La guerra contra el "terror" en el cine: revelaciones

Permalink 29.03.10 @ 08:05:24. Archivado en Autor, USA, Europa (UE, Consejo de Europa), Oriente Medio, Terrorismo, Servicios de inteligencia, Arte

El cine está realizando aportaciones extraordinariamente interesantes sobre la guerra actual, la llamada "guerra contra el terror". Estas películas nos ofrecen un panorama ciertamente distinto del que ofreció el cine acerca de la guerra de Vietnam. Parece oportuno reflexionar aquí sobre este fenómenos cuya idea central, en mi opinión, sería esta: la guerra contra el "terror" es una guerra sucia pero no por culpa del Ejército, sino por culpa de los Gobiernos y los servicios de inteligencia.

I. LA GUERRA DE VIETNAM: GUERRA, SÓLO GUERRA
La guerra de Vietnam fue la ocasión de que el cine proporcionara muchos títulos analizando el conflicto.
A mi juicio, si hubiera un rasgo común a las películas sobre esta guerra sería el que todas ellas centran la trama en la actuación, buena o mala, correcta o excesiva, de los enemigos armados: el Ejército norteamericano por un lado y la guerrilla comunista por otro.
Quizás hoy en día se pueda decir que el mejor de ellos fue "Apocalypsis now" (1979) de Francis Ford Coppola, una película que se centra en la tragedia de la que son autores y víctimas los militares.

Apenas hay una excepción, en este grupo de películas, que es El americano impasible (2002) de Phillip Noyce. Y es una excepción porque esta película, más que centrada en la actividad de los ejércitos se fija en el juego de los servicios secretos. La causa de ello es que esta película se basa en la novela homónima de Graham Greene (por cierto, antiguo agente secreto). "El americano impasible" subraya la complicidad de los servicios secretos en la producción de actividades terroristas que luego sirvan para justificar intervenciones militares de un Estado.

II. LAS GUERRAS DE AFGANISTÁN E IRAQ: GUERRAS DONDE NADA ES LO QUE PARECE
La guerra actual (que en su momento fue bautizada como guerra contra el "terror") es una sucesión de guerras (Afganistán I y II, Iraq I y II) que tienen ciertos elementos en común: básicamente el papel que en ella juegan los servicios de inteligencia y los grupos terroristas. Por supuesto son guerras con una intensa actividad militar, pero, por un lado, esa actividad militar está mediatizada por intensas operaciones encubiertas de inteligencia y, por otro, por la intervención de mercenarios privados.

La primera guerra de Afganistán empezó siendo enfocada como una continuación de la guerra de Vietnam. Por ello, no es casualidad que el viejo héroe de Vietnam, John Rambo, protagonizara una de las primeras películas sobre la guerra de Afganistán ("Rambo III", 1988, de Peter MacDonald). Pero ese enfoque no terminó cuajando precisamente porque estaba completamente alejado de la realidad. Antes bien, esa realidad tiene su mejor retrato cinematográfico en "La guerra de Charlie Wilson" (2007) de Mike Nichols, basada en hechos históricos, que pone de manifiesto que, para el triunfo de la causa de los "buenos", tuvieron mucha más importancia las operaciones encubiertas de inteligencia que las acciones heroicas de los militares.

En cuanto a la primera guerra de Iraq, el papel de los servicios de inteligencia recibe un irónico tratamiento en "Los hombres que miran fijamente a las cabras" (2009), de Grant Heslov.

A mi juicio, no obstante, la visión global más penetrante (y compleja) sobre la génesis, desarrollo y circunstancias de la llamada "guerra contra el terror" la hallamos en "Syriana" (2005) de Stephen Gaghan. Esta película denuncia, como ya hizo "El americano impasible", las complicidades de los servicios de inteligencia en la gestación y ejecución de actividades terroristas que permiten luego desencadenar guerras que, en definitiva, permiten mantener el statu quo. Algo que, servicios como el siniestro ISI pakistaní, confirman plenamente.

En la misma línea, pero enfocada exclusivamente en las operaciones encubiertas y de desinformación de los servicios de inteligencia (y dejando de lado las eventuales vertientes económicas de esta guerra), resulta de una estremecedora clarividencia la magnífica "Red de mentiras" (2008) de Ridley Scott. Este mismo director realizó otra espléndida película, "Black hawk derribado" (2001), donde sin embargo expone en toda su crudeza el nuevo escenario que para un ejército occidental (el norteamericano, en este caso) suponía luchar contra una guerrilla urbana en Somalia, algo que resultó verdaderamente profético de mucho de lo que iba a ocurrir militarmente en Iraq.

Para terminar, quiero referirme a dos grandes películas recientes que, desde diferentes perspectivas, tratan también esta cuestión.

Se trata, por un lado, a "Green Zone" (2010) de Paul Greengrass. La película de Greengrass "salva" la responsabilidad de los servicios de inteligencia en la manipulación de la opinión pública internacional (llegando incluso a engañar al propio Consejo de Seguridad de la ONU) consistente en hacer creer que Saddam Hussein poseía las famosas "armas de destrucción masiva" cuando se procedió a la invasión de ese país en 2003 dando comienzo a la II guerra de Iraq. Greengrass deja caer la responsabilidad de esta guerra, no ya en los servicios de inteligencia, sino en ciertas instancias político-económicas, a caballo entre los gobiernos y las empresas privadas desde las que no es difícil adivinar figuras y nombres no aludidos en la película: Dick Cheney, Hallyburton, .... Algo ciertamente irónico tratándose del director de dos de las entregas sobre Jason Bourne, el agente especial formado por la CIA que luego ésta quiere eliminar.
Por otro lado, nos encontramos con una película que trata sobre la principal consecuencia de las segundas guerras de Afganistán y de Iraq: a saber, los programas de secuestro y torturas de supuestos terroristas que en muchas ocasiones resultan no serlo... después de años de prisión y malos tratos. Me refiero a "El escritor" (2010) de Roman Polanski. A diferencia del resto de películas sobre las guerras de Afganistán e Iraq, muy documentadas en los hechos, aquí el director se apoya en datos reales para construir una hipótesis que, como tal, es sólo eso, una hipótesis no verificada pero sin duda sugestiva. Eso sí, cinematográficamente es, a mi juicio, la mejor película de todas. Una obra maestra absoluta.

III. CONCLUSIÓN
Como bien vio el gran filósofo Martin Heidegger, el arte es uno de los modos mediante los que la verdad aparece.
El arte cinematográfico nos revela las profundas diferencias entre la guerra de Vietnam (y otras guerras que han servido para crear películas: como la II Guerra Mundial) y la actual "guerra contra el terror".
Y el arte cinematográfico nos revela una gran verdad: que en la "guerra del terror" no es que la verdad sea la víctima de la guerra, sino que la mentira está en el origen mismo de la misma.


Bookmark and Share

Comentarios:
Tomaré apunte de esas películas para verlas. Muy interesante.
Limam

Creo que no te arrepentirás. Menos las dos últimas, las demás están todas en DVD si no me equivoco.
C.
Enlace permanente Comentario por limam 30.03.10 @ 19:42

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Blogs
Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

Jueves de Pascua. Preguntas del Resucitado

Angel Moreno

Faustino Vilabrille

Faustino Vilabrille

Fe atea: la ciencia avanza, la ética retrocede

Faustino Vilabrille Linares

Amistad Europea Universitaria

Amistad Europea Universitaria

Visión cervantina de la conversión y muerte de don Quijote como aventuras

Salvador García Bardón

Diario nihilista de un antropólogo

Diario nihilista de un antropólogo

El mundo es maravilloso

Manuel Mandianes

La hora de la verdad

La hora de la verdad

San Gabo y su último servicio a la causa madridista

Miguel Ángel Malavia

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Marx y la Biblia

Francisco Margallo

Aquesta eterna fonte

Aquesta eterna fonte

Paisaje de la Presencia de Dios.

Virtudes Parra

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Familia: EXCURSIONES Y OTRAS SALIDAS

Josemari Lorenzo Amelibia

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Pascha nostrum

Jose Gallardo Alberni

Punto de vista

Punto de vista

Hay que llevar cuidado con Bildu

Vicente Torres

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Juan Pablo II, el comienzo de la primavera

Guillermo Gazanini Espinoza

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Dos libros poco habituales para este 23 de abril (o cualquier otro momento)

Juan Luis Recio

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

El coloquio de los perros

Ángel Sáez García

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Un libro y una rosa.

Vicente A. C. M.

Gastronomía Navarra

Gastronomía Navarra

Confitura de naranja

Mª Rosario Aldaz Donamaría

Opinión

Opinión

El rincón del soneto - 91

Opinión

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

La inane preocupación por la creencia.

Asoc. Humanismo sin Credos

Atrévete a orar

Atrévete a orar

LA HOMILÍA HECHA ORACIÓN (D. 2º Pascua 27.04.2014)

Rufo González Pérez

Heme aquí, envíame a mí

Heme aquí, envíame a mí

Teología de la liberación y su rehabilitación por el Papa Francisco

Francisco Xavier Sánchez

Peregrinando con Emilio Pinto

Peregrinando con Emilio Pinto

¡Bienvenido San Juan Pablo II!

Emilio Pinto

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital