Lo que el Consejo Consultivo sí decía

El ir y venir de noticias sobre la falsificación del PGOU de Marbella estos días se ha centrado en lo alegado por las defensas. Éstas en resumen dicen que alterando las lindes cumplían con lo que les ordenaba la Junta a través del Consejo Consultivo (cuyo dictamen ni era preceptivo, ni era vinculante, por cierto).

Eso es falso, radicalmente falso.

La Junta jamás ordenó que se dibujasen unas lindes falsas… ni mucho menos dijo que se le diesen 70.000 metros cuadrados de centro comercial a la proyectada Fase III de La Cañada, un regalito de 100 a 150 millones de EUROS que queremos pensar que no se dieron gratis.

Ese suelo donde iba la Fase III de La Cañada y ahora va la Feria de noche era suelo que había que entregar a la ciudad de Marbella, entre otras cosas a cambio del que se quedaron para construir la Fase I (la parte del Leroy, Alcampo…) y II (donde están Zara y la FNAC). Ese primer suelo se lo quedaron mediante un misterioso convenio por el cual el Fiscal Anticorrupción pedía 18 años de prisión a Tomás Olivo y 20 a Roca.

Y no es lo único que hay…

Volviendo a las lindes y lo que dijo el Consejo Consultivo, como su dictamen es extenso, no se lo ha leído casi nadie, de modo que la impresión de que se puede decir “lo que sea” que “total cuela” a estas alturas empieza a resultar inevitable.

Bien, pues para ahorrarles  a ustedes la lectura, les copio algo de lo que decía el famoso Dictamen y es que bajo ningún concepto se pueden alterar lindes en un PGOU. El Dictamen se pidió desde la Consejería de Ordenación del Territorio de la Junta y se refería a Mijas, Benahavís y Ojén en sus lindes con Marbella. Se evacuó rapidísimo, en 15 días, y aunque Marbella hizo alegaciones, no constan.

El Movimiento Ciudadano “Ni un metro de Marbella para otra población” en cuyo Grupo de Trabajo técnico-jurídico tengo el honor de participar, pidió vista y copia del expediente completo, que por supuesto jamás le enviaron. Claro cuando uno se lee luego la hiperbólica Ley de Transparencia andaluza más que nada le entra la risa floja.

Algún parrafillo de enjundia

Para resolver esta problemática, hemos de insistir en que el elemento determinante que, inicialmente, ha de utilizarse como criterio orientador, es el de la sujeción al lindero oficial del término municipal. La subordinación del planeamiento general a dicho lindero no solamente viene impuesta, como se ha anticipado, por ser el municipio el sustrato físico sobre el que se ejercen las competencias municipales, más aún las urbanísticas, como sugiere la propia Ley 7/2002, en los términos ya expuestos, sino también por la dependencia o subordinación en la que, respecto a la ordenación del territorio, se encuentra la ordenación urbanística. En este sentido, no podemos olvidar que la alteración de un término municipal, que conduce obviamente al replanteo de sus lindes, está contemplada como una actividad de intervención singular enumerada en el Anexo de la Ley 1/1994, con la consideración de Actuación con Incidencia en la Ordenación del Territorio (art. 30 del citado texto legal), lo que conlleva, dada la regla de vinculación que el planeamiento territorial proyecta respecto al urbanístico (del que igualmente es muestra el artículo 23 de la Ley 1/1994), que alterado un término municipal por el procedimiento establecido en la normativa de aplicación, el paso siguiente deba ser la adaptación del planeamiento general a dicha nueva demarcación territorial. Pero no a la inversa, es decir, el Plan General no puede, por sí mismo, alterar el término municipal ya delimitado. Por una parte, porque no es ni el instrumento ni el procedimiento establecidos para ello en la normativa de demarcación territorial, ya citada a lo largo del dictamen. Y por otra, porque ha de respetar la ordenación territorial preexistente, representada a estos efectos por la demarcación territorial establecida para el municipio en cuestión.

De estos párrafos hay unos cuantos que no son sino decir lo que dice la Ley. Luego, en las conclusiones, el Consejo dice lo siguiente:

Primera. En el supuesto contemplado en el apartado 2.B. del fundamento jurídico III -realización, por parte de un municipio, de manera continuada y de buena fe, de actos de jurisdicción sobre un territorio que, tras la comprobación de la demarcación oficial, resulta pertenecer a un municipio limítrofe-, si el Plan General está aprobado definitivamente, debe acometerse el correspondiente expediente de deslinde o de alteración del término municipal, mediante el oportuno procedimiento y con los efectos que en dicho apartado se señalan. Si, por el contrario, el Plan general se encuentra en tramitación, deberá instarse ante el órgano competente bien el deslinde bien la alteración de dicho término, antes de proceder a su aprobación definitiva. En todo caso, de la resolución que recaiga en el correspondiente expediente dependerá la necesidad de modificar el documento de aprobación definitiva o, en su caso, de mantenerlo en su formulación.

ES DE CAJÓN QUE CUANDO NECESITAS MOVER 24.000 METROS CUADRADOS POR VECINO, LA BUENA FE DE TODA LA OPERACIÓN SE PONE EN SERIA TELA DE JUICIO. ESO SÍ, NO HAY NADA COMO VIVIR CON AMPLITUD…

Segunda. En el supuesto aludido en el apartado 2.C del fundamento jurídico III -solapamiento en el mismo territorio de dos instrumentos de planeamiento general, sin haberse producido sobre el mismo actuaciones de desarrollo y gestión urbanística, o habiéndolas producido el municipio a cuya demarcación oficial pertenece dicho territorio-, si los Planes Generales están aprobados definitivamente, uno de ellos deberá ser modificado para su adaptación a la demarcación oficial. Si se encuentran en fase de elaboración y correspondiente tramitación, la adaptación a la demarcación oficial ha de ser previa a la aprobación definitiva de los mismos, sin perjuicio de una eventual aprobación definitiva parcial, con suspensión de las determinaciones relativas a los suelos afectados (art. 33.2 de la Ley 7/2002).  COSA QUE POR SUPUESTO NO SE HIZO

Tercera. En el supuesto descrito en el apartado 2.D del fundamento jurídico III -territorio no ordenado urbanísticamente por ningún instrumento de planeamiento-, el Plan General al cual queden adscritos los terrenos no ordenados, según demarcación oficial, deberá ser modificado para acoger su inclusión. O SEA EL PGOU ES EL QUE SE HA DE ADAPTAR A LA LINDE OFICIAL SI SE ESTÁ DEJANDO FUERA UN TROZO DEL MUNICIPIO Y NO AL REVÉS

Cuarta. No procede la utilización de la figura del Plan de Ordenación Intermunicipal para la resolución de los desajustes entre la cartografía oficial y la del planeamiento urbanístico.

La denuncia del PGOU

Ya en febrero de 2015 el Movimiento tenía clarísimo que el PGOU se había falsificado y en mayo de 2015, antes de las elecciones y tras asegurarnos bien de todo, debatir, reunirnos, votar, tomar café y hacer mil cosas más… se decidió denunciar. El Movimiento ya no clamaba porque a Marbella no se le privase de casi 170.000 m2 de suelo “porque sí”, sino que clamaba porque prevaleciese la más elemental decencia y sentido común.

No es sólo que el Consejo Consultivo dijo muy bien dicho que nada de cambiar lindes en un PGOU; es que además es evidente que si quitas el dotacional (público) deportivo proyectado en lo que hoy es la explanada de la feria y le das 70.000 metros más a La Cañada —entre otras falsificaciones varias— tienes que abrir un tercer trámite de alegaciones, porque a lo mejor acabas para siempre amén con lo que queda de comercio minorista en Marbella y tienes que hacer cambios en los sistemas generales.

El “regalito” insisto, a una repercusión de 1.500 – 2.000 € el metro cuadrado de superficie comercial son unos 104 a 140 millones diga usted que 100 a 150 millones de euros para que el diablo no se ría de la mentira. Vamos, que lo hicieron gratis… ¡anda ya!

Sí hay que celebrar que Doña Isabel Pérez a la sazón marbellí, arquitecto y Concejal de Urbanismo, haya dicho que van a poner las lindes oficiales sobre el refundido de 1986 que se acaba de aprobar y que ha nacido con tres lindes con Benahavís, ninguna de ellas correcta y una de ellas tan disparatada que se refiere sólo a una parcela catastral —o sea, no enlaza con el resto de la linde pero no passsssa nada: le pedimos a “Juande” que pinte una rayita aquí y otra allá para enlazar y nos lo arregla en un pis-pas.

Juande, para los recién llegados a la saga, es el usuario desconocido que falsificó el PGOU aunque como pulgarcito con las miguitas, los hongos con las esporas o el dinero cuando se mueve, siempre será posible seguir el rastro. Todo es ponerse a ello, porque alguien que sabía AutoCad retocó de manera importante los planos.

Las declaraciones de Doña Isabel han sido como un soplo de aire fresco en medio del generalizado bochorno.

En efecto, en 1986, en 1968, en 1990, en el año 2000, en 2009 y en 2010 la linde oficial estaba ahí: y estaba porque lleva ahí desde mayo de 1873 y sigue ahí a fecha de hoy, mayo de 2017, 144 años después. Por tanto estar a la linde que es la oficial como ahora se va a dibujar en el Refundido, ESO SÍ ES CUMPLIR CON LO QUE DIJO EL CONSULTIVO (y con lo que dice la Ley), Consultivo quien jamás, jamás dijo que la linde, una línea recta que iba del Cerro del Colorao al del Beanaira, se redibujase para salvar la pista de tenis del vecino de Doña Ángeles Muñoz (la suya la casa más abajo con piscina en forma de trébol):

Y mucho menos dijo el Consultivo que se le diesen 70.000 metros cuadrados más a La Fase III de La Cañada dando el cambiazo a los planos sin que nadie los viese antes ni abrir el preceptivísimo trámite de alegaciones del público… sí, de usted que me lee…

Se pueden ustedes ahorrar ya tranquilamente la lectura del Dictamen porque ya saben lo que sí decía; y de paso se pueden ahorrr también el articulo de Héctor Barbotta hoy en el SUR, porque no da pie con bola, y no será porque desde el Movimiento no se le haya enviado toda la información. HÉCTOR: LOS PLANOS DEL PGOU DE 1986 DABAN SI ACASO AÚN MÁS SUELO A MARBELLA, ¡NO MENOS! Daban casi toda la Vega del Jaque a Marbella, de hecho.

Eran unas lindes generosas con Marbella, y si bien eran generosas son inadmisibles por incorrectas, que a cada uno lo suyo. Estas eran, dedicadas con cariño a Héctor:

Sin categoría

Comentarios cerrados.