¿Poder judicial o coña marinera?

 

Resulta descorazonador, tras ya tantos años de supuesta democracia, el ver como lo de la independencia de poderes sigue siendo una entelequia, algo que, para mayor desgracia, perece no reivindicar nadie en este país, ni la propia ciudadanía, ni ese llamado cuarto poder que tanto profundiza en asuntos de alcoba, de sucesos a los que sacarle tajada, de intrascendencias, de personajillos de chicha y nabo (algunos más de nabo que de chicha), de chillonas petardas, de marchitos de tatuaje dabuten, o de corruptelas varias, pero que pasa de puntillas ante lo fundamental. 

Poder es capacidad absoluta de actuación, e independencia el llevarlo a cabo sin tener que contar con la aprobación de nadie para ello. Esto en política significa algo muy sencillo: “presupuestos propios”, ya que no otra cosa que el presupuesto es el instrumento que marca la política de cualquier entidad. Disponer del dinero que genero, o que tengo asignado por ley, y que invierto o gasto en aquello que decido, esa es la base de la independencia del poder que ejerzo.

Lo fundamental en nuestras democracias actuales, a parte del sufragio universal, es la independencia de poderes, de esos tres poderes que constituyen la piedra filosofal de toda democracia avanzada. La aplicación del sufragio, absolutamente discutible en cuanto a la forma de entenderlo y de entender los partidos, su falta de democracia interna, sus listas cerradas y su incapacidad por parte del ciudadano de poder votar a los que considera mejores, al no figurar en lista alguna, en general nadie que valga la pena, o en hacerlo en puestos intrascendentes, nos lleva a designar el poder legislativo, como único poder al que en su designación se aplica la democracia o poder del pueblo, ya que en cuanto al poder ejecutivo, no lo designa el pueblo, sino los elegidos para el poder legislativo, lo que constituye no solo un modo de democracia indirecta, delegada o una burla del propio concepto de la democracia para mejor entenderlo, sino una injerencia de poderes, o un enorme contrasentido al ser un poder el que designa al otro, brillando por su ausencia la independencia de poderes, algo que aun se pone más de manifiesto cuando coincide en el mismo partido el poder ejecutivo y la mayoría absoluta en el legislativo, lo que nos acerca al concepto de dictadura, con la confusión Gobierno-Estado y el ninguneo hacia todo lo que no sea el partido en el gobierno.

De todas formas, donde más chirría el sistema es en relación con el poder judicial, un poder que designa el legislativo y a quien su presupuesto se lo asigna y maneja el ejecutivo, en una burla vergonzosa del llamado Estado de Derecho, con una Constitución que supone la existencia de tres poderes independientes. Así las cosas, el llamado poder judicial, ni es poder, ni es independiente, de forma que en algunos casos se nos antoja que ni siquiera es “judicial”, cuando se trata del poder que requiere, para ser fiable, de mayor independencia.

Si la democracia es el PODER del pueblo, es al pueblo a quien le corresponde decidir y designar quienes ha de formar parte de cada uno de los tres poderes y ello es algo que carece de dificultad alguna el hacerlo con criterios independientes, como corresponde a lo que cada poder representa. Si a mi como ciudadano, la Constitución me asigna el poder, y yo no he renunciado a ejercerlo, ni he delegado en nadie para ello, ¿que razón existe para que no pueda designar más que el poder legislativo y de forma harto mejorable?. El poder legislativo tiene como misión crear las leyes por las cuales hemos de regirnos, el ejecutivo acordar y llevar a término los acuerdos de gobierno, mientras que la misión del judicial es la de velar por el cumplimiento de la legalidad. Como ciudadano, y amparado en la Constitución que todos votamos, quiero ejercer el poder que se me asigna, designando mis representantes en cada una de las tres ramas de poder en que se construye una moderna democracia, sin delegaciones, porque soy mayor de edad y no tengo limitados mis derechos, ni partido alguno está en derechos por encima de los que me corresponden como ciudadano. ¿Porque consentimos que los partidos nos hurten nuestros derechos constitucionales, negándonos nuestra participación en la designación del poder ejecutivo y del judicial?. Si vivimos en un Estado de Derecho, ¿quienes son los partidos para atropellar los derechos de los ciudadanos a ejercer el poder que les asigna la Constitución? 

En cuanto al poder legislativo, hoy formado por dos Cámaras, habiendo ya fracasado estrepitosamente una de ellas en su funcionamiento, como es el Senado, concebido como cámara territorial y que hoy no es más que una cámara de segunda lectura, con distintas proporciones que la primera, sería absolutamente lógico su desaparición, ya que nada aporta a la calidad democrática ni de pureza de las leyes, sino todo lo contrario, contribuyendo grandemente a la desvirtuación de las mismas, a la hora de aplicar enmiendas que distorsionan el contenido de las leyes propuestas en su coherencia interna, dando finalmente como resultado leyes que ya nacen con contradicciones en su propio contenido, con lagunas y con verdaderos problemas para su correcta aplicación. Con una sola cámara, el procedimiento en cuanto a la consecución del sufragio para su designación, con los perfeccionamiento a que haya lugar (listas abiertas, posibilidad de participación de independientes en la política activa, etc.) se haría de forma similar al actual.

La elección del poder ejecutivo, si el poder pertenece al pueblo como indica la Constitución, es una aberración que dependa del legislativo, por lo que, lógicamente  debe ser el pueblo quien lo elija, lo cual tampoco presenta dificultad alguna, pues cada partido presentaría su propuesta de equipo de gobierno y el pueblo decidiría sin más por aquel equipo que le ofreciera mayores garantías.

El principal problema en cuanto a designación, es el del poder legislativo, ya que si para los dos primeros, teóricamente debería ser solo gente perfectamente preparada para su cometido, en la práctica los partidos presentan a cualquiera, sin preparación adecuada para el cargo, por las razones más variopintas, y por aquello de que todos tenemos derecho a la política activa, aunque para cualquier profesión se requieran conocimientos acreditados, pero para llevar las riendas del país o para darle a este sus leyes vale cualquier componente de una lista de partido. Cosas veredes Sancho… 

Volviendo al poder judicial, habiendo asociaciones profesionales de juristas, al menos 6 que yo conozca, como son Francisco de Vitoria, Profesional de la Magistratura, Foro judicial independiente, Nacional de Jueces, Jueces para la democracia y Justicia democrática, similares en su organización a los partidos, al menos teóricamente, ya que en estas si rigen los criterios democráticos en cuanto  a sus  organizaciones internas y demás decisiones, al revés que en los partidos, donde aunque constitucionalmente tenga que ser de tal guisa, las dictaduras oligárquicas internas se imponen siempre sin el menor problema, de manera que el asunto en cuanto a la designación de su poder, tampoco debería causar mayores dificultades, ya que a las elecciones se presentarían las distintas asociaciones, con sus programas, ofreciendo sus mensajes y designando candidaturas de gobierno que el pueblo valoraría, decidiendo como corresponde en función de lo ofrecido.

Si eso fuese así y los presupuestos del poder judicial saliesen de un porcentaje fijo y perfectamente determinado en los presupuestos generales del Estado, suficientes como para tener una justicia ágil, independiente y bien dotada, y todo ello con independencia del resto de los poderes, estaríamos en disposición de ser mucho más creíbles, no solo por ahí afuera, sino sobre todo interiormente, a la hora de ir considerando a España como un Estado social y democrático de Derecho, como reza nuestra Constitución más como un deseo que como una realidad.

Lo que hoy ocurre con la profusión de huelgas en todo lo que atañe a cuestiones relacionadas con el poder judicial, no es más que la consecuencia de que tal poder no existe pues carece de autogobierno, no solo para nombrar a sus cargos, algo fundamental tanto de jueces y magistrados como de fiscales, a la hora de establecer su “poder”, sino que al carecer de presupuesto propio no tiene la menor autonomía como para gobernarse eficientemente, ya que depende del exiguo presupuesto que el ejecutivo le asigne a través incluso de un instrumento de ese ejecutivo, como es el ministerio de Justicia, un ministerio absurdo, de ser el poder judicial un poder independiente, hoy cautivo de la clase política. ¿Que pinta un ministerio  de “justicia” en el ejecutivo?.

El Consejo de Europa, acaba de situar a España a la cola en la lucha por la independencia de la justicia, al considerarla el país menos comprometido en la lucha contra la politización judicial, dejando claro que “las autoridades políticas no deben intervenir en ninguna de las etapas del proceso de designación de magistrados”.

De momento, lo de la independencia de los tres poderes, la democracia interna de los partidos y la participación ciudadana en el ejercicio del poder, que la Constitución le otorga, no es más que una coña marinera, y nadie hace absolutamente nada por evitarlo. Una vulneración urbi et orbe de la Constitución. 

La revolución pendiente convertida en utopía, la consecución de la democracia,  un engaño, un logro imposible, una meta ajena a los intereses de partido político alguno, convertidos en dictaduras oligárquicas, con todo tipo de medios de “información” a su servicio. 

Hoy, solo alguien que viva directa o indirectamente de ello, que sea un pobre ingenuo, que no tenga ni idea de lo que significa el sistema político que decimos vivir, o que sea tonto, pero muy tonto, puede creerse que vivimos en una democracia. 

Sin categoría

Otra bobada del paleto ilustrado

 

Generalmente, uno de los defectos más acusados de los dictadores es el no poder contar con buenos asesores, por razones obvias. Nadie de valía está dispuesto a ponerse a las ordenes de  este espécimen de personajes, que solo pretende que le den la razón en cuanto a sus ocurrencias, que borran del mapa a quienes se les oponen, que no ofrecen libertad de acción hacia profesionales del campo de sus incursiones favoritas y que no valoran razones ajenas a sus querencias e intereses personales.

El paleto en cuestión, alcalde de Vigo por incomparecencia de oponentes de mínima talla y por excesiva comparecencia de la suya en cuanto a paletez se refiere de quienes opinan a la hora de otorgar el voto, carece, como es lógico, de asesores que puedan poner de manifiesto, ni siquiera en privado, sus limitaciones, su inexistente sentido de la estética, su falta absoluta de conocimientos en materia urbanística, su excesiva tendencia a la mentira y su enfermiza vanidad.

En este caso se trata de un personaje que en casi todas sus ocurrencias brilla su más absoluta distancia hacia la consideración por la naturaleza y sus atributos. Lo ha evidenciado con la ubicación del dichoso barco en Coya, recientemente con las rampas de la Gran Via y ahora con su nueva ocurrencia. Otra gran bobada en la Plaza de America, algo que anuncia de nuevo, urbi et orbe, a través del periódico entregado servilmente a sus ocurrencias, ese Faro de Vigo que antaño fue un periódico respetable por su independencia y buen sentido y que hoy se arrastra al servicio del ilustre paleto, que dicta el devenir, a pasos agigantados, hacia la más absoluta mediocridad de nuestra ciudad, hoy considerada, en una reciente encuesta a nivel nacional, como la 4ª más fea de España (yo no lo creo así, pero…), a pesar de estar a la orilla de una de las rías más bonitas del mundo.

La táctica es siempre la misma. Ayer una manifestación de ciudadanos (entre los que yo me encontraba), descontentos con el anuncio de talar todos los arboles (naranjos y camelias) de la Gran Vía en su primer tramo, desde el centro de la ciudad hasta las inmediaciones de la Plaza de España, en pro de instalar allí una rampa mecánica como penúltima ocurrencia del amado líder, se manifestaba haciendo ese recorrido tras haber tenido que soportar las burlas y las mentiras del ilustre paleto, quien llegaba a decir que se trataba de árboles podridos que se sacrificaban en bien de los vigueses, en una muestra más de la falta más absoluta de respeto a la verdad y a las propias características de una calle emblemática, de una ciudad que no es la suya (y se nota) por mucho empeño que ponga en su ridículo localismo.

La vergonzosa colaboración del periódico a sus ordenes, consistía al día siguiente, en hacerse cargo de la noticia en una esquina del periódico, minimizando su importancia, atribuyendo la presencia en la manifestación a pequeños grupos de vecinos de la zona, partidos de la oposición y poco más, al tiempo que, a doble página y en portada, con todo lujo de detalles, anunciaba, a su estilo, la nueva ocurrencia-bobada del ilustre paleto, en su afán por mantener despierta la adoración de sus engañados y crédulos fieles seguidores.

El asunto era el siguiente: la remodelación de la plaza de America en la zona de las Traviesas. Veamos.

Se trata de remodelar la estructura central de la plaza, haciéndola accesible al público, bien peatonalmente o en bicicleta (un guiño a los ciclistas), a través de tres nuevos pasos cebra desde la Av. de Samil, la de Castrelos y Camelias, para !agilizar la circulación y crear una zona de descanso peatonal en el centro!, tras haber suprimido el estanque bien proporcionado que rodea el monumento de Silverio Rivas, con la propia escultura de homenaje hacia la emigración y que como tal concebía rodeada de agua con una forma de ronsel que indicaba el alejamiento del emigrante, algo que ahora pretende suprimir rompiendo el todo que la justificaba, al igual que pretende hacer con el monumento a los marineros al inicio de la Gran Vía, que situada frente a una pronunciada cuesta pretende magnificar el esfuerzo de cobrar una red, fruto de la pesca que impulsó a la ciudad, o con el de los rotos aros olímpicos que ordenó retirar de Balaidos, sin que nadie sepa de su paradero, evidenciando además de su falta de sensibilidad hacia los árboles, la que siempre ha mostrado por el arte. En su justificación, compara la ocurrencia con 3 plazas importantes, dos de ellas en EEUU y otra en Portugal, por su proximidad a Vigo de todos conocida, la de Boavista en Oporto, siendo las otras dos la Columbus Circle en Nueva York y la otra la Logan Circle en Washington.

Comparemos dimensiones y consecuentemente efectos, tanto en la intensidad  y ralentización del tráfico, como en contaminación acústica, o por inhalación de gases, o en riesgo ciudadano, componentes muy a tener en cuenta ante tamañas decisiones.

En cuanto al diámetro de las plazas, la de Boavista es de 215 m. (interior 195 m.), la Logan de 140 m. (interior 115 m.), la Columbus de 120 m. (interior 65 m.) y la de Vigo de 90 m. (interior 35 m.). Si nos atenemos al número de calles que dan a la plaza y al de carriles de circulación circular, en la Boavista dan 9 calles, con 3 carriles, a la Logan dan 9 calles (7 de ellas muy pequeñas), con 2 carriles, a la Columbus dan 4 calles, con 2 carriles a la parte central de circunvalación a la plaza, y a la de Vigo dan 7 calles, con 5 carriles. 

En cuanto a características a señalar, el anillo central de la Boavista, de 195 metros de diámetro (5 veces y media el de Vigo), es un verdadero parque, cuyo centro se aleja aproximadamente unos 100 metros de la circulación y en la que se ubican gran cantidad de árboles centenarios, de manera que la circulación de alrededor de la plaza tiene muy poca incidencia en el parque, tanto acústicamente como en cuanto a la contaminación atmosférica, ya que solo son 3 los carriles que la circundan, mientras que la capacidad pulmonar de la plaza es fundamental.

La Logan en Washington, con un diámetro interior de 115 m. (cerca de 3 veces y media el de Vigo) es una plaza en la que casi toda ella la cubre un tupido arbolado que facilita la labor de pulmón urbano que se pretende en ese tipo de hitos urbanísticos y en la que las calles que inciden, salvo una de ellas, son de tráfico reducido.

En cuanto a la Columbus en Nueva York, con un anillo central de 65 m. (prácticamente el doble que la de Vigo) se encuentra en uno de los vértices de Central Park, el pulmón verde de la ciudad, siendo la más parecida en su diseño a lo que se pretende en Vigo, una copia en escala reducida aunque con un entorno radicalmente distinto, muy rico, con marcado protagonismo de centralidad.

Si ahora sacamos consecuencias, pues ninguna de las plazas referenciadas es comparable a la pretendida en plaza de America, vemos que esta es mucho menor que todas las demás, con notable diferencia, que el número de calles que inciden en la plaza es bastante mayor en proporción al resto, al igual que el número de carriles que la circunvalan, lo que hace que en términos generales la densidad de circulación sea mucho mayor, y ya no digamos proporcionalmente. Todo ello nos lleva a unos índices de contaminación del aire que la envuelve y acústica, exageradamente superiores, al tiempo que la ralentización del tráfico al incidir en la plaza, ya muy colapsada, con tres nuevos obstáculos en forma de pasos cebra y algún semáforo más que se anuncia, complicará aun más, si cabe, la circulación de todos los alrededores. No olvidemos que el uso de los pasos cebra en lugares de exceso de tráfico, no solo colapsan el mismo, sino que suponen un factor más de riesgo a considerar, algo que comúnmente en todas sus obras parece no importarle lo más mínimo, ya hablemos del trazado de la A-55, la peor y más peligrosa autovía de España, construida siendo él ministro de la rama (perdón, del ramo), o de la rampa de Gran Via por el bulevar central, colindante con dos calzadas colapsadas en el tráfico, y ahora este nuevo invento con gente y bicicletas cruzando la plaza.

No obstante, ilustre procer, si sus supuestos asesores lo piensan un poquito y usted no se empeña en seguir adelante con sus bobas ocurrencias, como parche de mejores resultados, tiene usted, sin grandes gastos, la posibilidad de convertir el islote central de solo 35 metros de diámetro en otro de 60 (casi el doble), simplemente reconduciendo el tráfico a través de un anillo perimetral de dos carriles, interno a la plaza, y desviando parte del que incide en ella por algunas calles laterales, lo que lo reduciría considerablemente y lo pretendido por su eminencia tendría algo más de sentido, dejando de ser una boba ocurrencia e incluso sin tener que desvirtuar el monumento parido en su día en la forma que usted hoy pretende cargarse.

La reforma seria, no obstante, que ya empieza a pedir a gritos la plaza de America, al igual que se hizo en su día con la de la Independencia, es la de su absoluta peatonalización, desviando el tráfico por laterales y por túneles subterráneos, al igual que habrá que hacer con la Gran Via y la Plaza de España, para finalmente poder ver rematada la propuesta de Palacios de obtener la gran comunicación directa del centro de Vigo con sus playas, con dos rótulas importantes como son plaza de España y plaza de America, totalmente peatonalizadas y con su tráfico circulando en velocidad de desplazamiento por el subsuelo, el resto no son más que malos parches, de un quiero y no puedo aldeanos, como corresponde a su iluminada señoría en su empeño de convertir a Vigo en la gran aldea que profetizaba el propio Palacios.

Sr. alcalde, ¿todavía no se ha ido a su pueblo?. ¿A que espera?.     

   

Sin categoría

El ser humano es raro… raro, raro.

 

Hoy el devorador de actualidad dispone de distintos canales para estar al día, aunque casi todos ellos limitados a determinados momentos y en determinados lugares. Confieso que en mi caso suelo utilizar la televisión cuando estoy en casa, la radio cuando voy en coche, la prensa escrita cuando estoy en una cafetería, en casa los fines de semana, o ahora (de jubilado) en casa a primera hora, sobre todo para hacer el sudoku y el crucigrama, dejando la lectura seria (los libros, algunos…) para última hora de la tarde, alternando lecturas y conectando finalmente a internet a última hora de la noche. Suficiente…

Como lo de la utilización del coche suele ser a diario, los programas de radio, sobre todo por la mañana y concretamente Onda 0, suelen ser los escogidos para una ágil información y entretenimiento mañanero, que compensa la parcialidad de la prensa más cercana en favor del impresentable dictadorcete local que trata de pastorearnos y al tiempo, la radio, nos alegra algo la vida en compensación con la realidad disfrazada de no va más, por parte de quien en la fantasía hacia el crédulo ciudadano, tiene a su más fiel aliado, trátese de pastor de súbditos o de almas.

Llenar las horas de la mañana, todos los días, desde un medio que ha de ser ágil, instantáneo en la información de actualidad y discontinuo en cuanto a la propia actualidad y el cumplir horarios atendiendo al interés del oyente, no es tarea sencilla. Una de las formas de llenar espacios son aquellos programas en los que la emisora propone un tema y los oyentes van interviniendo a base a aportar sus experiencias.

En esa linea y en un trayecto, esta vez de tarde, el tema iba de “olvidos imperdonables” en el que se relataban todo tipo de anécdotas a cual más variopinta, protagonizadas gran parte de ellas por olvidos familiares, como olvidarse de la suegra en una gasolinera, del perro en el monte o a la salida del supermercado, de la mujer en la peluquería, e incluso de la fecha de la propia boda, para pasar al olvido de los hijos, como de ir a recogerlos, o incluso en el colmo del asunto, de quien el fin de semana le toca hacerse cargo del hijo, lo lleva dormido en el asiento trasero del coche y al llegar a casa se olvida del niño, se echa a dormir y en medio de la noche se acuerda, para salir despendolado a buscarlo, encontrárselo afortunadamente dormido, y aquí no ha pasado nada, salvo la crítica de cualquiera a quien se haga conocedor del asunto, como el peor de los olvidos narrados. !Menudo padre!. Pues bien, a mi se me ocurre un caso más extremo, curiosamente aceptado y defendido por auténticos rebaños de “buena gente” ingenuamente crédula, temerosa, o simplemente interesada.

Hace algo más de dos mil años, se nos cuenta que una pareja, y al parecer su único hijo, de doce años, salieron de viaje hacia Jerusalén a la fiesta de Pascua, lo que nos cuentan que hacían todos los años. De vuelta, “pasados los días”, los padres, transcurrido un día entero, se dieron cuenta que el niño no estaba con ellos, pensando que estaría en la caravana o con algún familiar, volviendo a Jerusalén para encontrarlo al tercer día en el Templo, tan campante entre los “maestros” (!tres días!). Los padres, quienes no lo mataron allí mismo (es para matarlo), ni se suicidaron ellos por el olvido, le dijeron “hijo, ¿porque nos has hecho esto?. Mira tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscando”, al tiempo que él les respondía: Y ¿porqué me buscabais? ¿No sabias que yo debía estar en las cosas de mi padre?. Tampoco lo mataron de esta vez, ni le metieron un par de…, al menos eso se nos cuenta pues al parecer se limitaron a no comprender la respuesta.

Sin la menor intención de ofender a nadie, creyente de estas cosas, analicemos el asunto someramente y con criterios de racionalidad.

Según se deduce del relato, lo único que se conoce del niño hasta después de haber cumplido la treintena y a través del relato de uno solo de los evangelios, el atribuido a Lucas, aunque de autor desconocido al igual que el resto, pero de influencia de sus discípulos, siendo Lucas, al parecer, el único que llegó a conocer a María, la fiesta de Pascua en Jerusalén, era un acontecimiento de suma importancia para los judíos, a donde se desplazaban desde distintos lugares de Judea y Galilea, en caravanas que, desde Galilea debían dirigirse al sur hasta Judea, atravesando Samaria, tardando varios días en recorrer la distancia. Una vez en Jerusalén, “pasados los días”, tras mezclarse en la ciudad los visitantes de todas las localidades, y esperar las caravanas extramuros, quedarían entre ellos emplazándose para la salida, momento en el que unos padres se supone que controlarían la presencia de su único hijo, en el raro caso de que esté se hubiese separado previamente de ellos, con solo 12 años, en una poblada ciudad como en aquellos días era Jerusalén, aunque no fuera ese el caso, pues al parecer el niño se había quedado en el Templo y los padres habían iniciado la vuelta sin contar con su único hijo. Si ello ya es extraño en unos padres, más lo es el que pasase un día entero hasta percatarse de la falta del hijo. A partir de ahí, el asunto no deja de sorprendernos, pues tras la vuelta a Jerusalén, se pasan 3 días con sus tres noches buscando a un niño de 12 años, que finalmente encuentran absolutamente ajeno a la preocupación de su padres, en el Templo, sin que sepamos donde durmió esos días, o quien le dio de comer, y sin que al parecer nadie se preocupara por la soledad de un niño de 12 años. El asunto se complica todavía más con la reacción y el poco sentido del niño al ver a sus padres, a quienes prácticamente despacha con el mayor desapego, desconsideración y falta de caridad, en un niño al parecer tan listo. !¿porque me buscáis?!.

Si uno piensa que se trata de una familia un tanto extraña e intenta conocer algo más, se encuentra con que la madre se quedó embarazada de soltera, prometida al futuro marido quien, al parecer, nada había tenido que ver en el embarazo, algo que en la Galilea de entonces suponía la condena a la mujer por lapidación, delito que el futuro marido no denuncia tras haberle dicho su futura mujer que lo del embarazo se debía a !un ángel!, una especie de humano, enviado de Dios, con alas y vestido de blanco (¿se imagina alguien, hoy en día, a una niña que al llegar a casa le cuente a sus padres que su embarazo tiene tal procedencia?), algo que en sueños le corroboró el personaje alado y el marido “lógicamente” se creyó, como si se tratase de algo muy común.

Los que así lo relatan hablan también de que la mujer tuvo más hijos posteriormente, al menos 5 (3 varones y 2 mujeres), siendo uno de ellos llamado Santiago el Justo, el sucesor en Jerusalén de su hermano, una vez este desaparecido, aunque del padre no se vuelve a hablar para nada. Unos hijos que pasados algunos siglos, los seguidores del niño hacen pasar por primos, pues toman la decisión, amparados en una antigua profecía que de un texto a otro acaba mal traducida, cambiando el término “de una joven nacerá… por “de una virgen nacerá…”, ya que al parecer todos los dioses han de nacer de una virgen (?), léase Horus y Osiris (Egipto), Mitra (Persia), Buda (India), Attis (Frigia), Dionisio (Grecia), Krishna (India), Heracles (Grecia), Zoroastro (Asía Menor), Vyasa, Hermes, Tammuz, etc., dioses curiosamente con vidas calcadas casi al milímetro con la de Jesús, pasando casi exactamente por las mismas vicisitudes, repitiendo los mismos actos, los mismos “milagros”, las mismas curaciones, “resucitando” finalmente, etc.

Pasados unos 20 años, aquel niño, ahora ya mayor y con seguidores, vuelve a cometer un nuevo desplante ante su madre y sus hermanos cuando estos lo esperan y a él se lo comentan, preguntando ¿quienes son mi madre y mis hermanos?…

Finalmente la madre, a lo largo de los siglos, y al igual que otras virgenes, se dedica de vez en cuando a aparecerse a pastorcitos en países latinos, con mensajes de lo más simple y pintoresco, que la iglesia cada vez rechaza con mayor intensidad, pero que acepta en algunos ante el éxito innegable entre la población con más profusión en el “don” de la fe, y de devoción a las distintas versiones, que incluso llegan a rivalizar en una especie de competición milagreira sin parangón, lo que acaba ofreciendo unos dividendos fuera de lo común.

Vuelvo a manifestar que no quiero herir la sensibilidad de nadie, ni de creyentes ni de no creyentes, que al fin y al cabo todos tenemos derecho a suponer lo que más lógico nos parezca y a comentarlo, pero parece innegable que la familia no nos la describen como muy normalita, al menos como para ponerla de ejemplo urbi et orbe, como la familia a imitar. Del padre nunca más se supo (realmente a ciencia cierta nunca se supo nada), el hijo se dice que murió crucificado y unos dicen que “resucitó”, algo imposible si se está realmente muerto, aunque tratándose de dioses, todo vale, y otros que no llegó a morir entonces, al permanecer en la cruz solamente unas horas, fue curado y “desaparecido” para evitar un nuevo apresamiento por parte de los romanos, trasladándose a otros lugares lejanos donde se supone existe una tumba que… Del hermano Santiago (la única figura de toda la familia con referencias históricas explícitas por parte de Flavio Josefo, el historiador del pueblo judío) se sabe que murió a manos de romanos y del resto de la familia nada se sabe.

A mi modesto entender, desde mi confesado agnosticismo, y sin echarle tanta fantasía, urdida toda ella posteriormente en base al necesario cumplimiento de ciertas profecías judías esperadas entonces, todo parece ser mucho más simple: Entiendo que se trataba de un matrimonio normal con 6 hijos (muy común en la Galilea de entonces), sin tipos de blanco y con alas de por medio, sin absurdas y necesarias virginidades, sin magisterios y extravíos a los 12 años, con desplantes a sus padres incluido, y sin historia alguna hasta una larga mayoría de edad del personaje, quien posiblemente estuviese casado (entonces entre los judíos no solo era infrecuente la soltería, sino muy mal vista) fuese un convencido judío (un rabino aseguran algunos estudiosos) que apostaba por un estricto cumplimiento de la ley, pero con distintos criterios en su interpretación, al tiempo que un patriota que aborrecía de la presencia romana (al menos en el grupo había varios activistas), en una época de la historia de su pueblo en la que el fin del mundo se creía inminente, y él preparaba al pueblo judío (no a los gentiles), para ese pretendido final para el que esperaba la ayuda de su “padre”. Abandonado finalmente en sus esperanzas, colgado en una cruz, reconociendo y lamentando su fracaso (¿porqué me has abandonado?) y dudosamente fallecido para no volver a saber históricamente nada más sobre el personaje, a quien en principio pocos seguidores le sucedieron en sus teorías, probablemente todo hubiese acabado ahí entre los múltiples profetas que entonces campaban entre el pueblo judio. 

Es la llegada de Saulo de Tarso, un judío con ciudadanía romana, en principio perseguidor de los judeo cristianos, y posteriormente convertido, debido a que una caída del caballo le hizo tener una aparición que le convertiría (hoy sabemos que tanto las apariciones como las audiciones, son procesos debidos a alteraciones neuronales producidas por múltiples causas) quien, a partir del personaje que nunca dejó nada escrito y al que nunca conoció, acaba junto a sus discípulos, tras romper con el judaísmo (algo que nunca pretendió el personaje de análisis) por crear un nuevo planteamiento, una nueva religión de la que a lo largo de los años surge toda una nueva recreación del personaje en cuestión, a fuerza de intentar el cumplimiento de viejas profecías que finalmente acaban desvirtuándolo todo, hasta hacer irreconocible una familia convertida en poco menos que pintoresca, de la que posteriormente han vivido durante siglos personajes de la organización, generando situaciones, actitudes, riquezas, poder, intolerancia, crueldades, muertes, violaciones, guerras y todo tipo de incoherencias, que posiblemente nada tengan que ver, ni con lo sucedido, ni con lo esperado por el personaje del que se trata, quien solo pretendía preparar a su pueblo, al pueblo judío, para un inminente fin del mundo, pero en definitiva una historia de éxito, un extraordinario negocio y un pastoreo inenarrable ajeno a toda racionalidad y que, de levantar la cabeza, lo de los mercaderes en el Templo sería un juego de niños que dejaría en mantillas al propio Deuteronomio como manual de atrocidades.

Si así fuera, me parece más grave lo del padre que se olvida del niño en el asiento trasero, ya que lo relatado parece altamente improbable, salvo para quienes, a través de algo que consideran importante, que consideran un “don” del que son agraciados y que llaman “fe”, la antítesis de la virtud de la racionalidad, se quieran creer de quienes han manipulado constantemente no solo la historia, sino a su personaje del que se alimentan. En ese caso, tanto da esta historia como cualquier otra que nos queramos inventar, ya que tratándose de dioses, todo vale.

De todas formas, y sea como fuese, el ser humano es raro… raro, raro.       

     

Sin categoría

La Gran Vía viguesa, otra víctima de un paleto ilustrado

 

Ante la clamorosa falta de ideas para que la ciudad de Vigo pueda recuperar su pujante pasado (hoy la primera empresa viguesa es la numero 24 en facturación de Galicia) y desde ahí no perder el tren del progreso, el pintoresco personaje que ocupa su alcaldía, ajeno a cualquier necesidad real de iniciativas para la competitividad, continuando su política de pueblo pero con presupuesto de ciudad, en una alarde de ocurrencia al que ya nos tiene a todos acostumbrados, ha vuelto a parir un nuevo invento, que nadie le ha pedido y con nadie ha consultado, pero que como todas las horteradas anteriores, pretende alumbrar a bombo y platillo pasando por encima de todo y de todos. Un florón en la Gran Via.

Sería interminable relatar aquí la larga lista de bobadas, pregonadas urbi et orbe, como corresponde al personaje, en que a lo largo de los últimos años Vigo ha tenido que verse involucrada, al tiempo que los vigueses hemos tenido que soportar como nos enfrenta a todo y a todos, a mayor “gloria” de su delirante ensimismamiento.

Siempre se había dicho que Vigo era un poker formado por Faro de Vigo, La Caja, el Celta y el Cristo de la Victoria, y que mientras los vigueses tuvieran en sus manos esa jugada, la partida estaba ganada. Pues bien, el personaje en cuestión, en su inmensa ambición, se impuso largo tiempo atrás dejar a los vigueses sin jugada, a costa de hacerse personalmente con el poder en cuestión, a los solos efectos de potenciar su endiosada figura, al precio que fuera.

La Caja, ha dejado de existir, sus dirigentes están en la cárcel y sus activos y patrimonio, que siempre creímos vigueses y al servicio de todos, al igual que su labor social e inversiones en la ciudad, hoy prácticamente inexistentes, han pasado a manos de un banco venezolano que con todo ello, y por pretender presentarse como una continuidad, se ha hecho de oro, pero sin competir ya con el ayuntamiento y demás entidades e instituciones en inversiones de consideración en la ciudad. !Uno menos!.

El Faro de Vigo, hace ya bastantes años, desde que el personaje estaba en el puerto, no hace otra cosa que tocar al son que se le marca, en una actitud escandalosa de magnificación y endiosamiento del pueblerino y de sus ocurrencias, mientras ningunea a la oposición, con multitud de páginas publicitarias en las que algunas marcas soportan su apostolado de exaltación de niños y niñas en su práctica deportiva, el apoyo de chicha y nabo a entidades ciudadanas afines, clubes de aficionados a distintos deportes, a sus más sonadas horteradas, etc. !Otro menos!

El Cristo de la Victoria, como no habla y además es incluso vitoreado por el amado líder en la procesión anual, donde este personaje, antiguo militante del partido comunista, no tiene problema alguno en presentarse, si hace falta, como un santo a punto de ser canonizado… no ofrece resistencia. !Otro menos!

Finalmente, y ya en plena batalla, la ha emprendido con el escollo más difícil, el Celta de Vigo, a quien lleva ya años echando pulsos y que ahora ya lo hace abiertamente, aunque como siempre disfrazado el enfrentamiento de sacrificio en bien de los vigueses, tras haberle negado el pan y la sal, oponiéndose a todo tipo de iniciativa en cuanto a la ciudad deportiva que el Celta lleva años queriendo construir en Vigo, e imponiéndole una reforma de Balaidos ajena a los propios intereses del equipo, simplemente por pretender manejar las riendas de la entidad a su gusto, a quien pretende someter a sus intereses políticos, al igual que ha hecho con todo tipo de instituciones viguesas, al punto de anular cualquier reacción democrática ciudadana en la ciudad, ya sea cultural, social, empresarial, etc.

Ya para rematar cualquier iniciativa, ha logrado que los tribunales anulasen el Plan General de la ciudad, un logro absolutamente personal, colapsando su crecimiento y cualquier iniciativa que no sean sus propias ocurrencias, paralizando incluso su reforma, en evitación de que la ciudad pueda de nuevo despertar libremente y sin tener que ir de la mano del amado líder, e iniciar su carrera perdida hacia el progreso. 

Pero si las cuatro patas de la mesa son importantes, el tablero, el pueblo llano, es la guinda de su pastel, un pastel que pretende conseguir a base de dinosetos (setos en forma de dinosaurio, una especie, que como todo el mundo sabe, es y ha sido siempre símbolo de la ciudad…), rotondas horteras, ocurrencias urbanísticas, promesas de grandes obras firmadas por prestigiosos arquitectos que nunca llegan a realizarse, y continuadas mentiras, ingentes cantidades de mentiras, aliñadas con el permanente llanto de quien quiere sentirse discriminado, la salsa a la que, desgraciadamente, son tan sensibles los vigueses en general, y que le llevan al continuo enfrentamiento con quienes más pueden hacer por la ciudad, léase la Xunta, el Gobierno, el resto de las ciudades gallegas, las instituciones ciudadanas, el puerto, la zona franca, etc., hasta el punto de que no existe prácticamente nadie a quien no haya enfrentado con Vigo.

En el capitulo de las ocurrencias urbanísticas, la última es la de convertir la parte de la Gran Vía entre la calle Urzaiz y la Plaza de España, en una rampa mecánica, para lo que pretende cargarse todos los árboles allí existentes, tras largas décadas de configurar la propia personalidad de una de las principales y más características calles viguesas.

Ya con anterioridad hizo lo propio con la rotonda de mayor porte de la ciudad, la mejor resuelta en base a un proyecto de jardinería que ofrecía un aspecto envidiable en la zona, la rotonda de Coya, en la que de la noche a la mañana no se le ocurrió otra cosa que arrasar toda la vegetación y en su lugar colocar un monstruo desproporcionado en forma de barco de pesca, que no encaja absolutamente para nada, tratándose además de un barco hueco, restaurado en su aspecto exterior, quizá uno de los estéticamente más desafortunados que ha navegado por nuestras rías, nada representativo de nuestra flota de bajura, que hoy hemos de soportar a mayor gloria del rey de la horterez más vergonzante.

Vigo es una ciudad nefasta en cuanto a su urbanismo, una ciudad cuyo crecimiento nunca fue ordenado de forma cabal, a través de una anarquía y una negligencia lamentable. Una ciudad que perdió miserablemente en su momento su ocasión histórica de haber sido diseñada por Antonio Palacios Ramilo, un arquitecto, urbanista y amante de la tierra que no nos merecimos, y que llegó a asegurar proféticamente que Vigo sería siempre una gran aldea. Hoy, tras décadas de absoluta mediocridad urbanística, está regida con planteamientos aldeanos alimentados con presupuestos de ciudad que merecerían mejores logros, por el bien de nuestro progreso y del futuro de la pretendida primera ciudad de Galicia, tal y como predijo Palacios.

Desde ese caótico urbanismo y en esa configuración que hace que la ciudad crezca paralelamente a la ria, las comunicaciones de rápido desplazamiento en trazado paralelo son escasamente dos, que por su cercano colapso han dejado ya de servir de enlace rápido de comunicación. Una de ellas es Orillamar, un proyecto a medias, otro fracaso más de este alcalde, sobre el que abundar en otra ocasión, mientras que la más ciudadana, la Gran Vía, se ha convertido ya en una calle de tráfico lento, incapaz de sostener su misión de comunicación rápida entre el centro de la ciudad y la zona de mayor crecimiento de Traviesas, Coya y salida hacia las playas.

Que la Gran Via requiere de una remodelación no podemos ponerlo en duda, pero ha de hacerse con planteamientos modernos y efectivos y esos no pasan por hipotecar su futuro a través de cargarse todo el arbolado y construir una rampa para peatones en su carril central, trasladando un monumento en su inicio, hipotecando encrucijadas en su trazado longitudinal, arriesgando a los peatones a cruzar una calle casi colapsada, y ello planteándose solo un tramo de la calle, sin acometer los verdaderas necesidades de reforma que, con criterios urbanísticos, paso a mencionar.

Hoy el tráfico rodado que no se limita a la proximidad, sino que comunica distintas partes de la ciudad ya no se plantea en superficie, sino dejando esta para el trafico local, la peatonalidad, el esparcimiento, el ajardinamiento y arbolado, el aparcamiento de residentes y el transporte público. Las nuevas ciudades y en aquellas no tan nuevas pero donde sea posible, se planean ya no solo en superficie y altura, sino también en cotas negativas, bien para aparcamientos, accesos a sótanos, trafico de desplazamiento, instalaciones, trazado ferroviario, etc. Así, en nuestro ámbito nacional, lo han entendido ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia, con sus cinturones subterráneos en centralidad, ofreciendo soluciones prácticas, modernas y eficientes, no solo sin sacrificar sus zonas verdes, sino potenciándolas al máximo con ello, en las cotas de superficie. 

En el caso de la Gran Vía viguesa, es evidente que hay que enterrar el tráfico de desplazamiento en ambas calzadas, dejando libre de intervención el bulevar central que encaja perfectamente en ese planteamiento, y ello desde su inicio en Urzaiz hasta su fin en Plaza de América, sin perder un árbol ni una zona ajardinada, para lograr un tratamiento en superficie que armonice y enriquezca la vida de relación ciudadana, exclusivamente con tráfico local de corto desplazamiento y con planteamientos ecológicos que faciliten la convivencia.

Esta continuidad de comunicación subterránea entre el centro de la ciudad y la zona de Traviesas, debería tener una articulación en el subsuelo de Plaza España, que en ambas direcciones tuviese la posibilidad de conectar directamente con la Av. de Madrid, de entrada y salida de la ciudad, dejando para el tráfico de superficie el de circunvalación del primer anillo de la plaza, convirtiendo a esta en un gran espacio ciudadano de relación, próximo al acceso al Parque del Castro, al nuevo edificio de los juzgados en la antigua residencia sanitaria, a las clínicas existentes en la zona y al aprovechamiento de las manzanas libres de edificación para la ubicación de zonas de servicios y de relación ciudadana, con un tratamiento similar en la plaza al existente en la Plaza de la Independencia, creando con ello en superficie un pulmón lineal de vegetación entre el centro de la ciudad y el potente distrito de Las Traviesas-Coya por donde continuar hasta las playas, en lo que constituiría un corredor  semipeatonal de gran potencia e identidad, en el que seguramente poder integrar tramos de rampas mecánicas para salvar las mayores pendientes, pero nunca sacrificando el bulevar central de la Gran Vía, toda su arboleda, sus monumentos y comprometiendo la seguridad de los ciudadanos con los cruces hacia las aceras perimetrales de cada tramo, en una avenida prácticamente colapsada por el tráfico. No olvidemos que el actual alcalde fue, cuando ministro, el autor material y máximo responsable de la autovía Vigo-Porriño, la de mayor concentración de accidentes de toda España, la más nefasta autovía construida en el país hasta la fecha.

Vigo no se merece seguir dependiendo de las bobadas, arbitrariedades y ocurrencias de un dictador pueblerino e iluminado, sin más altura de miras que la feria del pueblo, la charanga y el engaño permanente hacia los colectivos más vulnerables, con una insufrible carencia de productivos horizontes, gastándose el presupuesto municipal en aspiraciones de aldea, para acabar haciendo buena, desgraciadamente, la profecía que en su día Palacios, harto, decepcionado y hastiado de quienes gobernaban la ciudad y de gran parte de sus gobernados propuso, más como un lamento que como un deseo.

Hay que salvar la Gran Vía, desde nuevos planteamientos acordes con sus nuevas necesidades, pero nunca sacrificando lo mejor de la ciudad, sus pulmones, sus zonas de relación, su belleza, aquello que nos hermana y nos hace más solidarios, comunicativos y más próximos a la naturaleza, recuperando para la ciudad esa armonía con nuestros vecinos, perdida en ese constante empeño de enfrentarnos a todo lo que se mueve.

Si su política para con la ciudad es esa, !váyase a su pueblo, sr. alcalde!     

           

Sin categoría

Caganers, caganeras, gilipollas y gilipollos

 

Desde mi condición de catalán y por tanto de español de vieja estirpe, lo que garantizan mis primeros dieciocho apellidos catalanes, a saber: Font, Rosell, Mariol, Mariné, Riera, Brunet, Font (de nuevo), Clergas, Ros, Colomines, Casasayas, Soler, Puig, Lacoma, Soler (de nuevo), Grau, Buscallá y Mariné (de nuevo y será por mi afición al mar), me permito, ante le deriva a la que se ve sometida mi pueblo, como consecuencia del pastoreo de auténticos imbéciles, sostener ciertas afirmaciones.
El ser humano siempre ha tenido inclinaciones épicas hacia el heroísmo, como actitud que justifique memorablemente sus más solemnes y altruistas decisiones. Ello, en general, requiere de actitudes bien de valor o de simple temeridad, entendiendo el valor como el acto que se toma libremente, conociendo los peligros, y anteponiendo la voluntad de proceder a pesar del miedo, la precaución, o las consecuencias de tales acciones (el toreo, por ejemplo). Por su parte, la temeridad se manifiesta con idénticas o parecidas consecuencias, en aquellos que toman las decisiones inconscientemente del peligro y de sus consecuencias (el caganer).
Las diferencias suelen evidenciarse en el momento que el acto “heroico” tiene consecuencias, momento en el que el valiente las asume y el cobarde, cagón, mamón de mierda o caganer, como su nombre indica, “se caga por la pata abajo” y lo abandona todo y a todos, huyendo cual gallina descompuesta, o renegando de sus principios hasta entonces sacrosantos e irrenunciables.
Por otra parte, y también muy propio del ser humano, es el manifestarse y actuar como un auténtico gilipollas, palabra que, aunque tiene su origen en el siglo XIV, ha ido variando levemente su significado a lo largo de los siglos y que en la actualidad, y en consecuencia con la estúpida dictadura de género que nos acompaña, bien podría derivar en “gilipollos”.
El origen de todo viene de un tal Baltasar Gil, fiscal del Cuerpo de Hacienda, quien tenía un par de hijas no demasiado afortunadas, ni en belleza ni en inteligencia, de las que el hombre se hacía acompañar a toda fiesta, recepción o sarao de cierta consideración, con la esperanza de colocarlas en manos de algún adinerado pretendiente. Por aquel entonces a las mocitas casaderas se les conocía como “pollas”, de manera que no había fiesta en la que Gil y sus pollas no aparecieran, de manera que al referirse al trio habitual, la gente mencionaba la palabra Gilipollas y todos sabían a quienes se referían.
Hoy el significado ha evolucionado hacia la descripción de quien se considera excesivamente tonto, estúpido, lelo, huevón y boludo en sudamérica, bobochorra, potorrobobo, tontolhaba (no confundir con tonto del culo, hoy mejor considerado y en ascenso), en general para insulto o descripción de quien atesora más orgullo que inteligencia, con un alto grado de narcisismo solo superado por su memez y su empeño en sostenerla y no enmendarla, propia del fanático en posesión de la verdad que le otorga un sentimiento enfrentado a la más primaria de las razones, tratándose de una de las “enfermedades” sociales que más se contagian, llegando a provocar ciertas epidemias.
Uno de los síntomas más extendidos es el del delirio: El que suele urdir un sistema delirante proyectivo, de tipo paranoico, al estilo del delirio de grandeza, la mentira patológica, la ninfomanía o el misticismo con balcón a la plaza. Suele ser invulnerable al sentido crítico y carece del sentido del ridículo, ya que él mismo es el ridículo personificado, y esta vez no voy a hablar del alcalde de Vigo.
Así pues, a juicio de los expertos en la cuestión, existen gran variedad de gilipollas, aunque los más peligrosos y abundantes suelen ser los nacionalistas y los religiosos, otrora más peligrosos y hoy afortunadamente en retroceso.
El gilipollas nacionalista es quizá el caso más grave y contagioso actualmente, de forma que se suele propagar a lo largo y ancho de grandes extensiones epidémicas. Es fácilmente localizable y se cura con viajes y lecturas. En cuanto al gilipollas religioso o meapilas (al caso Oriol Junqueras), suele ser endémico en determinadas latitudes. Se cree elegido, ya que su sinrazón en forma de fe, lo que ejerciendo su condición llega a considerar un “don”, le hace creerse superior a los demás, a quienes en su solemne gilipollez en forma de pretendida bondad, acaba compadeciendo.
Por desgracia, el que nace o se cria gilipollas acaba muriendo gilipollas, pues tampoco hace nada por su curación, ya que uno de los síntomas más preocupantes es que son los únicos incapaces de ver su propia gilipollez, sintiéndose cómodo en su situación, la cual puede pasar una vida sin reconocer. No obstante, para casos extremos, la terapia de choque, a saber de los expertos, resulta adecuada a través de una mano de importante tamaño, a poder ser callosa y huesuda, administrando un par de hostias de cierta consideración y repitiendo el tratamiento en tanto se repitan los síntomas, pues al igual que con las maquinas tragaperras, un buen golpe a tiempo y en el lugar adecuado puede desatascarlas y llevarnos a situaciones esperanzadoras.
Pues bien, cuando las situaciones de caganer y gilipollas coinciden en una misma persona o personas, la situación resulta absolutamente caótica, las consecuencias demoledoras a largo plazo y la propagación de la enfermedad, un problema de difícil erradicación, ya que ambas condiciones se potencian y se auto alimentan en la desgracia que acaban convirtiendo en virtud, en función de su alto grado de gilipollez, que hace incluso de la descomposición en la huida una virtud patriótica que alimenta su alto sentido del victimismo. Ya he advertido que no voy a tratar aquí el ejemplo de libro del alcalde de Vigo, sino el más peligroso, por masivo y de consecuencias lamentables, de gran parte de mi pueblo, de los catalanes independentistas que pretenden cambiar, en un acto de exaltación de la gilipollez, el ancho paraguas de protección y progreso de España y la Unión Europea, por el despelote propio para, aburridos de tanto mentir y llevar al huerto a la manada, salir huyendo cuando caen cuatro gotas.
Se trata de cobardes caganers y caganeras, gilipollas y gilipollos que cuando huelen a presidio, salen despavoridos en una estampida de “nada por la patria” dejando atrás a tanto ingenuo de fe ciega en héroes patrios de pacotilla, que incluso tienen la desfachatez de disfrazar su cobardía, su irresponsabilidad y su daño irreparable a su patria en favor de su ambición de cabeza de ratón, de “estrategia”.
Pero no se trata de valientes, conocedores de unos riesgos acometidos con el miedo y la responsabilidad de asumir sus consecuencias, sino de quienes con la inconsciencia y la alegría de la temeridad, se aterran ante las consecuencias de haber acometido unos delitos que acabarán pagando con largos años de cárcel, con la misma alegría estúpida de quienes como milicianos van cantando a la guerra para volver destrozados y con el recuerdo eterno de haber participado en algo que no se justifica más allá de la propia irresponsabilidad, desafiantes de un riesgo que ni siquiera han sido capaces de evaluar, arrastrando en su inconsciencia a parte de un pueblo contagiado de gilipollez y dilapidadores de un cartel envidiable que su pueblo mantenía ante el mundo y ante la sociedad en general.
España es un país europeo que se rige por una democracia más o menos imperfecta, pero a través de un Estado de Derecho en el que la Constitución que todos votamos es la ley suprema. Como tal Estado de Derecho, el imperio de la ley está por encima de todo lo demás, incluso por encima del propio sistema y de la voluntad popular, que en algunos aspectos nada tiene que ver con la democracia, pues solo es cuestionable por el pueblo aquello que dispone de un estrato legal que ampara bienes superiores que ese pueblo a través de la Constitución ha considerado no cuestionables. Algo que se entiende muy bien con el ejemplo de llevar a cabo una votación popular para decidir el reparto de la fortuna de Amancio Ortega entre todos, lo que probablemente arrojase una mayoría suficiente entre los votantes como para dejar en calzoncillos al máximo responsable de Inditex, decisión muy democrática, pero a años luz de la defensa de los valores que la Constitución sostiene. No todo es hacer lo que a determinada voluntad popular le apetece en cada momento, de falta de solidaridad y menosprecio a los demás por el hecho de sentirse mejores, por encima de valores más solidarios, pues no olvidemos que se quieren ir no por distintos, ya que distintos todos lo somos, sino por considerarse mejores que los demás.
Nuestra Constitución ampara unos valores que solo pueden ser modificados por una reforma constitucional acordada por todos, a través de la razón y el voto en consecuencia, de manera que quien la vulnera en acto de rebelión, desacato y sin seguir los procedimientos establecidos para ello, incide en una serie de delitos de suma gravedad, así considerados en el Estado de Derecho en el que afortunadamente nos movemos. Ese es el riesgo, un riesgo que el valiente asume en sus consecuencias, como en la historia han hecho algunos golpistas con mayor o menor éxito, al contrario que estos de fácil descomposición desde su condición de caganers.
El problema de estos fascistas disfrazados de demócratas de pacotilla, ha sido su innata capacidad para agilipollar a buena parte de una sociedad contagiada y dejarlos colgados tras este largo periodo de mentiras, fantasías y ambiciones, que lo único que han evidenciado es que finalmente los únicos que siguen con el mantra de mantenerla y no enmendarla son los impresentables de la CUP, que por su propia inconsciencia o por no haber pisado poder, siguen en la misma tesitura de fascismo independentista y diciendo las mismas mentiras y bobadas que al principio, para finalmente librase de todo los principales causantes del desaguisado, los Mas y los Pujol, delincuentes máximos de la película, enterradores de Convergencia, el refugio de la derecha catalana, pero libres de toda responsabilidad. Todo ello evidencia más a las claras el carácter gilipollesco de los que, bien están en el llamado “exilio”, o en la cárcel pagando su deuda con la sociedad, la de los que se han librado, y la propia ante sus ingenuas decisiones, acaban sintiéndose mártires, en lugar de gilipollas de libro.
Como al igual que el gilipollas religioso, el independentista no quiere ver la realidad ni razonar nada ajeno a sus propias convicciones de sentimiento, algo que le permite seguir engañándose, al amparo de la manada y de absurdas promesas de un mundo mejor, con la diferencia de que a los primeros nadie les va a impedir el vivir sus fantasías, aunque ellos en otros tiempos condenaran a tortura, hoguera y muerte a quienes no las siguiesen, mientras que a los segundos, el Estado de Derecho les aplica la ley que entre todos nos hemos dado para evitar que nadie pudiera aplicar su voluntad en contra de todos los demás, por muchos seguidores fanatizados que tuviera.
Estos señores no están en la cárcel o en el “exilio” por demócratas ni por sus ideas contrarias a la Constitución, aunque con eso quieran engañarse y engañar a todo el rebaño, sino por saltarse la ley, actuar en contra de los mandatos del Tribunal Constitucional y vulnerando la Constitución, pasarse el Estado de Derecho por el arco de triunfo, pretendiendo aplicar la democracia a planteamientos manifiestamente ilegales en contra de un mandato del Tribunal Constitucional, saltándose la legalidad por cauces ajenos a los que corresponde a un Estado de Derecho Constitucional y democrático, cometiendo algunos de los delitos más penados en nuestro código penal y haciéndolo a sabiendas con el objeto, entre otros, de desafiar al Estado, todo lo cual, en cualquier país de nuestro entorno supondría ni más ni menos que lo mismo que ahora les acontece a los no fugados, pues a los huidos y huidas de la justicia, de estar en cualquier país de la UE que no fuera el Estado fallido de Bélgica o la “neutral” Suiza, tampoco les esperaría situación distinta de la que le espera a los primeros, y solo en el aspecto penal, con la suerte para ellos de que nadie les acusa del daño civil ni les pide compensaciones por ello, ya que la pérdida económica que para Cataluña ha significado y sigue creciendo su locura independentista, no se repara en años ni se compensa con el hecho de que pasen a residir en la sombra, a costa de todos los españoles.
No obstante existe otro daño de difícil cura, cual es el descrédito y desprestigio causado a la condición de catalán, que hasta ahora significaba algo admirable entre la población que consideraba tu condición como la de gente seria, trabajadora, moderna, leída y viajada, etc. para pasar a generalizar con la condición de convertirte de la noche a la mañana en un hijo de la gran… simplemente por el hecho de confesarte catalán.
Y ahora, a ser consecuentes con vuestra condición de gilipollas y gilipollos, caganers y caganeras, a ejercer de víctimas del Estado español arrastrando a la manada y, como españoles que sois aun a vuestro pesar, a cumplir la pena que en aplicación de la ley os imponga un juez en ejercicio de su misión de aplicarla en bien de la colectividad.
Os lo dice un catalán con 18 apellidos catalanes. ¿Quien da más?

Sin categoría

Servilismo y orfandad

 

Las mayorías absolutas o aquellas que dependen de alianzas cerradas no revocables, producen invariablemente auténticas dictaduras, asentadas en coartadas diabólicamente ancladas en la legalidad, e incluso en una supuesta y aceptada legitimidad democrática. En esos casos, cuando el poder ejecutivo se confunde con el legislativo y el judicial nada quiere o puede, solo le queda al ciudadano el llamado cuarto poder, una prensa libre que pueda sacar a la luz todas las miserias de esas dictaduras, la mentira, la demagogia y el apoderamiento por parte del dictador de todos las instituciones y resortes que puedan controlar la situación.
Cuando ese cuarto poder también acaba en manos del dictador, de su voluntad, de su pastoreo y el servilismo es la respuesta, la orfandad del ciudadano es absoluta y solo soportable cerrando los ojos a la situación, acomodándose en el engaño y aceptando la condición de súbdito, sin más opciones que una lucha estéril, que puede ser reconfortante íntimamente, pero muy poco práctica para revertir la situación.
Actualmente en la ciudad de Vigo se da esa situación, una ciudad en donde sus habitantes han sido condenados a la condición de súbditos en su gran mayoría, una situación que se vive a diario, tanto en cuanto a las acciones del dictador, como de los medios que vergonzosamente le sostienen, sin opción alguna a la crítica.
Esto podría venir a cuenta de casi todo lo que acontece, pero hoy la situación me parece ya el colmo del servilismo.
El actual decano de la prensa nacional, el otrora respetable y respetado Faro de Vigo, hoy absolutamente entregado al dictador y culpable de la absoluta orfandad de los vigueses en cuanto a su condición de ciudadanos informados, con todo lo que ello implica, da cobertura, como “editorial”, a una práctica habitual en el dictador, como es la de culpar a los demás de sus propias negligencias, y lo hace ignorando a sabiendas una realidad que siempre ha obviado, cuando se trata de poner sobre la mesa la realidad de una gestión sistemáticamente nefasta de quien le sostiene.
“La culpa del inadmisible estado de la A-55” es un titulo que ya en si esconde el origen de la responsabilidad que trata de exigirse, puesto que no es el “estado” de la A-55 el culpable de haberse convertido en la autovía de mayor número de siniestros de España e incluso de Europa, sino su trazado absolutamente inadecuado, causante de todas las desgracias habidas en esa vía de entrada o salida de la ciudad.
Cita el balance de los últimos 5 años, con más de 400 accidentes y más de medio millar de heridos y expone: “Un año más, la A-55 Vigo-Porriño, ha vuelto a ser el trayecto con más accidentes de España. Su vergonzoso récord de peligrosidad traspasa incluso fronteras. En 2003, este sinuoso tramo de apenas 15 kilómetros, fue incluido entre los 5 de mayor siniestralidad de Europa, con cinco puntos negros en su recorrido. Lejos de aplacarse la tendencia, en el arranque del año continúa al alza: en los dos primeros meses, enero y febrero, se llevan contabilizados 76 accidentes con 68 heridos, afortunadamente ninguno grave. El año más letal fue 1998 que se saldó con un terrible balance de 8 muertos y 20 heridos graves.”
Continúa: “No estamos, por tanto ante incidencias o episodios ocasionales. Nada que sea fortuito o fruto del azar. Todo lo contrario. Estamos ante una situación que se ha vuelto crónica como consecuencia de las deficiencias estructurales de un trazado que precisa de una reforma radical para corregirlas. La mal llamada autovía Vigo-Porriño es en realidad una carretera mal hecha desde el principio, que nunca debió ser catalogada como lo que no es.”
Mas adelante: “Además de restringir la velocidad de manera permanente en algunos puntos a 60 Km/hora, la mínima permitida para circular en autovía, como recurso fácil, los responsables públicos se han esmerado en minar el tramo de radares hasta convertirlo en el de mayor concentración de este tipo de aparatos en España, junto con la circunvalación de Sevilla. En diez Kilómetros, seis cinemómetros fijos, además de los móviles… de paso permiten a Tráfico hacer caja con 29.000 multas al año a costa del estrés añadido que supone conducir a velocidades tan inusualmente bajas como impropias de una autovía”.
Y sigue: “en el caso que nos ocupa, la causa principal está en las deficiencias de un vial incorrectamente trazado desde su origen y, lo que es peor aun, en mantenerlo en este estado sin poner fin a sus fallas”.
Finalmente acaba citando la solución ya tratada en años anteriores y materializada en un proyecto no acometido: “El proyecto en redacción, incluye un trazado de 10 km. que discurre en su práctica totalidad bajo un túnel desde las curvas de los Molinos en Mos hasta Meixueiro, con una inversión de 170 millones. Pasó ya el tiempo de vacuas promesas. Es hora de cumplir con una demanda tan básica como justa y necesaria, de poner punto final a una situación insostenible.”.
Pero, ¿que lee el súbdito a la hora de buscar culpables como pretende el encabezado de dicha editorial?. Una autovía terrible, mal trazada en su momento, no se sabe por quien, pero que los actuales gobernantes, que todos sabemos a que partido pertenecen, no arreglan (lo cual es cierto), manteniendo su peligrosidad, con lo que se convierten en los únicos culpables del desaguisado.
¿Que leería el ciudadano informado si el medio, siervo del dictador citado, informase objetivamente y dando todas las claves?
Como no tenemos opción alguna a una correcta información por parte de la prensa local, no queda otra que investigar un poco en las hemerotecas, sobre noticias publicadas cuando el servilismo no era el norte de cierta prensa.
Efectivamente la autovía es una absoluta catástrofe, superando tanto las curvas como las pendientes o las incorporaciones, todo tipo de limitaciones, obviando la buena practica y siendo causa de todo lo catastróficamente imaginable.
Al poco tiempo de llegar el PSOE al poder, el gobierno de Felipe González, para ahorrar costes y minimizar afecciones, aprueba el Plan 1984-1991, para desdoblar algunas carreteras y convertirlas en autovías, entre las que se encuentra la que más tarde se conocería en algunos medios como “autovía de la muerte”, la entonces N-120 entre Vigo y Porriño. Los proyectos para llevar a cabo tales desdoblamientos tienen lugar en general entre los años 1985 a 1987 para poder ser rematados alrededor de 1991, fecha en la que se inaugura la citada autovía.
El ministerio que tenía la misión de llevar a cabo el Plan, sus proyectos, tomar decisiones en cuanto a la viabilidad o no de tales desdoblamientos, las sustitución por otras soluciones más viables y la valoración de la posible siniestralidad de las consecuencias de un mal trazado, era el llamado entonces Ministerio de Transportes, Turismo y Comunicaciones.
El 5 de julio de 1985 Felipe González designa como responsable de tal ministerio a Abel Caballero, diputado por La Coruña, de quien había recibido la medalla de la ciudad por sus desvelos en convertir al aeropuerto de Alvedro en el segundo de Galicia por encima del de Peinador (Vigo), quien el 7 de julio de 1988 habría de cesar por (en opinión del Pais) haber sido el peor ministro de aquella etapa, siendo sustituido en el cargo por José Barrionuevo.
Al poco de llegar al cargo, Caballero, el 1 de agosto de 1986, nombra Subsecretario de Transportes, Turismo y Comunicaciones a su amigo Emilio Pérez Touriño (posteriomente presidente de la Xunta de Galicia), quien una vez defenestrado Caballero, y entre 1991 y 1994, es nombrado Secretario General para las infraestructuras de transporte.
Para entendernos: Buena parte de la responsabilidad, tanto en fase de proyecto, obra, e incluso inauguración, reside en Emilio Pérez Touriño, pero la responsabilidad última en cuanto al proyecto y obra descansaba en el ministro ¿responsble? del ramo: Abel Caballero, quien diariamente enfrenta a la ciudad de Vigo, a mayor gloria propia y de sus intereses políticos, con todo y con todos, pero que en este asunto prefiere que sea el medio a su disposición quien denuncie la desfeita, pero sin citarlo absolutamente para nada, tirando la piedra y escondiendo la mano.
Si, Abel Caballero, el actual alcalde de Vigo (entonces La Coruña lo era todo para él) es el máximo responsable teórico, ya que en la práctica aquí nadie responde de nada, del trazado de la A-55, de ese trazado que el editorial mencionado descalifica repetidas veces pero silenciando a su autor, a su actual protegido.
Desgraciadamente siempre culpamos a la meseta de nuestros males, pero ya es una constante que sean políticos gallegos los causantes de gran parte de nuestras desgracias. Franco prácticamente nada hizo por Galicia, Fraga nos dejó a los vigueses sin el AVE, Perez Touriño y Caballero nos construyeron la autovía de la muerte y este último ha dejado a Vigo colapsado sin PGOM, entre otras muchas cosas, Feijoo el corredor del Morrazo que ahora hay que transformar en autovía, Pepiño Blanco nos dejó a la curva del Angrois sin limitador automático de velocidad, Rajoy, con nocturnidad y alevosía, ha perpetuado la celulosa en Pontevedra y pasa de todo lo que se refiere a Galicia, y así podríamos seguir… y no solo con personajes sino con partidos, pues aunque Galicia suele entregarse a un partido fundado por un gallego, el PP, el otro que con este formaron el bipartidismo que hemos tenido que sufrir, el PSOE, también fundado por un gallego Pablo Iglesias Pose, cuando ha tenido que gobernar, lo ha hecho para Galicia, aportando las migajas.
No se si tenemos los políticos que nos merecemos, pero si a ello añadimos que, al menos en Vigo, el cuarto poder ya no juega en el equipo de la ciudadanía, ejerciendo el más puro y duro servilismo hacia el dictadorcete de turno y dejando al ciudadano huérfano de objetividad en su información, teniendo que contemplar que éste, en su ignorancia, poco interés por la verdad y situación acomodaticia, se entrega a uno y a otro, quizá si que tengamos lo que nos merecemos.

Sin categoría

Felicidad o tristeza

 

Acaba de salir a la luz la lista de países más felices del 2018, de entre 156 calificados por la ONU, en función de toda una serie de parámetros entre los que destacan: ingreso per cápita, bienestar, salud, esperanza de vida, libertad social, generosidad y ausencia de corrupción, entre otros, como la calidad de la enseñanza, la plena ocupación, la conciliación laboral, la ausencia de discriminaciones, etc.
La sorpresa ya no es tal, si consideramos que viene siendo ya una constante en los últimos años, encontrar entre los 10 primeros a los cinco países escandinavos.
La lista la encabeza esta vez Finlandia con un 7,632 y le siguen Noruega, Dinamarca, Islandia, Suiza, Países Bajos, Canadá, Nueva Zelanda, Suecia y Australia. En el número 18 está EEUU y le siguen Reino Unido y Emiratos Arabes, encontrándose España en el puesto 36 con un 6,310, con China en el puesto 86 con un 5,24, Venezuela, el país que más baja, en el puesto 102 y cierra la tabla Burundi, en el puesto 156 con un 2,90.
Como curiosidad, entre los diez primeros, 8 se ubican en el hemisferio norte, 7 son europeos, 2 de Oceanía y 1 de América del Norte. De los 7 europeos, 5 escandinavos, 3 son islas, ninguno está cerca del ecuador, 5 son en su mayoría de religión luterana, 3 católicos, 1 anglicano y 1 agnóstico (Países Bajos), aunque salvo los luteranos (escandinavos) el resto con muy poca proporción de ciudadanos que practiquen alguna religión, escalando puestos el agnosticismo.
Evidentemente en esta clasificación tiene mucho que ver el bienestar económico y social, la salud, el ejercicio de la libertad y la generosidad, y sobre todo la ausencia de corrupción. Esto configura la realidad de países muy habitables, aunque curiosamente bastante fríos y sin gran cantidad de luz en invierno, sin demasiada alegría manifiesta en la población y sin una vida social demasiado llena, pero con una gran seguridad, amparo y confianza hacia las instituciones, todo lo contrario de otros países como España o Italia, en los que lo expuesto se invierte, pues se trata de países cálidos, con mucha luz, alegría y vida social, aunque con muy poca confianza hacia las instituciones. Ello nos indica que lo único que nos falta para estar en los primeros lugares es el conseguir unos dirigentes en quien confiar, la seguridad en el funcionamiento de las instituciones y un actitud mucho más colaboradora hacia el bien común, cuestiones que no se consiguen en el corto plazo, pero que son alcanzables, lo que no podemos asegurar de las carencias de los que hoy se sitúan en los primeros lugares, pues por mucho que lo intenten no conseguirán ni más horas de luz, ni más calor, ni de repente gozar de un carácter más alegre y social. Vamos, que Finlandia no será nunca la cuna del cante jondo.
Veamos no obstante unas pinceladas entre el cielo y el infierno, entre la felicidad y la tristeza, entre Finlandia (7,632) y Burundi (2,900).
Finlandia, tiene como capital Helsinki que se sitúa a unos 60º de latitud norte y cuenta con unos 620.000 habitantes. Es una república parlamentaria, tiene una superficie de cerca de 340.000 Km2, una línea de costa de 1.250 Km, una población de alrededor de los 5,5 millones de habitantes, lo que supone una densidad de población bajísima, de 16 habitantes/Km2, y una renta per cápita de cerca de los 45.000 dólares, con un indice de natalidad de 1,71. Su moneda es el euro, tiene alrededor de unos 190.000 lagos y una temperatura que oscila entre los -40º en el norte en invierno y unos 30º en el sur en verano. Sus ciudadanos practican en un porcentaje del 72% la religión luterana y solo existen alrededor de unos 10.000 católicos, siendo sus idiomas el finés, el sueco, mientras la población, en su práctica totalidad, habla también inglés, siendo considerada la 1ª del mundo en la enseñanza, con un nivel de desarrollo industrial, social, económico y de modernidad de primer orden.
Por su parte, Burundi, cuya capital es Buyumbura se sitúa a unos 3º de latitud sur y cuenta con alrededor de 1.000.000 habitantes. Es una república presidencialista y su origen parte de haberse independizado de Bélgica en 1962 (antes había pertenecido a Alemania). Tiene una superficie de 27.830 Km2, se sitúa en el interior, aunque cuenta con lagos de la importancia del Victoria, Tanganika y un incipiente rio Nilo. Su población está en los 11,2 millones de habitantes, lo que supone una densidad de población de 388 habitantes/Km2 (una de las mayores del mundo), una renta per cápita de 820 dólares y un índice de natalidad de 5,86 y en aumento. Su moneda es el franco burundés, prácticamente sin cotización, y su temperatura suele oscilar entre los 30º y los 40º. Sus ciudadanos practican en un porcentaje del 62% la religión católica, sus idiomas son el kirundi, el swahili y en general el francés. El 80% de la población está en la pobreza, con un 60% de niños con desnutrición crónica, una esperanza de vida de 50 años, un analfabetismo que ronda el 70% , una relación de 3 médicos por cada 1.000 habitantes y un sida galopante. Se trata de uno de los países más pobres del mundo, en guerra casi permanente entre las tribus hutus y tutsis, con un sistema jurídico y educacional muy deficiente, dependiente de la ayuda extranjera, con una economía basada en la agricultura de subsistencia, pero con una riqueza importante en el cultivo del café y minas de uranio, níquel, cobalto, cobre y platino.
Si llevamos a cabo una mínima comparación, podemos destacar que mientras Finlandia se sitúa por encima del trópico de cáncer, con oscilaciones de temperatura de cerca de 70º, Burundi lo hace en el ecuador, con oscilaciones que rondan los 10º. Una es una república parlamentaria con una democracia avanzada, mientras la otra es una república presidencialista con una democracia prácticamente inexistente, en pro de dictaduras oligárquicas de distintas tribus y familias, con un dictador al frente (Pierre Nkurnunziza) en permanente lucha con la oposición a la que masacra sin demasiados miramientos. Finlandia es 12 veces mayor, tiene la mitad de población y una densidad 24 veces menor, con un índice de natalidad cerca de 4 veces también menor, una renta per cápita 55 veces mayor y un nivel de desarrollo industrial, social, económico, educacional y de seguridad, tanto jurídica como ciudadana, diametralmente opuesta, al encontrase Burundi permanentemente en guerra entre sus dos tribus principales, con porcentajes de analfabetismo, hambre y desatención sanitaria escandalosas.
No obstante, no se puede decir que Burundi sea un país pobre, ya que dispone de dos lagos muy importantes como son el Victoria y sobre todo el Tanganika, que le comunica con los países del entorno, del nacimiento del Nilo en su interior, y sobre todo de minas de uranio, níquel, cobalto, cobre y platino, aunque todo ello en manos de unos pocos, con unas diferencias astronómicas de renta entre la élite más enriquecida y la práctica totalidad de la población, de una población en la que más del 50% son menores de edad que ya han pasado por las mayores miserias y por presenciar las mayores atrocidades. Un país en el que solo un 13% reside en áreas urbanas donde hay un mínimo de servicios, con una deforestación alarmante, una balanza comercial negativa en una proporción de 7,5 a 1, una tasa de crecimiento anual de la población del 3,3%, donde el 85% son de la tribu Hutu, estando la homosexualidad criminalizada y donde las fosas comunes, las ejecuciones extrajudiciales, los asesinatos, las desapariciones forzosas, las detenciones ilegales, la tortura, las violaciones, etc, están a la orden del día, al igual que el flujo de refugiados que huyen a los países vecinos de Tanzania y Ruanda quienes generosamente les acojan.
El país más triste de la Tierra, curiosamente con una población menor de edad que supone más de la mitad de la población, una población de niños tristes, sin futuro, con un pasado desolador, sin esperanza, perdidos en el interior de Africa y olvidados del mundo, de ese mundo feliz que tiene como ejemplo a Finlandia, de ese mundo que se llama global pero que mira hacia otro lado ante una realidad frustrante que debería concienciarnos a todos y exigir una media de felicidad para esa infancia, que es el futuro, que no se merece ser carne de cañón ante la indiferencia de los más hipócritas y el saqueo de los más canallas, alimentado por la pasividad de los poderosos.
Nuestro mundo será solidario o no será, y no se trata de enviar dinero para que al final se lo queden los de siempre, sino de intervenir de alguna manera, de convertirnos en ciudadanos del mundo y de que ese sea también nuestro mundo por el que luchar poniendo de manifiesto esa realidad, exigiendo a nuestros gobiernos, a nuestros políticos, una acción internacional encaminada a evitar estas miserias, a rescatar a esa juventud condenada, ya que si no lo hacemos se convertirá en la semilla del mal de mañana. No se trata de cerrar fronteras o abrirlas mesuradamente, sino de intervenir en origen, rescatando de la miseria y de la oligarquía a esos países, poniéndolos en la senda de un crecimiento efectivo para todos. En definitiva, de que todos nos comprometamos a obligar a nuestros políticos a parar por un tiempo en sus estúpidos y pueriles afanes, y en centrase en lo positivo y solidario de esa pretendida globalización.
El ser humano puede soportar una mezcla de felicidad y tristeza, pero no podemos consentir que algunos han de soportar siempre la tristeza y sin esperanza de un atisbo de felicidad, y menos si esa mayoría son menores de edad y por tanto representan el futuro.
¿Cual podría ser mi pensamiento de ser un chaval hutu que leyera esta noticia, o viera un programa de TV sobre esos 10 países más felices, casi todos ellos en Europa, cuando para mi no existiera futuro, el presente estuviera permanentemente amenazado y el pasado hubiera ya lastrado mi dignidad y mi esperanza, sin nada que perder y con la fuerza y las ambiciones de una juventud que se me escapa? Acompañado o no, me agenciaría como pudiera una pequeña lancha y desde la orilla del Tanganika, Nilo arriba, seguiría su curso en el Congo, Ruanda, Uganda, Sudán del Sur, Sudán y Egipto hasta llegar, tras cerca de 7.000 km. y todo tipo de vicisitudes a Alejandría y encontrarme con el Mediterráneo, para desde ahí y por otros medios cruzar el mar eterno y desembarcar en una playa europea para seguir camino al norte, en busca de esa felicidad anunciada. Seguramente no llegaría y me hubiera quedado por el camino nada mas iniciar mi éxodo particular, pero muchos lo han intentado y algunos lo han conseguido, una epopeya de héroes a los que Europa no acaba de acoger y por lo que nada hace por evitarles tal calvario y facilitarles la felicidad en sus pequeñas aldeas, o en sus superpobladas capitales de miseria, delincuencia y desesperanza.
Ese acomodado, o ese héroe, o ese fracasado, podríamos haber sido cualquiera, simplemente con haber nacido en la feliz Finlandia o en la triste Burundi, algo que no depende de nuestra voluntad (salvo que uno sea de Bilbao, que ya se sabe que nacen donde quieren), pero si depende de ella la lucha por conseguir que no se impongan estas diferencias. De todos, y de cada uno en su medida. Sea.

Sin categoría

Apuntes para una reforma laboral en profundidad – 3

 

Hace ahora unos tres años escribí un artículo que, tras ligeras modificaciones introducidas hace un año y medio, me sirve ahora, y con ocasión del día de reivindicación de la mujer en sus sociales, económicos y laborales planteamientos, de base para volver a acometer un tercer intento, al igual que si se tratase de una botella vacía con un mensaje dentro lanzada en pleno océano, para que alguien pueda leerlo, pensar en su contenido, comentármelo, enriquecerlo, y si su planteamiento tiene algún valor, tratar entre todos de hacerlo llegar a quienes pudieran encontrarle un camino que pudiera conducir a algo concreto, pues lo he intentado con los partidos políticos, los sindicatos, algún político en particular y alguna prensa, y el resultado es absolutamente descorazonador, pues nadie, absolutamente nadie ha contestado, ni siquiera para decir y argumentar, que se trata de una solemne tontería.
Se que ello resulta difícil de conseguir, pues no hay más que entrar en las páginas de los distintos partidos y sindicatos, y en todas ellas te exponen sus programas, sus promesas, sus historias, etc., pero ninguna tiene un buzón abierto a sugerencias que luego tengan respuesta alguna, por otra parte normal en un país en el que el voto da ciencia infusa y cualquier cretino, por el hecho de militar en un partido o en un sindicato, puede estar por encima del bien y del mal y creerse alguien según el grado de inclinación al que sea capaz ante quienes pueden colocarlo en linea de salida y decidir su futuro, liberarlo, o elevarlo hasta cotas absolutamente impensables.
Como no cejo en seguir intentándolo, ahí va la tercera versión que, si no ha de ser la vencida, al menos será la tercera de una serie que dará de si lo que yo mismo dure o pueda dar de mi, o lo que alguien que quiera tomar el testigo, decida.

Preámbulo.
El cáncer económico y social más importante que se deriva de la actual crisis, pues en la microeconomía, la de la gente de la calle, poco ha cambiado, es la situación de paro, o de ridícula ocupación, en la que están inmersos cerca de 4 millones de españoles en edad laboral, algo infinitamente más importante que la prima de riesgo o la deuda externa, ya sea pública o privada. Tras ello, la falta de productividad de nuestras empresas, la de efectividad de nuestras instituciones, la credibilidad que ofrecemos, la esperanza de los jubilados, la brecha salarial entre hombres y mujeres y la falta de conciliación laboral. A ello hemos de añadir la extraordinaria economía sumergida, desconocida en Europa, que por otra parte maquilla bastante el número real de parados, número que si fuese real llevaría al país a una revolución interna de consecuencias impensables. Evidentemente son muchas más las consideraciones a tener en cuenta en cuanto al análisis económico y social de nuestra crisis, pero los grupos apuntados (paro, falta de productividad economía sumergida, jubilación, brecha salarial y falta de conciliación laboral), por si solos, constituyen el grueso del problema a solucionar.
Con esa preocupación, quiero exponer una propuesta que al menos sirva para debatir las distintas posibles soluciones a todo lo apuntado, la mejora de lo que voy a exponer y la voluntad en quienes pueden lograrlo de al menos intentarlo, partiendo de la toma de decisiones que impliquen una reforma en profundidad que aborde valientemente y de lleno los problemas que más acucian a la sociedad.

Propuesta.
La propuesta que voy a exponer requiere sacrificio por parte de muchos, así como corregir gran parte de su puesta a punto, con muchos matices y demás consideraciones, pero creo que su aplicación corregiría la mayor parte del problema y podría ponernos en la senda de la solución a nuestra crisis, y sobre todo hacernos mucho mas creíbles y solidarios.
Básicamente consiste en reducir la jornada laboral obligatoria de trabajo a 6 horas al día durante 5 días a la semana (30 horas), pero con obligación para todos los empleadores (con especificas excepciones) de establecer jornadas de trabajo de 12 horas, en lugar de las 8 actuales, de manera que si una empresa tiene 100 trabajadores que generan actualmente 800 horas de trabajo al día, a razón de 8 horas de trabajo diario por trabajador, con horario de 0900 a 1300 y de 1600 a 2000 (las 100 personas), pase a tener 125 trabajadores que generan 750 horas de trabajo efectivo al día, a razón de 6 horas de trabajo diario por trabajador, bien de 8,30 a 14,30 (75 personas) y de 14,30 a 20,30 horas (las otras 50). En definitiva, generar más horas de actividad en la empresa y repartirlas, trabajando más personas, menos horas cada uno y en dos turnos.
Evidentemente, como ello traería consigo, en quienes tienen trabajo, una teórica merma importante de ingresos, a costa de dar trabajo a todos y reducir para ello la jornada laboral, habría que establecer ciertas correcciones para no perjudicar a nadie con ello, que pudieran ser las siguientes: Una subida del 20% en la retribución, que para la empresa habría de ser compensada con una bajada en el impuesto de sociedades, pasando del 35% al 12,50%, que el Estado compensaría con mayores ingresos por mayor consumo (IVA), un aumento del 25% de cotizantes por rendimiento del trabajo (IRPF), así como mayores ingresos en la Seguridad Social (Jubilaciones).
Veamos un ejemplo, evidentemente muy elemental y a la vez muy matizable, pero que puede servir para ilustrar la propuesta: supongamos una empresa que vende un producto por 100 € en el que los costes de producción representan el 33% (33 €), los de personal otro 33% (33 €) y los beneficios antes de impuestos otro 33% (33 €). Si mantenemos los costes de producción e incrementamos los de personal en un 20%, pasa a ser 40 € el gasto de personal (7 € más), con lo que para mantener el precio equilibrado, habrá que bajar otros 7 € en el capitulo beneficios antes de impuestos, dejándolo en 26 €. Si de ese capitulo, al 33%, se componía de lo que es beneficio empresarial en un 65% (21,45 €) e impuesto de sociedades en un 35% (11,55 €), tendrá que ser en esta última cantidad donde hagamos la baja, de manera que si bajamos el impuesto de sociedades y lo dejamos en el 12,50%, se convierte en 4,15 € que sumados a los 21,45 € de beneficio empresarial, arroja la cifra de 25,60 €. Si cuadramos los 26 € aumentando como compensación en 0,40 € el beneficio empresarial hasta dejarlo en 21,85 €, obtendremos finalmente como desglose de los 100 € de venta del producto, que 33 € son los costes de producción, 40 € los de personal y 26 € los beneficios antes de impuestos, de los cuales, 21,85 € son beneficio empresarial y 4,15 € impuesto de sociedades.
Con esta propuesta, el trabajador ve aumentado su sueldo horario en un 20%, aunque trabajando 6 horas en lugar de las 8 horas actuales, de manera que con el cambio solo ve prácticamente alterados sus ingresos en un muy bajo porcentaje pero dispone de 2 horas más al día, el empresario pasa de un 21,45 % de beneficio empresarial a 21,85%, con lo que no solo no pierde, sino que incluso consigue un pequeño incremento de compensación, y finalmente el Estado es quien soporta el coste, pero con la particularidad de que lo puede compensar con el exceso de consumo que todo ello reporta y con mayores ingresos por renta, al asumir el desempleo con la medida, bien porque la sociedad consume bastante mas, al ser mas ciudadanos a consumir (un teórico 25% más) y tener mas tiempo para otros menesteres.
Ello evidentemente sin liberados sindicales de ningún tipo y sin ayudas del Estado, tanto a sindicatos como a organizaciones empresariales, y suavizando enormemente las condiciones de despido, al existir una oferta de trabajo superior al 25% sobre al actual, de manera que, además, nadie pudiera tener una nómina de mas de 30 horas semanales, debiendo completar su retribución, en caso de querer hacerlo, con trabajos autónomos. Los complementos salariales solo serían debidos a la aportación de ideas y técnicas que mejorasen la productividad y la competitividad de las empresas, empeño, de cara a la productividad con el que habría que contar con la totalidad de las plantillas.

Analicemos ahora los pros y los contras de esta medida, y ahí es donde deberíamos abrir el debate para poder enriquecer la propuesta.

A favor:
*El paro en España pasaría a ser algo testimonial.
*La conciliación laboral finalmente sería un hecho, pues las parejas con hijos, de escoger el turno de mañana, podrían tener ambos la tarde libre junto con sus hijos.
*Mayor incorporación de la mujer al mundo del trabajo, al poder conciliar sus otras dedicaciones (quienes las ejerzan) con el trabajo por cuenta ajena.
*Todos los trabajadores dispondrían de la mañana o de la tarde libre.
*La apertura ininterrumpida de todo comercio, empresa, institución, etc., de 0830 a 2030 garantizaría una facilidad absoluta para el ciudadano para todo tipo de trámite, compra o actividad.
*El horario de los colegios podría ser de 0800 a 1500, con lo que los padres podrían llevar y recoger a los niños sin perder su horario de trabajo (0830 a 1430) ejerciendo el turno de la mañana.
*Al trabajar en dos turnos se reducirían los puestos físicos de trabajo, algo que demandan cada vez más los progresos en informática y técnicas de trabajo, pero se aumentaría con ello el rendimiento, debido a los dos turnos.
*El coste en material de trabajo para las empresas, al haber dos turnos sería menor (ejemplo: para 125 trabajadores solo 75 ordenadores y no los 100 para los 100 trabajadores actuales, o en una empresa de reparto actualmente con 8 trabajadores que debe tener 8 vehículos, con 10 trabajadores a dos turnos le llega con 6 vehículos).
*Se eliminarían cantidad de horas en desplazamientos aboliendo la actual jornada partida, con las consiguientes consecuencias para la seguridad vial, tráfico, consumos de energía, etc.
*El país sería mucho mas creíble y competitivo.
*Podrían bajarse los impuestos.
*Habría mayor capacidad de compra para más consumidores y por tanto de reactivar la economía para todos los españoles.
*Existirían más horas libres, bien para el ocio, la cultura, el deporte, los hijos, o para trabajos autónomos para quienes quisieran mantener sus actuales ganancias.
*La seguridad ciudadana se incrementaría al disponer de trabajo todos los que lo necesitasen.
*Las cuotas a la seguridad social se incrementarían considerablemente y el sistema se mantendría sin problemas.
*Habría más cotizantes a la seguridad social.
*Las jubilaciones estarían aseguradas para todos.
*En las empresas, al haber dos turnos se precisaría de una cultura de trabajo y de coordinación en equipo, que ahora no existe, que además generaría competencias buenas para la productividad.
*El menor número de horas trabajadas a diario incrementaría la producción y forzaría al empresario a buscar nuevos mercados.
*La movilidad en el trabajo sería mucho mayor, con una gran facilidad para encontrar cualquier tipo de trabajo y para el empleador para seleccionar mejor al personal, mejorando la productividad.
*Se reactivaría el mercado de la vivienda en alquiler.
*Se acabaría de una vez por todas con esta lacra de los liberados sindicales que hemos de soportar entre todos.
*Los sindicatos y las organizaciones empresariales estarían soportados únicamente por quienes estuviesen realmente interesados en su cometido.
*La formación laboral, ahora penosa, en manos de sindicatos y organizaciones empresariales, pasaría al Estado, sin cantidades “distraidas” para otros menesteres.
*Los trabajadores que actualmente trabajan más horas de las cobradas serían más controlables, ya que al tener asignada jornada de mañana o de tarde, nunca podrían hacerlo fuera de su jornada asignada, so pena de graves sanciones para la empresa.
*Habría más aportaciones al progreso de la empresas por parte del trabajador a la espera de incrementar sus emolumentos.
*La actividad sumergida decrecería enormemente.
*Etc.

En contra:
*Quienes actualmente trabajan la jornada de 8 horas, al pasar a 6, aun con un aumento del 20% en su sueldo, rebajarían sus ingresos en una pequeña cantidad, salvo que completasen esas dos horas con trabajos autónomos complementarios, o debido al complemento salarial por aportación de ideas productivas para la empresa.
*Reorganización interna de las empresas con aumento de costes indirectos.
*Un reto para el Estado de recaudar por impuesto de sociedades lo que pierde al asumir la rebaja del propio impuesto, que habrá de resarcirse con incrementos de recaudación por IRPF, por IVA, por aportaciones a la Seguridad Social y en general por mayores consumos.

Conclusión:
No se trata de ningún planteamiento filocomunista, pues nadie pretende igualar salarios, eliminar beneficios empresariales o cortar a todos por el mismo patrón, sino conseguir una sociedad más solidaria, más justa, menos conflictiva y más libre, para que cada uno pueda ejercer su trabajo y ser remunerado en función de sus aptitudes y conocimientos.
Evidentemente son muchos los detalles a pulir en los que podemos entrar, así como en las soluciones a quienes abren sábados y domingos, a los empresarios que por sus posibilidades no necesitan crecer, sino incluso lo contrario, a la determinación correcta de la fuerza de trabajo de cada empresa o institución, a qué hacer con aquellos que realmente no quieren trabajar y renuncian a cualquier trabajo que se les ofrece, a buscar otros horarios para empresas de actividad nocturna, etc.
Todo ello de importancia, pero nunca tanto como poder solucionar el paro en España y la posibilidad de empleo para tantos expulsados de la vida laboral todavía en edad de trabajar, o hacer efectiva la conciliación laboral, algo fundamental, tanto en el orden social como en el económico.
Con una tasa de paro superior al 25% y creciendo, por muchas milongas que nos cuenten, su disminución, con las actuales condiciones, no funciona ni funcionará, ya que cada vez, al avanzar el progreso tecnológico, irá echando a más ciudadanos del mercado laboral, siendo la única solución el trabajar menos horas para poder trabajar más personas.
Se trata de abrir debate sobre una posible revolución de calado en el mundo laboral, sus pros, sus contras y su posible regulación en bien de todos los ciudadanos, sus economías, su vida profesional y familiar, algo que no se arregla con dejar de trabajar todos a las 6 de la tarde, ya que si ello fuese así ¿que haría el ciudadano a partir de las 6 de la tarde con toda la actividad cerrada, sin actividades comerciales, de ocio, industriales, culturales, etc.?
Está bien el paseo, pero el ser humano tiene también otras inquietudes y querencias para llenar su tiempo libre.
Las reformas laborales hay que emprenderlas a fondo, el resto son pequeños parches que solo solucionan aspectos puntuales y muchas veces poco determinantes.
Mi deseo es el de abrir un debate en profundidad sobre el particular, de manera que quien esto lea intervenga en el sentido de enriquecer la propuesta, corregir lo inviable y finalmente que, entre todos, hagamos una propuesta razonable, razonada y perfectamente planteaba para poder ser llevada a la práctica.
Desgraciadamente este tipo de iniciativas, o sale de la propia ciudadanía o no sale, pues ya hemos visto que ningún partido, ni sindicato, ni organización empresarial, ni es capaz ni lo ha sido, de aportar nada que represente solución alguna a los problemas apuntados, ni siquiera admiten sugerencias, pues a todos ellos les va bien con la situación actual, vendida como la única posible, cuando para nada es eso verdad, y no se trata de descalificar la idea por sus posibles muchos fallos en su planteamiento, sino de que partiendo de una base igual o similar a la planteada, vayamos avanzando en la perfección de la idea, hasta conseguir un proyecto realizable y que dé solución a los problemas apuntados.
Desde aquí me gustaría activar el debate con la aportación de nuevas ideas, matización de las expuestas, o perfeccionamiento de las medidas a tener en cuenta. Por mi parte seguiré llamando a las puertas que creo que pueden impulsar el debate y espero que algún día encuentre al menos una a medio abrir, y por ahí se pueda colar la luz.

Sin categoría

Messi. ¿Es de Tabarnia o de Catacuba?

 

Hoy, Cataluña, “pedacito de la España en que nací”, está amargamente dividida, por obra y gracia de unos imbéciles ambiciosos, en Tabarnia y Catacuba.
El término Tabarnia, procede de Ta (Tarragona), Bar (Barcelona) y “nia” (país de los), es decir, Pais de los de Tarragona (parte) y Barcelona (parte) que quieren seguir perteneciendo a España.
Catacuba, por su parte, es la descripción geográfica de los amparados por la llamada “estelada”, la mezcla de Cataluña y Cuba, pues de ahí procede el origen del invento, quienes aspiran a una república independiente de España. Su origen data de 1908, inspirándose en las banderas de Cuba y Puerto Rico, por parte del activista independentista de Unión Catalanista, Vicenç Albert Ballester, quien firmaba VICIME (Viva la Independencia de Catalunya y Muera España), y en clara alusión al desastre del 98 con la pérdida de Cuba y contra el “Imperio Español”, declarándose la bandera de la República Catalana Independiente en la Constitución de la Habana que se escribió y firmó en Cuba en 1928. Casi nada…
Mientras Tabarnia es la parte más rica, costera, culta, cosmopolita, industrial, abierta, europea, tolerante y progresista, Catacuba es la parte más rural, menos rica, interior, tradicional, agrícola, cerrada, entregada a sus tradiciones y más conservadora. Catacuba dispone de mayor extensión, con parte incluso de las provincias de Tarragona y Barcelona, y aunque Tabarnia sigue queriendo pertenecer a España, es precisamente Catacuba quien la aisla fisicamente del resto del país, mientras que Tabarnia se ubica en la zona más productiva, lindando únicamente con Catacuba por el interior y con un Mediterráneo abierto a Europa, al frente.
Tabarnia quiere ser una comunidad autónoma española, y su natural presidente, el muy honorable Albert Boadella, exiliado en Madrid, quien pide un referéndum de autonomía propia para Tabarnia, no puede cruzar la frontera por amenazas de agresión y detención por parte de los antisistema, aun llevando un mensaje de exaltación de la fraternidad, el optimismo y la democracia.
Por su parte las instituciones principales catalanas se emplazan en Tabarnia, pero son regidas por catacubanos, aunque hayan ganado las elecciones los tabarneses, quienes con mayor proporción contribuyen a la economía catalana aunque sean los que menos reciben: Cataluña nos roba.
Otra curiosidad consiste en que tanto tabarneses como catacubanos homenajean a Rafael de Casanovas, el héroe catalán partidario, en la guerra de sucesión española, de la candidatura de los Austrias en lugar de los Borbones, que los tabarneses presentan como catalán, patriota español, que quería para España la continuidad de la saga de los austrias, mientras que los catacubanos lo presentan como patriota catalán, que quería la independencia de Cataluña (en una supuesta guerra de “secesión”, no de sucesión) apoyándose en promesas del candidato austracista.
En definitiva, de producirse la separación entre Tabarnia y Catacuba, esta quedaría como un Estado independiente llamado República de Catalunya, con una población de 1.383.000 habitantes, una extensión de 26.473 Km2, un PIB de 22.673 euros, con capital a decidir entre Gerona y Lerida, sin puerto alguno significativo, sin moneda, sin ejercito, sin reconocimiento en Europa, con muy poco poder productivo industrial, con un idioma de andar por casa, nula estructura nacional y dos presidentes “caganers”, uno de la república y otro del gobierno, por supuesto enfrentados.
Por su parte, Tabarnia contaría con 6.139.000 habitantes, repartidos en 5.422 Km2, con un PIB de 28.673 euros, con capital en Barcelona, dos puertos importantes (Barcelona y Tarragona), gran poderío productivo industrial, formando parte de España y por tanto de Europa, con dos idiomas y unas instituciones consolidadas. Además, en Tabarnia las pensiones de jubilación y la seguridad social estarían aseguradas por el gobierno español, la nueva comunidad pondría fin a la persecución por la no exclusividad del catalán, se eliminarían los peajes de sus autopistas y sería el fin del actual expolio fiscal en el que Barcelona aporta un 32% más de lo que recibe (Cataluña nos roba), pasando Tabarnia a ser una comunidad más en defender la reforma de la maldita ley electoral, ya que hoy un diputado en Barcelona cuesta 46.141 votos, mientras en Lérida cuesta 20.036, algo de tamaña importancia, que de haberlo resuelto en su momento (tanto PP como PSOE), hoy los separatistas, en una Cataluña de democracia no manipulada, serían una clara minoría y nadie estaría en este coñazo de tesitura diaria que acaba aburriendo a las ovejas, restando protagonismo a lo que ocurre con la Gürtel y demás corrupciones, con la discriminación de la mujer, el paro, el desamparo o con el expolio a la caja de las pensiones, los verdaderos problemas del pais.
Esto solo lo arregla una reforma de la ley electoral proporcionando el número de votos a los escaños, pero YA, seguido de nuevas elecciones y el “procés” y con ello, los catacubanos, a rascarla.
En mi caso, tabarnés de nacimiento (Barcelona) y vocación, también lo soy por parte de padre (Barcelona) e incluso de madre (Tarragona), aunque por esa rama justo en tierras fronterizas con Catacuba (Baix Camp) y por los de padre claramente Catacubano, del Ampurdán, una situación que se da en gran cantidad de las familias catalanas, divididas familiarmente por obra y gracia de quienes aspiran a cabeza de ratón, aun a costa de hacer de Catacuba uno de los pequeños países mas pobres de Europa, fuera de la UE, aislado, celebrando sus derrotas, e inventando permanentemente una historia de ficción.
Pero, ¿que pasa con Messi?. ¿Es de Tabarnia?, ¿Es de Catacuba?. NO. Messi es argentino, rosarino che, ¿viste? ¿no es cierto?. Pero puestos a escoger y como futbolero, no puede ser otra cosa que tabarnés, de un gran club que juegue en la liga española, pues es imposible un Messi jugando en la liga Catacubana, partidos de solteros contra casados en la fiesta del pueblo. ¿Y el Barça?. Por de pronto, tonto no, lo siguiente. De momento, su gran número de peñas no catalanas le están obligando a entrar en razón si no quiere desaparecer como club. Pero, ¿que pasa en el Camp Nou?, Ahí, tabarneses que no se manifiestan y Catacubanos que lo hacen en demasía, están poniendo de manifiesto lo irracional de todo el llamado “procés”, los enfrentamientos internos, la sinrazón de quienes sintiéndose culés hasta el propio culo, agitan la catacuba en aras de una independencia que les dejaría sin fútbol de un plumazo, la antítesis del “seny”.
Pongamonos en la piel del clásico ultra, o no tan ultra, que va al fútbol llevando consigo una catacuba (la bandera de la independencia) y supongamos que tiene la capacidad de pensar, decide utilizarla y no le da un “pallá” (ya se que es mucho suponer, pero…). Hoy el Barça está en cifras de récord, pues es líder con 8 puntos de diferencia al segundo (At. de Madrid) y 15 al tercero (R. Madrid), sin perder un solo partido y pudiendo acabar la liga estableciendo varios récords, como no haber perdido un partido, obtener más puntos o más goles que nadie en la historia de la liga, etc., llevando a sus “enemigos” naturales muy atrás, al centralismo, al “régimen”, clasificado para jugar la próxima Champions y pudiendo conseguir la vigente, etc. algo que solo puede suceder si Cataluña sigue perteneciendo a España, pues si es independiente no podrá jugar en más liga que en la de la república de Cataluña, con un potencial que risa, donde no solo Barça, Espanyol y Girona desaparecerán de forma inmediata y sus futbolistas se repartirán entre la liga española y las europeas, sino que incluso algunos equipos de segunda también lo harán, pues el nivel solo da para equipos de muy mediocre calidad, por supuesto condenados a no jugar nunca en Europa y viendo como ya en España el R. Madrid lo gana todo. ¿Porque despliega la catacuba ese imbécil?. La catalana, de acuerdo, pero ¿la catacuba?. Si fuera inteligente (es solo una suposición), la bandera que debería ondear es la española, sin ningún genero de dudas y eufóricamente, pues solo siendo español puede ocurrir lo de hoy, con la consiguiente felicidad de ver al R. Madrid a 15 puntos.
Pues si Messi sería tabarnés, no hay caso, para que seguir hablando, ¿o acaso no es Messi el dios de un Barça que siempre ha sido más que un club, el súmmum de las virtudes patrias, Cataluña en estado puro?.
Solo Messi pues, puede arreglarlo con una simple propuesta: !Catacubanos, tabarneses, boludos todos, si vuelvo a ver una catacuba en el estadio me voy al Madrid! ¿viste?.
!Viva España! !Viva Tabarnia! !Viva Messi!, reforma electoral, YA o… Tabarnia en serio.

Sin categoría

La hipócrita valoración de la dignidad

 

Siento corregir lo ya expuesto, ampliando razones que pudieran llegar al infinito, por pura indignación, por ética y por hartazgo de ver a tanto vividor a costa de la ignorancia, el fomento del miedo y la intolerancia histórica, quienes, como siempre, intentan subirse al carro al que secularmente han estado parando o empujado en dirección contraria.
Noticia de Europa Press: Con relación a la convocada huelga feminista del próximo día 8 de marzo, el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro manifiesta: “Lo comprendo, claro. Hay que defender sus derechos. Lo haría también, lo hace también de hecho, la Santísima Virgen María. La expresión máxima de la dignidad de la mujer está en la Virgen María, porque es “madre” y porque está siempre en los momentos más necesarios de la vida del ser humano, como lo estuvo con Jesucristo. Por ello, indicó que no le extraña que el Papa Francisco marque a los obispos de todo el mundo la dirección de defender la dignidad de las mujeres, porque a su juicio, no hay más valor que el que da el Señor a la mujer”.
¿Se trata realmente de una necedad, de una tomadura de pelo, de una ofensa gratuita, de la expresión de un retrasado mental, o de la secular hipocresía de una organización capaz de lo que sea por no perder comba?.
Sr. Carlos Osoro, usted pertenece a una organización que sí tiene un “reino” en esta tierra, que se llama “Estado de la Ciudad del Vaticano”, la última dictadura teocrática que queda en Europa, a cuyo frente se encuentra un dictador nombrado por una corte de hombres exclusivamente, iluminados en su elección, por algo que ustedes llaman “espíritu santo” y que es concretamente su dios, quien otorga un poder inmenso a un hombre (siempre a un hombre), quien ajeno a cualquier voluntad, protagonismo, o simple participación de mujer alguna, hace y deshace a su antojo, algo que viene sucediendo desde la fundación de su organización, donde en la cúpula dictatorial ha habido personajes de todo pelaje, desde santos, a los más miserables asesinos y todos, al decir de ustedes, elegidos bajo la inspiración del espíritu santo.
En su Estado, el más rico de la Tierra, el de mayor renta per cápita, el que tiene su sede en un edificio construido a base de vender “indulgencias plenarias” al mejor postor, el que contiene los mayores tesoros de la humanidad, el único cuya banca no puede ser intervenida, que recibe las fortunas mas inconfesables, que se ha nutrido a lo largo de la historia, entre otras “imposiciones”, de las herencias de tantas viudas, a la espera de su muerte, a las que a cambio se les ha ofrecido la “salvación”, con donaciones hijas del miedo que ustedes han sembrado amparados en la ignorancia, la mujer, 32 en el censo vaticano de 2013 (1 monja y 31 empleadas seglares) de un total de 840 personas, 73 de ellos cardenales, se limita a misiones puramente serviles, en un mundo libre donde ustedes, en usos y costumbres, afortunadamente ya no son más que una verruga, una ancestral verruga, lo que aun prevalece en todo punto donde su organización tiene poder, en esa gran parte de la Tierra donde la mujer es torturada y mutilada sistemáticamente a mayor gloria, en general e intemporalmente, de las religiones, de todas las religiones, las actuales mas primitivas y las que lo siguen siendo, que si no hubiese un mundo libre, todavía hoy seguirían ejerciendo, condenando y relegando a la mujer al ostracismo.
Tan es así, que incluso en la fantasía creacionista en la que reposan sus fundamentos, la hacen proceder de una costilla de un hombre y la culpan de los males de ese pobre hombre y, en extensión, de todas las desdichas de la humanidad, por la que el genero humano ha de penar mientras viva.
Entre sus santos varones, y destacando únicamente a los que ustedes mismos consideran más representativos, como pueden ser San Pablo, San Agustín, Santo Tomás de Aquino, e incluso el padre de la iglesia, Tertuliano, de entre los que forman legión opinando gilipolleces sobre las mujeres, escojamos algunas de sus sentencias más comentadas:
“Vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice”. San Pablo, en la 1ª carta a los Corintios.
“Yo no permito que la mujer enseñe ni que ejerza autoridad sobre el hombre, sino que permanezca callada”. San Pablo, en la 1ª carta a Timoteo
“Tu eres la puerta del demonio; eres la que quebró el sello de aquel árbol prohibido; eres la primera desertora de la ley divina; eres la que convenció a aquel a quien el diablo no fue suficientemente valiente para atacar. Así de fácil destruiste la imagen de Dios, el hombre. A causa de tu deserción, incluso el hijo de Dios tuvo que morir”. Tertuliano (de culta feminarum).
“No alcanzo a ver que utilidad puede servir a la mujer para el hombre, si se excluye la misión de concebir niños”. San Agustín.
“Las mujeres no deben ser iluminadas, ni educadas en forma alguna. De hecho deberían ser segregadas, ya que son causa de insidiosas e involuntarias erecciones en los santos varones”. San Agustín
Veamos ahora alguna de las muchas “perlas” de Santo Tomás de Aquino, patrón de los estudiantes (!).
“En lo que se refiere a la naturaleza del individuo la mujer es defectuosa y mal nacida, porque el poder activo de la semilla masculina tiende a la producción de un perfecto parecido en el sexo masculino, mientras que la producción de una mujer proviene de una falta de poder activo”. Santo Tomás (summa teológica).
“Cuando nace una mujer es porque el semen es débil, porque el material del útero es inadecuado, o por la influencia de factores externos como los vientos del sur, que hacen que la atmósfera sea húmeda. Se trata de un accidente”. Santo Tomás.
“Hablando en forma estricta, cada mujer es un monstruo de la naturaleza”. Santo Tomás.
Podríamos seguir hasta el aburrimiento, si es que tamañas imbecilidades pronunciadas por lo mas docto de su organización aburrieran en lugar de indignar, Sr. Osoro, y esto último, lo dice quien ustedes siguen considerando que ha de ser el patrón de los !!!estudiantes!!!… y “estudiantas” que diría un enemigo del idioma.
Dice usted que no hay más valor que el que da el Señor a la mujer. ¿No le da a usted vergüenza tamaña hipocresía?. Dice que hay que defender la dignidad de las mujeres. ¿Sabe usted lo que significa la palabra dignidad? ¿Que entienden en el Vaticano por dignidad de la mujer?.
Dice usted que la expresión máxima de la dignidad de la mujer está en la Virgen María porque es “madre”. Mire usted, la dignidad nada tiene que ver con la maternidad, ya que madres son también las cucarachas, las ratas y no hablemos de las hienas, uno de los animales en los que el sentimiento de maternidad, de sacrificio, de amor y de entrega es más acentuado. Hay montones de mujeres con una dignidad ejemplar que no han conocido la maternidad. La dignidad no tiene nada que ver con la maternidad, y menos con la virginidad.
Sepa usted, por otra parte que, así como la maternidad bien ejercida es una virtud, la virginidad no es ninguna virtud, sino todo lo contrario. La virginidad no es más que un anhelo ancestral del macho, un anhelo de dominio, de exclusividad, una obsesión en quienes, como ustedes, no han querido comprender nunca las razones de la mujer, ni su dignidad, ni su protagonismo en la vida, reducida por ustedes a la labor puramente maternal, un monstruo de la naturaleza, de utilidad unicamente uterina, al menos eso opinan sus mas doctas figuras, hasta ahora no corregidos, en siglos, por ninguno de los representantes de su dios en la Tierra.
Gracias al sexo, usted está vivo y puede seguir la saga de los paridores de gilipolleces expuestas, decir las tonterías que dice, gracias a que su madre no se mantuvo virgen, como ustedes recomiendan a sus “monjitas” que les sirven, sino que por haber copulado con su padre, hoy hemos de soportar su ataque y su burla a la auténtica dignidad de la mujer. Necesitaron de un espermatozoide y de un óvulo para que el nacimiento se produzca, y lo hicieron, en el mejor de los casos, en un éxtasis de placer (!pecado!).
Hoy sin embargo, y gracias a la ciencia, no a absurdos milagros, ya es posible el nacimiento sin que haya contacto entre hombre y mujer, e incluso desde la virginidad, gracias a la fecundación in vitro, un adelanto científico que consiste en una técnica de reproducción asistida en la que se trata de conseguir que un espermatozoide fecunde el óvulo fuera del cuerpo de la hembra, en un laboratorio; una vez logrado el o los embriones, el médico o técnico los transfiere directamente al útero para tratar de obtener un embarazo. El “milagro” no se debe a ningún señor con alas, con plumas en la espalda y vestido de blanco, se debe a un científico, a alguien serio, a Robert Edwards, premio Nobel de medicina, quien en 1978 consiguió el nacimiento del primer bebe probeta, de manera que si ese bebé nace de una mujer virgen o no, carece de la menor importancia entre seres humanos que respetan la dignidad de la mujer por encima de los deseos animales de exclusividad del hombre, que precisa romper el precinto para exaltación de su vanidosa masculinidad, o de historias creadas por vividores a costa de la ingenuidad de tanto crédulo en patrañas de un pasado de incultura y de oscuridad científica, incapaces de valerse de su supuesta capacidad de discernimiento para no dejarse engañar.
Ustedes, en su organización, tienen un larguísimo historial de mal trato a las mujeres, de violaciones, de abusos, de concubinatos, de condenas a morir quemadas acusadas de brujería (¿sabe usted lo que es eso?, ¿se ha parado a pensarlo?, ¿se le ha pasado por la cabeza lo que puede ser el sufrimiento de un ser humano cuando lo queman voluntariamente quienes hablan de amor, de misericordia, caridad, etc.?), de menosprecio y de todo tipo de ofensas, para que ahora vengan a defender la dignidad de la mujer a base de vírgenes y maternidades. ¿Ustedes están de acuerdo con que la mujer reciba un trato igualitario?, ¿ustedes?. Siempre viendo la paja en ojo ajeno e incapaces de ver todas las vigas del mundo en el propio, siempre dando lecciones…
Si su líder les pide que defiendan la dignidad de las mujeres, empiecen por pedirle a él que ordene medidas reales y tangibles en su casa para lograrlo, que les deje a ustedes formar una familia, que les deje a las mujeres actuar como les deja a los hombres, que haya cardenales mujeres que no digan las babosadas de tanto marchito purpurado, que pueda haber un Papa mujer y que haya hombres sirviendo a mujeres en su organización, lo hacen otras religiones del mismo origen. A partir de ahí hablen lo que quieran, pero no antes, y menos desde la hipocresía de creernos tontos, desde actitudes de una necedad insultante ajenas al propio concepto de dignidad. ¿Que les hace seguir discriminando y menospreciando a la mujer?
Mire usted, Sr. Osoro, que ya es usted mayorcito y a estas alturas ya debería saberlo, y de saberlo, actuar en consecuencia, aunque también tiene entre los “suyos” a buena parte de lo más intolerante y fanático de la irracionalidad, heredera de una vieja tradición inquisitorial de vocación, que le critican por lo contrario, me consta. La dignidad, en femenino, es la cualidad del que se hace valer como persona, se comporta con responsabilidad, seriedad y con respeto hacia si mismo y hacia los demás y no deja que le humillen, ni degraden ni le menosprecien, es algo que hace referencia al valor inherente al ser humano por el simple hecho de serlo, en cuanto ser racional, dotado de libertad. No se trata de una cualidad otorgada por nadie, sino consustancial al ser humano, e igual para hombres y mujeres.
Vaya usted a la manifestación del día 8, y si no le corren a gorrazos, es porque el ser humano, en el fondo, es mas bueno, o más tonto, de lo que ustedes merecen, porque si hay algo que ustedes no merecen es ese silencio cómplice de tantas tertulias a no mencionar su organización a la hora de polemizar sobre el machismo, sobre la violencia contra la mujer, sobre la discriminación, el desprecio, sobre tantos abusos que históricamente no han hecho otra cosa que propiciar, beneficio, en un ejercicio de desmemoria histórica, que afortunadamente esperemos tenga los días contados.

Sin categoría