El opaco Ayuntamiento de Benahavís

La falta de transparencia es indicio de corrupción y constatación, desde luego, de falta de eficiencia. Es ley de vida que cuando uno ha trabajado honradamente y bien, está deseoso de compartir si trabajo con los demás, de mostrarlo contento de que otro se tome un interés en ello.

Y al contrario, cuando algo hay que no es bueno, las cosas no se muestran, se esconden, se ocultan, porque se ha hecho algo que no se debía hacer. A esta circunstancia se suman las “instituciones desastre”, las que siguen abiertas porque se les asigna un presupuesto anual, pues de ser una empresa privada con una clientela libre de irse a la competencia, habrían cerrado hace años.

Nuestras instituciones son lentas y pastosas, con una carga burocrática que a veces no es culpa de la institución en sí sino que les viene dada. Otras veces ellos mismos demoran las cosas, no son “facilitadores de la vida en sociedad” sino un verdadero obstáculo, un estorbo, un impedimento al funcionamiento del Estado de Derecho mismo en vez de ser el cauce limpio por el cual discurra.

En estos casos a la pesada carga que la elevada presión fiscal ya supone para los ciudadanos, se añaden los enormes sobrecostes de la ineficiencia y de la corrupción que suele ir de la mano.

El caso del Ayuntamiento de Benahavís

El 18 de septiembre pasado pedí vista y copia de una serie de expedientes urbanísticos. Finalmente pedí y pagué para que se me entregasen los CDs de las siguientes seis zonas:

  1. BH_SU_UE2.2 El Herrojo
  2. BH_SUP_UE39 Vega del Jaque
  3. BH_SUP_UE40 Tajos Blancos
  4. BH_SUP_UE47 Real de la Quinta
  5. BH_SU_UE15 Cerro Artola
  6. BH_SUP_UE38 Ampliación Cerro Artola

Pese a que se trata simplemente de grabar en un CD lo que ya está en un ordenador, a fecha de hoy no lo tengo: tengo largas, tengo la falta de respeto por el ciudadano y por la ley, digámoslo abiertamente: es una de las cosas más desagradables que tiene este país, tanto por la tomadura de pelo en sí como por la vergüenza ajena que se siente ante estos comportamientos institucionales.

Las sospechas de corrupción y de que algo inconfesable se haya podido hacer con estas zonas resultan inevitables.

 

Sin categoría , , , , , , , , ,

Comentarios cerrados.