Desde lo rural y con lo rural

¿Qué será ser cura?

16.06.17 | 20:55. Archivado en Acerca del autor

En castellano y a continuación en galego
En mi anterior artículo me refería a mis bodas de oro sacerdotales y lo hacía, no porque esa efemérides sea noticia transcendente. No lo es, y si lo fuera se vería diluida entre las celebraciones de cientos de sacerdotes que hasta ahora vinimos celebrando año a año los cincuenta de nuestra ordenación en España. Esos cientos van bajando conforme pasan los años hasta que pueda darse una recuperación, que no tendrá que ser tan numerosa como en tiempos pasados; ya que en la medida en que los seglares asuman la vocación y misión que les corresponden por el sacerdocio bautismal, serán menos necesarios los ministerios ordenados, con todo lo beneficioso que eso puede ser para una Iglesia más auténtica y menos clericalizada.

Hacía referencia, por si podía despertar algún interés, a lo que dije en el acto conmemorativo. Algún interés despertó a juzgar por las visitas a medios o blogs en que apareció publicado. Eso me anima a retomar algo relacionado con este tema que ya dije alguna vez, y que en su día también interesó a más de uno.

Se trata de mi respuesta a la hipotética pregunta: ¿Qué es un cura? Advierto que no es una respuesta elaborada desde grandes tratados teológicos sobre el sacerdocio o desde profundos estudios sobre el Sacramento del Orden. Ni siquiera estoy seguro de si esa respuesta mía resistiría el análisis de la Congregación de inspección de la Doctrina de la Fe. La recogeré en dos capítulos, porque para uno solo se hacía uno poco larga.

Ni hay una respuesta única ni sería fácil encontrarla, porque, por ejemplo: del Santo Cura de Ars a Sano Juan Bosco hay notables diferencias, como las hay también entre el Papa Francisco y su mismo predecesor, Benedicto XXVI.

Si la memoria no me falla mucho, creo que desde siempre vengo escuchando consideraciones contradictorias de este tipo: “El sitio de los curas es la sacristía”. “Los curas tienen que implicarse más en la sociedad y salir de las sacristías”. “Los curas no deben meterse en política”. “Un cura también puede ser alcalde o diputado, ¿por qué no?”. “El cura que atienda a decir misas y le deje al alcalde hacer caminos”. “Si el alcalde fuese algo más a misa, los caminos no beneficiarían siempre a los mismos”. “Me gustó él cura hoy. Aterrizó y tocó problemas reales”. “Él cura que atienda a predicar el evangelio, que ya somos mayorcitos para saber sí hemos de pedir para Cáritas con un traje de 1.400 euros o de 100”.

Como no creo que haya una única respuesta a las preguntas: ¿Qué es el matrimonio o qué es ser padres?, tampoco la hay a la pregunta sobre ser cura y el desarrollo de su función en los distintos tiempos y lugares. Como en todo, cada uno responderá desde sus experiencias, afectividad, conocimientos, ignorancia, objetividad, indiferencia o incluso desde el rechazo y resentimiento.

Decía con toda sinceridad en el discursito de la celebración de las bodas de oro, que aún estoy aprendiendo cada día a ser cura y eso que ya no estoy plenamente en activo, quizás por disponer de más tiempo, voy descubriendo la cantidad de gente necesitada de que alguien la escuche. Debería habar el oficio de escuchador. Por eso no pienso exactamente lo mimo hoy sobre lo que es ser cura que hace treinta años, o en algún aspecto, que el año pasado.

Entre lo mucho que se tiene escrito sobre la vocación, misión y función del sacerdote y sobre la naturaleza del ministerio sacerdotal, que no llego a abarcar en su totalidad, me contento con poco. Me es suficiente con lo que se dice en la Carta a los Hebreos, referido al sacerdote, que no es exactamente lo mismo que cura, porque cura es un sacerdote que está al cuidado de unas comunidades y sacerdote también lo es el que atiende un despacho sin “cura de almas”, que se solía decir . Incluso podría ser cura, y ya hay experiencias, alguien que no es sacerdote, quedando el sacerdote itinerante para la evangelización más directa y sacramentos.

En la citada Carta a los Hebreos , capítulo 5, se dice esto con pequeñas variantes según las traducciones: “Todo Sumo Sacerdote es tomado de entre los hombres y está puesto en favor de los hombres en lo que se refiere a Dios para ofrecer dones y sacrificios por los pecados; y puede sentir compasión hacia los ignorantes y extraviados, por estar también él envuelto en flaqueza. Y a causa de esa misma flaqueza debe ofrecer por los pecados propios igual que por los del pueblo. Y nadie se arroga tal dignidad, sino es llamado por Dios”. Cuando se escribió este texto sería impensable en el contexto en que se escribió, que se dijera que se escoge de entre los hombres y mujeres y para muchos, no para todos, sigue siendo impensable aún hoy.

La cuestión estará en cómo se entiende lo de la relación de los hombres y mujeres con Dios, o que es lo que hace referencia a Dios; pero en cualquier lectura completa del Evangelio, a Dios lo encontramos no sólo en el Sacramento de Altar, sino también y directamente en el sacramento de los hermanos, especialmente en los más necesitados.

Seguiré en el próximo capítulo, si no hay mala novedad.

En galego

Qué será ser cura?
No meu anterior artigo referíame ás miñas vodas de ouro sacerdotais e facíao, non porque esa efeméride sexa noticia transcendente. Non o é, e se o fose veríase diluída entre as celebracións de centos de sacerdotes que ata agora viñemos celebrando ano a ano os cincuenta da nosa ordenación en España. Eses centos van baixando conforme pasan os anos ata que poida darse unha recuperación, que non terá que ser tan numerosa coma en tempos pasados; xa que na medida en que os segrares asuman a vocación e a misión que lles corresponden polo sacerdocio bautismal, serán menos necesarios os ministerios ordenados, con todo o beneficioso que iso pode ser pra unha Igrexa máis auténtica e menos clericalizada.

Facía referencia, por se podía espertar algún interese, o que dixen no acto conmemorativo. Algún interese espertou a xulgar polas visitas a medios ou blogs en que apareceu publicado. Iso anímame a retomar algo relacionado con isto que xa dixen algunha vez, e que no seu día tamén interesou a máis de un.

Trátase da miña resposta á hipotética pregunta: Que é un cura? Advirto que non é una resposta elaborada desde grandes tratados teolóxicos sobre o sacerdocio ou desde profundos estudos sobre o Sacramento do Orde. Nin sequera estou seguro de se esa resposta miña resistiría a análise da Congregación de inspección da Doutrina da Fe. Recollereina en dos capítulos porque pra un só facíse un pouco loga.

Nin hai unha resposta única nin sería doado atopala, porque do Santo Cura de Ars a, poñamos por caso, San Xoán Bosco hai notables diferenzas, como as hai tamén entre o Papa Francisco e mesmamente o seu predecesor, Benedicto XXVI.

Se a memoria non me falla moito, creo que desde sempre veño escoitando consideracións contraditorias deste tipo: “O sitio dos curas é a sancristía”. “Os curas teñen que implicarse máis na sociedade e saír das sancristías”. “Os curas non deben meterse en política”. “Un cura tamén pode ser alcalde ou deputado, por que non?” “ O cura que atenda a dicir misas e lle deixe ó alcalde facer camiños,”. “Se o alcalde fora algo máis á misa, os camiños non beneficiarían sempre ós mesmos”. “Me gustó el cura hoy. Aterrizó y tocó problemas reales”. “El cura que atienda a predicar el evangelio, que ya somos mayorcitos para saber si hemos de pedir para Cáritas con un traje de 1.400 euros o de 100”.

Como non creo que haxa unha única resposta ás preguntas: Que é o matrimonio ou que é ser pais?, tampouco a hai á pregunta sobre ser cura e o desenvolvemento da súa función nos distintos tempos e lugares. Coma en todo, cada un responderá desde as súas experiencias, afectividade, coñecementos, ignorancia, obxectividade, indiferenza ou mesmo desde a xenreira e o resentimento

Dicía con toda verdade no discursiño da celebración das vodas de ouro, que aínda estou aprendendo cada día a ser cura e iso que xa non estou plenamente en activo, quizás por iso, por dispoñer e máis tempo, vou descubrindo a cantidade de xente necesitada de que alguén a escoite. Debera haber o oficio de escoitador. Polo mesmo, seguramente non pense o mesmo hoxe sobre o que é ser cura ca a hai trinta anos, ou nalgún aspecto, ca o ano pasado.

Entre o moito que se ten escrito sobre a vocación, misión e función do sacerdote e sobre a natureza do ministerio sacerdotal, que non chego a abarcar na súa totalidade, conténtome con pouco. Chégame co que se di na Carta ós Hebreos, referido ó sacerdote, que non é exactamente o mesmo ca cura, porque cura é un sacerdote que está ó coidado dunhas comunidades e sacerdote tamén o é o que atende un despacho sen “cura de almas”. Ata podería ser cura, e xa hai experiencias, alguén que non é sacerdote, quedando o sacerdote itinerante prá evanxelización e sacramentos.

Na citada Carta ós Hebreos, capítulo 5, dise isto con pequenas variantes segundo as traducións: “Todo sacerdote escóllese de entre os homes e constitúese sacerdote pra o ben dos homes nas súas relacións con Deus, a fin de que ofreza oblacións e sacrificios polos pecados. É capaz de tratar con indulxencia ós ignorantes e ós descarriados, porque tamén el está rodeado de fraquezas. Por mor destas fraquezas ten que ofrecer sacrificios polos pecados, tanto polos pecados do pobo coma polos seus propios. Ora, ninguén pode coller en por si este honor, senón que hai que ser chamado por Deus”. Cando se escribiu este texto sería impensable no contexto en que se escribiu, que se dixese que se escolle de entre os homes e mulleres e pra moitos, non pra todos, segue sendo impensable aínda hoxe.

A cuestión estará en como se entende o da relación dos homes e mulleres con Deus, ou que é o que fai referencia a Deus; pero en calquera lectura completa do Evanxeo, a Deus atopámolo non só no Sacramento de Altar, senón tamén e directamente no sacramento dos irmáns, especialmente nos máis necesitados.

Seguirei nos próximo capítulo, se non hai mala novidade


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 19 de agosto

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Julio 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31