Creyentes y responsables

Pudo ser rica pero prefirió otro estilo de vida

01.03.13 | 06:55. Archivado en Ética profesional

Había sido alumna de la escuela de negocios francesa más prestigiosa y compañera de las élites de su país. Reunía las condiciones para haber sido rica, pero optó por otro estilo de vida. ¿Por qué?

Florence Noiville es autora de un libro de actualidad: “Soy economista y os pido disculpas”. En él explica cómo y por qué huyó de un trabajo que la integraba en la élite económica y social pero que creía la encaminaba hacia un tipo de vida que percibía sin sentido. Y optó por uno menos competitivo y exigente que le diera más posibilidades de realización personal y profesional.

Dice haber observado (en el mundo laboral que decidió abandonar)mucha arrogancia y demasiada infelicidad, ya que sólo se tiene en cuenta la búsqueda de beneficios.

En un mundo en el que el afán por el dinero es la única motivación a la que aferrarse ella considera que “tener dinero no es la fuente del bienestar, sino un simple punto de partida para una competencia sin fin ya que los miembros de la élite económica no se comparan con otras personas de ingresos más modestos, sino que se comparan entre ellas, lo que genera un malestar permanente, porque los bienes que se poseen nunca serán suficientes si hay alguien que tiene más”.

El problema que se deriva es que estas personas no sólo se hacen daño a sí mismas sino a toda la sociedad, ya que son un referente económico, empresarial y social importante e influyente.

La solución, según Noiville, no llegará mientras los mecanismos educativos sigan trasmitiendo visiones eminentemente mercantilistas. Una solución a la que considera no ayudan las escuelas de negocio, en la medida que son las principales impulsoras del modelo que prioriza el afán de lucro.

La conclusión esperanzadora que me sugiere el libro mencionado es que lo que plantea no es un asunto nuevo ni aislado. Tiene que ver con el hecho de que en los últimos años cada vez surgen más voces que reivindican que el trabajo no se puede concebir, únicamente, como el lugar donde ganar un dinero que luego vamos a disfrutar fuera de él sino que la felicidad hay que buscarla, también, en el trabajo.

Numerosos estudios han demostrado que el aumento de los ingresos no aumenta la satisfacción sino que ésta tiene mucho que ver con el equilibrio trabajo-vida personal, la flexibilidad, la utilidad o las relaciones jerárquicas. Con la cabeza y el corazón en el momento presente es lo que creo debemos buscar y procurar, con convicción.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Viernes, 24 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930