Desde lo rural y con lo rural

Graciñas, Señor Santiago

26.07.17 | 22:41. Archivado en Acerca del autor

En castellano y a continuación en galego

Voy observando que es una tendencia muy común en los humanos la de que casi todos los que por una o por otra razón tuvieron que dejar su tierra, aspiran a poder reposar en ella per saecula saeculorum. Bien es cierto que no siempre es posible tal aspiración.


Tienen que ser muchas las causas que están detrás de esta tendencia tan enraizada en los pueblos que fueron dejando de ser nómadas. No faltarán analistas que las destripen con el máximo rigor; pero se me ocurre, dejando volar un poquitín la imaginación, que toda la tierra está animada desde que el Creador le insufló a un trocito de ella, tomando la parte por el todo, uno soplo de vida, y por eso siempre la propia tierra tira mucho. Especial fuerza de atracción tiene que ejercer aquella más inmediata que nos configura pra reclamar las porciones que cedió sólo en préstamo temporal.

En los casos en que este deseo de ser enterrados en la tierra de donde partimos no pode llevarse a cabo también hay múltiples y variadas causas y una de ellas, y no de las más pequeñas, es que el corazón echase raíces de afectividades más fuertes en otros sitios.


Pues bien, pienso que por ahí podrán andar los motivos de por qué prefirió ser enterrado en estas tierras húmedas de Breogán, superando la tendencia primaria de serlo en sus originarias desérticas de Judea el Apóstol Santiago el Mayor, el hijo de Zebedeo y Salomé, también apodado como el Hijo del Trono, el Boanerges, después de que Herodes Agripa I diera orden de cortarle la cabeza en Jerusalén a donde había retornado de paso, sólo para acompañar a la Virgen María en su dormición final.

Muchas querencias debía de tener aquí el Señor Santiago para dejar dispuesto a sus discípulos, los siete Varones Apostólicos, que se hiciera oportunamente el traslado de sus restos, si le pasaba algo malo por allá, desde Israel a los soutos del Pico Sacro.

Parece que no faltan mentes pragmáticas que, como el Iscariote, elocubran sobre que sería mejor dar a los pobres lo que se gastó en el traslado. Por lo visto no fueron muchos los gastos, tanto si prevalece la tesis de que fue cosa de unos ángeles jardineros de los tapices de mil verdores de esta tierra, como si resulta más creíble la otra
de que vino en una barca de piedra autopropulsada atravesando el Mediterráneo y doblando por el Atlántico arriba hasta entrar por Iria Flavia. Poca era la tripulación de aquella original embarcación, sólo un viejo pescador jubilado de Tiberíades que había conseguido la invisibilidade en noches de lunar. Entoces no había peligros de abordajes de pateras ni de barcos ingleses, porque todavía el Mediterráneo no era el mayor cementerio del mundo, debido a guerras, mafias y miserias antievangélicas, ni una colonia de la Gran Bretaña el Peñón.

No soy historiador, más bien soy algo soñador, por eso no entro en si Santiago vino o no a la Galaecia de entonces, ni en desentrañar cuanto de leyenda puede corresponderle a él y cuanto a Prisciliano. Sólo afirmo rotundamente que el Señor Santiago está en Galicia y más concretamente en Compostela. Somos millares y millares los que podemos dar testimonio de que allí nos encontramos con él y muchos más de una vez.

Y frente a los pragmáticos de siempre, afirmo también que su presencia fue, es, y será pan para muchos pobres, y para algún rico también, tanto en Compostela mismo, como a lo largo de los caminos que atraviesan continentes y océanos y que en ella confluyen vertebrando Europa.

Pero no se vaya a pensar que esa presencia es solo pan para el estómago, porque también es compango por ser fuente de una cultura peculiar tejida de las múltiples culturas que a junto de el aquí llegaron y fueron dejando sus posos en la ciudad santa de las peregrinaxes y en los caminos que llevan a ella o de ella retornan. Compango también es la recuperación de esperanzas con el estímulo que nace de la fe que nos legó y que se materializan en las incontables lucecitas juguetonas que lastran su camino de estrellas.

Más de una vez tengo pensado en el por qué de un Camino de Santiago anclado en el firmamento cuando aún nadie podía imaginar controladores aéreos ni barcos a la deriva, y llegué a la conclusión de que Dios agasajó a su Apóstol con un Camino mucho más primitivo que el Primitivo en el cielo para que pudiesen llegar a bueno puerto en la tierra los que tienen que andar inciertos caminos por mares embravecidos o surcando tempestades.

Aunque todo lo dicho tuviere una buena parte de leyenda o mito, no por eso deja de ser cierto, ya que la leyenda y el mito son formas rayanas en la poesía de expresar realidades que nos trascienden. Por todo ello, ¡muchas gracias, Señor Santiago y que por muchos años repose en paz aquí entre nosotros!
----------------------------------------------------
Cogeré unos días de descanso, o de cambio de actividad, y si no hay mala novedad volveré a andar por aquí en septiembre. Mientras tanto, que vaya bien a todos.

En galego

Graciñas, Señor Santiago
Vou observando que é unha tendencia moi común nos humanos a de que case todos os que por unha ou por outra razón tiveron que deixar a súa terra, aspiran a poderen repousar nela por saecula saeculorum. Ben é certo que non sempre é posible tal aspiración.

Teñen que ser moitas as causas que están detrás desta tendencia tan enraizada nos pobos que foron deixando de ser nómadas. Non faltarán analistas que as destripen co máximo rigor; pero acórreseme, deixando voar un chisquiño a imaxinación, que toda a terra está animada desde que o Creador lle infundiu a un anaquiño dela, tomando a parte polo todo, un sopro de vida, e por iso sempre a propia terra tira moito. Especial forza de atracción ten que exercer aquela máis inmediata que nos configura pra reclamar as porcións que cedeu só en empréstito temporal.

Nos casos en que este desexo de ser enterrados na terra de onde partimos non pode levarse a cabo tamén hai múltiples e variadas causas e unha delas, e non das máis pequenas, é que o corazón botase raíces de afectividade máis fortes noutros sitios.

Pois ben, penso, xa que logo, que por aí poderán andar os motivos de por que preferiu ser enterrado nestas terras húmidas de Breogán, superando a tendencia primaria de selo nas súa orixinarias desertas de Xudea o Apóstolo Santiago o Maior, o fillo de Zebedeo e Salomé, tamén alcumado como o Fillo do Trono, o Boanerxes, despois de que Herodes Agripa I dese orde de cortarlle a cabeza en Xerusalén a onde retornara de paso, só pra acompañar á Virxe María na súa dormición final.

Moitas querenzas debía ter aquí o Señor Santiago pra deixarlles disposto ós seus discípulos, os sete Varóns Apostólicos, que se fixese oportunamente o traslado dos seus restos, se lle pasaba algo malo por aló, desde Israel ós soutos do Pico Sacro.

Perece que non faltan mentes pragmáticas que, coma o Iscariote, devanan sobre que sería mellor dar ós pobres o que se gastou no traslado. Polo visto non foron moitos os gastos, tanto se prevalece a tese de que foi cousa duns anxos xardineiros dos tapices de mil verdores desta terra, como se resulta máis crible a outra de que veu nunha barca de pedra autopropulsada atravesando o Mediterráneo e dobrando polo Atlántico arriba ata entrar por Iria Flavia. Pouca era a tripulación daquela orixinal embarcación, só un vello mariñeiro xubilado de Tiberíades que acadara a invisibilidade en noites de luar. Daquela non había perigos de abordaxes de pateras nin de barcos ingleses, porque aínda o Mediterráneo non era o meirande cemiterio do mundo, debido a guerras, mafias e miserias antievanxélicas, nin unha colonia da Gran Bretaña o Peñón.

Non son historiador, máis ben son algo soñador, por iso non entro en se Santiago veu ou non á Galaecia de daquela, nin en desentretiñar canto de lenda pode corresponderlle a el e canto a Prisciliano. Só afirmo rotundamente que o Señor Santiago está en Galicia e máis concretamente en Compostela. Somos milleiros e milleiros os que podemos dar testemuño de que alí nos encontramos con el e moitos máis dunha vez. E fronte ós pragmáticos comenenciudos de sempre, afirmo tamén que a súa presenza foi, é, e será pan pra moitos pobres, e pra algún rico tamén, tanto en Compostela mesmo, como ó longo dos camiños que atravesan continentes e océanos e que nela conflúen vertebrando Europa.

Pero non se vaia pensar que esa presenza é só pan pró bandullo, porque tamén é compango por ser fonte dunha cultura peculiar tecida das múltiples culturas que a xunto del aquí chegaron e foron deixando os seus pousos na cidade santa das peregrinaxes e nos camiños que levan a ela ou dela retornan. Compango tamén é a recuperación de esperanzas co estímulo que nace da fe que nos legou e que se materializan nas incontables luciñas bulideiras que lastran o seu camiño de estrelas.

Máis dunha vez teño matinado no por que dun Camiño de Santiago polo ceo cando aínda ninguén podía matinar en controladores aéreos nin en barcos á deriva, e cheguei á conclusión de que Deus agasallou ó seu Apóstolo cun Camiño moito máis primitivo có Primitivo no ceo pra que puidesen chegar a bo porto na terra os que teñen que andar incertos camiños por mares embravecidos ou fendendo tempestades.

Aínda que todo o dito tiverse unha boa parte de lenda ou mito, non por iso deixa de ser certo, xa que a lenda e o mito é outro xeito cuasi poético de expresar realidades que nos transcenden. Poi iso, ¡moitas gracias, Señor Santiago e que por moitos anos repouse en paz aquí entre nós!
----------------------------------------------------
Collerei uns días de descanso, ou de cambio de actividade, e se non hai causa de novo volverei a andar por aquí en setembro. Mentres tanto, que vaia ben.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 22 de agosto

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Julio 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31