Crónicas Bárbaras

Sumisos ante el velo

15.02.17 | 14:52. Archivado en Actualidad

La palabra islam significa sumisión, y someterse es lo que hace la justicia española al obligar a aceptar el velo musulmán en las trabajadoras que deberían llevar uniforme de la empresa para la que trabajan.

El juzgado de lo Social número 1 de Palma de Mallorca ha estimado la demanda contra Acciona de Ana Saudi, azafata de tierra musulmana que usaba el uniforme habitual desde 2007, cuando la contrataron, y que en 2015 recibió un “avivamiento espiritual”, rechazó la uniformidad y exigió trabajar con un gran velo islámico.

La empresa rechazó esa exigencia y le impuso sanciones de empleo y sueldo que acaban de ser revocadas en una sentencia que obliga a indemnizarla con 12.383 euros y reincorporarla al trabajo ante el público: según la sentencia, “se vulneró su derecho fundamental a la libertad religiosa”.

Por tanto, cualquiera puede pedir trabajo engañando con ropas comunes...

Siga leyendo aquí y vea a Salas

..........


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Alef 16.02.17 | 11:09

    La imposición de cubrirse la cabeza en público de por vida por ser mujer choca claramente con los derechos humanos y por tanto contra las constituciones de los países normales. Que haya mujeres que lo acepten o corran con entusiasmo a convertirse en esclavas sexuales es como si el tío Tom se enrolara jubiloso en el ejército confederado. No todas tienen un par como la ministra alemana Ursula von der Leyen. Y lo de los jueces, después de estimar que la práctica de striptease en una iglesia no merece ni una multa chiquitita, no sorprende.

Domingo, 19 de mayo

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Mayo 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031