se trata de bancos privados, mayormente, franceses y alemanes. Bancos importantes, con contactos con los dirigentes políticos franceses y alemanes. Dirigentes que pretenden que sean los contribuyentes de toda Europa los que pongan su dinero para prestar al "Estado de Grecia" un dinero que inmediatamente el gobierno griego transferirá a los bancos franceses y alemanes.

Habrá quien argumente lo contrario, pero permítanme que considere que los ciudadanos europeos tenemos razones de sobra para oponernos a que con el dinero de los "Estados" se paguen las pérdidas de esos bancos privados que cuando tienen beneficios sólo los reparten (con una pequeña cuota de impuestos) entre sus accionistas.

POST-SCRIPTUM (27-VI-2011)
En la edición de hoy del prestigioso semanario alemán Der Spiegel, Stefan Homburg, director del Instituto de Finanzas Públicas de la Universidad Leibniz de Hannover defiende las mismas ideas que he defendido en este blog.
Este es un extracto de la importante entrevista que le hace Der Spiegel. Reproduzco de la versión inglesa, más accesible para muchos:

In a market economy, even in the case of a plumber whose customers don't pay their bills, it's never a question of getting creditors "involved" (in helping to deal with a bankruptcy). Instead, when push comes to shove, it is creditors, and creditors alone, who have to write off their loans. Only then do they have an incentive to carefully choose who they lend money to. A market economy with no personal liability cannot function. The government bailout initiatives create misdirected incentives that continuously exacerbate the problems on the financial markets.

ARTÍCULOS SOBRE ESTE ASUNTO
- Política y Economía: ¿qué pretenden, realmente, los acreedores de Grecia? (29-VI-2015)
- Algunas aclaraciones sobre el caso de la crisis de deuda de Grecia (22-VI-2015)
- Las crisis de Grecia y Ucrania: ¿hacia un entendimiento de Alemania y Rusia? (7-II-2015)
- El capitalismo de Estado: que los contribuyentes paguen las pérdidas de los bancos (21-VI-2011)
- La UE ante sus contradicciones: el "rescate" de Grecia es ilegal (12-II-2010)


Bookmark and Share

Comentarios:
Con el permiso del titular del blog, permítame que dé mis opiniones, doña Laura.

-No es verdad que el mercado financiero estuviera absolutamente desregularizado. El caso de las cajas de ahorro de España es paradigmático: el Banco de España no ejerció sus competencias de inspección por motivos políticos.

-Se suele asociar el keynesianismo al gasto público (déficit del Estado) como vía para superar las crisis económicas. Como cae la demanda, se la incentiva con subsidios y programas de gasto.
No suele ser muy efectivo, porque implica el endeudamiento de los ciudadanos por décadas.

-El concepto ramplón del keynesianismo (Keynes era partidario de que el Estado tuviera superávit en los años altos del ciclo para pagar el déficit en los años bajos) está en los proyectos de ZP y de la UE: dar dinero público a los bancos, lanzar deuda soberana y pedir a los bancos que la compren para que el Estado español tenga fondos 'legales'.
Vemos que esto no funciona.

-La economía debe ser un equilibrio entre la acción estatal y la privada. ¿Cuál? Difícil saberlo.
Ahora bien, lo que tenemos en España no es ni una cosa ni otra. ¿Cómo se explica que en una situación de depresión y paro el Gobierno SOCIALISTA suba las tarifas de las eléctricas por encima del IPC?, ¿y que quite dinero a los ciudadanos para dárselo a los bancos y cajas?

Una postura justa e inteligente por parte del Estado sería obligar a los bancos y las cajas a que cancelasen las hipotecas con la entrega del inmueble hipotecado. Si hoy ese inmueble vale menos que el valor de la tasación, es problema del sistema financiero, que aceptó ese riesgo.

(Por cierto, el Estado y el Banco de España permitieron que se concedieran hipotecas por encima del 100% del valor de los inmuebles. ¡Si esto no es cebar la bomba!)
Enlace permanente Comentario por Pedro Fernández Barbadillo [Blogger] 22.06.11 @ 17:14
Gracias por su respuesta. Aprovechando... ¿no cree que al final lo que se ha venido demostrando históricamente es que el keynesianismo es la fórmula que termina sacando a las economías modernas del caos? New Deal, Plan Dawes, Plan Marshall... Es obvio que el capitalismo es la fórmula que de algún modo satisface el afán humano por superarse, pero también lo es que el neoliberalismo implica justamente lo opuesto, ya que es lo más parecido a un cártel de droga o a la mafia napolitana, pero con el añadido de adquirir dimensiones tan grandes que aplastan la soberanía nacional. En fin... reflexiones...
Enlace permanente Comentario por Laura 22.06.11 @ 15:00
Recuerdo que en Castellón hace unos años, con motivo de un encarecimiento del gas, los azulejeros pidieron ayudas públicas para combatir los costes energéticos. Cuando sus negocios iban bien no pedían que les subiesen los impuestos.

¡¡Somos unos rojos, amigo Carlos!!
Enlace permanente Comentario por Pedro Fernández Barbadillo [Blogger] 22.06.11 @ 11:15
Está claro, alguien tiene que romper la baraja. En parte lo ha hecho Islandia, pero al ser demasiado pequeña no ha supuesto un auténtico quebranto para los bancos que, lejos de amilanarse, se han sentido 'picados' y van como posesos a destruir Grecia. Llegados a este punto, tengo la sensación de que la única salida es que un país más grande, Grecia, se niegue a pagar. Y cuando luego vengan a por Irlanda, Portugal, España, Bélgica o Italia, hagamos lo mismo, anteponiendo la soberanía nacional. Sé que algo así supondría a corto plazo un desastre para la economía de los países objetores, pero también sabemos que lo son a corto, medio y largo plazo las políticas del FMI...
Me gustaría poder leer algo de usted sobre cuál podría ser la salida menos gravosa a una situación como la que afrontamos.

Estimada amiga,
gracias por su comentario.
Dice bien que hay que hablar de "la salida menos gravosa" porque todas las posibilidades tendrán un coste.
De momento lo que tengo claro es que la solución tiene que venir por fórmulas de la teoría clásica y no por fórmulas "neo": "neo-liberales", "neo-constitucionales", "neo-etc.".
C.
Enlace permanente Comentario por Laura 22.06.11 @ 11:05

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Blogs
Protestantes

Protestantes

Persecución y violencia contra los cristianos en Argentina

Pedro Tarquis

CaféDiálogo

CaféDiálogo

¿En qué consiste pecar contra el Espíritu Santo?

José Luis Vázquez Borau

Esto es lo que hay

Esto es lo que hay

La Rambla, un año después

Miguel Ángel Violán

Humor gráfico religioso

Humor gráfico religioso

@elJartista_María de Nazaret

Agustín De La Torre

Columna de humo

Columna de humo

La enfermedad nacional de la izquierda española

Pedro de Hoyos

Armonía en la diversidad

Armonía en la diversidad

Contra los abusos eclesiásticos, es necesario cambiar el estatuto clerical en la Iglesia

Victorino Pérez Prieto

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Mons. Carlos Garfias Merlos, el hombre del Episcopado en la pacificación de México

Guillermo Gazanini Espinoza

La hora de la verdad

La hora de la verdad

¿Y por qué los católicos no nos manifestamos contra el lobby pederasta?

Miguel Ángel Malavia

La Biblia Compartida

La Biblia Compartida

Barcelona: hoy hace un año

Javier Velasco y Quique Fernández

Punto de vista

Punto de vista

Conmemoración del 17-A

Vicente Torres

Terra Boa

Terra Boa

ASSUNÇÃO DE MARIA: plenitude do encontro... (cf. Pe. A. Palaoro SJ)

José Ramón F. de la Cigoña

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Trepat 2016, el nuevo vino de la bodega Cara Nord

Juan Luis Recio

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

¿Quién se ganó la oración?

Ángel Sáez García

Corrupción global

Corrupción global

2169 Las firmas que producen Dispositivos Digitales DD y el Software de Gestión Empresarial FDD.

Luis Llopis Herbas

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

XIX. Ensayos recomendables (II)

Asoc. Humanismo sin Credos

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

FALSOS PROFETAS

Josemari Lorenzo Amelibia

Atrévete a orar

Atrévete a orar

18 de agosto de 2018: 170 años del asesinato de un sacerdote y su mujer por formar una familia

Rufo González Pérez

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Un homenaje de vergüenza.

Vicente A. C. M.

No más mentiras

No más mentiras

V I A J E A M A R R U E C O S (ABRIL 1993) (V)

Antonio García Fuentes

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

El Mito de la Globalización Neoliberal

Francisco Margallo

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital