Marbella, la linde y la Concejal Pérez

La Concejal Isabel Pérez  es marbellí —o marbellera, como se prefiera—, y de profesión arquitecto.

La Concejal Pérez ha estado próxima al Movimiento Ciudadano “Ni un Metro de Marbella para otra población” también conocido como “los antideslinde. Por su profesión tiene suficiente conocimiento de lo que está haciendo, o eso se le supone: y si en algún momento le falta algún dato, a su disposición está toda la información que acumula el Movimiento y que ya va siendo bastante.

Las lindes entre Marbella y Benahavís se acordaron el 23 de mayo de 1873 y ese mismo año se plasmaron por un topógrafo mediante acta de 14 de noviembre, en base a mojones hechos de piedras unidas con barro.

Con el tiempo aquellos mojones fueron desapareciendo o quedando dentro de propiedades privadas: todos a excepción del famoso Mojón 10, vértice entre Marbella, Behahavís e Istán y que luce espléndido en un campo aún idílico donde todo lo que se oye son los cencerros de las cabras como figuritas de un belén por el monte: a eso le queda poco tiempo ya.

Cuando entró la Gestora en Marbella —único Ayuntamiento intervenido de España por el completo quinqui-desastre que eran— estaba claro que la ciudad necesitaba un nuevo Plan General y se pidió a la Junta que a falta de mojones, indicase a la ciudad sus lindes, cosa que la Junta hizo remitiendo informe topográfico del 2 de mayo de 2007 recibido en el Ayuntamiento el 2 de junio. El informe se remitió entre otros al Ayuntamiento de Benahavís. Nadie lo recurrió, todos lo aceptaron.

Ese informe sustituyó los desaparecido mojones por coordenadas UTM.

O sea, mojón = coordenada.

Por ejemplo, el mojón 5 ya no es un montón de piedras en el campo cerca de donde hoy está el Marbella Football Center, sino que ahora es la coordenada 321.828,482 –  4.042.298,826 en sistema ETRS89. Por tanto no hay mojones —excepto el 10—, hay coordenadas.

Bien pues esas coordenadas se han replanteado: ahora estamos en el replanteo, que no es más que una alteración encubierta por la cual a Marbella le quitan 100.000 metros cuadrados de suelo: ¿¿¿¿Y NADIE EN ESE PLENO TIENE NADA QUE DECIR, EXCEPCIÓN HECHA DE LA CONCEJAL DE PODEMOS, Dª VICTORIA MENDIOLA????

¿¿¿Es que sólo queda una persona con las luces para ver que si antes nos quitaban 170.000 ahora nos quitan 100.000???

En ese “replanteo” el Mojón 9 deja de ser la coordenada 322.799,091 – 4.044.682,749 y ahora es la 322.809,22 – 4.044.606,97, o sea el “mojón virtual” se mueve 10 metros en el eje X y 75 en el eje Y.

Así, mojón a mojón, nos quitan 100.000 metros, sin darnos nada a cambio. Y estos son a los que pagamos para que defiendan nuestra ciudad.

Como culmen del ridículo institucional de hoy, se ha votado reconocer como mojón 3 una fuente con moderno grifo y todo. La fuente tendrá unos treinta años, no más: está muy cerca de la Urba de Javier Arenas, lo que son las casualidades.

Eso sí, la Sra. Caracuel piensa que no hay que intervenir en lo que la Junta haga y el Sr. Díaz de IU piensa que hay que enterrar las lindes.

Bien pues la Sra. Falkenberg que no es de ningún partido piensa que tiene que haber un límite de las chorradas que haya que soportar, y que esto es una alteración encubierta y que es de risa que nadie en el Ayuntamiento la haya recurrido y que todos la estén apoyando: de nuevo somos la gente los que tenemos que salir en defensa de la ciudad, otra vez atacada desde nuestro propio consistorio. Qué vergüenza.

Antes había mojones, ahora hay coordenadas (menos el mojón 10). La linde es la línea que une los puntos que son los mojones. Si se mueven los mojones se mueve la linde, y si se mueve mucho para Marbella, Marbella pierde suelo.

Es un concepto sencillo, muy sencillito de comprender.

Y como es muy sencillito de comprender y yo parto de que nuestros concejales son cultos, inteligentes, preparados y muy listos, no me creo ni por un momento que no hayan visto ellos ya lo que digo, por lo que creo que con todo conocimiento de causa, hoy el Ayuntamiento en Pleno le ha regalado 100.000 metros a Benahavís, generosamente y sin ninguna compensación para la ciudad.

La mala fe

Pues bien Sra. Pérez, no me creo nada de su buena fe en la defensa del territorio de Marbella. Primero nos pinta una raya en el Refundido que nunca estuvo ahí porque insiste en ello la funcionaria Sra. Guardabrazo: este era el paso 1 para pegarle “el mordisco” a Marbella. El paso 2 se remata con la Adaptación, ya no es que cambiemos lindes por un PGOU, es que cambiamos lindes por vía de corrección de errores a un PGOU de hace treinta y dos años: ahí es nada. Un cero pelotero Isabel, como marbellera, como político y como arquitecto.

Respecto del Sr. Piña no nos pronunciamos, no es arquitecto (es antenista) ni ha sido concejal de urbanismo. Baste decir que era miembro del Movimiento y que se declinó continuar su defensa y él tampoco quiso seguir personado en los pleitos que defienden lo básico de todo municipio que es su suelo y su gente.

Veo que la tradición por la que se intervino Marbella no se ha perdido.

Ellos ponen la mano para cobrar mientras que los demás trabajamos de sol a sol para pagar los impuestos que pagan sus sueldos (y sus sobresueldos); y además tenemos que hacer más horas extra para hacer el trabajo en defensa de la ciudad que omiten, no por inútiles en la defensa de lo propio sino por lacayos y genuflexos a intereses de otro orden.

Espero que en las urnas, esto tenga su reflejo. Y si no, ya se sabe: sarna con gusto no pica.

Sin categoría , , , , , , , ,

Comentarios cerrados.