¿DIGNIDAD O ESTRATEGIA?

 

A veces conviene profundizar un poco en el significado de las palabras, en su contenido básico, con independencia de distintos significados que con el tiempo se le vayan adjudicando, y hacerlo no solo con una escueta definición. Me refiero concretamente ahora al término “dignidad”.
Se trata de la autonomía del ser humano de escoger sus propias respuestas, del que sabe gobernarse a si mismo según sus principios racionales y hacerlo en libertad, de la condición del ciudadano frente al súbdito. Es un producto de la libertad, de la racionalidad, de la autonomía de la voluntad y el propio albedrío, la voluntad y determinación de actuar según los propios principios. Es el derecho que tiene todo ser humano de ser respetado y valorado como ser individual y social con sus caracteres y condiciones particulares, algo que ya en 1948 la Declaración Universal de los Derechos Humanos sacralizó al asegurar que “todos los seres humanos son iguales y libres en sus derechos y en su dignidad”. Como todo derecho, no obstante, lleva también implícitos sus propios deberes, como son el asentar esos principios en algo estudiado, valorado, contrastado racionalmente, y asumido como un valor al que nadie debe hacernos renunciar sin nuestro consentimiento.
Ello nos lleva al problema de la militancia y de la sumisión a planteamientos comunes de entidades organizadas, lo cual no es sencillo cuando tales planteamientos nos vienen impuestos, o no son firmes, o bien se van variando en función de otros intereses, estrategias, conveniencias o particulares interpretaciones de las cúpulas, momentos en los que la dignidad nos enfrenta a tomar uno de dos caminos: o la dimisión y el abandono de la organización, o la desobediencia razonada y la lucha por evitar que otros hagan de la ideología primigenia que conformaba la organización de que se trate, su particular credo en detrimento de los verdaderos objetivos.
En este sentido, es evidente que la llamada disciplina de voto es enemiga de la propia dignidad política de cada uno, siendo así que en otros países (más democráticos) tal disciplina no se ejerce, al ser considerada un atropello al individuo, e incluso en la misma España, los tribunales en su jurisprudencia, consideran que el escaño no es del partido, sino del político concreto de que se trate, puesto que si a este se le hurta su capacidad personal de decisión, con estar a lo que decidiesen las cúpulas de cada partido y su matemática de escaños, sobraba la presencia de todos los diputados. El problema, no obstante, es propio no solo de la política, sino también de la religión, de ciertas organizaciones sociales, y en general de todos aquellos movimientos de grupo que la sociedad organice.
Precisamente los debates internos, donde se producen, están para argumentar, contrastar ideas, respetar a las minorías (no anularlas) y actuar en consecuencia. De hecho, tras unas elecciones democráticas, en el Congreso tienen voto y presencia no solo el partido ganador, ocupando todo el arco parlamentario por ello y anulando al resto, sino los distintos partidos que hayan tenido representación, lo mismo que debería tener cabida en los partidos a la hora de actuar, única forma de que no existieran potentes dictaduras internas y de que no hubiera, como ahora y por intereses espurios, la obligación para muchos militantes leales a la ideología del partido, de comerse su dignidad y su libertad en aras de desvíos ideológicos importantes de las cúpulas, en función de estrategias a las que sacrificar sus principios y la voluntad de sus votantes.
La dignidad exige siempre que nuestros principios no se asienten en nosotros por puro seguidismo, sino por firmes convicciones tras análisis contrastados, con el estudio de los contrarios argumentos, con la objetividad y la puesta en duda de nuestras propias querencias, con datos reales, sin fantasías ni entreguismos, solo así podremos ser firmes en nuestros valores, defenderlos sin temor ni recelo, y ser acreedores a nuestra dignidad como un valor a la altura de la libertad.
La diputada socialista por Zaragoza, Susana Sumelzo, acaba de hacer unas manifestaciones, en relación a la posible abstención de su partido en la investidura de Mariano Rajoy en las que asegura que “Algunas en el PSOE optamos por no perder la dignidad, la credibilidad y la coherencia. Hemos adquirido un compromiso claro con los ciudadanos que nada tiene que ver con darle el poder a Mariano Rajoy”. “En todo caso deberían ser los militantes quienes tomasen tal decisión”.
Ante estas declaraciones, muchos dirigentes del PSOE, no solo se oponen a su compañera, sino que proponen castigos de no aceptar ésta la orden del Comité Federal de abstenerse. Son los mismos que ante la decisión del Comité Federal anterior de oponerse a la investidura, optaron, según una vieja tradición socialista, no por desobedecer o combatir internamente las decisiones, sino por llevar a cabo un golpe de estado interno, acabar con aquel Comité Federal, e incluso con su secretario general, elegido por las bases, optando ahora, más por estrategia que por ideología, y condenando a quienes aun a costa de perder presencia en el Congreso, optan por mantenerse fieles a sus principios, a los de sus militantes, a su dignidad como ciudadanos, y a iniciar un nuevo camino de renovación que ilusione a partir de un partido más creíble, en el que las ideas no sean atropelladas por las estrategias de quienes dicen representar la ideología socialista. Como no podía ser de otra forma, el golpe de estado y la estrategia de la abstención provienen de lo más corrupto del partido, del PSOE andaluz, de la mano de Susana Diaz y de Felipe Gonzalez, de quienes han demostrado siempre en su trayectoria política que la dignidad no ha sido nunca para ellos un valor a considerar.
Ni soy socialista ni votante socialista, pero si finalmente tal partido, comandado ahora por indignos golpistas, opta por dar el poder a quienes representan todo lo contrario a sus ideas, a sus planteamientos, a sus propuestas, me parecerá una estafa al electorado.
La situación política que está viviendo España, evidentemente no es deseable. He mantenido y sigo haciéndolo que a la hora de buscar culpables, el primero es una situación legal absolutamente absurda en cuanto a una ley electoral que es incapaz de solucionar estos problemas y que condena al ciudadano, bien a someterse regularmente a nuevas elecciones cada medio año, o a pedirle a ciertos partidos que renuncien a su ideología, a su dignidad, a su coherencia, a su programa y a su credibilidad, ya que si no lo hacen estarán atentando contra el bien del país. El absurdo en grado superlativo.
El segundo culpable, y lo digo ya que no tengo que dorarle la píldora a nadie, ni escapar de las criticas de la sociedad “bien intencionada”, es el pueblo español, un pueblo que sigue siendo cómplice de la corrupción absolutamente implantada durante lustros, sin importarle votar a socialistas en Andalucía o peperos en el resto de España, e incluso por mayoría en ambos ámbitos. Somos el pueblo, más que los partidos, que también, quienes hemos de recapacitar, rectificar y librarnos de esa lacra de la que avergonzarnos, negándole el voto a partidos profundamente corruptos que no hacen otra cosa que sentase en el banquillo de los acusados un día si y otro también, aunque perviviendo con nuestra complicidad.
En tercer lugar, es Mariano Rajoy quien está alargando el proceso indefinidamente, el líder peor valorado por los españoles, que sigue aferrándose al poder, aun cuando de renunciar en bien de cualquier otro compañero que ofrezca mayores garantías a la oposición y pactar ciertas reformas, hubiera conseguido que todo esto no fuera más que un mal recuerdo.
De ahí a culpar al partido socialista, por no darle el poder a todo aquello que ha combatido siempre, exigiéndole que renuncie a su dignidad en aras de una estrategia o de un supuesto bien nacional, me parece un chiste, propio de un pueblo incoherente.
Por otra parte, encontrar en este pais a un periodista independiente que analice estos temas racionalmente, sin una influencia exagerada hacia un lado u otro, es prácticamente imposible. La escena de esta misma mañana, en la que la conocida periodista Pilar Cernuda se indignaba de forma desaforada contra Susana Sumelzo por sus manifestaciones, por no dar ya por terminado todo esto otorgando el poder a Mariano Rajoy, descalificando incluso personalmente a la diputada aragonesa, ridiculizando la dignidad, coherencia y credibilidad que aquella defendía, era poco menos que de vergüenza ajena.
Desde las primeras elecciones hasta hoy han pasado muchas cosas, y en democracia no ocurre nada malo, sino todo lo contrario, si se le pide al pueblo que opine nuevamente, sobre todo cuando se trata de un pueblo que es capaz de llevar a lo más alto al más corrupto, a quien nos ha llevado a la mayor deuda externa de la historia (estamos ya en el 100%), a déficit permanente en nuestros presupuestos, al mayor grado de precariedad laboral, a pulirse la hucha de las pensiones, a menguar la asistencia social y escolar, a contemplar como sistemáticamente nuestros jóvenes abandonan el pais, a ver como toda la infraestructura del partido en el poder se ha levantado a base de la más absoluta corrupción, estando implicados como punta del iceberg, de una forma u otra, cientos o miles de sus dirigentes más significados. ¿Debemos entregar de nuevo el poder a quienes nos han llevado hasta aquí para evitar la incomodidad de que ese pueblo vote de nuevo, tenga la posibilidad de llevar a cabo un nuevo examen de conciencia un poco mas serio ante todo lo ocurrido, y se manifieste de nuevo?.
Si como parece, considerando la “sabiduría política” de nuestro pueblo, ante unas próximas elecciones el partido popular incluso crecería hasta el punto de la mayoría absoluta que, de no conseguirla se la regalaría Ciudadanos, lo que lleva ya varios meses esperando inconfesablemente Rajoy, !adelante!. Comprobaríamos que la corrupción, la mentira, el absoluto endeudamiento, la endeblez de las pensiones y el abandono de nuestros logros sociales, en el fondo no le preocupa demasiado a los españoles por encima de cualquier otro mensaje, siguiendo aquella estúpida filosofía, de pueblos sin dignidad, de preferir lo malo por conocido que lo bueno por conocer, consiguiendo con ello obtener lo que en el fondo nos merecemos. Probablemente el partido socialista bajaría de nuevo, y más tras el golpe de estado (o no…) pero al menos no habría sacrificado su coherencia, su credibilidad, y el compromiso con sus votantes y podría con ello resurgir de sus cenizas con una dignidad que ahora se disponen a sacrificar en aras de nada, ya que tal y como están las cosas, ¿que acuerdos políticos podemos esperar de quienes condenados a pactar cada ley, cada decreto y cada decisión, no han sido capaces de pactar nada en más de un año de supuestas negociaciones?. Aunque no nos guste, no somos un pais de pactos, y el mejor ejemplo es el poco éxito obtenido por Ciudadanos, los únicos que han hecho algo por pactar a base de consensuar programas de gobierno con unos y con otros.
Nuestros partidos políticos son en general un absoluto desastre, pero al menos conservemos su identidad, hagámoslos identificables, que mantengan su supuesta ideología, por lo menos para que si cualquier iluso les vota esperando obtener respuesta a sus inquietudes, no tenga que sacar como consecuencia que lo único coherente es no ir a votar. Y sobre todo no tengamos miedo a volver a votar, ya que de eso se trata en el fondo la democracia, aunque fuerzas extrañas al sistema pretendan lo contrario, y no me refiero a los llamados anti sistema, que también, sino a quienes viven de cine en nuestra corrupta e incipiente democracia de pacotilla, apoyados por la mayor parte de los medios del pais, quienes invariablemente son sostenidos con publicidad, ayudas y servidumbres, muy dependientes de quienes están siempre detrás de todo.
Lo grave, lo auténticamente grave, es que nadie, ni desde la política, ni desde los medios, ni desde la propia sociedad, ha planteado, como la primera labor del nuevo gobierno, el modificar la ley electoral. Muerto el perro, se acabó la rabia… de momento. ¿”Nunca mais”?.

Sin categoría

3 comentarios


  1. Anro Libertché

    LAS SIN RAZONES DEL PSOE.

    Discrepo parcialmente, mí estimado bloguer, de ninguna manera son aceptables los show y espectáculos con perversas e irresponsables aptitudes/actitudes que los dirigentes de Psoe vienen protagonizando. Y digo perversos e irresponsables comportamientos, por no seguir denostando con más retahílas descalificativas que puedan calificarse de difamaciones o injurias. Lo cual intentare no dejarme llevar por iras e insidias algunas que puedan emponzoñar mis argumentos

    Dice Ud:
    “De ahí a culpar al partido socialista, por no darle el poder a todo aquello que ha combatido siempre, exigiéndole que renuncie a su dignidad en aras de una estrategia o de un supuesto bien nacional, me parece un chiste propio de un pueblo incoherente.”

    No se trata de culpar al Psoe de todo, ni que tenga que renunciar a su dignidad, de lo que se trata, es de la DIGNIDAD de todo un pueblo y sus ciudadanos, que pese a los errores colectivos por confiar en las mayoritarias y alternativas opciones políticas, se siente engañados y estafados otra vez más.

    Y todo ello, porque el actual sistema seudo-democrático, con más tintes de partitocratico, con virtudes y defectos, junto con sus dirigentes políticos, adolece y viene siendo la historia de una interminable falta de profundización en el sistema, con normas y leyes, obtusas, ambiguas e inconsistentes, que ningún gobierno con mayorías absolutas se ha preocupado en profundizar y por consiguiente y en su caso cambiar y reformar. Entre otras muchas, Ley electoral, y sus circunscripciones, con listas abiertas, etc. verdadera y autentica separación de poderes, revisión de competencias en las Autonomías, respecto del gobierno central, mayor protagonismos de la sociedad civil, aniquilada por los partidos, y una Justicia, más independiente en todos los niveles etc. Y por supuesto someter vía Referéndum si lo estima conveniente la ciudadanía, muchas cuestiones, que subyace aún, para cambiar y reformar muchos aspectos, como modelo de Estado, y revisión de muchos articulados en la Carta Magna.

    Y en esas estamos, mi estimado autor, pero claro, resulta que los dos antagónicos partidos de este país, siguen con sus devaneos y confrontaciones, para seguir distrayendo la atención de millones de incautos e ignorantes ciudadanos, con el único fin de tapar y ocultar los verdaderos problemas que padece nuestro fraudulento sistema “democrático” y por consecuencia el falso Estado de Derecho. Falso para millones de ciudadanos, que ven y observan, las profundas y galopantes desigualdades en todos los sentidos, respecto de los que viven única y exclusivamente de los PGE del Estado, salvando a los pensionistas, con todos los derechos habidos y por haber, a pesar de los recortes. En particular los sectores privados productivos de la economía, Pymes, y Autónomos, y ciudadanos en general, único paganinis de la crisis económica, y los más perjudicados y hundidos, con totales ruinas y quiebras, despidos etc. Y todo en aras por mantener un Estado excesivamente obeso y mórbido, plagados de más de 1/2 millón de políticos, 2,7 millones de funcionarios, más 2 millones de enchufados, y parásitos, amigos y familiares de políticos, que no se puede seguir costeando.

    Y faltaría más que el Psoe renunciara, a muchos de sus ilusos y programáticos proyectos para mejorar la calidad de vida de las clases medias y trabajadoras. Una aspiración muy noble que por supuesto lo deseamos todos los ciudadanos sin exclusión, no solo el Psoe. Pero…ayy amigo, para conseguir mejorar la vida de los ciudadanos, debemos producir más, ser más responsables y competitivos con la actual globalización y por supuesto que todo kiski en edad de trabajar tenga el derecho y el deber de hacerlo. Lo contrario, no se puede seguir sosteniendo la tasa de Paro de cerca de 5 millones, de los cuales, más de 2,5 millones son parados de larga duración, con 1,5 millones, que no cobran ninguna prestación, salvo lo que puedan obtener en la economía sumergida, y ayudas familiares.

    ¿¿ O el Psoe, es acaso titular y dueño exclusivo de los derechos sociales y el bienestar de los ciudadanos o tiene patente, certificado o registrado ??
    No, nos engañemos, las conquistas sociales no fue conseguida ni fueron éxitos de los gobiernos de F. González, sino las exigencias y principios que imponía la UE, para entrar en el club.

    ¿¿ A caso no fue el Psoe del inepto Zp, el que aumento la edad de jubilación hasta los 67 años, los recortes a los pensionistas, la condonación generosa de las deudas a muchos países en el mundo, entre ellos muchos de América Latina, Bolivia, Ecuador Nicaragua, R. Dominicana, Cuba entre otros, o es mentira que falsearon las cuentas, del déficit, la deuda externa, o que no realizaron ni siquiera presupuesto el último año de gobierno, agobiados con la prima de riesgos, la presión de los mercados y gobiernos del todo el mundo, por el “cachondeo” de no saber gestionar la crisis o no saber que existía, despilfarrando y mal administrando los recursos del Estado ??.

    ¿¿A que juega este Psoe, a quienes pretende seguir engañando??

    ¿¿ Qué coño se creen estos impresentables sociatas, para poner en jaque a toda una nación, que necesita un gobierno de urgencia y mayoría, coalición o acuerdos, en beneficio del país, con pactos para seguir avanzando en el bienestar de todos los ciudadanos, argumentando, después de tantas vaguedades, que será el COMITE de su partido quien decida, SI, NO o la ABSTENCION, al gobierno con la lista más votada ?? ¿¿ Pero que se han creído, estos imbéciles políticos ??
    Son tan irresponsables, que ni siquiera se dan cuenta, que apoyar con una ABSTENCION, significa que se puede poner condiciones, en la gobernabilidad, pactando programas y proyectos, como lo viene haciendo el partido CIUDADANS.

    A mí, desde luego no me engañan más, pues deje de votarles desde el mismo día que se desveló, los casos de financiación ilegal Flick , Filesa, Matesa, Time Sport, caso Juan Guerra, Roldanes, Rubio, GAL, terrorismos de Estado, etc. etc. Sin olvidar los últimos casos en mi tierra con los EREs, Mercasevilla, y los canallescos e infames robos a los Parados con los Cursos de Formación, con miles de millones de euros sustraídos, desviados, o estafado, con redes clientelares etc. Lo cual y desde hace más de 25 años siempre he venido votando en Blanco, como voto protesta, con algunas excepciones en las Autonómicas que voté a UPyD, y Ciudadans. Y como servidor más de 7 millones de ciudadanos que dejaron de votar al PSOE.

    Y mire Ud, mi estimado amigo, en mi opinión la crisis del Psoe, no es de ahora, sino la consecuencia y las concatenaciones de repetitivas imprudencias, incumplimientos, ineptitudes, falta de respeto a su electorado y ciudadanos, mentiras, estafas, y lo que es más deleznable, falta de ética y traición a los trabajadores, con independencias de otras actitudes antidemocráticas, pactando con extremistas y secesionistas, vergonzoso pacto de Tinell, y muchos etc. etc. etc.

    Por otra parte, imaginemos, que la actual situación, hubiese sido al revés, es decir, donde el PP, saca malísimos resultados y el Psoe gana una y dos veces con minorías, cayendo el Pp, en una crisis interna de liderazgo, y hastío por parte de sus electores.

    ¿¿ Hubiese tenido el Psoe la misma consideración y generosidad democrática, como lo ha venido realizando y demostrando el PP, con el Psoe, ofreciéndole con nobleza y lealtad, la oportunidad de gobernar en coalición, para solucionar los grandes problemas de crisis económica déficit, deuda, paro, corrupción etc. etc. en aras de constituir “patriotismo honrado y decente por el bien de todos los españoles” amen de las reformas y cambios que se necesita, para modificar y reformar la Constitución ??

    No, creo que no, la prepotencia que destila el Psoe y la izquierda en general, creyéndose en posesión de la verdad absoluta de las ideas y de la sociedad que quieren construir, no le permite razonar más allá de lo que ellos presumen, como el cambio de progreso para articular, según ellos, una sociedad, más justa e igualitaria. Como si no hubiesen tenido tiempo ni oportunidad para haber desarrollado, sus fantasiosas ideas durante más de 23 años de gobernanza en democracia a nivel Estatal y en gran parte Autonómica y Municipal-

    La izquierda en el fondo es a veces antidemocrática, siempre lo fue, lo sigue siendo, y posiblemente lo será, mientras no acepten la realidad de que el mundo avanza, con sociedades de libre y social de mercado en la economía. Lo cual no significa, que un servidor, reniegue de mis convicciones y principios de izquierda a la que considero e identifico con y en la defensa de los más débiles y desfavorecidos, que por moralidad, ética y dignidad, la condición humana, no puede ignorar.

    Y conste, que la crítica, al Psoe y sus dirigentes, no significa un aval de ninguna forma, a las políticas que ha implementado en los últimos 4 años, los también corruptos y perversos personajes y dirigentes del PP.
    La verdad, y bien sabes amigo mío, que en derecho, no podemos imputar ni condenar a los partidos, sino a todos los degenerados, corruptos e irresponsables. Y en este caso que nos ocupa, son ahora los dirigentes y responsables del Psoe, quienes juegan con el sustento, el futuro y DIGNIDAD de millones de ciudadanos de España

    Un saludo, y por cierto, hoy cumplo 64 años de vida y existencia.

    • miguel font rosell

      Amigo:
      Antes de nada, muchas felicidades.
      Estoy de acuerdo con su escrito en su practica totalidad, pues tanto PP como PSOE me parecen absolutamente impresentables, con causas ambos suficientes para haber sido borrados del mapa en una sociedad que tuviera un mínimo de dignidad democrática. Lo que defiendo es que con independencia de la generosidad de unos u otros que para mi no existe en ninguno de ellos, los principales culpables del actual estado son los que cito en mi artículo y por ese orden con lo que creo que la demonización del PSOE aunque merecida no es con mucho la mas urgente.
      Un abrazo

  2. Anro Libertché

    Ya lo creo, no solo la demonización del Psoe, es lo urgente, y prioritario, claro que ellos solitos se lo han buscado. Y por supuesto al igual que el perverso Pp, hay que seguir luchando y desenmascarándolo, contra todas sus mentiras, cobardías y ancladas políticas regresivas, concienciando a los ciudadanos de los antidemocráticos, falsos y cínicos comportamientos del PP, con total ausencia de democracia interna y lo que es más grave, incapaz de regenerarse con la debida transparencia dominados por listillos oportunistas y corruptos.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*