La cleptocracia nacional y los derechos de autor

imagesEspaña va mal, los cuatro años del Partido Popular han sido simplemente horrorosos cuando no abiertamente ridículos (corrupción, choriceo y abuso aparte) pero lo que se avecina no es mejor. Dejad de sacarle los cuartos al ciudadano y regid la Administración como si de una empresa privada se tratase: logrando los mismos resultados con eficacia, eficiencia, simplificando procesos y el que no rinda a su casa. El mastodonte público creado que produce muy, muy poquito de verdadera utilidad en relación con su coste, es simplemente insostenible. Dejad de meter la mano en el bolsillo del ciudadano y haced examen de cómo funcionáis de verdad.

El discurso sobre la reducción de la Administración y la reestructuración de lo que quedase, finalmente resultó palabrería hueca: eso sí, con una petulancia que en combinación con la permanente lengua viperina de algun@ hacía que se apagase la radio en cuanto salían ciertas voces hablando. Hay un límite de las cosas desagradables y verbalmente agresivas que las personas estamos dispuestas a escuchar.

De nuevo, algo desagradable, algo que produce un desgaste, que tiene un coste para absolutamente nada.

Legislatura del PP = fracaso total. La cuestión es que lo que se avecina no parece mejor, hablando de bobadas y sin ir al problema de base que nadie se atreve a atacar, que es que hemos credo un sistema económicamente insostenible. Eso sólo trae miseria y más que va a traer. El empobrecimiento y la consiguiente destrucción de la amplia clase media sólo va a continuar, porque nadie está atajando el problema de fondo, de raíz que hay: que es que hay mucha inutilidad que para producir un magro resultado (si es que lo produce), cuesta un congo.

En el caso de la necesidad de que los autores elijan entre su pensión o sus derechos de autor cuando excedan de 9.000 € anuales hay una expropiación forzosa encubierta. Uno es dueño de sus derechos de autor, que son una forma impropia de derechos reales. Si recibir derechos de autor se hace incompatible con una pensión de jubilación, que son rendimientos del trabajo, haciendo que los autores deban elegir entre unos y otra, entonces por esa vía y por mucho que se quiera argumentar que son fruto de su trabajo, estamos ante una forma de expropiación forzosa encubierta.

leon cortesEspaña es mala de narices legislando y el batiburrillo mental es importante y va a más. Por supuesto en el plano internacional quedamos de ilógicos, bananeros e incultos. A diferencia de las pensiones de jubilación, los derechos de autor y las patentes, por poner dos ejemplos, se heredan, del mismo modo que uno hereda una casa o un objeto. Cuestión aparte es el hecho de que los derechos de propiedad industrial e intelectual tengan a veces una duración ilimitada (otras veces no, caso de las marcas).

Por supuesto que la razón de fondo para esta aberrante medida es que nuestro bodrio-Estado tiene que pagarle dietas de alojamiento a alguna “esbelta” diputada del PP con cinco casas en Madrid —entre otros despilfarros y diputados— y de alguna parte tiene que salir el dinero para pagar tanto gasto inútil.

Estamos haciendo IMPOSIBLE la creación industrial e intelectual para muchas personas, en un momento en el cual a veces tantísimo de valor tiene para aportar, sólo para pagar estupideces y baratijas de alto precio y sin ningún valor. La falta de inteligencia global gobernando es simplemente asustante: miilones y millones se dedican a financiar auténticas mediocridades y lo uqe de verdad crea valor se castiga hasta el punto de que se impide siquiera su existencia. Esto es una completa locura, pero es lo votado por todos y me incluyo: por craso error votamos Partido Popular sólo para ser testigos de aberraciones de las que jamás habríamos aprobado ni aprobaremos. Pero insisto: la que se avecina no pinta mejor y España está condenada al fracaso: es el camino que hemos tomado y no estamos revertiéndolo, porque hay que decir que el emperador está desnudo y hay que tomar decisiones incómodas.

España no es una democracia, sino una cleptocracia legalizada.

El cateto gobierno del Partido Popular no pudo haberlo hecho peor, y la guinda del pastel es el caso Arístegui + Gómez de la Serna, diputado del Grupo Listo, digo Mixto.

Lo que se avecina no pinta mejor. Voté a Ciudadanos (C’s) pero ESTE que es el verdadero discurso de fondo, aún no se lo oigo todo lo alto y claro que habría que pronunciarlo.

 

Sin categoría

2 comentarios


  1. ANRO

    La realidad tras los resultados de las elecciones generales del 20D no solo es la repuesta aritmética y consiguientemente el triunfo del partido ganador con mayorías de escaños, sino el resultado global de las opciones de izquierdas que obtienen la mayoría, pese a sus profundas divisiones, controversias y contradicciones.

    Asistimos pues, a unos resultados electorales, donde los electores han fragmentados y derrotado al bipartidismo, que durante décadas han venido conformando bloques homogéneos de supuestas soluciones a las reivindicaciones de los ciudadanos en sus nobles aspiraciones por conformar un Estado Social y Democrático de Derecho, acorde a los tiempos y necesidades que demanda los modus vivendi y operandi, las nuevas tecnologías y las ansias por más libertad y mejor democracia auténtica y verdadera.

    Hasta no hace muchos años me sentía ciudadano orgulloso de una generación de prudentes, nobles y notables españoles que posibilitó la reconciliación de las dos España, la generación que enterró a Franco y su tiranía y la que trajo la seudo-democracia con más o menos aciertos. Hoy y tras el engaño, pero afrontando la realidad con la verdad y la razón, me siento parte de una de las generaciones quizás, más cobarde, fracasada y al mismo tiempo resignada de la historia de nuestro país, porque en verdad, no se ha enterrado nada. Es decir, nunca se desterró y liquidó las injusticias, la opresión los abusos y atropellos, sustituyendo una dictadura absolutista por otra de partidos y politicastros de baja estirpe, sin moral, ni convicciones, sin decencia y sin apegos a lo que deber ser una democracia participativa de profundos valores que enaltezca y eleve exponencialmente lo mejor del espíritu y la condición humana.

    Promotores con nocturnidad, y felonía, parte de mi generación, creyó, que construir un sistema democrático, se basaba única y meramente en las convocatorias electorales depositando en las urnas la papeleta con las opciones más afines a las ideas que cada ciudadano profesa y aspira como modelo de sociedad que se quiere constituir, sin más bagajes que las normas, y leyes prestablecidas, con una Constitución aprobada por todos que apenas se cumple y se asume, con programas y proyectos que a la postre han venido resultando la historia interminable de mentiras, incumplimientos, estafas, y fraudes, salvando algunas excepciones, pero jugando con la buena fe, con la inocencia y con los buenos sentimientos de todos los ciudadanos honrados y decentes de nuestra nación.

    Los sofismas que durante décadas se habían conculcados con engaños, creyéndonos que habíamos sido un ejemplo a imitar por el resto del mundo, han venido siendo una mentira y falacia insostenible como inconsistente, cuando en realidad hemos sido víctimas de un tremendo e inmenso engaño de alcance mundial. España no construyo una democracia, para sustituir y suceder al Franquismo y sus caciquismos con elementos de baja estofa, sino otra dictadura de políticos sin escrúpulos, mangantes perversos oportunistas miserables corruptos y corruptores.

    La creencia de que habíamos sido “héroes” y que teníamos el mérito de haber construido un país decente digno de ser legado en herencia a futuras generaciones, en realidad lo que hemos permitido con nuestra cobardía e insensatez es que los políticos construyan un país lleno de inmundicia e injusticias, donde los ciudadanos han sido expulsados de la política, convirtiendo el Estado en cueva de rufianes y aprovechados sin altura moral sin apego alguno a la democracia y la dignidad. Hemos pasado en unos años de sentirnos orgullosos a sentirnos humillados y aplastados para darnos cuenta de la iniquidad y la desesperanza de la que somos objetos como víctimas y sujetos activos como pasivos.

    La putrefacción que infecta y carcome las estructuras del Estado, por las corrupciones cometidas por múltiples personajes irresponsables dirigentes políticos y económicos, han convertido las Instituciones del Estado en escatológicas cloacas de un hedor vomitivo insoportable por las actitudes ufanas y leguleyas que invaden como marabunta tantos enchufados, adláteres y mastuerzos de mafias, tribus, y partidos total y absolutamente degradados, cambiando la ínfima democracia, por una oclocracia cleptócrata de avezados y supuestos listillos que emponzoña con logomaquias y otras actitudes, la decadencia en la que estamos inmerso como país.
    Y lo queramos aceptar o no, España es hoy un vertedero opaco putrefacto donde el Estado es utilizado por una casta de políticos sin conciencia, sin alma y sin consideración, con la complicidad de legiones de mamones al uso, banqueros mafioso, seudos empresarios, fiscales, jueces, periodistas, elites y otras faunas sindicales e institucionales acostumbradas a mamar y ordeñar el erario público en beneficio propio, con total impunidad, y con nefastas consecuencias y empobrecimiento los verdaderos sectores productivos de la sociedad, provocando con ello infames desigualdades.

    Escándalos como los de la familia y clan Pujol en Cataluña, los EREs, y cursos de formación en Andalucía por el Psoe, la trama Gürtel del Pp a nivel nacional y tantísimos casos financieros y bancarios, ponen de manifiesto el pelaje y la catadura moral de muchísimos dirigentes, que en cualquier país con sentido ético de la Justicia estarían pagando con sus huesos de por vida en las cárceles, después de haberles sido confiscados todos sus bienes habidos y por haber.

    Sin dudas, y estudiando los rankins que ocupa nuestro país a nivel internacional en todos los ámbitos y sentidos, podemos confirmar, que ocupamos los primeros puestos en corrupción, vicios, drogas, prostitución, tratas de blancas, blanqueo de dinero, tolerancia excesivas con mafias y delincuentes, benevolencia con el dinero sucio procedente del crimen, la estafa, alcoholismo, turismo sexual, violencia de género, despilfarros público, desempleo, avance de la pobreza, endeudamiento, déficit público, desprecio y odio a los dirigentes por parte de los ciudadanos, deterioro del sistema democrático, inoperancia de la Justicia, desigualdades galopantes entre ricos y pobres, padres de familias y trabajadores que no llegan a final de mes ni pueden subsistir, baja calidad de la enseñanza, fracaso escolar, sanidad deficiente, desprotección de los débiles y desfavorecidos, hundimiento de los valores esenciales, abusos de los sistemas bancarios, atropellos, avasallamientos y pisoteos a los consumidores y usuarios por parte de las grandes empresas, monopolios y oligopolios, con total falta y ausencia de la defensa de los poderes del Estado de Derecho, ineficacias de los entes y organizaciones de usuarios y consumidores, sociedad civil, etc. etc. etc. arrinconados y abandonados por el poder político y judicial.

    ¿¿Qué es exagerado y demasiado dramático todo lo expuesto??

    Pues lo siento estimados lectores y contertulios, pero se queda corta la relación. Consulten y lean lo que dicen los mejores organismos a los efectos de los países de nuestro entorno y los dictámenes de la UE y otras Instituciones.

    El panorama pues, no puede ser más desolador, por una parte la imposibilidad de formar gobierno por las aritméticas partidistas y por la confrontación de los dos grandes partidos que han sumido a España, en lo que es actualmente, una nación ingobernable por mor de los papanatismos y panegíricos discursos vacuos, que con soflamas y sin fundamentos ni consistencias pretenden imponer sin convencimiento alguno, los que hasta la fecha han gobernado los designios de esta noble nación.

    Sin olvidar a los nuevos gurus e iluminados que pretenden hacernos creer, que la salvación de nuestros problemas, pasan por mas Estatismo, potenciación de los servicios públicos, radicalización en las ideas ancestrales totalitarias que nunca descubrieron nada, más que las zozobras de regímenes totalitarios y fracasados, y lo que es más grave la falta de horizontes que posibilite ilusión y esperanza.

    Atte un saludo a todos.

    • Cristina Falkenberg

      Suscribo sus palabras íntegramente y me quedo sin palabras yo porque dicho está todo. Compartiré su comentario en varios foros y espacios. Lo siguiente es ponerse manos a la obra, aunque es difícil: habla la voz de la experiencia. Vivimos en un país de Rinconete y Cortadillo, con mucha falsurronería, poco sentido práctico y entre la necesidad de espigar y los que se lían ellos solos y no son más que una tremenda pérdida de tiempo, la cosa no es fácil. Mientras tanto crece el Estado Inmoral. La solución viene por menos estado y más ciudadanía y se empieza por bajar drásticamente la presión fiscal (expresión que aquí empleo en su sentido técnico) y las cargas administrativas y exigir a una administración adelgazada unos resultados tempestivos, eficaces y correctos. Si no, nos hundiremos sin remedio que es de hecho lo que estamos haciendo.