Iran, Iraq, Siria y el wahabismo

El pasado 26 de abril tuvo lugar la interesante conferencia de D. Nael Marar en el contexto de las actividades del Marbella Business Institute, donde se abordó el preocupante y urgente asunto de la expansión del salafismo radical wahabí en el mundo, con la generosa financiación de Arabia Saudí. Se puso de manifiesto lo contradictorio de la política exterior estadounidense, que a cambio de asegurarse el suministro de petróleo viene defendiendo a una Arabia que es la mayor promotora del terrorismo mundial.

Lo que ocurre en Siria es paradigmático de lo que está ocurriendo en el mundo árabe, donde el salafismo radical wahabí ha venido a llenar los vacíos de poder que han surgido tras la Primavera Árabe. La pretensión del salafismo es que estas sociedades retrocedan 1500 años en la Historia para vivir como en tiempos de Mahoma, desafiando toda lógica y razón, partiendo de un posicionamiento de odio e intolerancia religiosa radical, desde la cual pretenden la conversión a su particular credo del mundo entero.

Nael Marar de nacionalidad jordana, es miembro de una tribu cristiana beduina y ha trabajado y vivido durante muchísimos años en Jordania, Arabia Saudí, Líbano e Iraq, en paz entre musulmanes, judíos y cristianos, una situación que sin embargo se ha deteriorado en las últimas décadas sin que parezca que vaya a ir a mejor. Nael Marar tenía una empresa de ingeniería eléctrica llegó a emplear a 2.000 personas, con oficinas en 28 países, participando en la construcción de aeropuertos y reactores atómicos (en Irán), entre otras muchas obras.

Por su interés se transcribe íntegra la conferencia que también se puede descargar en su original en inglés.

Señoras y Señores:

Lo que vemos y oímos habitualmente en las noticias son musulmanes radicales extremistas que han optado por la profesión de terroristas, y que sin ninguna razón aparente, aterrorizan y matan a personas inocentes en cualquier parte del mundo.

—————————————————————————————

Si fuésemos a preguntarles cuál es el país o grupo islámico que más amenazaría hoy a Occidente, la respuesta inmediata sería probablemente Irán, o Hamás o Hizbullah.

Y si se preguntase, ¿qué país islámico es un amigo o aliado de Occidente?

La respuesta más probable sería… Arabia Saudí.

—————————————————————————————

Esto pone de manifiesto lo distorsionada que está la realidad. En efecto, la mayor parte del terrorismo en el mundo en los últimos veinte años está vinculado a personas o financiación musulmanas saudíes wahabíes. Ninguno de los actos terroristas que hemos experimentado durante este periodo [en Occidente] estarían relacionados con Irán, Iraq o los Palestinos.

—————————————————————————————

El Islam se divide históricamente en dos grandes sectas, suníes y chiíes. Tras la muerta el profeta Mahona en el año 662 DC, los musulmanes no estuvieron de acuerdo entre ellos en el modo de elegir al Califa, lo cual llevó a la división entre ellos. Casa secta —chiíes o suníes— tiene sus propias sub-sectas.

Los chiíes son mayoría en Irán e Iraq y constituyen aproximadamente el 15% de los musulmanes a nivel mundial.

Se estima que tan sólo el 25% de los musulmanes del mundo viven en países de lengua árabe. El restante 75% son de diversos orígenes étnicos y no hablan árabe. No resulta aceptable traducir el Corán a otros idiomas [distintos del árabe], aunque sí está permitido explicar el Corán. El islam es la religión que más crece hoy en día, en especial entre personas menores de treinta años.

Saddam era un líder secular de la minoría Suní, gobernando sobre una mayoría Chií.

Assad es un líder secular Chií, gobernando sobre una mayoría Suní.

Resulta interesante el hecho de que Assad está casado con una mujer anglo-siria suní, nacida en el Reino Unido, graduada en informática del King’s College de Londres e hija de un cardiólogo del Cromwell Hospital. Assad es él mismo un oftalmólogo que obtuvo su especialización en el Reino Unido.

La situación en Siria hoy es una excelente imagen e lo que está ocurriendo en el mundo árabe. Los extremistas wahabíes parecen estar llevando la delantera en hacerse con el poder en el hasta ahora régimen secular sirio. Esto mismo vemos que está ocurriendo en Egipto, Libia, Túnez y Yemen.

– Los wahabíes en Arabia Saudí son creyentes salafistas.

– El término salafista viene de la palabra árabe Salaf, que significa antepasados.

– Resulta prácticamente imposible explicarle a un occidental aquello en lo que cree un musulmán salafista radical, pues desafía a la lógica y a la razón. Los salafistas son los más radicales y extremistas entre los musulmanes.

Los salafistas o wahabíes son una secta puritana musulmana. Siguen las enseñanzas de un clérigo que vivió en Arabia Saudí en el siglo XVIII. Es fundamental saber que hasta 1950, los salafistas existían sobre todo dentro de las fronteras de un país pobre, desértico y escasamente poblado que se llamaba Arabia Saudí. Arabia nació como Estado en 1931, otorgando la primera concesión petrolífera a Standard Oil of California en 1933, viendo crecer su riqueza desde 1950 y mucho más a partir de 1972.

En 1980 la situación cambiaría dramáticamente, con el alistamiento de 40.000 yihadistas wahabíes para ir a luchar a Afganistán, entrenados y equipados por Estados Unidos y financiados por Arabia Saudí.

Hoy la filosofía wahabí se extiende por todo el mundo a través de las madrassas. Madrassas es una palabra árabe que significa “escuelas”, y se refiere en este sentido a las escuelas religiosas.

—————————————————————————————

Deseo mencionar algunas de las creencias y prácticas wahabíes vigentes hoy, a fin de que se vea la enorme brecha que hay entre culturas. Los wahabíes se consideran superiores a todos los demás, punto este en el cual se mantienen en línea con las enseñanzas fundamentales del islam. Los wahabíes no aceptan otras modalidades de islam que no sean la suya, tildando a los demás de herejes.

– Los musulmanes creen que Abraham construyó la Ka’aba en la Meca, y que todos los profetas judíos son musulmanes; Jesucristo sería asimismo musulmán, nacido de una virgen, habría obrado numerosos milagros y estará presente el día del juicio final. No toleran ninguna otra religión.

– La enseñanza wahabí controla todos y cada uno de los aspectos de la vida diaria de las personas. No hay un solo saudí en el mundo hoy que no sea musulmán. No hay iglesias ni sinagogas en Arabia Saudí. Si un trabajador extranjero, y hay millones de ellos, practica su propia religión en la privacidad de su propio hogar, si es descubierto, será azotado en público, encarcelado y expulsado luego del país.

– Los salafistas llaman a los no-musulmanes zimmis, que es el nombre de una ciudad de Kayseri [región turca de capital homónima: en la época romana su nombre fue Cesárea de Capadocia] que bajo el Imperio Romano estuvo poblada por cristianos griegos y por armenios en los siglos XVI y XVII. La palabra zimmi se aplica a quienes creen en otras religiones.

– De acuerdo con la ley de la Sharía, los zimmis no pueden practicar su religión bajo ninguna forma, portar armas, testificar contra un musulmán, apelar en los tribunales, heredar a un musulmán o ser superior a él en los negocios. Un hombre zimmi no puede desposar a una mujer musulmana.

– El estudio del islam domina todo el sistema educativo saudí, con la memorización de amplios fragmentos del Corán y la aplicación de la tradición islámica a la vida diaria, constituyen el núcleo del currículo académico, que también abarca la propagación del odio contra los no-creyentes, siendo éstos cualquier persona que no sea wahabí.

– Hombres y mujeres están totalmente segregados. Si un profesor que sea hombre está en condiciones de dar una clase a un aula de mujeres, deberá hacerlo mediante videoconferencia.

– Hoy en día hay un amplio programa de becas para enviar a graduados saudíes, hombres y mujeres, a que completen sus estudios en Occidente. Parece que desarrollen dos personalidades. Cuando están en Arabia Saudí, vuelven al restringido mundo saudí wahabí, pero cuando abandonan el país, tratan de adaptarse a otras sociedades. Esto se puede observar en los aviones que llegan y salen de Arabia Saudí, en los cuales la mayoría de las mujeres se pasan el tiempo en los aseos cambiándose a ropa islámica si llegan y a ropas occidentales si parten de Arabia.

– La yihad o guerra santa quizá sea el concepto menos comprendido en Occidente, si bien es el más perverso. Los musulmanes creen tener una misión en la vida, y que no es otra que la expansión dl islam a nivel mundial. Los salafistas creen en ello y obran en esta creencia en exceso y hasta el extremo. “Yihad” significa guerra contra otras religiones y culturas, hasta que se alcance un acuerdo según la ley de la Sharía, en alguna de las tres bases siguientes.

– O convertirse al islam, o ser muerto o pagar un tributo (denominado Jizya), que significa “castigo”. Se considera que este es un requisito a fin de no resulta muerto pero aceptando vivir de acuerdo con la ley islámica. Se entiende que es una medida temporal, a fin de dar al no-musulmán la oportunidad de percatarse de las ventajas de convertirse al islam. Las palabras del Corán dicen: “pagan la Jizya con voluntaria obediencia, y se sienten sometidos” (9:29). Es interesante notar que las mujeres están exentas del pago de la Jizya. ¿Sabría alguien por qué?

En la creencia salafista, la mujer es simplemente un objeto más con el cual comerciar; se le puede adquirir resultado de una transacción financiera, desde la infancia, como a cualquier otra posesión; no se le considera una persona racional, y por ello no se puede confiar en ella para conducir un coche o viajar por su cuenta. Es vista como un ser mentalmente inferior.

No sé cómo los salafistas aplicarían su filosofía a mujeres como Thatcher, Lagarde o Merkel.

Un hombre musulmán puede, para los salafistas, poseer cualquier número de mujeres, sean musulmanas o no, siempre que pueda correr con sus gastos. El hombre es quien gestiona los asuntos de la mujer y es responsable de sus acciones.

– Los hombres son superiores a las mujeres y tienen derecho a pegarlas a fin de lograr su obediencia. El Corán contiene descripciones elaboradas acerca de cuándo y cómo llevar a cabo este castigo si una mujer no se muestra sumisa a la voluntad de un hombre o no acata sus órdenes.

– Es prácticamente imposible que una mujer pruebe que ha sido violada, pues necesita de cuatro testigos oculares que además sean hombres y musulmanes. Es frecuente que a la mujer que denuncia una violación no sólo se le niegue justicia, sino que además se le trate a ella misma como si fuese un delincuente, acusándola de adulterio, un delito que se castiga con la muerte.

– Los wahabíes no atribuyen valor alguno a la vida. La muerte a espada por apostasía, renunciando del islam, no se castiga como delito de homicidio o asesinato. Al mismo tiempo, un musulmán no será castigado con la pena de muerte si le quita la vida a un zimmi, mientras que la homosexualidad, el adulterio y la prostitución se castigan con la muerte.

– Los wahabíes destrozarán cualquier expresión artística que represente la vida humana o animal. Esto se aplicaría a la Mona Lisa o a la estatua de David, los templos de Abu Simbel o las imágenes de los faraones en Egipto. Hemos visto recientemente a los wahabíes en plena acción de barbarismo cultural en Afganistán. De hecho han destrozado todos los lugares monumentales islámicos o no islámicos por los cuales han pasado. Hay un peligro real de que estos musulmanes radicales destrocen las antigüedades egipcias y otras de Oriente Medio si llegasen a tener una situación de control en la zona.

– La única forma de arte que se permite en Arabia Saudí es la caligrafía.

– Si se tiene necesidad de viajar a Arabia Saudí, será necesario tener el patrocinio de un nacional saudí, quien será responsable del viajero y de sus actividades mientras esté en Arabia, y que debe garantizar su salida del país. No se puede llevar a cabo una sencilla transacción como alquilar un coche, abrir una cuenta de banco, viajar de una ciudad a otra o dejar el país sin su permiso. En un cierto sentido, el extranjero está en una relación de vinculación con el nacional saudí. Las leyes sobre esclavitud se derogaron formalmente en 1962, pero resultan aun a fecha de hoy, indirectamente aplicables a la mano de obra extranjera que se halla en el país.

—————————————————————————————

– He vivido muchos años en Jordania, Arabia Saudí, Líbano e Iraq. Estos son países principalmente musulmanes. Durante el tiempo de mi vida he podido contemplar cómo, a lo largo de los años, se han producido cambios sociales completos. Cuando yo era un niño, judíos, musulmanes y cristianos vivían y trabajaban juntos en armonía. No había mayor diferencia social en cuanto a cómo vivían ni en cuanto a la escolarización que recibían sus hijos. Había seguridad y las mujeres eran libres de vestir como les placiese, eran libres de trabajar en oficinas y acudir a las universidades, sin cubrirse la cara o la cabeza, todo ello en una sociedad secular.

– Quienes entre nosotros fuese afortunado y tuviese los medios para ello, fuese hombre o mujer, iba a estudiar a Occidente, pues era el sueño de todo niño. La mayoría regresaba para vivir y trabajar en su país, con frecuencia desposados con un cónyuge europeo o americano. La vida era tan buena como la mejor que uno pudiese hallar en Occidente.

– En Oriente Medio, en los últimos sesenta años, los monarcas fueron sustituidos por dictadores sin escrúpulos de los años cincuenta, para ser sustituidos de nuevo en los dos últimos años por la promesa de una Primavera Árabe. Desafortunadamente, ha creado un vacío de poder que ha venido a llenar la dominación extremista wahabí.

– Estas sociedades se han transformado en mares de radicalidad religiosa de ignorancia y maldad, donde las mujeres han tenido que volver a cubrirse. El odio a Occidente crece y la influencia retrógrada wahabí está conduciendo el regreso al siglo VI.

– Se acepta como desarrollo natural de las sociedades a través de la Historia, que transiten bajo la unión que da una fe común, antes de que puedan acceder a formas de existencia más estables. Sin embargo el islam salafista es diferente.

– Podríamos preguntar, ¿qué es lo que ha producido todos estos cambios dramáticos en Oriente Medio en las últimas pocas décadas? En mi opinión hay cinco factores principales.

1. La Primera Guerra Mundial. Las promesas rotas de Reino Unido y Francia, tras el colapso del Imperio Otomano en 1916, resultando en la ruptura y la colonización del mundo árabe. Esto trajo numerosos movimientos antieuropeos en Oriente Medio.

2. La Segunda Guerra Mundial. El Reino Unido apoyó la inmigración de judíos europeos y soviéticos a Palestina, resultando en la creación del Estado de Israel en 1948. Esto causó que cientos de miles de refugiados palestinos se huyesen a otros países árabes, furiosos y necesitados de venganza. Esto ha ocasionado aún más odio y desconfianza hacia Occidente.

3. La Guerra Fría. En los años cincuenta Occidente trató de crear una zona que amortiguase la expansión del comunismo y la participación de la URSS en asuntos de Oriente Medio, mientras desarrollaban su asociación con la industria petrolera. Los países occidentales animaron, financiaron y contribuyeron al desarrollo de movimientos islamistas en Oriente Medio a fin de crear esta zona de amortiguación. Esto fue así durante la Guerra Fría.

4. La Guerra de Afganistán. Las estrategias políticas previamente mencionadas y la política exterior estadounidense en apoyo de Arabia Saudí, contribuyó a la expansión del retrógrado islam wahabí, en manos de clérigos radicales, por todo el mundo islámico.

5. La maldición del petróleo. En los últimos treinta años, se estima que Arabia saudí ha gastado más de cien billones de dólares de dinero proveniente del petróleo en propagar el salafismo wahabí en el extranjero.

—————————————————————————————

Esto nos hace pensar,

¿Cómo es posible que las políticas de Occidente hayan sido tan equivocadas o ingenuas?

De hecho estamos ante políticas bien organizadas de los mercados capitalistas conducidas por la avaricia por el petróleo.

—————————————————————————————

– Es interesante notar que la fuerza opuesta y más odiada por los musulmanes wahabíes son los musulmanes chiíes. Ambas sectas son enemigos feroces. Chiíes y Suníes están librando una batalla a base de suicidas con bombas y actividades de secuestro en la mayor parte del mundo árabe. Este es el escenario en especial en Iraq y Siria, donde decenas y decenas de personas mueren a diario. Creo que evolucionará hacia conflictos mayores y guerras civiles en todo Oriente Medio y que llevarán a la ruptura de estos países en base a la división étnica Chií – Suní.

El realidad, el chií Irán, tan mal como nos pueda parecer, en especial desde el advenimiento de la revolución islámica, sería la parte del islam más aceptable para un europeo, así con respecto a los derechos humanos, la libertad de culto, la relativa tolerancia cultural, de educación, la democracia representativa y la elección libre de los líderes del país.

Hay numerosos iraníes cristianos y judíos con representación parlamentaria. Hay lugares de culto como sinagogas e iglesias. Irán es una nación desarrollada, trabajadora, con una impresionante Historia y una rica herencia cultural. Es un país con una élite educada, artistas, científicos y tecnócratas en completo contraste con la cerrada sociedad saudí.

En Irán la Sharía también es ley, pero en la práctica, en términos de liberalismo, tolerancia y apertura, adelanta a Arabia Saudí en varios siglos. A las mujeres se les trata relativamente bien dentro de lo que son las restricciones tradicionales del islam. Se emplea a las mujeres y éstas están activas en todos y cada uno de los aspectos de la vida en Irán, incluidas las organizaciones gubernamentales. Se les emplea como ingenieros, abogados, médicos, oficiales de policía y además miembros electos del Parlamento iraní.

Las mujeres en Irán accedieron al derecho de sufragio activo en 1963, mientras que en Suiza no se obtuvo hasta 1971.

El Departamento de Estado, en EEUU, ha calificado a Irán como un Estado patrocinador del terrorismo desde 1984 y lo ha caracterizado como “el estado que más activamente promueve el terrorismo” en el mundo. El boicot económico y la guerra fría con Irán empezaron en 1979.

—————————————————————————————

Irán es el país líder de las sectas chiíes mientras que Arabia Saudí lo es de las sectas suníes salafistas. Ambas orillas están luchando por ganar influencia y control de otros países en Oriente Medio.

—————————————————————————————

¿Cómo puede gestionarse esta situación a fin de limitar el daño a las sociedades occidentales o encontrar soluciones? ¿Cómo podemos rebobinar la cinta y ver un futuro mejor?

1. El aspecto saudí: hay que modificar la política exterior norteamericana. Hay un buen pronóstico de que la situación energética mundial hoy está cambiando. Será necesario independizarse de Arabia Saudí, fuente de los movimientos de terrorismo yihadista wahabí.

Los gobernantes de Arabia Saudí han trazado una cuidadosa fórmula de reparto del poder con los estrictos clérigos wahabíes en su estrategia de dispersión de su veneno por el mundo mientras disfrutan de la holgura financiera del Estado. A través de su acción religiosa, estos clérigos son los garantes de la continuidad del trono saudí.

Los Estados Unidos necesitarán abandonar su hipócrita apoyo de la tiranía saudí, que persigue a sus propias gentes y a todos los demás. Apoyar al régimen saudí es una manera de crearle más enemigos a Occidente, a través del aumento en el número de fanáticos y extremistas.

2. El aspecto de la inmigración: debería haber controles estrictos a la inmigración a los países occidentales. Los inmigrantes se han de adaptar a las leyes y a la cultura de las sociedades en las que viven. No puede haber concesiones como la consideración hacia la ley de la Sharía que contradice a las leyes del país. Es necesario supervisar los cursos de las escuelas islámicas a fin de enseñarles a denunciar el extremismo a la vez que estudian la cultura, valores, creencias e Historia de las sociedades en las que viven.

– Cuando sus clérigos pasan sus malvadas fatwas llamando a dar muerte a alguna persona, o instruyendo a los creyentes en que no se integren en sociedades que no sean wahabíes, la emisión de tales fatwas debería ser considerada como un delito punible o una base para la deportación. [..o ambos…]

– La democracia occidental está siendo manipulada por estos extremistas, con el apoyo a veces de políticos hipócritas, bajo la bandera del asilo u otra.

– Un ejemplo lo hallamos en el clérigo Abu Qatada, quien está haciendo burla de las leyes europeas a fin de evitar su deportación del Reino Unido. El Gobierno jordano está pidiendo su extradición, acusado de actividades terroristas. Entró en el Reino Unido en 1994 con un pasaporte falso y obtuvo asilo. Ha ingresado y salido de la cárcel en numerosas ocasiones en los últimos 19 años, por inducción a actos terroristas en el país que le otorgó la residencia a él y a su familia, dándoles ayuda financiera además de acceso a todos los servicios sociales. En este momento tiene entablada demanda contra la propio Ministra del Interior británica, lo más probable es que con asistencia jurídica gratuita, contra la decisión ministerial que dispone su deportación.

3. La mentalidad de la agresión: las crímenes de guerra perpetrados durante la ocupación de Iraq son un ejemplo de la agresión que causa la destrucción de una sociedad avanzada y en funcionamiento, musulmana pero secular. El resultado fue la muerte de un millón de personas, el desplazamiento de cuatro millones y un coste de trillones de dólares. El odio y el sufrimiento permanecerán durante generaciones.

El factor más importante es el desvincularse de Oriente medio, más que continuar construyendo nuevas bases militares o participando en el ataque o la ocupación de territorios. El odio hierve en el mundo islámico, haciendo que surjan a diario más y más musulmanes radicales, reforzando el islamismo radical en el mundo.

Obviamente, cualquier agresión sólo crearía más agresión y los extremistas prosperarían a su costa.

Sin querer aprender del pasado, hay ahora una campaña similar para atacar Irán. Si Estados Unidos elige esta opción, estaría dando a los dinosaurios wahabíes más control en su labor de llevar a Oriente Medio hacia la alta Edad media.

– La política exterior norteamericana está, hoy por hoy, regida por congresistas que llevan toda su vida siendo corruptos, y que desde su posición hacen campaña por una causa u otra.

– Comprensiblemente, Arabia Saudí desearía que Estados Unidos atacase Irán, por cualquier motivo, y apuntando a Irán como la cabeza de la serpiente, esto es, el origen de todo mal.

– No creo que EEUU haga eso. Incluso e Presidente Reagan en su momento. Dijo que la amistad con Irán era beneficiosa mientras que atacar Irán era perjudicial.

El Gran Ayatolá Sistani de Iraq es iraní. Es el líder religioso de los Chiíes hasta la fecha. Fue el apoyo más influyente de las fuerzas americanas durante la invasión de Iraq. Emitió las fatwas necesarias a fin de paralizar cualquier resistencia a las fuerzas americanas y facilitar el éxito de la inversión.

Irán cooperó con los EEUU en los últimos quince años en su lucha contra los Talibanes en Afganistán y la ocupación de Iraq. Han sido recompensados por ello. Hoy podemos asumir tranquilamente que Irán controla Iraq.

¿Hay alguna esperanza para la Primavera Árabe?

– No creo que haya una esperanza en un futuro próximo, al haber sido secuestrada por el “invierno islámico”. Podemos contemplar cómo el mundo árabe ha ido de mal en peor en los últimos cincuenta años, y desafortunadamente el proceso continuará en el futuro que se vislumbra, con los islamistas tomando el control en estos países.

– Los musulmanes wahabíes desean conquistar el mundo con el poder de sus espadas, como si nada hubiese ocurrido y nada hubiese cambiado en los últimos siglos. El mundo de momento tiene suerte, habida cuenta de que la gestión de modernos conflictos armados no son su fuerte y tienen poco más que unas cuantas espadas herrumbrosas y suicidas con el cerebro lavado portando bombas como medio de extender sus ideas perversas.

– No es posible parar a los wahabíes con los argumentos de la razón, ni se les puede cambiar. Su llamada es por un gobierno mundial del fundamentalismo islamista radical. Creen que el mundo entero debe vivir como vivían los musulmanes hace 1500 años y según la ley de la Sharía.

El islamismo salafista es la parte más oscura del islam y el verdadero enemigo del mundo hoy. Los wahabíes saudíes son amigos y Occidente les protege.

– Arabia Saudí debe ser el único país que maldice a Occidente, a la vez que depende en todo de él, sin que el servil Occidente parezca tener objeción alguna. Con todo y pese a las diferencias culturales, hay una fuerte asociación y vinculación entre Arabia Saudí y Occidente. Nadie habla de la inexistencia de los derechos humanos en Arabia Saudí. Tampoco hablan del terrorismo ejercido por nacionales saudíes o financiado por Arabia, ni de la responsabilidad por la expansión mundial de la perversa religión salafista.

– todo parece estar bien planificado, organizado y controlado pero no tiene nada que ver con un orden moral, con la democracia, la libertad, la justicia o lo que está bien y lo que está mal.

– Esto nos haría pensar en, ¿cuál será el misterio de todo ello?

Las respuestas las podemos hallar en la historia de amor americano-saudí.

En 1943, el Presidente Roosevelt declaró que “la defensa de Arabia Saudí es vital para la defensa de EEUU”.

De acuerdo con el Acuerdo del día de San Valentín, el 14 de febrero de 1945, en la nave americana USS Quincy, navegando por el canal de Suez, entre el Presidente Roosevelt y el Rey Abdul Aziz Ben Saud, Estados Unidos prometió protección a Arabia Saudí a cambio de tener garantizado el suministro de petróleo.

Oficialmente hoy el Gobierno saudí y EEUU cooperan en la lucha contra el terrorismo.

Gracias por su atención.

 

 

Sin categoría

3 comentarios


  1. peter

    Magnifica exposición de uno de los problemas mas importantes que nos enfrenta hoy, el wahabismo.
    Gracias Nael, Gracias Cristina.

    • Cristina Falkenberg

      Desde luego que lo es y parece increíble que occidente sea tan ingenuo. Creo que lo que está ocurriendo en el Sahel es expresivo de la velocidad y la fuerza con que el islamismo radical se puede llegar a extender.

      Muchísimas gracias a Nael por una charla estupenda y sobre un tema tan importante.