Creyentes y responsables

La Navidad cuestionada

15.12.18 | 20:55. Archivado en Etica y Valores

Ya se ha convertido en costumbre que cuando llega la Navidad surgen los comentarios que condenan su celebración pública. Consideran que es un atentado a la multiculturalidad.

Llegan en tropel sus detractores, todos ellos dispuestos a matar la maléfica tradición cristiana, so pena de no ser progresistas. Son los fastidiosos justicieros de la laicidad.

La Navidad con su pesebre, sus pastores, los villancicos tradicionales y la gran fiesta familiar que palpita a su alrededor casi se ha convertido en un ritual personal. Y los rituales, como aseguran los ingleses, son sagrados.

Ritualizada, pues, aquí está mi defensa de la Navidad. Porque dos mil años de cultura no se pueden tirar por la borda por decreto, ni se puede jugar con las tradiciones ancestrales con tanta frivolidad.

Si algo ha demostrado nuestro siglo es que se puede ser creyente, agnóstico, ateo o seguidor del culto a la col pero ello no impide celebrar unas fiestas ancestrales que conforman el ADN de nuestra identidad colectiva.

La Navidad no sólo es una fiesta religiosa, es, también, un homenaje a la familia y a los valores que engloba. Además, el espíritu católico que encierra la Navidad, más allá de su trascendencia religiosa, es un compendio de valores civiles que sería bueno que nos inspiraran un poco más.

¿Dónde está la maldad de apelar al amor, a la empatía con el prójimo, al compromiso social, a la familia?

Muy al contrario, parecen valores muy necesarios en plena crisis social, pero los hay que defienden el proselitismo político pero no aceptan los altos ideales del legado cristiano.

Si destruimos alegremente todas nuestras identidades, sin tener ninguna red que nos proteja, nos quedaremos a la intemperie y ni sabremos de dónde venimos ni quiénes somos.

Por supuesto, la crítica a los abusos históricos de la Iglesia, en tanto que poder establecido, son pertinentes y necesarias, pero ello no tiene nada que ver con el menosprecio sistemático a las tradiciones católicas.

Personalmente soy agnóstica, de tradición católica, y esa dualidad no sólo no es incongruente sino que me completa como persona. Y, sobre todo, explica mis orígenes y da sentido a mi identidad.

Extraído de la publicación de Pilar Rahola en La Vanguardia en la navidad de 2016


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Ana 19.12.18 | 11:17

    Gracias por ayudar a reflexionar sobre el verdadero sentido de la NAVIDAD

Lunes, 21 de enero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Enero 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031