Desde lo rural y con lo rural

Homenaje de un Ayuntamiento a un cura

08.09.17 | 18:35. Archivado en Acerca del autor

En castellano y a continuación en galego

Después de un mes muy caliente y sin señales de enfriar por lo menos por el lado de
Cataluña, volvemos a andar por aquí
con un escrito que hice de muy buena gana por encargo para un acto de homenaje a un compañero cura. Fue un acto sencillo, pero sentido. No ocupó grandes titulares en la prensa ni un minuto de programación televisiva y, sin embargo, es noticia. Algún suspicaz dirá antes de leer: Va a hablar bien porque es cura como él. Pues no. Voy a hablar bien porque fue buena persona y buen cura. Así lo entendió el Ayuntamiento de Narón, en la comarca de Ferrol y las asociaciones o entidades que promovieron el homenaje: Colectivo vecinal A Gándara, Cáritas de la parroquia y Narón Amigos del Arte. El homenaje fue el seis de este mes.
Va, pues:

Señor Alcalde del Ayuntamiento de Narón, señores concejales, entidades convocantes a este homenaje, feligreses y no feligreses de Evaristo, familiares, compañeros y amigos suyos e incluso algún enemigo si anduviese olfateando alguno por ahí, porque para ser amigo de alguno hay que ser muy mala persona, cosa que Evaristo ni era ni es.

Me veo entre cirios y agua bendita, o mejor dicho: metido en una camisa de once barras, que suena menos a entierro. Me hicieron el encargo de escribir algo que pudiese ser representativo de distintos colectivos y escribí esto, pero no puedo leer yo en público lo que escribí, porque estoy operado de garganta y hablo por un tubo desde hace cuatro años. Con voz prestada digo, por tanto:

Soy compañero riguroso de curso de Evaristo. Doce años de estudiantes en el seminario y cincuenta de curas relacionándonos bien, y no lo di conocido como me hubiera gustado, para imitarle mejor.

Va a hacer un año que en una arrancada de las suyas, que era hombre impetuoso, se olvidó de la silla de ruedas en la que pasó algún tiempo quieto, pero no parado, y del bastón que usaba con tan poca gracia y pasó como una centella por nuestro lado. Yo también me olvidé de mi laringectomía total y le grité:
- ¿A dónde vas, insensato, con tanta prisa, no ves que te va a explotar el corazón? Llevas quejándote de él toda la vida. ¡Mira que lo cuidas bien!

No me respondió ni miró para atrás. Ya le había explotado. Me informé por curiosidad de la causa de la defunción y decía: “Parada cardiorespiratoria”. ¡Pamplinas! Lo de siempre. Murió porque no le cabía el corazón en la caja. Dicho de otro modo: Tenía demasiado corazón y no le puso cancillas a tiempo. Se fijó más en el cálido Evangelio que en el frío Código de Derecho Canónico y pasó lo que tenía que pasar.

Uno de lo que más habla siempre es de lo que le falta y pensé para mí: ¿Pues a ver quien les presta voz ahora a los que no la tienen? ¿A ver quien chilla ahora contra el exceso de flúor contaminante de una empresa y paga penas de prisión y económicas por desacato a la autoridad incompetente, o brama proféticamente contra injusticias dentro y fuera de la iglesia?


Este acto es cosa política y no debería meterme, porque ya el Caudillo del Ferrol les decía a sus ministros, según se cuenta, que meterse en política puede traer malas consecuencias, pero me picó la curiosidad por un acto tan anacrónico. A ver si me aclaro: Un Ayuntamiento de los mayores de Galicia, de unos 40.000 habitantes, con cinco tendencias políticas representadas en la Corporación Municipal por 21 personas, en un estado laico, -para lo que conviene-, en pleno siglo XXI, y más concretamente, el 27 de abril del 2017, toma por unanimidad, según me dijeron, un acuerdo tan políticamente incorrecto como honrar a un parásito, retrógrado y obscurantista, según puedo leer y escuchar un día sí y otro también, y no sólo en la sexta. ¡Un homenaje a un cura!

De verdad que no acierto a entenderlo, a no ser que esa Corporación y las entidades promotoras descubrieran que Evaristo y como él otros curas, aprendimos a tiempo que no hay autovías o vías rápidas que lleven directamente a Dios. No. Los caminos que llevan a Dios son cómo los de nuestra Galicia en aquellos lugares donde todavía no se hizo la Concentración Parcelaria, retorcidos con mil vueltas y revira vueltas, para pasar siempre por las puertas de los vecinos, dando, recibiendo, animando a compartir.


Lo que no se os puede negar es ingenio. Sólo a vosotros, naroneses, se os podía ocurrir dedicarle un parque, en el que cantan y brincan los pajaritos, al que salen a tomar el sol y a hablar los viejos, porque en casa les imponen silencio el televisor y la familia; a dónde vendrán a jugar los niños si se les saca el móvil, la táblet o la videoconsola, dónde llegados a cierta edad algunos mocitos y mocitas descubrirán que el corazón cambia de ritmo como si no cupiese en la caja por cosas de amoríos.

En fin. Fuisteis muy cucos. Más de una vez Evaristo ha de escaparse para aquí y nuestro Señor tendrá que hacer la vista gorda, si no quiere que se le plante.

Pero no lo digáis por ahí que siempre los hay, incluso entre compañeros, que se mueren de envidia y aplican las rebajas diciendo por entre dientes:

-Ya será menos.

Por lo que a mí respeta: Muchísimas gracias. Y me atrevo a decir en nombre de no pocos que os lo agradecemos mucho. Y a tí, Evaristo, también te agradecemos que hayas sido cómo fuiste, o mejor dicho: que seas como eres, porque solamente nos llevas unos días de ventaja en la carrera hacia la meta definitiva de la Vida plena.

En galego

Homenaxe dun Concello a un cura

Despois dun mes moi quente e sen sinais de arrefriar polo menos polo lado de Cataluña, volvemos andar por aquí cun escrito que fixen de moi boa gana por encargo para un acto de homenaxe a un compañeiro cura. Foi un acto sinxelo, pero sentido. Non ocupou grandes titulares na prensa nin un minuto de programación televisiva e, con todo, é noticia. Algún suspicaz dirá antes de ler:
-Vai falar ben porque é cura coma el.

Pois non. Vou falar ben porque foi boa persoa e bo cura. Así o entendeu o Concello de Narón, na comarca de Ferrol e as asociacións ou entidades que promoveron a homenaxe: Colectivo veciñal A Gándara, Cáritas da parroquia e Narón Amigos da Arte. A homenaxe foi o seis deste mes.
Vai, pois:

Señor Alcalde do Concello de Narón, señores concelleiros, entidades convocantes a esta homenaxe, fregueses e non fregueses de Evaristo, familiares, compañeiros e amigos seus e ata algún inimigo si andase atusmando algún por aí, porque para ser amigo dalgún hai que ser moi mala persoa, cousa que Evaristo nin era nin é.

Véxome entre cirios e auga bendita, ou mellor dito: metido nunha camisa de once varas, que soa menos a enterro. Fixéronme o encargo de escribir algo que puidese ser representativo de distintos colectivos e escribín isto, pero non podo ler eu en público o que escribín, porque estou operado de garganta e falo por un tubo desde fai catro anos. Con voz prestada digo, xa que logo:

Son compañeiro rigoroso de curso de Evaristo. Doce anos de estudantes no seminario e cincuenta de curas relacionándonos ben, e non o dei coñecido como quixera, para imitarlo mellor.

Vai facer un ano que nunha arroutada das súas, que era home impetuoso, esqueceuse da cadeira de rodas na que pasou algún tempo quieto, pero non parado, e do bastón que usaba con tan pouca graza e pasou coma un raio polo noso lado. Eu tamén me esquecín da miña larinxectomía total e berreille:

- A onde vas, animaliño, con tanta présa, non ves que che vai estoupar o corazón? Levas queixándocte del toda a vida. ¡Mira que o coidas ben!

Non me respondeu nin mirou para atrás. Xa lle estoupara. Informeime por curiosidade da causa da defunción e dicía: “Parada cardiorespiratoria”. ¡Pamplinas! O de sempre. Morreu porque non lle cabía o corazón na caixa. Dito doutro xeito: Tiña demasiado corazón e non lle puxo cancelas a tempo. Fixouse máis no cálido Evanxeo ca no frío Código de Dereito Canónico e pasou o que tiña que pasar.
Un do que máis fala sempre é do que lle falta e pensei para min: Pois a ver quen lles presta voz agora aos que non a teñen? A ver quen berra agora contra o exceso de flúor contaminante dunha empresa e paga penas de prisión e económicas por desacato á autoridade incompetente, ou brama profeticamente contra inxustizas dentro e fóra da igrexa?

Este acto é cousa política e non debería meterme, porque xa o Caudillo do Ferrol lles dicía aos seus ministros, segundo se conta, que meterse en política pode traer malas consecuencias, pero picoume a curiosidade por un acto tan anacrónico. A ver se me aclaro: Un Concello dos maiores de Galicia, duns 40.000 habitantes, con cinco tendencias políticas representadas na Corporación Municipal por 21 persoas, nun estado laico, -para o que convén-, en pleno século XXI, e máis concretamente, o 27 de abril do 2017, toma por unanimidade, segundo me informaron, un acordo tan politicamente incorrecto como honrar a un parasito, retrógrado e escurantista, segundo podo ler e escoitar un día si e outro tamén, e non só na sexta. ¡Unha homenaxe a un cura!

De verdade que non acerto a entendelo, a non ser que esa Corporación e as entidades promotoras descubrisen que Evaristo e coma el outros curas, aprendemos a tempo que non hai autovías ou vías rápidas que leven directamente a Deus. Non. Os camiños que levan a Deus son coma os da nosa Galicia naqueles lugares onde aínda non se fixo a Concentración Parcelaria, retorcidos con mil voltas e revira voltas, para pasar sempre polas portas dos veciños, dando, recibindo, animando a compartir.


O que non se vos pode negar é enxeño. Só a vós, naroneses, se vos podía ocorrer dedicarlle un parque, no que cantan e brincan os paxariños, ao que saen a tomar o sol e a falar os vellos, porque na casa impóñenlles silencio o televisor e a familia; a onde virán xogar os nenos se lles sacan o móbil, a táblet ou a videoconsola, onde, chegados a certa idade, algúns mociños e mociñas descubrirán que o corazón cambia de ritmo coma se non couberse na caixa por cousas de amoríos.

En fin. Fostes moi cucos. Máis dunha vez Evaristo ha de escaparse para aquí e noso Señor terá que facer a vista gorda, se non quere que se lle plante. Pero non o digades por aí que sempre os hai, ata entre compañeiros, que morren de envexa e aplican rebaixa dicindo por entre dentes:
-Xa será menos.

Polo que a min respecta: Moitísimas grazas. E atrévome a dicir en nome de non poucos que volo agradecemos moito. E a ti, Evaristo, tamén che agradecemos que sexas como fuches, ou mellor dito: que sexas como es, porque soamente nos levas uns días de vantaxe na carreira cara á meta definitiva da Vida plena.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 23 de septiembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Septiembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930