Creyentes y responsables

Ella no sabe quien soy yo pero yo sé quién es ella

14.02.12 | 12:49. Archivado en Hacer Familia, Mayores

Me ha hablado mi mujer de un cliente que, en los tres últimos años,ha acudido,mañana y tarde a la residencia donde está ingresada su mujer sin apenas haber faltado ni una sola vez a la cita.

Transcribo lo que me ha contado.

Cuando le pregunté sobre la salud de ella me respondió que su mujer hacía tiempo que estaba ingresada porque padecía de Alzheimer.

Un día que le vi estresado, porque no iba a llegar a tiempo, le pregunté si tan exigente era ella como para enfadarse porque una vez llegara tarde y me respondió que hacia tiempo que ella no sabía quien era él.

Le pregunté que si en esas circunstancias tenía sentido esa disciplina que se había marcado para ir a visitarla todos los días.

“Ella no sabe quien soy yo, pero yo aún sé quién es ella”, me respondió.

La historia es real y desde que me la contó mi mujer la he rumiado una y mil veces. Todavía más esta última semana en la que él ha fallecido víctima de un cáncer. A él va dedicado este recuerdo en el día del amor.

Creo que tiene muchas moralejas y aunque yo comparta alguna de las mías te sugiero que extraigas las tuyas propias.

1)No es más feliz quien mas tiene sino quien menos necesita; quien acepta lo que le ha tocado; quien no se obsesiona con tener lo mejor de todo sino que persigue hacer todo de la mejor manera que puede.

2) Hay circunstancias en la vida en las que hay que esforzarse por sobrevivir a la tempestad y hay otras circunstancias (irreversibles) en las que hay que aprender a bailar bajo la lluvia.

3)Tanto el personaje mencionado como el comportamiento descritos son reales. Merece todo mi respeto, admiración y consideración. Pero quiero respetar, también, a quien en circunstancias parecidas tira la toalla. Porque son circunstancias difíciles. Y porque como dice un proverbio indio “Antes de juzgar a una persona camina tres lunas sobre sus zapatos”


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por yo 13.09.12 | 22:53

    COMO ESTA HISTORIA HAY MILLONES...ES UNA TERRIBLE ENFERMEDAD..PARA LOS FAMILIARES Y AMIGOS ES PEOR QUE UNA TORTURA E IMPOTENCIA A LA VEZ ..EL QUERER HACER ALGO POR ESA PERSONA Y NOOOO PODER... AMARGO E INJUSTO DESTINO.
    PARA ESOS LUGARES QUE SE DEDICAN A CUIDAR A ESTA CLASE DE SERES HUMANOS ..QUE NO ELIGIERON ESTAR ASI NOOO... TRATEN DE SER BUENAS PERSONAS CON ELLOS ..NOOO SONNN DE OTRO PLANETA .. SON IGUALES A NOSOTROS ..PERO CON HORRIBLE FINAL !!

  • Comentario por viviana Gomez 02.03.12 | 21:28

    lo importante en la vida es hacer lo que nos hace sentirnos bien con Dios y nosotros mismos

  • Comentario por silvia 27.02.12 | 17:30

    ESTO SE PUEDE COMPRENDER SOLAMENTE CUANDO SE TRANSITA.GLORIA A DIOS POR ESTE GIJO DE DIOS QUE YA ESTA GOZANDO DE LA LUZ DEL PADRE.ESTAS NOTICIAS HACEN BIEN PARA CRECER EN AYUDA A NUESTROS HERMANOS Y AUMENTAR NUESTRA CARIDAD DESDE LA HUMILDAD.FELICITACIONES POR PUBLICAR ESTOS TESTIMONIOS

  • Comentario por marta Yolanda 24.02.12 | 22:21

    gracias Alejandro esta historia me gusta, me bien...buen camino hacia la Pascua

  • Comentario por Maria 24.02.12 | 18:02

    He vivido una historia proxima similar y comprendo lo que dice. Gracias por reflejarlo de forma tan bonita e impactante

  • Comentario por LLUM 21.02.12 | 07:50

    Lo he conocido. Le entrevisté. Venía a nuestro comedor social. Llevaba a su mujer, en silla de ruedas, cuando por las tardes la iba a ver, a un local de baile. A ella le había gustado mucho bailar con él. Mientras él bailaba, ella estaba presente. Y muchas otras cosas. Me brindo a explicarlas y a aprender de estos gestos tan humanos que nos humanizan y nos hacen mejores personas.
    Llum

  • Comentario por ana 17.02.12 | 19:48

    Admirable

  • Comentario por saruce 17.02.12 | 11:47

    Alejandro, ¿me permites otro enfoque sobre el tema?.
    No soy psicólogo, ni siquiatra, pero he tenido junto a mi, viviendo en mi misma casa, a dos personas muy mayores (y muy queridas también), una con alzheimer, y la otra con demencia senil.
    En las dos se dieron circunstancias en las que "reconocieron" perfectamente a la persona que les hablaba, en ciertos momentos, es decir, tenían puntos de lucidez real.
    Cuando sus ojos se apagan, es decir, pierden el brillo, y dan la impresión que el alma se les ha ido volando del cuerpo, te acercas a ellos (en mi caso, fueron ellas), les coges de las manos, y les hablas,
    ¡Y te entienden!.
    Y no es una ilusión óptica.
    Quizás en otra ocasión os hable de mi experiencia en un caso de depresión profunda, de esas que llaman "de caballo", que se alejó de mi ser querido, con la medicina que me recomendó una vieja amiga, que no era otra que cariño.
    El amor suele ser eficaz en las dolencias de la mente.

  • Comentario por Loreto 16.02.12 | 14:44

    Alejandro, gracias. Como tú dices es sencilla, porque al lado nuestro hay muchas situaciones que lo que más necesitan es la continuidad de un gesto que nace del corazón. Gesto del corazón y no esporádico, sino continuado. Tenemos muchas ocasiones. Levanta el ánimo sobre todo porque es real, no se trata de una fábula y porque HAY MUCHA GENTE ASI, aunque no se sepa! Hay mucha gente en distintos países a la que esta frase : "No hace falta ser rico para dar, basta ser bueno" , le llega. Es de un sacerdote diocesano, que dio su vida hasta el límite, Pedro Poveda. En la bondad del corazon entra tambien cuando "tiramos la toalla", porque somos nosotros, es nuestro corazón, en el modo que nos encontremos, los que somos buenos. No se nos mide por resultados. Adelante con el bloc!


  • Comentario por Luis 15.02.12 | 09:36

    A toda esa gente que se empeña en ver el lado oscuro de las cosas e interpretarlo todo en negativo habria que darle a conocer casos como este que ponen de manifiesto que hay gente maravillosa que se merecen todo el respeto y admiracion.

    Lamentablemente las TV no hablan de estos casos pero seria bueno que los dieramos a conocer y trasmitieramos sensaciones positivas en nuestro entorno

  • Comentario por Adriana 15.02.12 | 02:04

    Y yo estoy segura que el la amaba. Gracias por compartirlo.

  • Comentario por Maria 14.02.12 | 14:29

    Me PArece ub bello testimonio y mas aun si es real. Gracias por darlo a conocer

  • Comentario por Azalea 14.02.12 | 12:57

    "Ella no sabe quié soy pero yo..." (Alzheimar). Esta frase refleja el "resorte" instintivo de la responsabilidad,
    unida al proverbio indio;..."camina tres lunas sobre sus zapatos".-

    P.D : La responsabilidad tambien debería, y en algunos casos existe, darse, cuando el "cuidado" tambien se dá en hospitales e instituciones, en que el enfermo/a no es nada nuestro. Pero la dedicación es igual de importante.
    En este momento recuerdo un artrículo que leí en un blog de P.D. y hablaba de la entrega y carinho, con que la
    Hermana Rosario Munoz, habia siempre dedicado a los pacientes de Fontilles. Verdadera dedicación, y amor
    a Dios. -

Lunes, 20 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930