Crónicas Bárbaras

Separatistas y yihadistas

19.02.18 | 15:36. Archivado en Actualidad

Con una sola excepción todos los cabecillas del golpe de Estado independentista de Cataluña niegan ante la justicia haber participado en él, alegando desconocer que sus ilegalidades estaban penadas con decenas de años de cárcel.

Unos responsables huyeron, como Puigdemont, pero los que quedaron, detenidos o no, mostraron una cobardía infantil ante el juez del Supremo Pablo Llarena condensada en los compungidos sollozos de la antes insolente Carme Forcadell, expresidenta del Parlamento: “No me prenda, Señoría, que tengo nietecitos”.

La excepción se llama Mieria Boya, exdiputada de la anarquista CUP por Lérida, que perdió el escaño el 21D y que en su comarca del Valle de Arán obtuvo 147 votos, diez veces menos que Ciudadanos.

Fue la única separatista que admitió que la declaración de independencia en el Parlamento regido por Forcadell había sido real y no simbólica...

Siga leyendo aquí y vea a Salas

......


Sábado, 25 de mayo

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca