Lo falso es el PGOU, y de rebote, el acta

Lo denunciado por el Movimiento Ciudadano “Ni un metro de Marbella para otra población” es la falsificación del PGOU, falsificación que abarca mucho más que sólo las lindes, si bien el valor de esta falsedad en concreto se estimó por el movimiento en unos treinta millones de euros.

El PGOU se falsificó porque lo que se quería hacer no se podía hacer: era una completa burla a la ley y al pueblo de Marbella, ciudad saqueada donde las haya.

Otra de las grandes falsificaciones atañe al suelo del paraje de la Trinidad, la explanada de la feria, que era para la ciudad (uso deportivo público) pero donde alguien, al falsificar el PGOU, lo recalificó, posibilitando un uso comercial privado: otro montón de millones.

Eso es lo que estos días ha entrado en los Juzgados de Marbella.

Que con ánimo de “vestir el muñeco” se añadiese al acta una parrafada que nadie conocía es otra cosa, pero es casi lo de menos.

Tratar de reducir mediáticamente el asunto a la mera falsificación del acta de un pleno es algo peor que estar haciendo periodismo de la Señorita Pepis: es estar cooperando activamente con la corrupción más abyecta; y con la repugnancia que ello suscita deben leerse los medios que puedan llegar a hacerlo.

Muchos millones en juego

La falsificación del PGOU no salió gratis: alguien pagó muchos millones, y otros los recibieron. Los actores son pues, unos cuantos y es misión de las instituciones investigar lo ocurrido.

El PGOU de Marbella se falsificó porque lo conocido por los ciudadanos, lo que informaron los técnicos, lo que estudió la Comisión de Urbanismo y lo que aprobó el Pleno fue una cosa distinta de lo que luego se envió a la Junta. Se aprobó un documento pero desde Alcaldía se envió a la Junta otro, que era falso, y esa falsificación valía muchos millones: por eso se hizo.

Algunas de las alteraciones sólo podían hacerse falsificando el documento, caso de dibujar mal las lindes para que se adaptasen el Plan Parcial Vega del Jaque aprobado en 1999. Otras propuestas hubiesen requerido la exposición al público y a buen seguro hubiesen generado una avalancha de alegaciones en contra.

He aquí un panel comparativo. La primera imagen muestra la linde auténtica: Vega del Jaque queda en Marbella, entre la autopista y la linde, que es la línea marcada en amarillo. Por supuesto el suelo a quienes construyeron ahí les salió baratísimo, porque es suelo rústico. La segunda imagen muestra la linde del PGOU falsificado: Vega del Jaque deja de estar en Marbella para pasar a pertenecer a Benahavís, y de golpe y sin pagar un céntimo, se legalizan las mansiones ahí construidas ilegalmente.

La tercera imagen es de diez años antes: es el Plan Parcial Vega del Jaque que se tramita siendo Teniente de Alcalde de Benahavís Dª Ángeles Muñoz Uriol, si bien ella se venía absteniendo en estas cuestiones “por tener intereses en la zona”. Y tanto que Dª Ángeles tenía intereses, pues el promotor era su marido, quien también era administrador único de la sociedad Vega del Jaque dueña del 63% del terreno (unos 175.000 m2)  y socio único de Hacienda Property, dueña de unos 25.000 m2: o sea, había un interés personal directo respecto de unos 200.000 m2 de suelo en un Plan Parcial de 256.000 m2.

Como se puede ver, la linde del PGOU falso que se remite desde Alcaldía en 2009, coincide con la linde del Plan Parcial Vega del Jaque, cuyo promotor era el marido de Dª Ángeles.

Yendo a más, es que se mejora ligeramente: si se mira en detalle, el Plan Parcial del 1999 cuyo arquitecto fue D Nicolás Aguado Arrabe, dejaba fuera un trozo de las pistas de tenis y de pádel del vecino de Dª Ángeles. Bien pues el usuario “Juande” que acaba de “retocar” los Planos de Ordenación a las 14:45 horas del 28.07.2009 lo mejora, para que las pistas del vecino de Dª Ángeles caigan completas en Benahavís.

Quién sea el usuario “Juande” y quiénes hayan podido intervenir en la falsificación del PGOU, así como el grado de responsabilidad tengan, es cosa que debe dirimir la Justicia. Empero lo que es un hecho es que el saqueo de Marbella continuaba, y que falsificar un PGOU es estarse pitorreando del Pleno y de todos los ciudadanos de Marbella a quien uno se toma por el pito del sereno.

La potestad de planeamiento es indelegable y es una de las grandes manifestaciones de la autonomía municipal, sin perjuicio, claro está, del que el artículo 47 de la Constitución Española dice que las plusvalías que genere la acción urbanística revertirán a la comunidad, no al bolsillo particular de nadie.

Una zona eminentemente rústica

Las siguientes imágenes muestran la zona de la Vega del Jaque, escasamente desarrollada por ser suelo rústico de Marbella. Es, técnicamente, un diseminado, y construir ahí, como se está haciendo ahora mismo, es un delito urbanístico.

Si en vez de ser de Marbella ese suelo es de Benahavís, lo recalificamos de un plumazo y nos embolsamos un montón de dinero: simplemente por cambiar una raya de sitio.

Que España es un país podrido hasta las trancas es una realidad. Que lo siga siendo, depende de los ciudadanos. De modo que por si alguien tiene curiosidad, las imágenes de Google 3D nos muestra lo que hay en Vega del Jaque. A la vista de ello quizá el amable lector quiera compartir este pequeño post.

 

 

 

 

Sin categoría

2 comentarios


  1. Jose Luis Cruz

    Excelente artículo. Gracias por el trabajo de explicarlo tan claramente. Estaría bien que los medios locales de Marbella lo divulgaran con el mismo nivel de detalle