Impugnación ante el TC de la declaración del parlamento de Cataluña sobre soberanía y derecho a decidir

Hemos tenido noticia hoy 1 de marzo de 2013 de la decisión del Consejo de Ministros de  —con el Dictamen favorable del Consejo de Estado—  de impugnar la resolución 5/X, de 23 de enero, que da título a este post.

Las bases son la infracción de los artículos 1.2, 2, 9.1 y 23 de la Constitución en relación con el artículo 168 de la misma. En cristiano lo que se ha querido decir es que:

  • el titular de la soberanía es todo el pueblo español, no sólo una parte del mismo (artículo 1.2) : entender otra cosa implica iniciar un proceso constituyente por una vía distinta de la del artículo 168 de la propia Constitución, que es la que se prevé a estos efectos;
  • que dicha Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la nación española (artículo 2): valga lo dicho más arriba;
  • que todos —ciudadanos y poderes públicos— están sujetos a la Constitución (y al resto del ordenamiento jurídico: artículo 9.1): también aplica;
  • que el gobierno está investido de una potestad, cual es la del artículo 161.2 de impugnar las disposiciones y resoluciones de los órganos de las Comunidades Autónomas. la impugnación produce la suspensión de la disposición o resolución recurrida, suspensión que el TC habrá de ratificar o levantar en el plazo de cinco meses. Las potestades, como es sabido, se establecen para la tutela de un interés ajeno, de suerte que nace la obligación de ejercerlas cuando dicho interés pueda verse amenazado o lesionado.

Me manera tangencial, el Acuerdo del Consejo de Ministros hace referencia al derecho a la participación política, un derecho fundamental que recoge el artículo 23.1 de nuestra constitución. Lo defiende, pero él no es el directamente afectado por su lesión, que lo somos todos los ciudadanos que no hemos participado en las elecciones al Parlamento de Cataluña y que por tanto no estamos representados en él.

Cualquier ciudadano puede recurrir en amparo ante el TC si entiende que se ha lesionado alguno de los derechos fundamentales de los artículos 14 a 29 y 30.2 de la Constitución. Así lo dice su artículo 53.2.

La Ley Orgánica 2/79, de 3 de octubre, del Tribunal Constitucional (LOTC) desarrolla esta previsión y dispone así en su artículo 42: “Las decisiones o actos sin valor de Ley, emanados de las Cortes o de cualquiera de sus órganos, o de las Asambleas Legislativas de las Comunidades Autónomas, o de sus órganos, que violen los derechos y libertades susceptibles de amparo constitucional, podrán ser recurridos dentro del plazo de tres meses desde que, con arreglo a las normas internas de las Cámaras y Asambleas, sean firmes.”

Bien, pues hemos tenido noticia reciente de que dos ciudadanos desconocidos han recurrido en amparo ante el TC, por entender que la Resolución 5/X, de 23 de enero, del Parlamento de Cataluña, resultaba lesiva de su derecho fundamental a la participación política recogido en el artículo 23.1 de nuestra Constitución.

El recurso es el 858-2013 y desde estas líneas lo hacemos nuestro.

Hay que tener en cuenta, sin embargo, que el artículo 50 de la LOTC prevé un trámite previo de admisión. Dice así en su punto Uno:

El recurso de amparo debe ser objeto de una decisión de admisión a trámite. La Sección, por unanimidad de sus miembros, acordará mediante providencia la admisión, en todo o en parte, del recurso solamente cuando concurran todos los siguientes requisitos:

  1. Que la demanda cumpla con lo dispuesto en los artículos 41 a 46 y 49.
  2. Que el contenido del recurso justifique una decisión sobre el fondo por parte del Tribunal Constitucional en razón de su especial trascendencia constitucional, que se apreciará atendiendo a su importancia para la interpretación de la Constitución, para su aplicación o para su general eficacia, y para la determinación del contenido y alcance de los derechos fundamentales.”

El asunto se ha asignado a la Sección Primera de la Sala Primera. Estamos expectantes: este es “nuestro recurso”, y entendemos que está plenamente justificado.

Caso de no darse la unanimidad en la Sección el asunto pasaría a la Sala, para que sea ésta la que decida sobre la admisión a trámite de este recurso de amparo. Si la Sala dictase providencia de inadmisión, ésta es recurrible sólo por el Ministerio Fiscal y en súplica. La vía ciudadana habría acabado, sin embargo.

Estamos expectantes, como decimos, y desde aquí hacemos nuestro este recurso de amparo, del que seguiremos informando a través de esta columna y acerca del cual hay más información en http://plazamoyua.com.

Lo han interpuesto dos ciudadanos anónimos, pero ellos nos representan en espíritu a todos aquellos que pensamos, junto con el Consejo de Estado, el Gobierno y los más de cuatro millones de firmas que en su día se recogieron y Rajoy presentó en Cortes, que en materia de soberanía y unidad de España, el único titular es el pueblo español, todo él, sea de manera directa o a través de sus representantes.

Por tanto… continuará…!!

Política, Unidad de España , , , , , , ,

3 comentarios


  1. Gracias por mencionarlo.

    Para interesados, hay una manera de sumarse (gratis). Pidiendo al Defensor del Pueblo que lo haga. Escrito y datos:

    http://plazamoyua.com/2013/02/25/manera-se-sumarse-gratis-al-recurso-de-amparo-de-ciudadanos-por-su-cuenta-contra-el-parlamento-de-cataluna/

  2. Pingback: Cristina Falkenberg se suma (moralmente) al recurso de amparo contra el Parlamento de Cataluña | PlazaMoyua.com

  3. Cristina Falkenberg

    A vosotros por vuestra labor, plazaeme, que es estupenda.