Creyentes y responsables

INTEGRIDAD en las instituciones públicas y privadas

24.05.10 | 19:08. Archivado en Responsabilidad Social

Decía Einstein que ante las crisis surge la creatividad, la inventiva y las grandes estrategias. Puede ser. Pero también es cierto que es en las crisis donde aflora lo mejor y lo peor de cada uno. Y con el argumento de “sálvese quien pueda” se recurre a justificar todo y pisar a quien haga falta.

La Encuesta Europea sobre Fraude 2009 de Ernst&Young pone de manifiesto que una cuarta parte de los empleados de empresas consultados en Europa ven aceptable sobornar a clientes para mantenerse en el negocio y superar la recesión. Y uno de cada dos encuestados considera que uno o más tipos de comportamientos empresariales contrarios a la ética son aceptables.

Si el deterioro de la imagen de la empresa es alto no se queda atrás el de las instituciones públicas y el de los partidos políticos. En un estudio del Consejo de Europa se critica la opacidad del sistema de financiación de los partidos políticos españoles. Denuncia que los grupos políticos no dan cuenta de las donaciones que reciben. Y destaca que los partidos españoles logran notables cantidades de dinero a través de cancelaciones de deudas, así como de otras fuentes de origen privado.

La responsabilidad que entrañan algunos cargos políticos (ministros, alcaldes etc.) no es menor que la de los directivos de grandes empresas. Pero su sueldo es considerablemente inferior. No es ni justo ni recomendable. Porque aleja de la política a buenos gestores y la rodea de mediocres que encima buscan mejorar su sueldo por vías irregulares. Que ganen legalmente lo que a su puesto corresponde. Pero ni un euro de manera ilegal. Y con fuertes controles para evitarlo.

El camino hacia una sociedad madura y responsable pasa porque tanto las instituciones privadas como las públicas actúen con transparencia y control. Se ganen la confianza de todos los grupos de interés afectados por sus actividades.

Esa es la responsabilidad social. Y pasa, también, necesaria e ineludiblemente, por una ciudadanía responsable. Para ello la educación es un pilar fundamental. Por cierto, otra asignatura pendiente en nuestros sistema político.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por antonio 27.05.10 | 10:54

    Tienes toda la razon en lo de la ciudadania responsable. Es lo primero que nos deberiamos exigir como cristianos. Y a partir de ahi dar ejemplo

Miércoles, 13 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031