Creyentes y responsables

Por qué la conciencia ecológica no acaba de cuajar

09.11.13 | 11:40. Archivado en Ecología y Medio Ambiente

Hay datos que constatan que la temperatura del planeta está aumentando. Algunos sostienen que no es un proceso natural, sino consecuencia de la acción del hombre y una amenaza para la sostenibilidad del planeta. Hay, también, personas y organizaciones que descalifican esas interpretaciones y las tildan de alarmistas y catastrofistas. ¿Por qué?.

El asunto no es fácil. Hay mucha confusión. Y confusión, muchas veces, provocada. Provocada por organismos y centros de investigación, aparentemente rigurosos, científicos y serios. Pero solo aparentemente. Porque resulta que quienes los financian no son tan neutrales. De hecho se han conocido distintos casos de magnates del petróleo a quienes no interesa que se tomen medidas anticontaminantes. Y que para evitarlo hacen todo tipo de lobby y subvencionan estudios que lleven a la conclusión de que no hay un cambio climático sino un simple cambio de ciclo producido por causas totalmente naturales.

Un ejemplo reciente de ello lo constituye el empresario del petróleo Charles G. Koch, que financia el centro de investigación Heartland, que ha publicado numerosos estudios contrarios a la interpretación del cambio climático. Respecto al mismo han aparecido datos que sostienen la voluntad de dicho centro de sufragar todos los estudios orientados a cuestionar el cambio climático. Y no creo que esto sea falso, porque una persona con tantos recursos económicos ya se habría encargado de demandarles.

La organización ecologista Greenpeace publicó un documento interno de ExxonMobil en el que se planteaba un plan de acción orientado a apoyar “un programa que inyecte credibilidad científica al debate climático global y genere polémica sobre el conocimiento científico prevalente”.

New Scientist, que es una de las grandes revistas científicas de Estados Unidos, ha consultado a muchos expertos sobre el cambio climático. Y su conclusión es que no hay ninguna duda de que la tierra se ha calentado durante los últimos siglos, aunque las evidencias científicas sobre quién o qué ha producido tal cambio no están tan claras.

En una encuesta de la consultora Angus Reid, del año 2010, el 25% de los estadounidenses creían que el calentamiento global es solamente una teoría que no ha sido probada. Y para el 30% de los encuestados el crecimiento económico es la prioridad para el país, incluso aunque vaya en perjuicio del medio ambiente.

En las circunstancias anteriores es comprensible que en muchos ambientes sociales la conciencia ecológica no termine de cuajar. Pero si los efectos del cambio climático sí son evidentes ¿vamos a seguir esperando a tener la certeza de quien es el culpable? ¿Qué pasará si seguimos haciéndolo? ¿No es necesario y urgente tomar medidas ¡ya! para evitar el deterioro de nuestro planeta?

Mi conclusión es que actuar responsablemente pasa por preocuparse y ocuparse por el futuro. Si quieres en clave de humor te lo digo con Woody Allen: “me preocupa el futuro porque es allí donde voy a pasar el resto de mis días”. Y si quieres en forma de leyenda india “la tierra no es una herencia de nuestros padres sino un préstamo de nuestros hijos”


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 23 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930