Lecciones marruecas (de Ramón Punset)

Permalink 14.09.10 @ 00:19:03. Archivado en Marruecos, Sahara Occidental, Derecho Público (Constitucional e Internacional), Política exterior de España

Quiero reproducir un brilante artículo escrito por un colega sobre la pérdida del Sáhara y los últimos incidentes en la frontera de España con Marruecos en Melilla. El autor, Ramón Punset, es catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad de Oviedo y también letrado de las Cortes Generales. El trabajo apareció en los diarios del grupo Moll: primero en La Nueva España (5-IX-2010) y, La Opinión de Coruña y luego en otros.

Lecciones marruecas
La pérdida del Sáhara y los últimos incidentes en la frontera de Melilla

RAMÓN PUNSET
CATEDRÁTICO DE DERECHO CONSTITUCIONAL DE LA UNIVERSIDAD DE OVIEDO

En el último siglo y medio las relaciones con nuestros vecinos marroquíes han sido como mínimo difíciles y ocasionalmente traumáticas, de gran repercusión en nuestra política interna. Recuérdense los episodios de la Semana Trágica barcelonesa, el Desastre de Annual y el origen de la Dictadura de Primo de Rivera, la participación de tropas moras en la represión de los insurrectos de 1934 y en el bando de los sublevados durante la guerra civil, el conflicto armado que concluyó con la «retrocesión» de Ifni, la pérdida nulamente gloriosa del Sáhara, cuyo fantasma no cesa de atormentar nuestra acomodaticia (pero torpe) conciencia, el desalojo del islote de Perejil o el reciente bloqueo de la frontera con Melilla.

Por lo que atañe a la cuestión del Sáhara, nuevamente de actualidad estos días a causa de un incidente resuelto según tiene España por costumbre (es decir, mediante el apaciguamiento servil de Marruecos en el ámbito de la diplomacia secreta que prefiere el reino alauí), llama la atención que un régimen militar como el franquista se dejara arrebatar tan fácilmente un territorio de semejante extensión ante la mera bufonada de la «Marcha Verde» organizada por Hassan II. Cierto es que el general Franco entraba a la sazón en su enfermedad postrera, pero el Gobierno español se hallaba presidido por un halcón del pelaje de Carlos Arias Navarro. Este episodio revela, pues, no una carencia de liderazgo, sino la vaciedad misma del franquismo, su carácter de anómala excrecencia tumoral en el cuerpo del occidente europeo, su deficiente representatividad en el interior y su completa soledad internacional. Respecto a esta última circunstancia, cabe incluso sospechar que fueron los norteamericanos (Henry Kissinger, concretamente) los que incitaron y apoyaron la acción depredatoria del monarca marroquí. Con éste se entrevistó el zalamero ministro José Solís Ruiz, aquel que se jactaba sin rubor de decirle a Hassan II: «Majestad, de cordobés a cordobés...». Según relata el historiador Ferrán Gallego, Solís se dejó imponer «de forma vergonzosa» las condiciones de abandono del Sáhara y los tiempos de la operación, lo que permitió el avance de la «Marcha Verde» sin resistencia española y la eliminación del peligro que más temía Marruecos: una posible alianza entre España y Argelia para defender el territorio. Así, incumpliendo los mandatos de las Naciones Unidas, nuestro país abandonó a su suerte a los saharauis (véase «El mito de la transición. La crisis del franquismo y los orígenes de la democracia: 1973-1977», Crítica, Barcelona, 2008, págs. 204-206).
Teniendo en cuenta, no obstante, además de lo anterior, la escasa preparación y dotación del Ejército (mantenido bajo mínimos por el Caudillo, receloso de cualquier poder) y la poca confianza de los mandos superiores en sus oficiales (la revolución de los claveles portuguesa se hallaba muy próxima), ¿pudo haberse hecho otra cosa? Bueno, la pregunta ya sólo importa a efectos del honor nacional, lo que desde luego no es poco, si bien resulta más interesante extraer de aquellos hechos algunas lecciones provechosas.

Según la perspectiva de los intereses estadounidenses, Marruecos es mucho más importante que España: he aquí la primera lección. Si en 1975 se trataba, mediante el espléndido regalo del Sáhara, de cimentar una sólida relación americano-marroquí en perjuicio no sólo de España, sino también, por motivos distintos, de Francia y Argelia, no parece que la situación haya variado hoy gran cosa. Desde aquella fecha, sin duda, las relaciones económicas hispano-marroquíes se han ampliado, dentro del marco de la Unión Europea, considerablemente: tenemos importantes inversiones en Marruecos y aproximadamente un millón de súbditos de Mohamed VI viven entre nosotros como inmigrantes. Es bueno que las relaciones crezcan y se diversifiquen, comprendiendo igualmente las de índole cultural.
Ahora bien (y ésta es la segunda lección), que no se nos olvide que, ante cualquier contencioso con Marruecos que requiera una solución militar, estaremos fundamentalmente solos. ¿Puede imaginarse un escenario tal? Así lo creo, habida cuenta del opaco e inseguro sistema político marroquí y de las pulsiones nacionalistas que el rey cabe que excite para sublimar conflictos internos.
La pérdida del Sáhara hace 35 años supone, por la forma en que se produjo, una herida en nuestra memoria histórica y una quiebra difícilmente reparable de la confianza en nuestro vecino del Sur (tercera lección).
Sin embargo, el Sáhara ha sido una pieza cinegética que Marruecos no acaba de engullir y digerir; y francamente: no creo que debamos ayudarle en dicho proceso. Tampoco hemos de sentirnos en deuda con los saharauis más allá de los aspectos de ayuda humanitaria. Atengámonos, pues, a las resoluciones de la ONU y dejemos que el tiempo siga haciendo su lenta y persistente obra de desgaste político y económico sobre las espaldas de los marroquíes (cuarta lección).

El bloqueo de la frontera melillense producido durante algunos días de los meses de julio y agosto constituye también un motivo de preocupada reflexión y nos proporciona una última lección sobre las difíciles relaciones con Marruecos. Aparentemente el conflicto surgió desde la «sociedad civil» (?) de la zona aledaña contra determinadas actuaciones de la policía española que controla el acceso a la ciudad autónoma. Los medios de comunicación, sin embargo, pusieron de relieve el desconcierto del Gobierno de Rodríguez Zapatero, que ignoraba los verdaderos motivos del inopinado descontento marroquí. Esos mismos medios barajaron la posibilidad de que todo fuera una medida de presión relacionada con la vieja cuestión del referéndum de autodeterminación del Sáhara, respecto de la cual, y ante el punto muerto existente, hemos recibido una petición de ayuda por parte de la ONU. El caso es que ante la perplejidad gubernamental el Rey don Juan Carlos mantuvo una conversación telefónica con Mohamed VI, lo que fue muy aireado y celebrado por Marruecos como una victoria psicológica, estableciéndose seguidamente un calendario de peregrinaciones a Rabat: el Director General de la Policía y de la Guardia Civil (18 de agosto), el Ministro del Interior (23 de agosto) y en breve el propio Rey de España. El señor Rubalcaba, tras entrevistarse con su homólogo marroquí, es recibido en audiencia por el rey Mohamed VI en su residencia de Casablanca (la única foto difundida de la entrevista muestra al Ministro escuchando obsequiosamente a Su Majestad) y convoca luego una rueda de prensa sin preguntas, dando por superados todos los incidentes.
Finalmente, el PSOE, con el apoyo de IU, ERC y CiU, impide el debate del conflicto en sede parlamentaria. Se invocan razones de «responsabilidad», «prudencia» y «lealtad» a la vista de los importantes intereses de todo orden que vinculan a ambos países (véase el «Diario de Sesiones del Congreso» del propio 23 de agosto).

Hay aquí, una vez más, un error de base en el que incurren nuestros dirigentes políticos.
Precisamente porque Marruecos es un capítulo esencial de nuestra política exterior, de ningún modo puede escapar al control de las Cortes. Utilizar exclusivamente los mecanismos de la diplomacia secreta sólo puede beneficiar a un régimen tan escasamente democrático -y por ello de conducta imprevisible- como el marroquí.
¿Cuándo aprenderemos, además, la lección de que en un sistema parlamentario la responsabilidad consiste justamente en la disposición a responder ante los representantes del pueblo?

rpunset@gmail.com


Bookmark and Share

Comentarios:
Gracias por la aclaración, don Carlos.

Lo de LD empieza a ser preocupante.
Enlace permanente Comentario por Osvaldo 17.09.10 @ 16:59
Kissinger, personaje aciago para España
Enlace permanente Comentario por alumbrado 17.09.10 @ 08:35
Es responsabilidad de la sociedad civil española, sin excepción, boicotear inmediatamente todos los productos y empresas marroquíes, así como todos los productos resultantes de la expoliación ilegal de los recursos naturales del Sahara Occidental y las empresas españolas que estén ilegalmente operando en el Sahara, a empezar por JEALSA-RIANXEIRA, la conservera española que vende ilegalmente conservas de sardina robadas en las aguas del Sahara Occidental en grandes cadenas de supermercados como MERCADONA.
Hay que actuar y decir NO, ¡pronto!
Enlace permanente Comentario por MAITAI 16.09.10 @ 15:07
Desde el 1º día de la invasión de Timor por Indonesia hasta el dia 30 de Agosto de 1999 -referendum de autodeterminación-, Portugal siempre asumió sus responsabilidades como potencia administradora de Timor y consecuentemente cortó todo tipo de relaciones (diplomáticas, económicas...) com Indonesia.
En Portugal, toda la clase política (desde la izquierda hasta la derecha) y la sociedad civil se unieron por el derecho inalienable de Timor a ser un país libre. Dentro de cada portugués existía un guerrillero de Timor, el lema era: ¡PATRIA O MUERTE y LA LUCHA CONTINÚA!
Portugal es um país de honor y de coraje cuando se trata de defender los derechos humanos y los valores universales.
España se baja los pantalones ante Momo 6 y la mayoría de la clase política española es una pandilla de traidores a la patria. ¡El Sahara Occidental sigue siendo patria española hasta el día de su referendum de autodeterminación!
Es responsabilidad de la sociedad civil española, sin excepción, de bajar a la calle y exigir claramente a los políticos de España: "Referéndum de autodeterminación libre y justo en el Sahara Occidental inmediatamente"; en caso contrario será un suicidio político en las próximas elecciones legislativas en España. La clase política de España tiene que sentir en sus carnes y pagar muy caro por todo su entreguismo a Marruecos.
¡Lo que pasa por el Sahara Occidental en España es una vergüenza internacional!
Enlace permanente Comentario por MAITAI 16.09.10 @ 14:14
Con el Sahara se pudo hacer lo que hizo Portugal con Timor; declarar su independencia con la consecuencia de que Marruecos invadiera el Sahara como hizo Indonesia con Timor. Pero el status hubiera sido de pais ocupado no en desconolizacion. Ahora Timor es independiente.
Enlace permanente Comentario por Santiago Rodriguez 16.09.10 @ 13:05
Más llamativo aún es que el socialdemócrata autor de este artículo entreguista que cita Asdrúbal (y, publicado, claro, en la biblia progre) dice ser defensor del "Estado social".
¡Y este supuesto defensor del "Estado social" alega que hay que entregar a Marruecos Ceuta y Melilla porque, según él, no son ricas y nos salen muy caras!
Al mismo Marruecos al que al ilustre catedrático progre Sotelo no le importa que la UE regale millones.
No hay duda. Después del artículo de Bernabé y el de Sotelo, está claro que "El País" quiere preparar al país para otra cesión a Marruecos.
¡Viva el progresismo!
Enlace permanente Comentario por Nùria 14.09.10 @ 12:34
Bueno, la UME mediática ya maniobra a favor de Marruecos, no vaya a ser, ante los previsibles altercados de este fin de semana en las fronteras de Melilla.

http://www.elpais.com/articulo/opinion/Recomponer/relaciones/Marruecos/elpepiopi/20100914elpepiopi_4/Tes
Enlace permanente Comentario por Asdrúbal el Bello 14.09.10 @ 12:26
Por seguir con las puntualizaciones:

1. Es de dominio público que el gobierno de Arias Navarro se encontraba dividido respecto a la cuestión Sáhara; si hubiese triunfado la posición de Exteriores, las tropas españolas en el territorio habrían pasado a ser cascos azules de un día para otro (conversaciones entre Piniès y Kurt Waldheim). El problema es que esta honorable salida fue abortada por los mencionados Solis, Arias Navarro, etc.; siempre se ha especulado por las contraprestaciones personales que recibieron estos personajes, incluso el Polisario en cierto momento amenazó con hacer público los datos que conocia al respecto.

2. Efectivamente la Marcha Verde fue una bufonada, una cortina de humo, pero no hay que olvidar que los acuerdos secretos con Marruecos, no los famosos Acuerdos Tripartitos sino los que complementaban a estos, establecían el calendario de entrada de las Fuerzas Armadas Reales y la ocupación de puestos desalojados por los españoles, y, sorpresa, la ocupación del Sáhara por Marruecos se inició bastante fechas antes de la Marcha Verde.

3. Finalmente, y aunque quedan bastantes detalles por ilustrar, no es necesario llegar a un enfrentamiento armado con Marruecos para colocarlo en su sitio (coincido en que posiblemente nos encontraríamos solos), dificilmente sobreviviría el régimen marroquí si se bloqueasen las relaciones económicas con la Unión Europea; tal vez Marruecos sea un socio privilegiado y tenga el apadrinamiento de Francia, pero España es socio de pleno derecho y tiene la capacidad de cerrar el grifo. Si se contempla al mismo tiempo la posibilidad de reconocer a la RASD y exigir el cumplimiento de las resoluciones ONU (una posición en la que no estaríamos solos dentro de Europa, ni mucho menos), los propios marroquís harían desaparecer al sátrapa.
Enlace permanente Comentario por Antonio. 14.09.10 @ 12:13
No estoy de acuerdo con la afirmación del autor Ramón Punset de que Arias Navarro era "un halcón". Sabemos cómo se bajó los pantalones ante Marruecos... y cómo le destituyó el Rey. Tampoco en que el Ejército destinado en Marruecos fuera de baja calidad y en que la oficialidad media fuera de lealtad dudosa.

En todo lo demás de acuerdo. Sobre todo en la 'diplomacia secreta' que ha establecido el PSOE, más propia de Stalin y Hitler (el Pacto nazi-soviético tenía láusulas secretas).

¡Qué mal está España que varias partidos, incluyendo IU, aceptan arrodillarse ante Marruecosy a millones de españoles ello no le importa!
Enlace permanente Comentario por Nicolás 14.09.10 @ 10:35
Quería hacer dos puntualizaciones:
-Ramón Punset dice que el ejército español de la época (1975) tenía"escasa preparación y dotación".
No soy militar pero conozco militares profesionales que estuvieron en el Sáhara en la primera mitad de la década de los 70, y me dicen que allí estaban las mejores unidades del ejército, la legión entre otras, con un material muy bueno para esa época, de fabricación americana. El problema, enorme, consistía en que en caso de guerra con Marruecos, los USA se iban a posicionar sin duda a favor del regimen marroquí suministrándole armas, municiones, repuestos y combustible "bajo manga", negándose a suministrar lo mismo a España y ordenando además un embargo de armas y repuestos a España a los paises occidentales, con lo cual a medio plazo la situación se tornaría insostenible.
-Me parece que Moratinos ha sido obligado a comparecer en el congreso para explicar las agresiones a los activistas canarios y los incidentes de Melilla al prosperar una iniciativa de UPyD respaldada por todos los grupos a excepción del PSOE.

Saludos y un Sáhara libre.

Aunque yo no soy el autor del artículo, debo corregirle, Miguel.
El día 23 de agosto, si no recuerdo mal, después de la agresión a españoles en El Aaiún ESA MADRUGADA y de los incidentes en la frontera de España con Marruecos en Melilla, se pidió esa comparecencia y esos partidos apoyaron al PSOE para rechazarla.
Fue después de una nueva agresión a ciudadanos españoles, el 30 de agosto, creo, cuando se ha solicitado OTRA VEZ esa comparecencia. Ocurre que la segunda agresión tuvo más eco en los medios y no se atrevieron a silenciarla, como sí hicieron con la del 23 de agosto.
C.
Enlace permanente Comentario por Miguel 14.09.10 @ 09:47

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Blogs
Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Urge la santidad

Josemari Lorenzo Amelibia

La Biblia Compartida

La Biblia Compartida

Impermeables a la Palabra de Dios

Javier Velasco y Quique Fernández

El blog de Antonio Piñero

El blog de Antonio Piñero

“Un Jesús irreal”. Réplica de Roger Armengol a Antonio Piñero (926)

Antonio Piñero

El Acento

El Acento

Paul Radford

Antonio Florido Lozano

No más mentiras

No más mentiras

Se pacifica Cataluña... ¿Y luego qué?

Antonio García Fuentes

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Cristianismo y Secularidad

Francisco Margallo

Asomado a la ventana

Asomado a la ventana

¿Una Iglesia “selfie”?

José Luis Ferrando

Opinión

Opinión

Fermín Bocos - Inteligencia política

Opinión

Un país a la deriva

Un país a la deriva

El hundimiento de España (23)

Vicente A. C. M.

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Charlie Gard

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Debo cantar de aquello de lo que no hablaría

Jose Gallardo Alberni

Hermosillo

Hermosillo

¿Mintió Santiago Nieto? El fiscal cesado

Efrén Mayorga

Poemas

Poemas

Tarde o temprano

José Pómez

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

¿A qué golpe de Estado se refiere?

Ángel Sáez García

Arte y espiritualidad

Arte y espiritualidad

Rostro de Cristo

Bernardo Ramonfaur Garza

Atrévete a orar

Atrévete a orar

Domingo 30º TO A 2ª Lect.(29.10.2017): abandonar ídolos y servir al Amor

Rufo González Pérez

La Verdad es libre, reflexiones para las homilías

La Verdad es libre, reflexiones para las homilías

EL ALMA QUE ANDA EN AMOR, NI CANSA NI SE CANSA

Tomas Muro Ugalde

Israel, más allá de las noticias...

Israel, más allá de las noticias...

“También con un gobierno israelí de izquierda no habrá paz”

Shimshon Zamir

Punto de vista

Punto de vista

Una rumana y, luego, Franco

Vicente Torres

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Compre Cataluña a precio de saldo

Manuel Molares do Val

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital