Desde el corazón de la ciudad

LA DICTADURA DE LA EUROPA LAICA

22.07.10 | 17:53. Archivado en Sobre el autor

Me parece mentira que en democracias avanzadas, como lo son muchas de las sociedades europeas, quieran hacernos comulgar a los ciudadanos con las piedras de molino de una laicidad decimonónica y dictatorial. La proclamada laicidad que exhiben algunos políticos se ha convertido en beligerante bandera para eliminar la legítima libertad religiosa de la cosa pública.
El tufo pseudo-libertario que todavía conservan ciertos sectores de la sociedad europea me parece patético. Reminiscencias de una imaginación que no supo qué hacer con el poder y que hoy llora por las esquinas porque ya nadie le hace caso. Y eso que los que vociferan el estado de sitio de la laicidad más brutal y del pensamiento único siguen en vano aireando sus proclamas con tono de renovada modernidad. Pero no les queda fuelle. Y huelen mal. Yo, a decir verdad, estoy por la alternativa. Pero algo más estética, más plural y menos indecente.
Soy defensor de la aconfesionalidad del estado y de la separación de éste de cualquier identidad religiosa. Vaya por delante que considero absolutamente legítima (¡cómo no!) la pluralidad de confesiones y credos (y también de quien no lo tiene) y apuesto por la interculturalidad de las sociedades complejas. Pero finalmente la ridícula laicidad de un estado se convierte paradójicamente en una nueva fe manipuladora y excluyente en nombre de la libertad.
Una nueva ideología que erige en absoluto un principio abominable: no hay café para nadie. Todos igualados en el no-derecho. Ya sé, ya sé. Algunos me dirán enseguida que la libertad religiosa está garantizada en la Constitución y que en privado cada ciudadano puede vivir su credo y las manifestaciones del mismo. ¡Faltaría más! Pero eso no es libertad. Esa es la trampa: nos coartan el derecho a ser ciudadanos, es decir, a ser lo que somos en la polis, en la res pública, en el tejido social al que pertenecemos y no sólo en el forro de tu privacidad.
Es una pena que los franceses (y los europeos en general) estemos más pendientes de Carla Bruni que de la laicidad positiva que proclamó su marido, Monsieur le Président de la République de forma más solemne y hueca que real, ante Benedicto XVI en visita a París en 2008. No sé quien le preparó el discurso a M. Sarkozy, pero más le valdría a la República y a la Europa laica dejar de vivir de nostalgias y recuperar la positividad de una razón plural y libre que respeta a sus ciudadanos por lo que son y por lo que creen sin obligarles a vivir disociados en la delgada línea roja que separa lo privado de lo público. Impropio, a mi juicio, de democracias avanzadas, consolidadas y auténticamente libres.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por Susana 24.07.10 | 06:39

    Yo creo que en España tenemos sufieicnte libertad. Si bien es verdad que algunos sueñan una sociedad "laica" en la que la religión sea tan solo una manifestación privada. Pienso que este proyecto ideológico lo que pretender es acabar con la religión. De forma que, en efecto, el laicismo militante se convierte en una nueva ideologia y finalmente en una especie de "nueva religión".

  • Comentario por Bosco de Sevilla 23.07.10 | 23:08

    Yo preguntaria al blogger que "en dos palabras" nos comentara SUS " pros y contras" del Laicismo y de la Laicidad.
    Todos sabemos que son terminos con diferencias conceptuales, pero lo mas importante es que nos resuma las razones que el abona.
    No quedan claras en su exposicion. Mas buien es mas de lo mismo y su exposicion es de "manual teologico" de los miles que hay que se ciñen al dogma y ejercen la practica antimodernista.
    Y eso Jose Miguel, como que "no mola" en el corazon de la ciudad. Tiene "tufo" de profesional vaticanista. Gracias, aunque me censures y cortes mi opinion, pero es es mi conciencia, lugar mas cercano a lo Absolutamente Bueno.



    Gracias

  • Comentario por jalon 23.07.10 | 22:16

    En su discurso ante los obispos, en Lourdes, Benedicto XVI se refirió al laicismo de Francia, uno de los temas que marcó su visita a París, destacando la «originalidad» de la situación francesa, que la Santa Sede «desea respetar». Se felicitó de que Sarkozy hubiera resaltado «los valores cristianos de Francia». 300.000 francesas, trescientas mil, ejercen cada año su derecho al aborto.
    Al Blogger, como al 51% de la jerarquía, le come la nostalgia franquista, cuando se perseguía a protestantes y demás religiones (acabo de leer a Xavier Alcalá). Cada vez en más países el proselitismo es ilegal, pero aquí el proselitismo era monopolio.

  • Comentario por Jorge 23.07.10 | 16:09

    Es bueno reivindicar el espacio para que las personas puedan expresar lo que creen. Relegar la religión al ambito privado es acabar con la libertad

  • Comentario por franz 23.07.10 | 08:18

    La fe cristiana ha de manifestarse püblicamente, pero no necesariamente atravéz de banderas, símbolos manifestaciones de masas y culto de personas. Que se haga pública en la transparencia de los creyentes, en la justicia, fraternidad y libertad de conciencia, palabras y obras, como ofertas y no como imposiciónes. El fermento no hacie ruido, pero cambia la masa.

  • Comentario por Bosco de Sevilla 22.07.10 | 23:57

    ¿Y que hacemos con la laicidad -convertida en inaccion - de los abusadores de niños, por parte del vaticano.?
    ¿Que hacemos con la laicidad, -convertida en callada por respueta- ante tanto desman de la institucion vaticana, de los obispados y de las ordenes y prelauras personales?
    Todos callan y la homosofia celibataria esta a un paso hosexualidad lrvada y esta es la base de la destruccion de la institucion.
    En este caldo eclesisastico donde los trepas abundan. La Iglesia esta "entrenando" en sus seminarios y teologados trepas. Todo menos seguir al rabbi de Nazareth. Todos lo sabemos.

Miércoles, 26 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930