Crónicas Bárbaras

Mensajeros del odio

10.02.16 | 14:59. Archivado en Actualidad

El debate sobre la gravedad delictiva de un espectáculo de títeres para niños contratado por el ayuntamiento de Madrid en el que se ahorca a un juez, se apuñala a un policía, se viola a una bruja-monja y concluye con una pancarta que dice Gora Alka(eda) ETA, es poco importante ahora: lo definirá una sentencia judicial.

Lo fundamental es que Títeres desde Abajo, los dos titiriteros que crearon el espectáculo “La Bruja y don Cristóbal, a cada cerdo le llega su Sanmartín” se publicitan como activistas contra “los cuatro poderes que rigen la sociedad: la Propiedad, la Religión, la Fuerza del Estado y la Ley”.

Títeres para formar niños, nuevas generaciones de antisistema, vagos y vividores okupas como los de Podemos: quien los contrató, Celia Mayer, era una dirigente de la comuna Patio Maravillas y sustituta del primer concejal podemita de Cultura, Guillermo Zapata el de los tuits antisemitas y riéndose de las víctimas del terrorismo. Cultura, cuánta barbarie.

Todo obedece al verdadero pensamiento de Pablo Manuel Iglesias, defensor de levantamientos populares con cócteles molotov y armas, cuya posesión debe ser libre, de que la democracia nació gracias a la guillotina, o que debemos comprender a ETA y liberar a sus asesinos presos, con 300 muertes aun sin aclarar.

Ese ideario está perfectamente documentado en...


Siga leyendo aquí y vea a Salas

......


Jueves, 20 de junio

BUSCAR

Editado por