El negocio cautivo de Notarías y Registros o por qué usted no debe invertir nunca en España

El Registro Mercantil de Málaga me acaba de mandar una notificación por la cual se niega a inscribir unos nuevos estatutos. La razón es que el valor de las participaciones se halla expresado en Estatutos redondeado al céntimo (cosa que por supuesto en la Notaría nadie se ha molestado en mirar). Multiplicado por el número de participaciones resulta que hay una diferencia de 1.52 € (un euro con cincuenta y dos céntimos)

Falta por poner el tercer, cuarto, quinto y sexto decimal que quieren que ponga.

Esta es razón bastante para pedir que se haga una escritura de reducción del capital social y nueva escritura con los Estatutos y todo se mande de nuevo al Registro Mercantil de Málaga, a un moderado coste de unos 2.000 € la broma.

¿Es España un país directamente ridículo donde lo único que importa es el dinero? Sí, lo es, y podrido hasta las trancas y abusivo y que da verdadero asco.

¿Se está quedando España para atrás? Por supuesto que sí, su sistema mercantil es abiertamente ridículo y es un negocio montado exclusivamente para forrarse Notarías y Registros sin aportar ningún especial valor.

Caca, España huele a caca.

Sin categoría

2 comentarios


  1. JUSTINIANO

    Creo que se pasa un “pelín” en su crítica, sencillamente porque cuando hay un error se corrige y el error lo paga el que lo produce, si la equivocación proviene de la Notaría deberá el sr. Notarios “correr” con los gastos, que, por su error, se produzcan, y punto. No por ello hay que criticar a todo el sistema que sí que aporta GRANDES GARANTIAS.

    • Cristina Falkenberg

      Se equivoca usted Justiniano: son 870 € aprox de arancel que ha habido que pagar y por 1.53 € que NO LLEVAN NINGUNA RAZÓN, sin el menor reparo ni consideración, tiran para atrás toda la documentación. Y no llevan ninguna razón porque aplican automáticamente el art 28 de la Ley 46/98, ignorando que existe la opción, mucho más razonable, del art 21 de esa misma ley, pensado para supuestos de irrelevancia como lo son 1.53 € en el capital social.

      Lo que dice el art 28 es que si se quiere redondear el valor de las acciones o participaciones se proceda a un aumento o reducción del capital social; lo que dice el art 21 es que se puede dejar el capital como está y expresar con no más de seis decimales el valor de las acciones o participaciones sin alterar el capital social. La razón de ser de este artículo 21 es el de irrelevancia jurídica, también llamado no estar tontos en este país. Ese artículo permite que uno no tenga que estar expresando el valor de acciones y participaciones con un montón de decimales por el resto de su vida y permite también que para unos pocos euros no haya que hacer un aumento y reducción de capital social: o sea, es una norma antídoto de la histeria y la estupidez. clara —por si no fuese obvio—, que el porcentaje de participación en el capital no se altera porque se expresen las participaciones con menos decimales, cosa que permite hacer para enfin, simplificar la vida, en el entendido de que tenemos muchos muchos muchos decimales por unos importes que a nadie le importan.

      Sin embargo, y no es la primera vez que me ocurre a mi o a otras personas con el Registro Mercantil de Málaga, tienen un batallón de antipáticos y maleducados que hasta que uno llega a alguien un poco más listo y más competente le han hecho perder un montón de tiempo y esfuerzo.

      El sistema español no es ninguna maravilla: al contrario, es costoso y una máquina pensada exclusivamente para hacer dinero en tantas cosas que hoy en día en tantos países se hacen en treinta segundos y por una décima parte del precio: de modo que no me paso nada en mi crítica, otra cosa es que a usted le guste menos.

      Y dicho esto, si se tiene un problema con un Notario o con un registrador ya puede uno ir a llamar a cachán con dos tejas, que nadie piensa hacer nada, incluido ante alguno que es un perfecto chorizo conocido y demostrado.