Crónica Negra

La mayor red de atracadores de Europa

01.03.07 | 08:51. Archivado en Atraco

(PD/Agencias).- Eran profesionales del robo altamente cualificados y organizados. Los 38 albano-kosovares arrestados el martes en la «operación Trampolín», habían cometido al menos 150 asaltos en nueve comunidades autónomas.

En la cúspide de la organización había tan sólo dos personas, una detenida en Madrid y otra en Valencia. Por debajo de ellos, un número indeterminado de subgrupos que, especializados en diferentes tipos atracos y liderados por varios lugartenientes, eran los encargados de perpetrar los asaltos. Parte del botín era luego entregado a los jefes, a los que, además, habían de rendir cuentas de todas sus actividades.

Las investigaciones, que arrancaron en el mes de abril de 2006 en Valencia, han puesto al descubierto que la organización no dejaba al azar ninguna circunstancia, ni organizativa ni operativa, y que contaba con una amplia infraestructura, incluidos pisos donde dormir o esconderse.

Si detectaban que un individuo estaba «quemado» por actuar repetidas veces en una región, era enviado a otra; si un miembro de una célula era detenido, los restantes eran inmediatamente enviados también a otro lugar y se reforzaba la seguridad para evitar más arrestos. Todo perfectamente sincronizado, como en las mejores unidades militares.

El modus operandi de la red a la hora de dar los golpes era igual de meticuloso. Los jefes de los grupos eran los cerebros de todo. En primer lugar, formaban el equipo, que normalmente integraban cuatro individuos que eran elegidos tras evaluar el objetivo del asalto en función de sus habilidades.

Después, y con el mayor sigilo posible, hacían un estudio preliminar del chalé, vivienda o polígono que se iba a asaltar, que normalmente había sido marcado por la red de informadores de que disponía la organización.

Una vez evaluadas las necesidades, se encargaban de alquilar, con documentación falsa y domicilios ficticios, por si tenían que huir; los vehículos que se empleaban en los atracos.

El primer paso que daban los detenidos la noche en que perpetraban los golpes era dirigirse a los zulos en los que escondían sus herramientas para seleccionar las que necesitasen.

Estos escondites sólo eran conocidos por los jefes de los grupos, que devolvían allí los útiles tras el trabajo. En los 22 registros que ha practicado, la Policía se ha incautado de mazas, cizayas, sierras y radiales, entre otros utensilios. También han sido hallados dos fusiles robados en Alemania y en Bélgica y 10.000 euros en metálico.

Una vez en el objetivo, desconectaban las alarmas cortando los cables con hachas -a veces dejaban si suministro eléctrico a toda una zona- y se servían de inhibidores de frecuencia para anular la señal de los teléfonos móviles en una radio de más de un kilómetro, método éste muy novedoso y que ha llamado la atención de varias policías de toda Europa.

Para acceder al interior del edificio, escalaban el techo practicando luego butrones o forzaban puertas y ventanas cuando éstas eran accesibles. Después, buscaban la caja fuerte y, utilizando un hacha a modo de cincel, la reventaban con un gran mazo. Mientras ejecutaban estas operaciones, un vehículo permanecía en el exterior, parado o haciendo recorridos para detectar la posible presencia policial y dar aviso a los de dentro.

Joan Mesquida, director de la Policía y la Guardia Civil, confirmó que uno de los arrestados tenía una relación «circunstancial» con uno de los detenidos por haber intentado asaltar el chalé de los Tous. «Ambos se conocían, como de alguna manera se conocen todos los delincuentes de esta nacionalidad de actúan en España», explicó.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 20 de junio

    BUSCAR

    Hemeroteca

    Junio 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930