Cree en la Universidad

Oración desde Aquarius

16.06.18 | 12:07. Archivado en Iglesia, Papa Francisco, Acción Católica, Lectura creyente

Querido Padre, hoy estoy confundido, mi oración comienza con un sinsabor fuerte. Confiado en ti, he querido entrar en la misericordia por la puerta de la cautividad, atendiendo tu ruego de redimir a los cautivos. El escenario me supera, contemplo el dolor y el sufrimiento, sin sentido aparente, y me doy de bruces con el infierno en medio de la historia y de todos los que han descendido hasta él, encontrándose en lo más bajo, duro e indeseable de lo inhumano. Veo el mundo de los refugiados y de todos los cautivos y me rompen por dentro. “Aquarius”, es más que un suceso es el grito de la historia en el hoy de Europa. Es la señal de un mundo herido, de una sangre en la ecología de lo humano, de lo natural, abierta en lo impide la libertad, la dignidad, la esperanza.

Mis ojos desean cerrarse, para que mi corazón no zozobre ni tiemble, pero no puedo hacerlo, porque al mismo tiempo, siento la voz de tu Hijo amado que con ternura me anima y me dice: “no temas, yo he vencido ese infierno, yo he descendido hasta él y traigo la liberación para que se pueda abrir toda puerta injusta, se sane todo dolor inhumano, salte todo cerrojo de esclavitud y de perdición, para que se anuncie el año de gracia del Señor”. Al oírle y contemplarle, con sudor de sangre y lágrimas en los ojos en el camino la pasión, con la cruz en sus hombros, alzado y crucificado en el calvario de la vida, me doy cuenta que mi Dios no es juez, sino hermano, víctima y consuelo, libertad y gracia, sanación y fuerza. Tú, mi Dios, estás en el niño solo, en la mujer embarazada, en los hombres marcados por el látigo de la esclavitud, en cada ser humano que viene en esas embarcaciones y permaneces ocultos en todos aquellos que se ahogan y no llegan, o que se acercan en el mayor anonimato de la persecución y sin los papeles, buscando solo sobrevivir.Ahí está tu Señor, te tengo al lado, callado y perseguido, ahí te haces el más cercano y no entiendo tu lenguaje, con la cultura de lo satisfecho y de lo indoloro, de los asfixiados en el puro tener y en la defensa de los privilegios injustos. Sácame de la liquidez de superficial y descomprometido y adéntrame en lo entrañable de lo humano.

Te descubro compasivo con todos los refugiados y cautivos de la historia, identificado con ellos, y veo tu rostro en el de ellos, que me espera para ser besado y darme a mí también, la salvación y la libertad que necesito. Sí, hoy siento tu invitación para abrazarme a los cautivos, como tú te abrazaste a todos los cautivos de tu pueblo y tus caminos, llegando hasta la muerte y una muerte de cruz. Siento que tu Espíritu de resucitado, me quiere quitar todos mis miedos para que arriesgue y sea capaz de adentrarme en las periferias, no desde el juicio ni desde la superioridad, sino desde la fraternidad de mi propia cautividad, que necesita ser liberada en el dolor y el sufrimiento de todos los últimos de la historia; todos aquellos que cargan con los infiernos, más desde su ser víctimas que agentes de su propia historia y su condena humana.

Y te pido, tocado por tu gracia de crucificado-resucitado, que me ayudes a saber descender contigo a los infiernos humanos de los que sufren, para poder, también contigo, ser libre y ascender a la gloria de un reino de paz y de justicia verdaderas para todos. Que “Aquarius” no nos sea indiferente.left


"Consiliarios y Quercus"

13.06.18 | 10:52. Archivado en Papa Francisco, Acción Católica

“Movimientos y consiliarios con denominación de origen eclesial, como Quercus”

Los consiliarios generales de Acción Católica en Badajoz

Del 4 al 6 de junio de 2018 tuvo lugar el encuentro de consiliarios generales de Acción Católica con el que tradicionalmente se acaba el curso pastoral. Este año fue en la ciudad Badajoz, de donde son los consiliarios nacionales de JEC y Profesionales Cristianos. A parte de ellos asistió el consiliario de HOAC, de JOC y el consiliario saliente del Movimiento Rural de Jóvenes, así como el consiliario de nacional de Frater. Llegados desde distintos puntos de España: Albacete, Madrid, Granda, Plasencia, Badajoz. Vivieron juntos en la casa de oración de Guadalupe, en Gévora, las jornadas en la que pretendían compartir lectura creyente de sus vivencias como acompañantes en la fe de los militantes cristianos de los movimientos especializados de la Acción Católica y la General.

De la oración y lo vivido

Dedicaron una jornada a la oración compartida en un retiro, animado por Tomás Rubio Díaz (MJRC) de la diócesis de Plasencia, el espacio de oración y reflexión, fue el previo que sirvió para evaluar el trabajo de acompañamiento que tiene el consiliario en los movimientos de Acción Católica. Desde la realidad se fueron compartiendo tristezas y esperanzas de la hora que toca que en el mundo actual y en la Iglesia. Otro objetivo del encuentro era detectar las necesidades y claves para la programación del próximo curso, así como el análisis del proceso vivido por todos los movimientos durante los tres últimos años en el que se ha hecho una reflexión sobre la presencia y misión evangelizadora de cada movimiento en sus espacios y ambientes propios. El proceso ha sido elaborado con rigor y precisión por parte de todos los movimientos, con participación de los consiliarios y con el obispo consiliario Carlos Escribano, y los distintos análisis y proyectos han sido compartidos con obispos de comisión episcopal del apostolado seglar en orden a renovar, animar, a la vez que profundizar en la cuarta nota de la Acción católica para mayor comunión entre los distintos ministerios eclesiales. La imagen puede contener: 1 persona, exteriorTras todo el recorrido de reflexión y análisis, los consiliarios ven la oportunidad y la necesidad de dar relevancia al proceso por parte de la Conferencia Episcopal y dar a conocer eclesialmente todo lo que ha supuesto en respuesta a la pastoral misionera y de iglesia en salida- propuesta a nivel universal en la Iglesia en todos los últimos documentos papales-, y que confirma la apuesta de todos los movimientos en el momento actual, fieles a las claves de encarnación y compromiso propias de la espiritualidad de la revisión de la vida así como de la acción y compromiso en los ambientes.

Conociendo la ciudad de Badajoz: esa gran desconocida

La ocasión también propició el conocimiento de la ciudad de Badajoz, acompañados por Alberto Gata, militante de JEC graduado en historia, y la visita a la catedral donde fueron acompañados por el arzobispo Celso Morga, quien les mostró su acogida y les felicitó por el trabajo que realizan en el ámbito del apostolado seglar, tan importante y urgente en la Iglesia Española. Mostrando su alegría por la presencia de estos movimientos en la diócesis y deseando que puedan iniciarse aquellos que ahora mismo no tienen implantación.

Desde “Quercus”: otra tierra y otra gente, otra mirada

Otro objetivo que cada año se marcan los consiliarios es el conocimiento de la realidad que se visita y estando en tierras extremeñas, insertas en la riqueza del “Quercus” – árboles productores de bellotas- se sumergieron en la zona de los baldíos, en la comarca de Aburquerque, cercano a Alcántara, y tras visitar toda la fortaleza y castillo emblemático de la localidad, conocieron todo el proceso del trabajo rural en las tierras de alcornoques y encinares, visitando una explotación agraria-ganadera y descubriendo toda la elaboración de lo propio de la denominación de origen, desde el nacimiento del cerdo hasta su elaboración y aportación en la mesa. La imagen puede contener: 4 personas, personas sonriendo, personas de pieLa empresa “Quercus”, dirigida y coordinada por militantes del movimiento de Profesionales Cristianos –Manuel y José María Monteagudo- fue quien acompañó y presentó la propio y original de todo lo que es propio y auténtico en este trabajo y producción que después se lanza a un mercado internacional con sello de calidad cuidada y asegurada.

Fortalecidos y reanimados

Los consiliarios así, desde la oración, el análisis, la programación, la cultura y el conocimiento del medio vivieron días de comunión y fraternidad, que les anima a seguir en la labor de acompañar a los movimientos y a sus respectivos equipos permanentes. La imagen puede contener: cielo, nube, césped, exterior y naturalezaUna vez más salieron reforzados para la misión en unos tiempos donde toca vivir la minoridad y dejarse convertir por la llamada a una autenticidad que pueda ser bálsamo para las heridas de este mundo y esta sociedad. El brindis con el vino de la tierra, ultimaba esta acción compartida y ponía en manos de Dios Padre el deseo de seguir siendo Iglesia evangelizadora y en salida, dispuesta a servir y dar vida, con frutos que sean auténticos en su origen y su proceso, como lo son estos productos ibéricos que se fabrican en estas tierras extremeñas y que degustaron estos sacerdotes.

José Moreno Losada.


Universidad y ciudadanía

12.06.18 | 10:44. Archivado en Acción Católica

Mayor Zaragoza: "El mundo que dejemos a nuestros hijos dependerá, en buena medida, de los hijos que dejemos a nuestro mundo"

Estamos celebrando las cuartas jornadas -que son bianuales- de Ética y universidad en la UEx, concretamente este año en la facultad de medicina de Badajoz. Ahí nos juntamos más de cuarenta profesores universitarios de los distintos campus y centros de la universidad extremeña, amén de los que se incorporan de otras universidades españolas. En este caso el lema o eje central de las mismas es "una universidad para la ciudadanía".

Se trata de un grupo de innovación docente que lleva más de ocho años de andadura, que tiene como objetivo trabajar todo lo que se refiere al desarrollo de la competencia ética en los ámbitos universitarios, tanto a nivel de alumnado como de profesorado, y en las dimensiones de docencia, investigación, gestión y extensión a la sociedad.

El planteamiento es de ética aplicada y tenemos como reto experienciar, ensayar, investigar y aplicar lo que se refiere al desarrollo ético y deontológico de los universitarios, centrándonos además en el bien interno de las profesiones, así como de la ciudadanía que el mundo y la sociedad necesita hoy. Cada dos años damos cuenta de los pasos y ensayos que hemos realizado en las aulas, los laboratorios, las investigaciones, etc.

Y cada encuentro da lugar a una publicación viva y real de un modo transversal de avanzar éticamente en el ámbito universitario en nuestro marco universitario y enlazado con otros grupos que trabajan en la misma cuestión en lugares como Madrid, Valencia, Murcia, Deusto, Sevilla, Córdoba, y la realidad universitaria latinoamericana.

El grupo de profesores universitarios que pertenecemos al movimiento de Profesionales de Acción Católica sentimos como un compromiso personal, creyente y universitario, apostar por este proyecto que viene gestándose entre nosotros hace ya más de dos décadas y que al día de hoy consideramos que es una realidad ya consolidada en el marco universitario extremeño, integrado en la institución y avanzando en el deseo de construir la mejor universidad posibles para ese otro mundo posible que soñamos y deseamos. Al día de hoy es un grupo plural, ecuménico en sus saberes y motivaciones, que se compromete con la universidad y con la ciudadanía en su propio ser universitario.

Aprovechamos los encuentros para dejarnos iluminar por personas referentes a nivel estatal en los conceptos y objetivos que nos vamos marcando. En esta ocasión en que nos planteamos la cuestión de la ciudadanía nos ha acompañado Pedro José Gómez Serrano, profesor titular en la Complutense, director del departamento de "economía aplicada: estructura e historia", que tiene un amplio bagaje intelectual e investigador en temas de economía mundial, pobreza, desarrollo, siendo un gran militante en el deseo de una universidad comprometida por la dignidad y la igualdad de lo humano, desde convicciones humanistas de justicia y ciudadanas, y en su caso, enraizadas en una antropología cristiana.

Su ponencia partió de la urgencia y necesidad de responder a un mundo y una humanidad en cambio radical y permanente, donde se vive una globalización asimétrica en medio de grandes incertidumbres, que está reclamando una universidad que lleve a cabo bien sus funciones de informar, formar, transformar y evitar la deformación.

Expuso la realidad doliente que nos rodea, las dimensiones de la herida de nuestro planeta, que cifró como una herida de carácter económico, ecológica, política y cultural. El mundo, herido y doliente, está necesitando una ciudadanía en la que el individuo tenga profundidad y se construya como un trabajador y consumidor justo, desarrolle la verdadera fraternidad de lo humano y se comprometa como ciudadano asumiendo el encargo de construir la realidad en el ancho campo de los derechos y de los deberes, con conciencia de las obligaciones de ciudadanía.

Así abrió un marco de posibilidades y tensiones que hemos de asumir en el quehacer universitario actual: preocupación equilibrada entre el prójimo cercano y lejano, saber mirar en tensión la universalidad y la cercanía, el reconocimiento de lo gratuito de nuestro bienestar y poder y así el compromiso por el derecho universal a un vida decente para todos, el descubrimiento de lo que debemos a los otros y la participación unos de otros para poder llegar a ser y la necesidad de romper el engaño de una solidaridad restringida y apolítica, hoy como nunca estamos llamados a universalizar la solidaridad y a realizarla en la estructura de lo político.

La ponencia estuvo enmarcada en una lluvia de experiencia reales compartidas por los participantes en las jornadas, 25 intervenciones que presentaban el vivir del compromiso y la opción de estos profesores por el desarrollo de la competencia ética y ciudadana en nuestra universidad. Basta atender a los títulos de sus exposiciones para entender de qué estamos hablando y de los frutos que ya son realidades vivas y experimentadas en nuestros campus y centros extremeños, doy cuenta de algunos de ellos:

-Costes medioambientales y la toma de decisiones en la empresa.
- Aprendizaje por servicio y la discapacidad en el tercer sector en Extremadura.
- Propuesta de la inclusión de la dimensión de "espiritualidad" en la Pedagogía de la Aventura.
-Actuar con responsabilidad y ética profesional: autoevaluación y evaluación por pares.
-Formación familiar en decisiones económicas y éticas.
-Aprendizaje servicio en la enseñanza universitaria.
-Sensibilización en la universidad sobre las especies invasoras y el aprendizaje servicio.
-Educación emocional y transmisión de valores éticos en la universidad.
-Planteamiento de ética ambiental aplicado a la ingeniería civil.-Aprendizaje en la gestión del talento deportivo en Extremadura.

-Respuesta ética a la biopiratería.
- Los objetivos del desarrollo sostenible. Reto y oportunidad en los títulos de industrial.
-Trabajar la ciudadanía global desde la universidad a través de la fotografía.
-Soft Skillls y valores humanos en el grado de empresariales.
-Imaginando la ciudad ideal.
-Docencia en la decencia en Biología Vegetal; un ejemplo para principiantes.
-Cooperación de la UEx para el desarrollo educativo en una comunidad indígena amazónica.
- ¿Ética y compromiso en la universidad? Hacia el alcance de competencias transversales en el profesor de hoy...

Considero que al día de hoy, en el que no estamos en los rankings de grandezas universitarias a los ojos cuantificadores del mercado y el éxito, sí podemos mostrar una línea de trabajo ético, por un grupo significativo de profesores universitarios de las distintas facultades de la UEx, que ofrecemos la posibilidad de un trabajo transversal de la ética en nuestras aulas y centros, en todos los niveles y dimensiones.

En este sentido podemos sentirnos pioneros y significativos, aunque no sea nuestro objetivo este éxito sino el responder a lo que creemos que merece la pena y que es urgente y necesario en nuestro mundo de cara a lo humano, en su vertiente de justicia y dignidad.

No da igual la ciudadanía que estemos generando en nuestros jóvenes estudiantes y que estemos promoviendo en nuestro profesorado, en este sentido nos unimos al decir de Mayor Zaragoza: "El mundo que dejemos a nuestros hijos dependerá, en buena medida, de los hijos que dejemos a nuestro mundo".


Etica, ciudadanía y Religión: Corpus y Ramadán.

01.06.18 | 01:26. Archivado en Iglesia, Papa Francisco, Acción Católica, Lectura creyente

Hoy: Corpus y Ramadán, templo y mezquita.

Sin el concurso de las religiones no habrá ética ni paz universal. Nuestro abrazo interreligioso – Abdel como imán de la comunidad islámica y yo como delegado del arzobispado para el diálogo interreligioso-, conocimiento, respeto y encuentro pone bases firmes a nuestros deseos de un mundo mejor y de una esperanza compartida. Otro mundo es posible y la religión lo proclama, lo quiere y se compromete a ello. Estamos llamados todos a comprometernos para que la justicia y la dignidad sea horizonte universal, la trascendencia es lugar para la alteridad y el encuentro de lo profundo en lo sagrado más allá de nuestras veleidades e ideologías. Todo lo que ayude al hombre, en lo profundo de sus convicciones, a ser más auténticos, transparentes, fraternos y compasivos es material indispensable para construir la humanidad y responder a los grandes sufrimientos y dolores de este mundo en el que vivimos y del que somos los encargados.

Corpus, justicia y caridad
La imagen puede contener: una o varias personas e interiorYo hoy he vivido esos dos momentos que se complementan y hacen visible la llamada a explicitar el hecho religioso en una sociedad en la que muchos de sus ciudadanos viven y sienten su religiosidad, como un elemento configurador de sus existencias. Por una parte, un encuentro simbólico en san Francisco, el parque se hacía plataforma celebrativa de todos aquellos que, desde Cáritas, se preocupan por la dimensión sociocaritativa de la fe cristiana. Allí se ha compuesto un “puzle del compromiso caritativo” con muchas piezas de las distintas parroquias y asociaciones , con un lema real y creído reconociendo la importancia del compromiso para construir el mundo en unidad, justicia y verdad. En esta dimensión está claro que se incluyen a todos los que se encuentran en situación de dolor y riesgo sean de la nacionalidad, cultura o religión que sean. Me encanta por ejemplo el centro de formación para las mujeres que tienen en la parroquia de San Andrés, que coordinan las religiosas del Buen Pastor, en el que conviven mujeres de orígenes y religiosidades muy distintas, cristianas y musulmanas. Resonaba en mi interior el canto del Ubi Cáritas, donde hay caridad y amor allí está Dios, y daba gracias al Padre por ese amor que solo puede incluir y nunca excluir. Una oración compartida y celebrada en el deseo de dejarnos llevar por el Espíritu de Jesús que es tan universal y católico.

Ayunando de la indiferencia indolora

Después me acercaba a la mezquita para responder a la invitación del imán Abdel a la Iglesia Católica. El arzobispo me pidió que lo representara en este acto simbólico de comunión y fraternidad, en el desayuno del Ramadán. Lo hacía con mucho gusto, tras la experiencia del curso pasado, y por la amistad con el imán y miembros de la comunidad islámica. Junto a otras personas del barrio, de la educación, la sanidad y la política, hemos compartido mesa, pero sobre todo sentido, cercanía, familiaridad y gozo de saber querernos, encontrarnos, conocernos, valorarnos y desear seguir caminando juntos en pro de lo mejor para todos. Nos alegramos de las cosas buenas que pasan en las comunidades religiosas respectivas y de poder contar con esta relación de aceptación mutua y de cuidado, sabiendo que es mucho lo que podemos aportar en las necesidades de nuestro mundo y de nuestra sociedad.

Todos deseamos que el Espíritu de la bondad nos penetre y nos dejemos configurar por lo mejor de nuestras religiones como es el amor, la compasión, el perdón y la entrega a los hermanos. Y me alegro del comunicado de Abdel en las redes tras nuestro encuentro hoy en la mezquita y la felicitación que le hemos llevado, siendo agasajados por ellos como ángeles:“Un gran placer recibir hoy a nuestros vecinos en nuestra mezquita y compartir con ellos la Ruptura del Ayuno del mes de Ramadán. Hemos pasado unos momentos cargados de convivencia y amistad.Queremos aprovechar el mes de Ramadán para acercarnos mas a nuestros vecinos, presentándoles la mejor imagen de nuestra religión, tolerancia, respeto, dialogo y amistad.”
Por eso, doy gracias por lo que vivo y siento en estos espacios y con estas personas.


Inclúyeme, rompe barreras

29.05.18 | 09:19. Archivado en Acción Católica

¿Quién no tiene alguna discapacidad?

Hace unos días subía en el facebook un vídeo de un programa televisivo en el que un padre daba testimonio de la gracia y la riqueza que Dios le había concedido en un hijo Pablo, con grave parálisis cerebral. Lo hacía ante Andrés Aberasturi, que también ofreció un testimonio singular y ante Risto que guía el programa. Observo que lleva ya en mi página más de diez mil reproducciones, es algo que llama y provoca. Y no puedo menos que relacionarlo con la fiesta que el otro día teníamos en la parroquia con niños y jóvenes con discapacidad de Aspaceba, Apnaba, La luz, Los ángeles, Aprosuba, y con el proyecto que desde Cáritas estamos desarrollando este curso en la parroquia: “Inclúyeme, rompe barreras”. La imagen puede contener: 14 personas, personas sonriendo, personas de pie e interiorEstá siendo una experiencia novedosa y enriquecedora que nos saca de esa “discpacidad” del desconocimiento y de la indiferencia indolora, mal grave de la sociedad hiperactiva y estresada, competitiva e individualista, que no nos lleva a la verdadera alegría y felicidad en la mayoría de los casos. Os cuento el proyecto y os invito a este acto último que tendremos este sábado en nuestra parroquia, día 2 de Junio, a las 20,45, un concierto lleno de belleza y generosidad.

Inclúyeme, rompe barreras

Un proyecto de vida, gracia y luz. Así está siendo este curso en nuestra comunidad, cada año la parroquia se plantea un reto de fraternidad y comunión en orden a la proximidad con realidades que nos rodean y que desconocemos, que pueden estar tocadas de sufrimiento, soledad, dificultad o agobio. La imagen puede contener: 12 personas, personas sonriendo, exteriorTenemos como clave dirigirnos alternativamente a situaciones de lejanía, como cooperación y desarrollo en educación, marginalidad, refugiados, y a cercanas de ámbito local y regional, barriadas, asociaciones, proyectos de Cáritas diocesana. Cada proyecto nos forma, informa, a la vez, que nos abre el corazón y nos hace mas hermanos y más universales. Este año nuestro proyecto tiene como máxima de vida y de evangelio: “Inclúyeme, rompe barreras”. Nos hemos fijado en las asociaciones de ASPACEBA y APNABA, que tienen sus centros junto a nuestro complejo parroquial.

Con Aspaceba y Apnaba

Tenemos conexión con miembros y usuarios de estas asociaciones por pertenecer a nuestra feligresía, pero queríamos que nuestra parroquia traspasara barreras, que no sólo algunos de ellos estuvieran entre nosotros, sino que nosotros estuviéramos entre todos ellos. Para eso hemos ido trabajando a lo largo de años una serie de acercamientos y convivencias que han ido preparando el terreno para la proximidad. Pero este curso el horizonte era ponerlos a ellos en el centro de nuestra parroquia, en nuestro pensar, sentir, hacer, incluidas nuestras celebraciones y también nuestro dinero y generosidad.

Para salir de nuestra discapacidad

LA PAELLA Y SU MILAGRO

Buscamos un acercamiento integral en todas las dimensiones, para salir del desconocimiento y su consecuente indiferencia, a la cercanía, la compasión mutua, el enriquecimiento de las realidades y así compartir vida de verdad. Creo que lo estamos consiguiendo, para ello hemos trabajado en muchas dimensiones aunque todo está siendo iniciación, que necesita seguir en proceso y avance en esta conexión. En esta última semana nos movemos entre paellas y concierto. Este Domingo la parroquia pasaba de la misa a la mesa, del altar a la comida compartida, del pan eucarístico partido y compartido, a la paella grandiosa para casi trescientos comensales. Toda una marea de vida, alegría, generosidad, organizada por personas entregadas de la parroquia que lo mismo bailan que se echan a tierra para fregar el recipiente que ha contenido el sacramental de la comunidad en mesa compartida. Con personas generosas como los cocineros, la familia de Manolo Méndez y Lola ,que sabe de evangelio y de piedad mariana, a pie de obra con una disponibilidad sin límites, después de haber estado él convaleciente por un accidente laboral, que le pudo costar la vida y la movilidad de su cuerpo hace dos años. Allí mismo estaban los preadolescentes de la tropa solidaria de Guadalupe, presentando productos elaborados por estas asociaciones reconociendo sus capacidades en su discapacidad. Toda la tribu hecha comunidad.

EL CONCIERTO: “STAR SONGS”

Y aún no hemos recogido, bien engrasada, la paella gigantesca, cuando estamos con los carteles y las entradas para el concierto solidario que generosamente nos ofrecen el el coro VOCALIS, hermanos y amigos de nuestra parroquia, en estreno en Badajoz :STAR SONGS. Con su director Moisés García y su pianista Luis A. Calderon, nos deleitarán con canciones y música, muchas de ellas del cine del siglo XX, y se convertirán en magia de corazones compartidos y generosos, que no quieren la indiferencia y buscan lo humano, desde el arte y la belleza ofrecida y regalada. Los donativos -5 euros- se sumarán a ese proyecto vivo de proximidad y cercanía que va rompiendo barreras porque cree que otro mundo es posible y que hay un modo de medir y de valorar que nace de las entrañas y que es el verdadero y real (Hay fila cero). La entrañas nos descubren a todos como únicos y nos hacen tesoros para los demás, cuando nos movemos desde ellas, adquirimos un valor y una dignidad que nos hace auténticos a todos. Nos volveremos a encontrar, a celebrar, a gozar y a gritar que “otro mundo -sin barreras- es posible”, será también para los cristianos un modo de celebrar el corpus, esa presencia real de Cristo en el pan de lo humano y de lo divino.

Te esperamos… te puedes pasar por la parroquia y hacerte de entrada para ti y los tuyos¡¡¡No faltéis¡


“Ramadan mubarak”

21.05.18 | 14:19. Archivado en Iglesia, Acción Católica

Feliz y fecundo Ramadán

Con la llegada de la luna nueva ha comenzado el Ramadán, el mes santo para todo el mundo musulmán. Con tal motivo la comunidad católica quiere felicitar a los fieles de la comunidad islámica , especialmente a los que convivís con nosotros,en Extremadura. Os deseamos, junto al Papa Francisco, que este tiempo sea para vosotros lo que pretendéis: “un momento privilegiado de oración y ayuno que os ayude a caminar por el camino de Dios, que es el camino de la paz”.

Queremos colaborar en el objetivo del diálogo interreligioso para “continuar e intensificar el diálogo entre cristianos y musulmanes, en su dimensión educadora y cultural, para que se movilicen todas las fuerzas al servicio del hombre y de la humanidad, para que las jóvenes generaciones no se constituyan en bloques culturales o religiosos, unos contra otros, sino como auténticos hermanos y hermanas”.

Nos alegramos de los pasos dados en orden a vuestra presencia en el ámbito escolar en la comunidad autónoma y estamos dispuestos a una reflexión sobre “la promoción del respeto mutuo a través de la educación”.

Consideramos que el hecho religioso forma parte de nuestra sociedad y de nuestra cultura y que ha de ser instrumento válido para la educación integral y la ciudadanía, dentro del ecumenismo de saberes y de valores, para favorecer la justicia, la libertad, la paz y la fraternidad humana.

Que vuestro ayuno, oración y limosna sean fecundos para todos.

José Moreno Losada. Delegado episcopal para el diálogo interreligioso.


El Espíritu de puertas abiertas: Iglesia joven en salida

17.05.18 | 12:27. Archivado en Iglesia, Acción Católica

¿Iglesia del miedo?

La iglesia, como pueblo de Dios llena de gracia y de verdad, hoy se viste de fiesta porque está celebrando su nacimiento. Ella hunde sus raíces en el acontecimiento de Pentecostés cuando el Padre, por su Hijo, envía al Espíritu de la verdad y la vida a la humanidad. Los apóstoles reciben la fuerza del espíritu en un contexto de debilidad y de miedo. Las puertas cerradas, en medio del mundo, por temor. Y es en medio de ese mundo y esa debilidad cuando se abren las puertas y las ventanas por la fuerza del Espíritu, y lo que era realidad encerrada y asustada se convierte en iglesia en salida, apostólica, misionera. Hoy sigue siendo así. Cuando sentimos el miedo es porque nos centramos en nosotros mismos, nos autorreferenciamos, y nos da miedo la realidad. Nuestra debilidad y los sufrimientos del mundo nos alarman y buscamos seguridad y conservación. Pero eso es dificultad para anunciar el evangelio, para llevar la buena noticia al mundo, e impide nuestra propia realización como creyentes, apaga nuestra creatividad, no se abre al Espíritu. Celebrar Pentecostés es creer que “otra iglesia es posible”, que hemos de superar nuestros miedos para construir y ser la Iglesia de la confianza, la que se arriesga en la misión y en el ejercicio de la misericordia. La que se descubre como levadura en medio de la masa y lleva la alegría del evangelio.

Otro Espíritu es posible, el de la confianza

Celebramos que Cristo ha resucitado, la muerte ha sido vencida y el miedo, aunque conquistó algunas batallas, ha perdido la guerra. El Resucitado tiene el poder y la gloria, y cumple su promesa definitiva: nos envía su Espíritu. Espíritu de valor y confianza, de fortaleza y verdad, de amor y gracia. Es el Espíritu de la libertad, que arranca las puertas de los temores y las seguridades para abrir las ventanas del riesgo en el amor comprometido; del fuego que aviva la lucha por la dignidad y la posibilidad de la reconciliación del hombre herido y hundido con Dios pródigo y sanante, que nos da su compasión y su misericordia. Es el Espíritu que hace posible otro mundo, que nos lleva al cuidado de la naturaleza: la ecología que se hace comunión y se humaniza, frente al miedo del destrozo del universo y de los que lo habitan.

Es el Espíritu de Dios, del amor, de lo comunitario y lo común, del pueblo de Dios –laicado. En Él ya no es posible encerrarse, ha traspasado las puertas y los cerrojos afianzados, nos hace abiertos de corazón y de mente, frente a las reservas y las dudas del temor. Con sus dones, comprendemos que el universo es nuestra casa y nosotros no somos extraños en ella, que la humanidad no va al vacío de una existencia de la nada, sino a la Casa Común del Padre, y que la senda es la de los hermanos en la comunidad, para llegar al sentir del amor trinitario en su eternidad y su libertad absolutas.

Ahora es el tiempo de la comunidad en libertad, el tiempo del laicado, de los jóvenes

Somos la Iglesia del Espíritu Santo, del Espíritu de Cristo Resucitado. Ahora es el momento de acabar con todos los miedos y los temores para vivir eternamente desde la confianza. la Iglesia está llamada a abrir todas sus puertas y ventanas para que el Espíritu que ha recibido, se haga extensivo para todo el mundo y toda la creación. Este es el trabajo del laicado, de todos los bautizados, que tocados por el Espíritu, disciernen lo que el Padre quiere de este mundo y se meten en él como levadura, como sal, como grano de mostaza, como grano de trigo para ser «Iglesia en misión, en salida, compasiva, generosa, de perdón y sanación, de fuerza para los débiles y denuncia para los injustos y los inmisericordes», para llamarlos a la conversión de corazón. Y de un modo especial están llamados a ser portadores de este espíritu los cristianos más jóvenes, llenos de vida e ilusiones, ellos se merecen la autenticidad del evangelio y el reconocimiento de su importancia para llevar el evangelio. Jesús eligió a jóvenes y los llenó de protagonismo, confió en ellos, puso en sus manos el anuncio del Reino y los envió al mundo, para que superando todo miedo llevaran el amor y la misericordia. No podemos renovarnos como Iglesia apostólica en medio del mundo sin el laicado, sin el pueblo de Dios en corresponsabilidad, y especialmente hemos de priorizar el lugar de los jóvenes en el deseo de una Iglesia en salida. En sus manos está el presente y el futuro del mundo y la humanidad, sin ellos no habrá esperanza y el Reino no podrá avanzar. Dios cuenta con ellos y a ellos quiere enviar su Espíritu para alcanzar los retos de hoy.

Los retos del Espíritu a la Iglesia hoy
Los retos a los que le empuja el Espíritu a la Iglesia actual siguen siendo los de aquel Pentecostés primero:

- Abrirse a las sugerencias del Espíritu para tener un lenguaje nuevo, una lengua de luz y de verdad, de libertad y de justicia, de coherencia y entrega radical, que toque a los jóvenes y cuente con ellos.

- Llegar al hombre de hoy – especialmente a los jóvenes- y hablarle en su propio idioma, en su dolor y angustia, en su pobreza y cansancio, en su desnortamiento y agobio, para más allá de las diferencias y las divisiones implantadas, llegar a entender a todos y a ser entendida en su mensaje de amor y gracia.

- Le toca abrirse, como nunca, al lenguaje del ecumenismo y del diálogo interreligioso, en la verdadera libertad y en el deseo del encuentro de lo más humano y lo más digno. Ahora no estamos para distinguirnos, sino para salvarnos; para salvarnos todos los cristianos en Cristo y todas las religiones en el amor. Nos toca amar sin fronteras y sin límites porque es lo propio de nuestro Espíritu.

- La Iglesia, en su interior, hoy como nunca, se siente impelida por el Espíritu para vivir la diversidad de dones, ministerios y funciones atendiendo al bien común, sabiendo que es un mismo Dios el que obra todo en todos. Sólo así será una Iglesia creíble. Para esto hemos de unirnos y organizarnos como bautizados para llegar a todos los ambientes del mundo, la Acción Católica, en todos sus movimientos, es un signo concreto del Espíritu para la misión.

Pentecostés desea manifestarse hoy en todos los que hemos sido bautizados en el Espíritu de libertad, que ha vencido todos los miedos y los temores que hieren el corazón de lo humano. La Eucaristía, la liturgia de hoy, quiere prolongar el único Pentecostés del Resucitado. Por eso, una vez más, nos dará a comer su Cuerpo y su Sangre. Y así, nos da su propio Espíritu: para que no desfallezcamos en la misión y para que nuestra fuerza sea, aún mayor, que toda nuestra cobardía.


Niños con espíritu y vida...

14.05.18 | 12:29. Archivado en Acción Católica

Interioridad y trascendencia para los niños: Verdad y vida.

“Pues, ¿de qué le sirve al hombre ganar el mundo entero si pierde su vida? ¿O qué podrá dar una persona a cambio de su vida? ” (Mc 8,34)


Recibid la luz de la vida…

De qué nos servirá que nuestros niños se elaboren -se formen- con la mejor cera del mundo en el cirio de sus vidas, si les falta la mecha del espíritu y del amor… Cuidemos a nuestros niños y favorezcamos su interioridad y trascendencia, para que lleguen al amor más puro y verdadero, a la autonomía más verdadera que se ejerce cuando uno puede darse totalmente porque se posee realmente, para que puedan arder en la llama de la bondad y la ilusión, con la alegría que nadie puede robar nunca. Caminemos, con ellos, hacia la libertad que se hace verdadera cuando nada ni nadie puede impedir que se entreguen amando porque han perdido todo el miedo a la muerte y a los que, con ella, amenazan ofreciendo seguridad a cambio. Nuestros niños se merecen la mejor luz y toda la gracia, acompañemos sus procesos para que puedan crecer en gracia y sabiduría delante de Dios y de los hombres.
La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie, árbol, planta y exteriorEsta tarde gozaremos viendo su “museo del despertar”, ellos serán los artistas que nos muestren todas las huellas de sus pasos dados en este curso, despertando a la fe… será una fiesta de alegría, resurrección, ascensión y un adelanto de pentecostés.

Habilidades y entrañas…

En medio de una sociedad que se va perfeccionando y especializando en habilidades, apostemos por la interioridad y la trascendencia de lo humano y lo personal. Usemos todos los posibles caminos para que no haya vacío en el interior de nuestros niños. Hay muchas cosas en la vida que no se consiguen por las habilidades, o mejor, hay muchas habilidades que no serán posibles si no nacen de entrañas profundas, auténticas y libres. Ya lo decía el Evangelio – y lo comprobamos en la vida- que lo que hace puro o impuro al hombre no es lo que llega de fuera, sino lo que sale de dentro, del corazón, de la sede entrañable en la que se fundamenta nuestro “yo” y se abre al “tu”.

En gracia y sabiduría: el absoluto

Todos nuestros niños tienen derecho al absoluto, abramos las puertas de su espíritu más profundo para que lo encuentren y se abracen a él con toda su libertad y autonomía. Ayer una señora ya mayor confesaba públicamente que había llegado tarde a la vida, a la contemplación de la vida, a darse cuenta del valor real, de la profundidad de lo que le rodea, para poder vivir en verdad. Había hecho muchas cosas en su existencia, pero había vivido muy pocas y se había perdido muchas, quizás el camino tuvo que ser así para descubrirlo. Le dijimos que bienaventurada ellas que había llegado a esa verdad, para no vivir en la mentira o en la superficialidad en estos momentos. Hagamos lo posible para que nuestros niños lleguen lo más temprano posible a la verdad de la vida, lo hagan con un proceso real cuidado y acompañado por nosotros. No los entretengamos con el mucho hacer y el poco vivir, vamos a darles armas y herramientas para vivir a fondo lo que son y lo que les rodea, que no se pierdan la vida. Que nuestro deseo de seguridad sobre ellos no les quite su libertad auténtica ni su amor verdadero.


Coffee break y oración: Por un trabajo decente

24.04.18 | 14:01. Archivado en Acción Católica

¿Una iglesia dormida? Una actividad despierta

Hace años, casi una década, que nuestra iglesia diocesana esta muda en lo que se refiere a la pastoral obrera. Quizá por la deriva de afirmaciones neoliberales –armas del demonio- que nos avisaban, con bombo y platillo, que”ya no existía la clase obrera”, sería porque todos éramos profesionales y clase media con sueldo fijo. Y todo eso con la que está cayendo. Por eso me alegra recibir información con un cartel dinámico, atrayente, de actividades eclesiales con motivo del día del trabajo, en la vigilia del uno de mayo, para el día 30 de Abril en la tarde y en la noche. Me alegra el formato, el mensaje y la iniciativa: coffe break -18,30 h- en el parque de san Francisco y vigilia-oración -20,30 h.-en la parroquia de Jesús Obrero, en el cerro de reyes, uniendo centro y periferia, secularidad y trascendencia, lo humano y lo divino.

Trabajo y dolor

Lo reflexiono en esta mañana en la que la portada del periódico HOY nos impacta con la muerte de un adolescente, que junto a otros de la misma edad, y tras subir videos en Facebook de su fechoría con un coche, habían volcado en un camino rural. Recuerdo que esta muerte se suma a muchas de jóvenes en horas de madrugada, tras haber estado de fiesta, aunque en este caso es consecuencia de un juego mortal de adolescentes amantes del riesgo y del peligro sin límites. Pero lo traigo a colación, porque no hace mucho una persona muy cercana a mi familia sufrió un accidente muy peligroso cuando trabajaba en la carretera limpiando los arcenes de malezas. Se empotró un vehículo contra el que los portaba a ellos, que iban poniendo las señales necesarias para su labor en la vía. Aquel día volvió a nacer y tras la baja correspondiente ha vuelto a ese mismo trabajo porque es lo que hay, aunque tenga preparación para otros trabajos que estarían más cerca de casa y menos peligrosos, pero nadie se lo da.No hay texto alternativo automático disponible. Poco después leía en el mismo diario un accidente de cuatro jóvenes de Guareña, que venían de Valdetorres de trabajar, habían realizado su jornada en una finca y volvían a casa, con su familia, pero también sufrieron un accidente y quedaron maltrechos, con la ayuda del helicóptero llegaron a los hospitales donde fueron atendidos y, si Dios quiere, mejorarán con la buena sanidad que tenemos. Me hace pensar el contraste entre las noticias, no todos los jóvenes sufren accidentes por fiestas o juegos, los hay que los sufren trabajando. El año pasado fueron un millón doscientos mil trabajadores los que sufrieron accidentes laborales en España y seiscientas dieciocho personas las que murieron por los mismos. Esto es un simple dato del mundo laboral. Imaginemos si entramos en aquellos que trabajan en condiciones no dignas, tanto de salud, como de dignidad o de salario y precariedad. Cómo podemos hablar de que no existe clase obrera y quedarnos tan tranquilos. Y más si pensamos en los que están sin trabajar, en Extremadura tenemos tantos por cientos de escándalo, y lo digo desde la universidad donde hay miles formándose, pero con mucha incertidumbre de su futuro laboral, y si esto ocurre con los formados que no pasará con el treinta por ciento de fracaso escolar.

El corazón de la Iglesia: desde el obrero de Nazaret

La Iglesia ha sido siempre preclara en su doctrina social y en lo que se refiere al mundo del trabajo. Su pensamiento está bien refrendado en encíclicas de referencia trascendental ,desde León XIII hasta nuestros días. Los papas han sido adalides de estas reflexiones y reivindicaciones. La raíz del maestro Jesús de Nazaret nos entronca con la vida del trabajo y de la sencillez de lo humano en el deseo de unos derechos básicos que reconozcan la dignidad de la persona. Sin embargo cuesta, la conexión del evangelio con este mundo, la pastoral y evangelización del mismo. Hay algo que nos para y que nos hace dormirnos en los laureles en este campo. En nuestra diócesis hemos tenido sacerdotes muy preclaros que han trabajado en este campo, últimamente Jesús Martín, que falleció hace unos años, consiliario de la HOAC y la JOC, movimientos especializados de la Acción Católica en el mundo obrero. En estos momentos se está sembrando, desde aquella semilla suya, nuevos comienzos de estos movimientos en nuestra diócesis, y de esos lodos viene a nosotros esta actividad en la que están enlazados en red bastantes realidades eclesiales: Cáritas, Hoac, Joc, Jec, Profesionales cristianos, Confer, realidades del apostolado seglar…

Una ocasión de luz y presencia, de animación comunitaria

La invitación es clara, primero un acto de presencia pública en el parque san Francisco para hacer visible el mundo del trabajo y sus retos, necesidades, dolores, aspiraciones…Compartidos desde la vida en medio de la calle, de la plaza, llevando al centro de la ciudad lo que está en el corazón de millones de personas cada día y que apenas tienen voz. Después, buscando la trascendencia la motivación profunda del deseo de la justicia y de la dignidad que nace del evangelio de Jesucristo y que nos mueve a comprometernos juntos, a ser cristianos desde la justicia y el deseo de la fraternidad realizada en la construcción del Reino. Un reino en el que todos son considerados como imágenes vivas de Dios y hermanos ganados con la sangre de Jesús el crucificado, que ha resucitado y habita dentro de nosotros para que caminemos juntos y busquemos la verdad y la equidad que nos dignifica. Ni que decir tiene que será un café de luz y de gloria en medio de la calle, en el centro de la ciudad, en un parque emblemático que es de todos y para todos, como debe ser el trabajo. Después una oración encarnada en el vivir y el sentir, especialmente de aquellos que sufren y necesitan nuestra mano para seguir caminando por las sendas de la paz y de la justicia. Ese es otro reto que tiene nuestra iglesia diocesana, no tenemos nada del organismo “Justicia y Paz” que dinamiza en otras diócesis cuestiones de pastoral social y ciudadana. Hace unos días, varios centenares de bautizados de nuestra iglesia nos reuníamos en Villafranca, en una jornada de pastoral misionera, allí nos animábamos a ser iglesia en salida, a realizar una pastoral misionera, y aquí tenemos una primera oportunidad significativa. Participemos en esta actividad que quiere concienciarnos y ayudarnos a comprometernos unos con los otros, en el deseo del compromiso por un mundo del trabajo que sea según el Reino de Dios, y hagámoslo en medio de la calle con todos los hombres de buena voluntad, compartamos caminos y esperanzas, unidos al Espíritu del resucitado, en el que creemos y que nos aguarda en el Galilea del mundo. Nos esperamos y nos encontraremos.


Aleluyas de lo diario -Gonzalo y su luz-

05.04.18 | 09:51. Archivado en Iglesia, Acción Católica, Juventud, Lectura creyente

Lo sorprendente en lo diario

En el tiempo pascual me sobrecoge la riqueza de la luz que nos sobrepasa y nos da la vida. El resucitado que vence la oscuridad y el miedo, viene por el camino de la luz y de la alegría, y lo hace desde lo pequeño, en lo diario, ahí se hace sorprendente. Yo quiero estar atento para que no se me escapen esos haces de luz de lo diario en los que me abraza y me alegra de un modo inesperado. Así fue ayer con Gonzalo y su luz, sacramento de resurrección.

Gonzalo me saluda

Estaba yo sentado en la mesa de la cafetería de la facultad, periódico del día en una mano y café en la otra, se acercan por detrás y me llaman la atención con cariño e ilusión: es Gonzalo. Resultado de imagen de gonzalo aexpainbaLo conozco de la Parroquia donde suele ir a la eucaristía con sus padres, un joven que se forma en AEXPAINBA – asociación de padres para la integración en Badajoz- y que ahora está haciendo, junto a otros compañeros de distintos lugares, un curso de formación muy interesante en la facultad de Educación. A la vez se prepara sus oposiciones para trabajos de la Junta que son reservados para personas con distintas capacidades, aunque últimamente estaba más preocupado con la prueba del MIR de su hermana.

Resurrección y luz en la cúpula

En el saludo le falta tiempo para decirme dónde ha estado esta semana santa y lo bien que se lo ha pasado: en Roma. Inmediatamente saca su móvil, se dirige con agilidad al Dropbox donde tiene cientos y cientos de fotos y se pone a compartirlas conmigo. Son fotos preciosas de su caminar por Roma, casi todas de detalles de luz y vida, de color y gracia, de grandeza y de pequeñez, de arte y de paisajes… no se le ha escapado nada. También me explica que en la capilla Sixtina estaba prohibido tomar fotos. Entre todas las fotografías destaca una que me seduce, es una cúpula con su vidriera traspasada por la luz del sol, una claridad que parece penetrar amando y curando la oscuridad con la gracia de la vida. Le felicito por todo y en especial por las fotografías y por esta que me en amora y le falta tiempo para enviármela y que sea también mía.

Me dejo traspasar por lo ordinario y lo sencillo de Gonzalo

Yo, me callo y silencio para acoger este momento, este haz de luz resucitada en su rostro, su sonrisa, su alegría, sus ganas de contármelo, compartirlo… y no puedo menos que acordarme de los apóstoles que tras ver a Jesús necesitaban contarlo, volver a la comunidad para que los demás se alegraran con su alegría. Me ha contagiado su vida y su luz, ha sido como el sol que entra por la ventana para dar vida y luz en el interior, como esa fotografía que él me muestra orgulloso.

Se ha dejado ver en favor de él

Me quedo pensando que muchos habrán estado en Roma estos días, él hablaba de muchedumbres en la plaza del vaticano, pero creo que su sentimiento y su forma de contarlo es único, y reflexiono cómo en la pascua habría muchos judíos y extranjeros por aquellos lugares de la tierra de Israel, pero sólo algunos tuvieron el gozo de sentir cómo el resucitado se hacía ver en favor de ellos, no hay duda que Gonzalo es uno de ellos en el hoy que estamos. Me alegro en lo profundo de la alegría que me ha transmitido Gonzalo y me quedo con ella – y su fotografía- como una señal sorprendente y sencilla del resucitado, a pie de calle, en el desayuno cotidiano y diario en la facultad. Gracias Señor por la luz de Gonzalo, por dejarte ver por él y poder yo contemplarlo radiante y luminoso, traspasado por la alegría de contarlo.

Y no sé por qué me siento invitado a escuchar esta canción que os propongo para interiorizar:


Iglesia: ¿En el templo o en Galilea?

03.04.18 | 12:31. Archivado en Iglesia, Papa Francisco, Acción Católica, Lectura creyente

Del templo a Galilea...

“No sabemos dónde lo han puesto…Él debía resucitar de entre los muertos”

La muerte ha sido vencida y la tumba ha quedado vacía, Jesús el Señor de la vida, no ha sido retenido por el sepulcro ni por la losa que lo cubría. Los que quieran encontrarlo en el pasado no lo verán, encontrarán un vacío, porque algo nuevo ha ocurrido y la historia ya sólo tiene un horizonte que es de vida y de luz, él ha resucitado y nosotros también resucitaremos.

Llamados a dejar los sepulcros y quitar nuestras losas:

La cuaresma –el camino de la vida- nos va descubriendo en nosotros y en nuestro mundo, en la vida real de cada día, todas las oscuridades de nuestra sociedad, así como nuestros límites y ataduras personales, ahí están nuestros sepulcros y nuestras vendas. Todo aquello que nos condiciona y obstaculiza nuestra libertad y la de nuestros hermanos, las que hacen sombras de muerte y nos enredan en tinieblas de tristeza y ansiedad.

Hoy la buena noticia del Evangelio nos habla de la victoria de Cristo sobre nuestra muerte, no está en el sepulcro, no está atado por las vendas, llevado hasta allí por el pecado y la ceguera de lo inhumano, ahora por el amor del Padre ha sido trasladado el Reino de la vida y de la luz. No se ha ido, no lo han robado, ha resucitado y está con nosotros de un modo nuevo, sin muerte ni ataduras. Ya nada ni nadie podrá pararlo ni impedir que su amor nos transforme y nos libere.

“Os sacaré de vuestros sepulcros”

Será Él, quien con la fuerza de su Espíritu, nos sacará de nuestros sepulcros y nos liberará de todas nuestras ataduras, para que seamos libres como Él es libre. Por eso hoy es día de alegría y de fiesta, nos llega la buena noticia de su resurrección y, en ella, la nuestra propia, estamos ganados para la libertad y la vida, ahora ya podemos ser hombres nuevos por la fuerza de su Espíritu. La misión es sencilla, sólo nos toca buscarlo de corazón allí donde él quiere dejarse ver a favor nuestro. Nos da indicaciones precisas: “No busquéis entre los muertos al que vive” e “id a Galilea”, allí se “dejará ver a favor nuestro”. No está porque Él debía resucitar de entre los muertos.

No busquéis entre los muertos

El Cristo resucitado no nos llama a compromiso en primer lugar, sino más bien a liberarnos de todo aquello que no da vida, que nos sumerge en un mundo irreal y falso, aunque pueda aparecer revestido de religiosidad y seguridad. Salir de:

Una Iglesia encerrada sobre sí misma, autorreferenciada, que se agota en su propio ser y no se abre a los hermanos.
Un culto separado de la vida, donde los ritos ahogan los signos verdaderos y el calor de la vida trascendente.
Una moral de mandatos que condenan, que no salvan a los que los exigen y no liberan a los que los cumplen, condenando a los pobres y los sencillos.
Una desconexión de la esperanza en la vida eterna de la vida real y diaria propia y de los demás, que impide la tensión verdadera del amor y la comunión entre todos por la construcción de un mundo mejor.
Una educación y transmisión de la vida, a nuestros niños y jóvenes, centrada en el éxito, el poder, tener, y el individualismo, frente a la corriente del amor que se hace en la entrega y el riesgo del sentido a favor de los otros.
Una visión pesimista y condenatoria de la realidad social, política, económica, religiosa, que fuera del amor, la considera sin esperanza ni posibilidades

Cristo nos llama, será nuestra fuerza, para salir de esos sepulcros y esas vendas porque no nos dan la verdadera vida, porque nos agotan y no nos plenifican. El será nuestra fuerza porque ha vencido ese tipo de mundo con su amor y su fidelidad al Padre. Por eso nos invita a volver por nuestros caminos a vivir la realidad en otras claves de luz y de esperanza.

Id a Galilea:

A comunidades de vida fraterna – Parroquias, movimientos, comunidades de vida, grupos, voluntariados-, donde nos cuidemos, acompañemos con ternura y afecto, y todos nos hagamos cargo de la realidad comunitaria, abriéndonos a los que más nos necesitan y los que son los primeros destinatarios de la buena noticia del Evangelio por su sufrir y ser pobres.
A celebraciones familiares, cargadas de vida y se sentimientos de la vida ordinaria de la comunidad, en las que la Palabra de Vida nos llene de significado nuestra propia existencia y lo que vamos viviendo en lo diario de nuestros pueblos, calles, trabajos, relaciones…que nos animen a un compromiso de transformación y esperanza.
A los verdaderos sentimientos de las bienaventuranzas –moral de vida e ilusión-, sabiendo descubrir cómo en nuestras casas, en las familias, en la calle, en nuestros trabajos, todos los días hay personas que son bienaventurados y trabajan porque los otros sientan su cuidado, su entrega, su cariño, para que sean más felices.
A la implicación por favorecer la justicia y la igualdad en nuestra tierra, como signo real y eficaz del Reino de los cielos que Jesús ha prometido, y al que sabemos que llegamos sembrándolo en la tierra de cada día.
En los portadores de optimismo y buena noticias para el mundo, desde una educación en los valores del amor y la fraternidad universal para nuestros niños y jóvenes, sabiendo que es posible avanzar hacia la plenitud por los caminos propios de la levadura insignificante y del grano de mostaza pequeño.

“Se dejará ver a favor nuestro”

No hay duda de que si volvemos por nuestros caminos de la vida conducidos por el Espíritu, en la comunidad de los seguidores de Jesús, el se dejará ver y lo tendremos vivo en nuestro interior, será nuestra fuerza y viviremos como hombres nuevos, seres del resucitado que viven en libertad y caminan sin miedo en la entrega porque saben que el que esté dispuesto a entregarse, en su nombre, ganará la Vida. Sólo entonces comprenderemos su mensaje y los que nos ha dicho: “Estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”


"Remover entrañas..." - Día de San José-

19.03.18 | 13:50. Archivado en Iglesia, Acción Católica, Lectura creyente

“Removerse por dentro… la figura de José

Hoy festividad de S. José, me regodeo en la figura de mi patrono y dejo que entren dentro de mí hechos de vida que me ayuden a festejarlo con profundidad. Lo hago con el marco de la paternidad también celebrada al hilo de su persona en la relación con Jesús, de quien fue padre putativo –de ahí lo de PePe-. Esa figura evangélica que sobresale por no sobresalir, por actuar en lo callado, buscando facilitar las cosas haciéndolas lo más amables posible para los otros, evitando el sufriry facilitando lo agradable de una relación sincera y entregada sin pedir nada a cambio. Me viene a mi interior anécdotas de ayer mismo que se mueven dentro de mí pidiendo reflexión y contemplación orante y creyente.

El grano de trigo y la casa de Gloria

Ayer el evangelio nos proponía reflexionar sobre Jesús ante su muerte, la forma de entender su vida y abrirse al riesgo sintiendo peligrar su vida por aquellos que no le aceptaban y no querían saber de su reino de amor y de paz. Tan sencillo como siempre Jesús hablaba del vivir y del morir con la parábola del grano de trigo, esa observación tan profunda y tan natural. Si el grano no cae en tierra y muere no da fruto, pero si se entierra y muere da mucho fruto, y la aseveración radical y real de que el que quiera guardar su vida la perderá y el que esté dispuesto a entregarla la ganará para siempre. Un lenguaje entrañable más que lógico y amoroso más que comercial.

Y al hilo de este evangelio y de la homilía que había de pronunciar me abrí a lo que el día me propiciaba. Ir más temprano a la parroquia porque el maratón-video- podía después jugarme malas pasadas con los recortes de circulación, café en hospital Clideba que era lo que estaba abierto por mi zona, encuentro con jóvenes que van a celebrar su matrimonio en junio y vamos a preparar su celebración con cuidado y mimo para que sea desde la vida, y camino a la residencia de mayores a celebrar la Eucaristía. La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, gafas e interiorAllí antes de comenzar, me saluda con cariño Gloria –sacristana de lujo- que agradece a Dios profundamente sus noventa y dos años, me cuenta que la vida es lo de cada día, que ella no vive del recuerdo de su casa como muchos, que no la olvida pero no tiene pena, porque la vida no es la casa, sino tu persona y tienes que buscar lo que a la persona más le conviene. Ahora su casa es la residencia y da gracias a Dios por todo lo que en ella le facilita la vida y se la conserva con tanto cuidado. Este detalle me sirve para iniciar la homilía en la parroquia, me sirve como punto de partida: dejar la casa para tener más vida y poder darla.

Una homilía del vivir y del morir

En la homilía hago referencia al guardar la casa o entregarla, vivir de una manera o de otra, facilitar y servir. La propuesta de Jesús es sembrar cada día con fecundidad, hacer lo que hacemos pero con consciencia, porque lo importante no es lo que hacemos sino cómo lo hacemos, desde qué amor y qué filosofía, así vivimos y vamos aprendiendo a morir esperanzados. Aludo a experiencias de vida de la propia parroquia en la que vemos personas que saben vivir y morir al mismo tiempo, que dan la vida en lo cotidiano: acogida de los mayores cuando son dependientes, madre con sus tres hijas, padres de los usuarios de Aspaceba y Apnaba, profesionales dedicados con alma y vida a sus labores, personas que piensan en los demás y tratan de facilitar al máximo la vida de los que les rodean, ricos en relaciones entrañables y sinceras, transparentes y cálidos, serenos y amables, profundos y silenciosos… granos de trigo que se entierran, se pudren y dan fruto en abundancia para que otros coman el pan de la vida.

El eco: un grano de trigo… parábola viviente

Tras la eucaristía, aun sin desvestirme de las ropas litúrgicas, un señor quiere hablar conmigo aunque sea un minuto, entramos en el despacho y allí en el silencio escucho el eco del evangelio como no podría imaginarme. Las palabras que he dicho, le han removido por dentro y no puede marcharse sin compartir su oración. Su historia familiar le hace evidente la parábola evangélica, su padre es ese grano de trigo que silenciosamente, cae en tierra, muere y da fruto. Nunca pensó en él mismo, fue el nudo de toda su familia, con hermanos y primos, su esposa enfermiza fue siempre cuidada por él. El hijo, siendo único, a los 20 años ya estaba fuera por motivos profesionales y tardó en volver más de 20 años. Cuando se hicieron mayores y notaron debilidades, organizó todo para estar en una residencia y no ser carga para el hijo, dada la enfermedad de la madre. Los dos fueron ingresados en el hospital al mismo tiempo, agravados en su enfermedad, y recuerda perfectamente cómo el padre pidió ir a la habitación de la madre, allí la besó y se despidió de ella, diciendo que eran la última vez que se veían, en la vuelta a su cama le dijo a su hijo que no se preocupara, ya nos vamos, estate tranquilo. A los dos días falleció él, dos días después su esposa. Nunca podrá olvidarlo.

Continuar la parábola y el sentido, morir para vivir

Ahora le toca, vivirlo a él, tiene que acompañar a su esposa en una enfermedad depresiva que lleva ya más de cuatro años, ahora tiene que ser él el grano de trigo, facilitar, enterrarse, alegrar, acompañar, animar, sostener, sufrir, pasear, esperar, confiar, ser referente para sus hijos que a veces no tienen la misma mirada, como él no la tenía hace muchos años. No puede no hacerlo, siente la necesidad de perpetuar el sacramento de su padre, él es fruto de esa entrega paterna y quiere ser así como su padre, alguien entregado en vida, que piensa más en los demás que en sí mismo y que le da sentido a su vivir diario entregándose de corazón, con entrañas, con las mismas que hoy se le han removido al escuchar el evangelio y recordar vivamente las entrañas de su padre querido.

Feliz día del padre a todos. Y sigo con mi cantinela: “lo que dice el evangelio no es verdad porque lo diga el evangelio, sino que el evangelio lo dice porque es la verdad en la vida”. Y nunca olvidaré a mi padre partiendo el pan en la mesa a trozos para nosotros, como si fuera su vida, y cogiendo siempre él el ultimo.


Sábado, 23 de junio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Junio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930