Cree en la Universidad

Encuentro internacional de estudiantes en Roma

Saray y Fer, jóvenes estudiantes camino de Roma

En los caminos de la Pastoral Estudiantil

Es una pareja de estudiantes extremeños que se han conocido, y se han enamorado, en el proceso de querer construir sus personas con criterio y originalidad. Buscadores de verdad y de sentido. Ella de Plasencia, él de Badajoz, los dos pertenecen desde su adolescencia temprana a grupos de JEC –juventud estudiante católica- en sus respectivas parroquias, y ahí han ido cuidando su ser joven, su personalidad, su sentido del estudio y su dirección de vida contrastada con el evangelio, en grupos de vida y reflexión, a la vez que de acción, ahí se han encontrado descubriendo juntos el amor y a Jesucristo.

Ayer recibía un watsap de Saray, que tras realizar formación en módulos superiores de asistencia a mayores y de igualdad de género ahora comenzará los estudios de graduado social en la UEX, pidiéndome opinión sobre cuestiones estudiantiles porque pronto va a estar con estudiantes de muchos países y tiene que hablar desde la realidad de nuestro país; hoy ha estado en mi despacho en la facultad Fer, para compartir conmigo sus últimos pasos, previos ya a la presentación de su trabajo fin de grado en ingeniería y su solicitud para un master de especialización en Sevilla para este curso, pero sobre todo para ponerme al día de su próxima participación en el encuentro internacional de estudiantes católicos, que se celebrará del 10 al 17 de Septiembre en Roma.

Los dos están inquietos y gozosos porque en unos días están viajando a Roma, para representar a la JEC española en un encuentro internacional de estudiantes católicos previo al sínodo mundial de los jóvenes convocado por el Papa Francisco. Allí se juntarán unos cincuenta jóvenes estudiantes en un congreso organizado por la JECI, en el cual se plantean un objetivo de la educación en el mundo y para los jóvenes: “Construir un ambiente de aprendizaje seguro donde los estudiantes tengan la facultad de convertirse en solucionadores de problemas y cambiadores del sistema con el fin de crear un mundo más justo, pacífico, humano y sostenible para todos.”

Congreso de la Juventud Estudiante Católica internacional

Se van a encontrar con jóvenes cristianos de distintos países que creen en su protagonismo y que quieren unirse a otros jóvenes para formar parte activa de la sociedad y el mundo, desde el ámbito escolar y estudiantil, y dar respuesta a los grandes retos que tenemos planteados. Entienden que la educación y la formación formal y no formal ha de ser un instrumento para luchar por objetivos de dignidad, justicia e igualdad en nuestra historia. Les preocupa la seguridad en la educación, pero una seguridad integral, la que ayuda a las personas a crecer en dignidad y libertad. Los frentes que más les duelen e interpelan son el acceso a la educación y su calidad, la pobreza y otras formas de exclusión, la necesidad de un crecimiento de los servicios de educación al mismo ritmo del crecimiento de la población mundial, la dimensión vocacional de los estudios y su futuro profesional. Ante estos retos se preguntarán por el papel que los mismos estudiantes pueden desempeñar para enfrentar esos desafíos y deficiencias en el sistema actual y para involucrar a las partes interesadas en un diálogo significativo hacia la creación de una educación de calidad verdaderamente integral para todos.

Los objetivos del protagonismo estudiantil juvenil

Los organizadores manifiestan que como estudiantes católicos quieren reafirmar dentro de la Iglesia y en sus países, comunidades locales, su compromiso activo para hacer que todos los retos planteados en el encuentro tengan eco en sus lugares de origen. De este modo se preparan y aportan para el próximo Sínodo de Obispos sobre “Juventud, Fe y Discernimiento Vocacional” que se celebrará en octubre de 2018 en Roma, consideran que es una buena ocasión que tienen para hablar y confirmar su voluntad de contribuir a que nuestra misión tenga un carácter social. Están convencidos de que uno de los lugares más importantes donde los jóvenes quieren ser escuchados es la escuela; su compromiso como estudiantes comienza desde allí y allí tiene el objetivo más efectivo, deseando unirse a otros estudiantes comprometidos.

Jóvenes con procesos integrales de vida y de fe

Y yo me siento gozoso y orgulloso de que dos estudiantes sencillos, de nuestra tierra y de nuestra universidad, habiendo vivido procesos personales y comunitarios, en los que su ser estudiante ha sido lugar de verdadera educación integral, se preparen con tanta ilusión y gozo para un encuentro en el que van con el testimonio sencillo de sus propias experiencias, de muchas reflexiones compartidas, de acciones realizadas en su ambiente, de espacios de formación continuados, de participación en foros públicos y mediaciones sociales y políticas como el consejo de la juventud de Extremadura, y movidos por el espíritu de evangelio de Jesús, que tienen con asiduidad en sus manos, que les ha llevado a unir fe y vida, sentido y estudio, vocación y profesión. Me descalzo ante ellos y vuelvo a creer en los jóvenes y no por lo que me dicen, sino porque yo mismo lo he visto en muchos, hoy en Saray y Fer. Allí compartirán trabajo y jornada con el Papa Francisco, seguro que será algo vivencial y marcará una vez más sus vidas para que no se agote su inquietud.

José Moreno Losada.


Desnudez ante la Palabra

05.09.18 | 13:56. Archivado en Iglesia, Acción Católica, Lectura creyente

Por los caminos y moradas de Teresa... hace décadas que en el tiempo vacacional puedo dedicar una semana para retiro espiritual en el contexto de la casa de ejercicios de Santa Teresa en la carretera de Burgohondo, en Ávila, frente al soto. Siempre en la última semana de Agosto, fuera de periodo escolar, lo que permite hacerlo con toda la paz del mundo, y además porque lo organizan desde la asociación del Prado y me gusta su metodología del "estudio del Evangelio".

Este año lo ha acompañado José Julio Rodríguez, sacerdote de Ourense, que es asistente con el equipo internacional del Prado en Lyón. Fiel a su carisma, nos ha presentado el esquema de un laborioso estudio del Evangelio sobre el ministerio sacerdotal, a partir de las cartas de Pablo a Timoteo.

La gracia del estudio del evangelio supone la desnudez ante la Palabra de Dios. Buscan con un cuidado exquisito dejar a la Palabra ser ella misma y decirse en su totalidad, sin aditamentos, olvidarse de uno mismo para no obstaculizarla y acogerla tal como ella quiera presentarse en su desnudez total. Y desde, la pobreza de un decir muy esquemático pero muy rico en la conexión de los textos bíblicos, respondiendo a lo que podemos preguntarnos, nos ayudan a desnudarnos de nosotros mismos ante la Palabra, a acogerla y dejar que entre en nosotros para hacerse carne entrañablemente, en lo que tiene de sanación, iluminación, corrección, interpelación, ánimo, alegría, fuerza, gracias y salvación.

Siempre ayudándonos a situarnos como llamados y elegidos, desde nuestro bautismo y, singularmente, en nuestro ser ministerial. Allí nos encontramos sacerdotes de muchas diócesis españolas, algunos repetimos y nos reconocemos ya como hermanos en la oración y ante la palabra, aunque cada uno pertenecemos a nuestros propios presbiterios, pero lo tomamos como un camino a la fuente donde consideramos que se nos da un agua pura que mana y corre, trayendo vida, aunque pueda ser de noche tanto en la historia como en la iglesia. Nos convoca la sed de beber en Aquél que nos ha llamado, y a quien tenemos que volver para más conocerlo y amarlo, para que nos siga haciendo a su manera y nos renueve en el don y en la tarea, para que nos reavive, aunque sea de noche.

Curas de ejercicios espirituales en Ávila

Así ha sido este año, José Julio ha sido un buen obrero de la mies del Señor y nos ha dado lo que el Espíritu le ha descubierto a él, desnudo ante la Palabra y aceptándola en toda su desnudez y profundidad. Con su ayuda discreta, la Palabra ha resonado en nuestro interior y nos ha abierto a claves del ministerio que Pablo le recuerda y anima a revivir ministerialmente a Timoteo: "Por esta razón te recuerdo que reavives el don de Dios que hay en ti por la imposición de mis manos, pues Dios no nos ha dado un espíritu de cobardía, sino de fortaleza, de amor y de templanza."

Allí hemos digerido esa Palabra dulce y amarga, a la vez, que cura y sana para hacernos más auténticos por la gracia de Dios en este momento eclesial que nos llama a conversión, a lo más original y propio de la Palabra de Vida. Comparto luces y llamadas de este tesoro recibido:

El ministerio sacerdotal sólo se entiende en el misterio de la gracia y está marcado, tanto en su origen como en su misión, en la gratuidad del Dios que da el don y la tarea. Nada hay de auténtico en el ministerio que no sea Gracia divina.

Ministerialmente hemos sido injertados en Cristo para tener sus mismos sentimientos. En nuestra fragilidad hemos recibido el don de poder seguirlo y participar en su misión siendo don para los otros.

El verdadero camino abierto para el ser ministerial está llamado al proceso de la radicalización evangélica, o se camina por él o no llegaremos a ser reflejo de Jesucristo. Hoy la llamada profética en el ministerio se hace urgente.

El ministerio no habla de sí, es testigo del Otro, la contemplación de Jesucristo, para dejarse hacer por él, es la clave para poder ser su testigo verdadero, y poder llegar a los humildes y sencillos, aun en la contradicción y el rechazo.

La esencia del quehacer ministerial está en dejarse habitar por la Palabra que se da, con autoridad, haciéndose acontecimiento y acción creadora en medio de la historia. Las Palabra sigue cumpliéndose y el ministerio la proclama y la señala, sin poseerla.

Instruir y enseñar es el meollo de la misión, hacerlo en contextos difíciles y en medio de la vieja cristiandad es todo un reto. Sólo quien se deja enseñar e instruir diariamente por el Maestro podrá hacerlo para los hermanos, el estudio del evangelio, el conocimiento de Jesucristo es el instrumento para mantenerse vivo en la misión hoy.

El sacerdote ha de ser un hombre de fe y ha de velar por su pureza frente a ideologías y doctrinas. Hoy creer es de locos, nos hemos de abrir a la difícil asignatura de hacer gozosa y atractiva la kénosis de la fe. Ahí está la única autoridad del ministerio.

El único mandato para el ejercicio del ministerio es la caridad, amar como él nos ha amado, como el Padre lo ama a él. La fe y la caridad van juntos y el evangelio es un derecho de los pobres, que son los que han de recibirlo con preferencia como verdadero signo del Reino de Dios.

La respiración y supervivencia en el ministerio no viene de la propia resistencia y poder, sino de la comunión y fraternidad en la única misión, en el mismo don y con la misma gracia. El presbiterio solo es fecundo en la familiaridad y el camino apostólico compartido. Sin comunidad no hay ministerio, hoy estamos llamados a cuidar y cuidarnos en el presbiterio.

Y hay un camino que no podemos abandonar para la verdad ministerial, sólo la oración nos evita ser desalmados, ahí él viene a habitar en nuestros corazones y nos renueva en el don y en la gracia de la llamada y la misión. Oración que acaba siendo de intercesión por aquellos para los que hemos de ser pan comido.

Bendito sea Dios, que nos enriquece con estos alimentos y riquezas del Espíritu. Una vez más "el estudio del evangelio" sirve al ministerio.


Desde Regla, el perdón de Asis

04.09.18 | 14:08. Archivado en Iglesia, Acción Católica, Lectura creyente

EL PERDÓN DE ASÍS, DESDE REGLA

Me considero afortunado por ser uno de los agraciados que puedo pasar unos días de descanso y remanso en la casa de Santa María de Regla, fusionada con el convento y el santuario formando una unidad de solaz y paz gratuita e impagable junto a la playa y el mar.

En estos días los franciscanos, que sirven y regentan este lugar mariano, celebran con gozo la fiesta de la porciúncula y su perdón, la indulgencia que puede ganarse en todas las iglesias franciscanas cada dos de agosto, día de la dedicación de la Iglesita consagrada a la advocación de Santa María de los Ángeles.

La fiesta se abre y su celebración nos alberga a todos. Durante estos días he celebrado, por encargo del guardián y rector, la eucaristía de las diez de la mañana, pero hoy me piden que celebre a las ocho de la tarde, con la solemnidad de esta celebración del perdón de Asís, la fiesta de la madre. Eso hace que yo me abra a este espíritu singular.

Me informo de que en Julio de 1216, Francisco de Asís pidió en Perusa a Honorio III la indulgencia plenaria para que todos los que se acercaran con espíritu contrito y confesado a esta iglesita de Santa María de los Ángeles, donde él había sentido el perdón de sus pecados con certeza y había recibido la confianza profunda de que estaba en gracia. Su deseo era que esta experiencia de gracia reconciliada y sanante se hiciera extensible a todos los heridos en su alma y en su amor, que pudieran sentir el amor salvador y perdonador de la misericordia divina.

Él, en la reconstrucción de aquella simbólica iglesita, había sentido este perdón y gracia de Dios en un proceso de reconstrucción de su propio ser,en la metanoia de su existencia, en unos niveles de grandeza espiritual que pasaron por la riqueza de la pobreza en el encuentro con lo poco necesario para vivir dichosamente, y ahí entendió la naturaleza como hermana, y todo lo que le habita como don generoso de un padre que nos llama a la fraternidad con todo lo creado para vivir en la unidad que nace de la misma fuente del amor y que nos conduce al mismo horizonte escatológico en la nueva creación transversalizada por la unidad del Espíritu.

Esta misma gracia le había descubierto libre consigo mimos para encontrarse con los hermanos, y besando al leproso herido, que le provocaba rechazo, se reconcilió con todas sus sombras y sus lepras personales, abrazándose a sí mismo en humildad, para poder abrazar a todos en compasión y misericordia. Se consolidó libre en su interior para poder amar sin límites a toda la humanidad en una hermandad que nacía de la sangre de Jesucristo en una llagas que se universalizaba en un amor sin fronteras. Y ahí entendió que su gloria estaba en la alabanza divina, con los sentimientos del Jesús sencillo y humilde de Nazaret, el que en la sencillez del Belén nos mostró la gloria de los ángeles y del Altísimo, viniendo de la esclava María, reina de los ángeles y de los cielos, en el amor y la resurrección del crucificado glorificado.

Hoy recibo su carisma a la luz de la encíclica “Laudato si”, que nos lo presenta como un hermano santo de actualidad radical y necesaria. El Papa Jesuita proclama la grandeza de este santo franciscano, como un referente universal de alegría evangélica en el deseo de una ecología integral. Y desde esta ecología me abro al sentido del Perdón de Asís. Hoy cuando vivimos heridas, dolorosas y sangrientas, tanto en la creación natural, como en la realidad histórica humana y en la relación con lo divino. Cuando la naturaleza grita en un agotamiento deshumanizador por explotación desnaturalizada y explosiva, cuando los hombres huyen como animales despavoridos en refugiados por millones –En cualquier playa…– , en hambrientos sin horizontes, cuando la sociedad se siente rapidada y estresada, desorientada y sinsentido. Hoy ante estas heridas no hay otro bálsamo que la profundidad de una indulgencia que venga promovida por una auténtica reconciliación, por un perdón que sane y consuele, que genere confianza y esperanza de verdad y de amor. La indulgencia viene del corazón del padre y pasa por modos de vida que son felicitantes en el amor y que pasan por rutas sencillas y sabias que siempre han encontrado los pueblos fieles en la búsqueda de lo auténtico:

Una reconciliación con la naturaleza que pasa por el gozo de la sobriedad, que con sabiduría distingue lo necesario de lo accesorio y de lo caprichoso, sin dejar su libertad en manos de un tener y un consumo que rompen la armonía y secuestran la paz en una rapidación estresante y depredadora de unidad interna de lo humano
Un perdón que pasa por el reconocimiento de la propia historia, de la aceptación de nuestras propias sombras a la luz del amor del Padre en el Hijo, y en un abrazo compasivo a las historias y sombras de los hermanos que necesitan nuestra palabra de perdón y de aliento en su pobreza y en su dolor, en su propio pecado y en su miseria, que sólo puede ser sanada con la certeza de que la nuestra ha sido perdonada y Dios nos ha dado su gracia.

Así nos abriremos a la experiencia del Dios que nos bendice continuamente con una bendición de armonía y de paz, que sana toda división y trae el aceite del consuelo y el vino de la esperanza a nuestras vidas. Esa experiencia que pasa por la conquista del silencio y la contemplación, de la oración sencilla y confiada en la alabanza al Padre que nos hace hermanos en la ternura de todo lo creado.

Bendigo a Dios por poder reflexionar y compartir esta “Indulgencia de la porciúncula” desde este corazón franciscano que empapa el santuario de Regla y esta casa de Oración, remanso de paz y de descanso de la que gozo en estos días. Pido a Dios mi unificación armoniosa en el espíritu franciscano en esta fiesta del perdón de Asís, quiero amar más la naturaleza desde el compromiso con la sobriedad, perdonar más desde mis propias heridas sanadas y orar con más fe y alegría al buen Dios que me mima y me agracia constantemente: En lo humano y lo divino.

Paz y Bien, desde el santuario de Regla en Chipiona


El Papa y la escuela: propuestas y claves

28.06.18 | 12:19. Archivado en Iglesia, Papa Francisco, Acción Católica, Juventud

Iglesia católica y ámbito escolar

En una audiencia a los miembros de la Fundación Gravissimun Educationis, el Papa Francisco ha subrayado la relevancia de la enseñanza y lo que considera claves fundamentales para un programa de pensamiento y de acción basados en sanos principios que contribuyan, a través de la educación, a la construcción de un porvenir en el que la dignidad de la persona y la fraternidad universal sean los recursos globales a los cuales todo ciudadano del mundo pueda acceder. Para el pontífice, “sólo cambiando la educación, se puede cambiar el mundo. Para hacer esto es necesario las siguientes sugerencias: hacer red, no dejarse robar la esperanza y buscar el bien común”.

Hacer red

Explicó que “hacer red significa:

– poner juntas a las instituciones educativas y universitarias para potenciar las iniciativas educativas y de investigación, enriqueciéndose con los puntos de fuerza de cada uno, para ser más eficaces a nivel intelectual y cultural.

– poner juntos los saberes, las ciencias y las disciplinas, para afrontar los desafíos complejos con la interdisciplinaridad.

– crear lugares de encuentro y de diálogo dentro de las instituciones educativas promoviéndolas hacia afuera, para que el humanismo cristiano contemple la universal condición de la humanidad de hoy.

– hacer de la escuela una comunidad educadora en la cual los docentes y los estudiantes no estén relacionados solo por un plan didáctico, sino por un programa de vida y de experiencia, en grado de educar a la reciprocidad entre las diversas generaciones“. No sólo el espacio, sino también el tiempo. La educación católica no se limita a formar mentes con una mirada amplia, capaz de englobar las realidades más lejanas. Esta se da cuenta que, más allá de expandirse en el espacio, la responsabilidad moral del hombre de hoy se propaga también a través del tiempo, y las opciones de hoy recaen sobre las futuras generaciones.

No dejarse robar la esperanza

Otro aspecto importante a la cual la educación está llamada a responder, afirma el Santo Padre, es no dejarse robar la esperanza. “Estamos llamados a no perder la esperanza porque debemos donar esperanza al mundo global de hoy. Globalizar la esperanza y sostener las esperanzas de la globalización – señala el Pontífice – son compromisos fundamentales de la misión de la educación católica”. Una globalización sin esperanza y sin visión está expuesta a los condicionamientos de los intereses económicos, muchas veces lejanos de una recta concepción del bien común y producen fácilmente tensiones sociales, conflictos económicos, abusos de poder. Hoy debe preocuparnos los procesos de interdependencia global: el desafío económico, basado en la búsqueda de mejores modelos de desarrollo; el desafío de la política, el poder de la tecnología está en continua expansión.

Proyectos educativos: identidad, cualidad y bien común

El papa sostiene que los proyectos educativos han de reunir tres criterios fundamentales: Identidad, cualidad y bien común.

La identidad exige coherencia y continuidad con la misión de la escuela, de la universidad y de los centros de investigación nacidos, promovidos o acompañados por la Iglesia y abiertos a todos: “Estos valores son fundamentales para insertarse en el surco trazado por la civilización cristiana y por la misión evangelizadora de la Iglesia. Con ella podrán contribuir en indicar los caminos a seguir para dar respuestas actuales a los dilemas del presente, teniendo una mirada de preferencia por los más necesitados”.
La calidad, afirma el Santo Padre, este es el faro seguro para iluminar toda iniciativa de estudio, investigación y educación. Esta es necesaria para realizar alianzas de excelencia interdisciplinares que son recomendados por los documentos conciliares.
El objetivo del bien común, afirma el Papa Francisco, y este no es fácil de definir en nuestras sociedades marcadas por la convivencia de ciudadanos, grupos y pueblos de culturas, tradiciones y credos diferentes. Se necesita ampliar los horizontes del bien común, educar a todos a la pertenencia de la familia humana.


Obispas y pastores con el Papa en el Consejo Ecuménico -CMI-

22.06.18 | 13:43. Archivado en Iglesia, Papa Francisco

EL PAPA FRANCISCO Y EL ESPÍRITU ECUMÉNICO

«Caminar según el Espíritu» (Ga 5,16.25)

El papa Francisco en su reciente viaje a Ginebra, en la celebración del setenta aniversario del consejo ecúmenico de las Iglesias –CMI-, ha reflexionado sobre el ecumenismo a la luz del discernimiento de espíritus, desde la teología paulina y la espiritualidad ignaciana. Nos ha dado claves fundamentales y sencillas que han de ser transversales en el camino y proceso ecuménico. Tras plantear lo que es la dinámica del espíritu mundano, que somete a la luz de los propios intereses y divide los corazones, adentrándolos en la soberbia de lo propio y lo excluyente, proclama lo propio del espíritu de Cristo que ha de ser la fuerza y el camino que nos conduzca al verdadero encuentro de la comunión y de la verdad, sobre lo que nos divide y nos separa. Dicho espíritu pasa por la clave evangélica de la disponibilidad de arriesgar y perder en el orden de priorizar la voluntad de Dios Padre sobre la nuestra, como hizo Cristo para que podamos llegar a ser uno. En su discurso nos ha servido cinco claves sencillas de análisis y de programación para seguir avanzando en el camino ecuménico:

1.- Los propios intereses causa de la división

El papa considera que las divisiones entre los cristianos se han producido con frecuencia por dejar entrar una mentalidad mundana en las comunidades cristianas, anteponiendo los propios intereses a los de Jesucristo. Incluso, manifiesta que algunos intentos de lograr la unidad se hicieron con lógicas mundanas.

2.- La autorreferencia no es evangélica, dispuestos a perder

Reconoce que el concilio ecuménico vaticano II, junto al consejo ecuménico de las iglesias han sido dinamizadores del movimiento ecuménico a la luz de la voluntad de Jesús y que lo habita el Espíritu que no permite la autorreferencia. Sostiene que este es el camino, aunque algunos vean o crean que de este modo pierden, o trabajan sin provecho, pero considera que ,siguiendo a Jesús por encima de otros objetivos y seguridades, el ecumenismo será “una gran empresa con pérdidas”. Pero apuesta por esta pérdida lo es de salvación y por tanto de ganancia, de signo del reino y de su justicia, fiel a la lógica de la Pascua.

3.- Hemos de caminar según el Espíritu, no por los atajos del mundo

Fiel a su pensamiento evangelizador y eclesial, el obispo de Roma afirma que hemos de evitar toldos el pensamiento autorreferencial y saltar sobre la tentación de buscar intereses personales. El lenitivo para cuando nos llegue la duda en el camino del ecumenismo, será saber optar por caminar según el Espíritu, purificando el corazón del mal, eligiendo con santa obstinación la vía del Evangelio y rechazando los atajos del mundo. Es lo que se ha de pedir el setenta aniversario del Consejo Ecuménico de las Iglesias.

4.- La tarea ecuménica fundamental hoy: Rezar, evangelizar, servir juntos

Para el pontífice las distancias no han de ser excusas; se puede desde ahora caminar según el Espíritu: rezar, evangelizar, servir juntos, esto es posible y agradable a Dios. Caminar juntos, orar juntos, trabajar juntos: ese es camino fundamental. Este camino tiene una meta precisa: la unidad. La división «contradice clara y abiertamente la voluntad de Cristo, es un escándalo para el mundo y perjudica a la causa santísima de predicar el Evangelio a toda criatura» (Unitatis redintegratio, 1).

5.- De la estrategia a la oración confiada al Espíritu del resucitado que ha derribado, con el amor, los muros y la enemistad que nos separan.

Ante un mundo herido por divisiones que afectan más a los débiles se descubre la necesidad sanante de nuestra unidad. Defiende que caminar juntos para nosotros cristianos no es una estrategia para hacer valer más nuestro peso, sino que es un acto de obediencia al Señor y de amor al mundo. El papa solicita una actitud orante fundamental: pidamos al Padre que caminemos juntos con más vigor por las vías del Espíritu. La cruz oriente el camino, porque allí, en Jesús, los muros de separación ya han sido derribados y toda enemistad ha sido derrotada (cf. Ef 2,14). Allí entendemos que, a pesar de todas nuestras debilidades, nada nos separará de su amor (cf. Rm 8,35-39).

José Moreno Losada. Delegado episcopal para el ecumenismo y el diálogo interreligioso.


Oración desde Aquarius

16.06.18 | 12:07. Archivado en Iglesia, Papa Francisco, Acción Católica, Lectura creyente

Querido Padre, hoy estoy confundido, mi oración comienza con un sinsabor fuerte. Confiado en ti, he querido entrar en la misericordia por la puerta de la cautividad, atendiendo tu ruego de redimir a los cautivos. El escenario me supera, contemplo el dolor y el sufrimiento, sin sentido aparente, y me doy de bruces con el infierno en medio de la historia y de todos los que han descendido hasta él, encontrándose en lo más bajo, duro e indeseable de lo inhumano. Veo el mundo de los refugiados y de todos los cautivos y me rompen por dentro. “Aquarius”, es más que un suceso es el grito de la historia en el hoy de Europa. Es la señal de un mundo herido, de una sangre en la ecología de lo humano, de lo natural, abierta en lo impide la libertad, la dignidad, la esperanza.

Mis ojos desean cerrarse, para que mi corazón no zozobre ni tiemble, pero no puedo hacerlo, porque al mismo tiempo, siento la voz de tu Hijo amado que con ternura me anima y me dice: “no temas, yo he vencido ese infierno, yo he descendido hasta él y traigo la liberación para que se pueda abrir toda puerta injusta, se sane todo dolor inhumano, salte todo cerrojo de esclavitud y de perdición, para que se anuncie el año de gracia del Señor”. Al oírle y contemplarle, con sudor de sangre y lágrimas en los ojos en el camino la pasión, con la cruz en sus hombros, alzado y crucificado en el calvario de la vida, me doy cuenta que mi Dios no es juez, sino hermano, víctima y consuelo, libertad y gracia, sanación y fuerza. Tú, mi Dios, estás en el niño solo, en la mujer embarazada, en los hombres marcados por el látigo de la esclavitud, en cada ser humano que viene en esas embarcaciones y permaneces ocultos en todos aquellos que se ahogan y no llegan, o que se acercan en el mayor anonimato de la persecución y sin los papeles, buscando solo sobrevivir.Ahí está tu Señor, te tengo al lado, callado y perseguido, ahí te haces el más cercano y no entiendo tu lenguaje, con la cultura de lo satisfecho y de lo indoloro, de los asfixiados en el puro tener y en la defensa de los privilegios injustos. Sácame de la liquidez de superficial y descomprometido y adéntrame en lo entrañable de lo humano.

Te descubro compasivo con todos los refugiados y cautivos de la historia, identificado con ellos, y veo tu rostro en el de ellos, que me espera para ser besado y darme a mí también, la salvación y la libertad que necesito. Sí, hoy siento tu invitación para abrazarme a los cautivos, como tú te abrazaste a todos los cautivos de tu pueblo y tus caminos, llegando hasta la muerte y una muerte de cruz. Siento que tu Espíritu de resucitado, me quiere quitar todos mis miedos para que arriesgue y sea capaz de adentrarme en las periferias, no desde el juicio ni desde la superioridad, sino desde la fraternidad de mi propia cautividad, que necesita ser liberada en el dolor y el sufrimiento de todos los últimos de la historia; todos aquellos que cargan con los infiernos, más desde su ser víctimas que agentes de su propia historia y su condena humana.

Y te pido, tocado por tu gracia de crucificado-resucitado, que me ayudes a saber descender contigo a los infiernos humanos de los que sufren, para poder, también contigo, ser libre y ascender a la gloria de un reino de paz y de justicia verdaderas para todos. Que “Aquarius” no nos sea indiferente.left


"Consiliarios y Quercus"

13.06.18 | 10:52. Archivado en Papa Francisco, Acción Católica

“Movimientos y consiliarios con denominación de origen eclesial, como Quercus”

Los consiliarios generales de Acción Católica en Badajoz

Del 4 al 6 de junio de 2018 tuvo lugar el encuentro de consiliarios generales de Acción Católica con el que tradicionalmente se acaba el curso pastoral. Este año fue en la ciudad Badajoz, de donde son los consiliarios nacionales de JEC y Profesionales Cristianos. A parte de ellos asistió el consiliario de HOAC, de JOC y el consiliario saliente del Movimiento Rural de Jóvenes, así como el consiliario de nacional de Frater. Llegados desde distintos puntos de España: Albacete, Madrid, Granda, Plasencia, Badajoz. Vivieron juntos en la casa de oración de Guadalupe, en Gévora, las jornadas en la que pretendían compartir lectura creyente de sus vivencias como acompañantes en la fe de los militantes cristianos de los movimientos especializados de la Acción Católica y la General.

De la oración y lo vivido

Dedicaron una jornada a la oración compartida en un retiro, animado por Tomás Rubio Díaz (MJRC) de la diócesis de Plasencia, el espacio de oración y reflexión, fue el previo que sirvió para evaluar el trabajo de acompañamiento que tiene el consiliario en los movimientos de Acción Católica. Desde la realidad se fueron compartiendo tristezas y esperanzas de la hora que toca que en el mundo actual y en la Iglesia. Otro objetivo del encuentro era detectar las necesidades y claves para la programación del próximo curso, así como el análisis del proceso vivido por todos los movimientos durante los tres últimos años en el que se ha hecho una reflexión sobre la presencia y misión evangelizadora de cada movimiento en sus espacios y ambientes propios. El proceso ha sido elaborado con rigor y precisión por parte de todos los movimientos, con participación de los consiliarios y con el obispo consiliario Carlos Escribano, y los distintos análisis y proyectos han sido compartidos con obispos de comisión episcopal del apostolado seglar en orden a renovar, animar, a la vez que profundizar en la cuarta nota de la Acción católica para mayor comunión entre los distintos ministerios eclesiales. La imagen puede contener: 1 persona, exteriorTras todo el recorrido de reflexión y análisis, los consiliarios ven la oportunidad y la necesidad de dar relevancia al proceso por parte de la Conferencia Episcopal y dar a conocer eclesialmente todo lo que ha supuesto en respuesta a la pastoral misionera y de iglesia en salida- propuesta a nivel universal en la Iglesia en todos los últimos documentos papales-, y que confirma la apuesta de todos los movimientos en el momento actual, fieles a las claves de encarnación y compromiso propias de la espiritualidad de la revisión de la vida así como de la acción y compromiso en los ambientes.

Conociendo la ciudad de Badajoz: esa gran desconocida

La ocasión también propició el conocimiento de la ciudad de Badajoz, acompañados por Alberto Gata, militante de JEC graduado en historia, y la visita a la catedral donde fueron acompañados por el arzobispo Celso Morga, quien les mostró su acogida y les felicitó por el trabajo que realizan en el ámbito del apostolado seglar, tan importante y urgente en la Iglesia Española. Mostrando su alegría por la presencia de estos movimientos en la diócesis y deseando que puedan iniciarse aquellos que ahora mismo no tienen implantación.

Desde “Quercus”: otra tierra y otra gente, otra mirada

Otro objetivo que cada año se marcan los consiliarios es el conocimiento de la realidad que se visita y estando en tierras extremeñas, insertas en la riqueza del “Quercus” – árboles productores de bellotas- se sumergieron en la zona de los baldíos, en la comarca de Aburquerque, cercano a Alcántara, y tras visitar toda la fortaleza y castillo emblemático de la localidad, conocieron todo el proceso del trabajo rural en las tierras de alcornoques y encinares, visitando una explotación agraria-ganadera y descubriendo toda la elaboración de lo propio de la denominación de origen, desde el nacimiento del cerdo hasta su elaboración y aportación en la mesa. La imagen puede contener: 4 personas, personas sonriendo, personas de pieLa empresa “Quercus”, dirigida y coordinada por militantes del movimiento de Profesionales Cristianos –Manuel y José María Monteagudo- fue quien acompañó y presentó la propio y original de todo lo que es propio y auténtico en este trabajo y producción que después se lanza a un mercado internacional con sello de calidad cuidada y asegurada.

Fortalecidos y reanimados

Los consiliarios así, desde la oración, el análisis, la programación, la cultura y el conocimiento del medio vivieron días de comunión y fraternidad, que les anima a seguir en la labor de acompañar a los movimientos y a sus respectivos equipos permanentes. La imagen puede contener: cielo, nube, césped, exterior y naturalezaUna vez más salieron reforzados para la misión en unos tiempos donde toca vivir la minoridad y dejarse convertir por la llamada a una autenticidad que pueda ser bálsamo para las heridas de este mundo y esta sociedad. El brindis con el vino de la tierra, ultimaba esta acción compartida y ponía en manos de Dios Padre el deseo de seguir siendo Iglesia evangelizadora y en salida, dispuesta a servir y dar vida, con frutos que sean auténticos en su origen y su proceso, como lo son estos productos ibéricos que se fabrican en estas tierras extremeñas y que degustaron estos sacerdotes.

José Moreno Losada.


Universidad y ciudadanía

12.06.18 | 10:44. Archivado en Acción Católica

Mayor Zaragoza: "El mundo que dejemos a nuestros hijos dependerá, en buena medida, de los hijos que dejemos a nuestro mundo"

Estamos celebrando las cuartas jornadas -que son bianuales- de Ética y universidad en la UEx, concretamente este año en la facultad de medicina de Badajoz. Ahí nos juntamos más de cuarenta profesores universitarios de los distintos campus y centros de la universidad extremeña, amén de los que se incorporan de otras universidades españolas. En este caso el lema o eje central de las mismas es "una universidad para la ciudadanía".

Se trata de un grupo de innovación docente que lleva más de ocho años de andadura, que tiene como objetivo trabajar todo lo que se refiere al desarrollo de la competencia ética en los ámbitos universitarios, tanto a nivel de alumnado como de profesorado, y en las dimensiones de docencia, investigación, gestión y extensión a la sociedad.

El planteamiento es de ética aplicada y tenemos como reto experienciar, ensayar, investigar y aplicar lo que se refiere al desarrollo ético y deontológico de los universitarios, centrándonos además en el bien interno de las profesiones, así como de la ciudadanía que el mundo y la sociedad necesita hoy. Cada dos años damos cuenta de los pasos y ensayos que hemos realizado en las aulas, los laboratorios, las investigaciones, etc.

Y cada encuentro da lugar a una publicación viva y real de un modo transversal de avanzar éticamente en el ámbito universitario en nuestro marco universitario y enlazado con otros grupos que trabajan en la misma cuestión en lugares como Madrid, Valencia, Murcia, Deusto, Sevilla, Córdoba, y la realidad universitaria latinoamericana.

El grupo de profesores universitarios que pertenecemos al movimiento de Profesionales de Acción Católica sentimos como un compromiso personal, creyente y universitario, apostar por este proyecto que viene gestándose entre nosotros hace ya más de dos décadas y que al día de hoy consideramos que es una realidad ya consolidada en el marco universitario extremeño, integrado en la institución y avanzando en el deseo de construir la mejor universidad posibles para ese otro mundo posible que soñamos y deseamos. Al día de hoy es un grupo plural, ecuménico en sus saberes y motivaciones, que se compromete con la universidad y con la ciudadanía en su propio ser universitario.

Aprovechamos los encuentros para dejarnos iluminar por personas referentes a nivel estatal en los conceptos y objetivos que nos vamos marcando. En esta ocasión en que nos planteamos la cuestión de la ciudadanía nos ha acompañado Pedro José Gómez Serrano, profesor titular en la Complutense, director del departamento de "economía aplicada: estructura e historia", que tiene un amplio bagaje intelectual e investigador en temas de economía mundial, pobreza, desarrollo, siendo un gran militante en el deseo de una universidad comprometida por la dignidad y la igualdad de lo humano, desde convicciones humanistas de justicia y ciudadanas, y en su caso, enraizadas en una antropología cristiana.

Su ponencia partió de la urgencia y necesidad de responder a un mundo y una humanidad en cambio radical y permanente, donde se vive una globalización asimétrica en medio de grandes incertidumbres, que está reclamando una universidad que lleve a cabo bien sus funciones de informar, formar, transformar y evitar la deformación.

Expuso la realidad doliente que nos rodea, las dimensiones de la herida de nuestro planeta, que cifró como una herida de carácter económico, ecológica, política y cultural. El mundo, herido y doliente, está necesitando una ciudadanía en la que el individuo tenga profundidad y se construya como un trabajador y consumidor justo, desarrolle la verdadera fraternidad de lo humano y se comprometa como ciudadano asumiendo el encargo de construir la realidad en el ancho campo de los derechos y de los deberes, con conciencia de las obligaciones de ciudadanía.

Así abrió un marco de posibilidades y tensiones que hemos de asumir en el quehacer universitario actual: preocupación equilibrada entre el prójimo cercano y lejano, saber mirar en tensión la universalidad y la cercanía, el reconocimiento de lo gratuito de nuestro bienestar y poder y así el compromiso por el derecho universal a un vida decente para todos, el descubrimiento de lo que debemos a los otros y la participación unos de otros para poder llegar a ser y la necesidad de romper el engaño de una solidaridad restringida y apolítica, hoy como nunca estamos llamados a universalizar la solidaridad y a realizarla en la estructura de lo político.

La ponencia estuvo enmarcada en una lluvia de experiencia reales compartidas por los participantes en las jornadas, 25 intervenciones que presentaban el vivir del compromiso y la opción de estos profesores por el desarrollo de la competencia ética y ciudadana en nuestra universidad. Basta atender a los títulos de sus exposiciones para entender de qué estamos hablando y de los frutos que ya son realidades vivas y experimentadas en nuestros campus y centros extremeños, doy cuenta de algunos de ellos:

-Costes medioambientales y la toma de decisiones en la empresa.
- Aprendizaje por servicio y la discapacidad en el tercer sector en Extremadura.
- Propuesta de la inclusión de la dimensión de "espiritualidad" en la Pedagogía de la Aventura.
-Actuar con responsabilidad y ética profesional: autoevaluación y evaluación por pares.
-Formación familiar en decisiones económicas y éticas.
-Aprendizaje servicio en la enseñanza universitaria.
-Sensibilización en la universidad sobre las especies invasoras y el aprendizaje servicio.
-Educación emocional y transmisión de valores éticos en la universidad.
-Planteamiento de ética ambiental aplicado a la ingeniería civil.-Aprendizaje en la gestión del talento deportivo en Extremadura.

-Respuesta ética a la biopiratería.
- Los objetivos del desarrollo sostenible. Reto y oportunidad en los títulos de industrial.
-Trabajar la ciudadanía global desde la universidad a través de la fotografía.
-Soft Skillls y valores humanos en el grado de empresariales.
-Imaginando la ciudad ideal.
-Docencia en la decencia en Biología Vegetal; un ejemplo para principiantes.
-Cooperación de la UEx para el desarrollo educativo en una comunidad indígena amazónica.
- ¿Ética y compromiso en la universidad? Hacia el alcance de competencias transversales en el profesor de hoy...

Considero que al día de hoy, en el que no estamos en los rankings de grandezas universitarias a los ojos cuantificadores del mercado y el éxito, sí podemos mostrar una línea de trabajo ético, por un grupo significativo de profesores universitarios de las distintas facultades de la UEx, que ofrecemos la posibilidad de un trabajo transversal de la ética en nuestras aulas y centros, en todos los niveles y dimensiones.

En este sentido podemos sentirnos pioneros y significativos, aunque no sea nuestro objetivo este éxito sino el responder a lo que creemos que merece la pena y que es urgente y necesario en nuestro mundo de cara a lo humano, en su vertiente de justicia y dignidad.

No da igual la ciudadanía que estemos generando en nuestros jóvenes estudiantes y que estemos promoviendo en nuestro profesorado, en este sentido nos unimos al decir de Mayor Zaragoza: "El mundo que dejemos a nuestros hijos dependerá, en buena medida, de los hijos que dejemos a nuestro mundo".


Etica, ciudadanía y Religión: Corpus y Ramadán.

01.06.18 | 01:26. Archivado en Iglesia, Papa Francisco, Acción Católica, Lectura creyente

Hoy: Corpus y Ramadán, templo y mezquita.

Sin el concurso de las religiones no habrá ética ni paz universal. Nuestro abrazo interreligioso – Abdel como imán de la comunidad islámica y yo como delegado del arzobispado para el diálogo interreligioso-, conocimiento, respeto y encuentro pone bases firmes a nuestros deseos de un mundo mejor y de una esperanza compartida. Otro mundo es posible y la religión lo proclama, lo quiere y se compromete a ello. Estamos llamados todos a comprometernos para que la justicia y la dignidad sea horizonte universal, la trascendencia es lugar para la alteridad y el encuentro de lo profundo en lo sagrado más allá de nuestras veleidades e ideologías. Todo lo que ayude al hombre, en lo profundo de sus convicciones, a ser más auténticos, transparentes, fraternos y compasivos es material indispensable para construir la humanidad y responder a los grandes sufrimientos y dolores de este mundo en el que vivimos y del que somos los encargados.

Corpus, justicia y caridad
La imagen puede contener: una o varias personas e interiorYo hoy he vivido esos dos momentos que se complementan y hacen visible la llamada a explicitar el hecho religioso en una sociedad en la que muchos de sus ciudadanos viven y sienten su religiosidad, como un elemento configurador de sus existencias. Por una parte, un encuentro simbólico en san Francisco, el parque se hacía plataforma celebrativa de todos aquellos que, desde Cáritas, se preocupan por la dimensión sociocaritativa de la fe cristiana. Allí se ha compuesto un “puzle del compromiso caritativo” con muchas piezas de las distintas parroquias y asociaciones , con un lema real y creído reconociendo la importancia del compromiso para construir el mundo en unidad, justicia y verdad. En esta dimensión está claro que se incluyen a todos los que se encuentran en situación de dolor y riesgo sean de la nacionalidad, cultura o religión que sean. Me encanta por ejemplo el centro de formación para las mujeres que tienen en la parroquia de San Andrés, que coordinan las religiosas del Buen Pastor, en el que conviven mujeres de orígenes y religiosidades muy distintas, cristianas y musulmanas. Resonaba en mi interior el canto del Ubi Cáritas, donde hay caridad y amor allí está Dios, y daba gracias al Padre por ese amor que solo puede incluir y nunca excluir. Una oración compartida y celebrada en el deseo de dejarnos llevar por el Espíritu de Jesús que es tan universal y católico.

Ayunando de la indiferencia indolora

Después me acercaba a la mezquita para responder a la invitación del imán Abdel a la Iglesia Católica. El arzobispo me pidió que lo representara en este acto simbólico de comunión y fraternidad, en el desayuno del Ramadán. Lo hacía con mucho gusto, tras la experiencia del curso pasado, y por la amistad con el imán y miembros de la comunidad islámica. Junto a otras personas del barrio, de la educación, la sanidad y la política, hemos compartido mesa, pero sobre todo sentido, cercanía, familiaridad y gozo de saber querernos, encontrarnos, conocernos, valorarnos y desear seguir caminando juntos en pro de lo mejor para todos. Nos alegramos de las cosas buenas que pasan en las comunidades religiosas respectivas y de poder contar con esta relación de aceptación mutua y de cuidado, sabiendo que es mucho lo que podemos aportar en las necesidades de nuestro mundo y de nuestra sociedad.

Todos deseamos que el Espíritu de la bondad nos penetre y nos dejemos configurar por lo mejor de nuestras religiones como es el amor, la compasión, el perdón y la entrega a los hermanos. Y me alegro del comunicado de Abdel en las redes tras nuestro encuentro hoy en la mezquita y la felicitación que le hemos llevado, siendo agasajados por ellos como ángeles:“Un gran placer recibir hoy a nuestros vecinos en nuestra mezquita y compartir con ellos la Ruptura del Ayuno del mes de Ramadán. Hemos pasado unos momentos cargados de convivencia y amistad.Queremos aprovechar el mes de Ramadán para acercarnos mas a nuestros vecinos, presentándoles la mejor imagen de nuestra religión, tolerancia, respeto, dialogo y amistad.”
Por eso, doy gracias por lo que vivo y siento en estos espacios y con estas personas.


Inclúyeme, rompe barreras

29.05.18 | 09:19. Archivado en Acción Católica

¿Quién no tiene alguna discapacidad?

Hace unos días subía en el facebook un vídeo de un programa televisivo en el que un padre daba testimonio de la gracia y la riqueza que Dios le había concedido en un hijo Pablo, con grave parálisis cerebral. Lo hacía ante Andrés Aberasturi, que también ofreció un testimonio singular y ante Risto que guía el programa. Observo que lleva ya en mi página más de diez mil reproducciones, es algo que llama y provoca. Y no puedo menos que relacionarlo con la fiesta que el otro día teníamos en la parroquia con niños y jóvenes con discapacidad de Aspaceba, Apnaba, La luz, Los ángeles, Aprosuba, y con el proyecto que desde Cáritas estamos desarrollando este curso en la parroquia: “Inclúyeme, rompe barreras”. La imagen puede contener: 14 personas, personas sonriendo, personas de pie e interiorEstá siendo una experiencia novedosa y enriquecedora que nos saca de esa “discpacidad” del desconocimiento y de la indiferencia indolora, mal grave de la sociedad hiperactiva y estresada, competitiva e individualista, que no nos lleva a la verdadera alegría y felicidad en la mayoría de los casos. Os cuento el proyecto y os invito a este acto último que tendremos este sábado en nuestra parroquia, día 2 de Junio, a las 20,45, un concierto lleno de belleza y generosidad.

Inclúyeme, rompe barreras

Un proyecto de vida, gracia y luz. Así está siendo este curso en nuestra comunidad, cada año la parroquia se plantea un reto de fraternidad y comunión en orden a la proximidad con realidades que nos rodean y que desconocemos, que pueden estar tocadas de sufrimiento, soledad, dificultad o agobio. La imagen puede contener: 12 personas, personas sonriendo, exteriorTenemos como clave dirigirnos alternativamente a situaciones de lejanía, como cooperación y desarrollo en educación, marginalidad, refugiados, y a cercanas de ámbito local y regional, barriadas, asociaciones, proyectos de Cáritas diocesana. Cada proyecto nos forma, informa, a la vez, que nos abre el corazón y nos hace mas hermanos y más universales. Este año nuestro proyecto tiene como máxima de vida y de evangelio: “Inclúyeme, rompe barreras”. Nos hemos fijado en las asociaciones de ASPACEBA y APNABA, que tienen sus centros junto a nuestro complejo parroquial.

Con Aspaceba y Apnaba

Tenemos conexión con miembros y usuarios de estas asociaciones por pertenecer a nuestra feligresía, pero queríamos que nuestra parroquia traspasara barreras, que no sólo algunos de ellos estuvieran entre nosotros, sino que nosotros estuviéramos entre todos ellos. Para eso hemos ido trabajando a lo largo de años una serie de acercamientos y convivencias que han ido preparando el terreno para la proximidad. Pero este curso el horizonte era ponerlos a ellos en el centro de nuestra parroquia, en nuestro pensar, sentir, hacer, incluidas nuestras celebraciones y también nuestro dinero y generosidad.

Para salir de nuestra discapacidad

LA PAELLA Y SU MILAGRO

Buscamos un acercamiento integral en todas las dimensiones, para salir del desconocimiento y su consecuente indiferencia, a la cercanía, la compasión mutua, el enriquecimiento de las realidades y así compartir vida de verdad. Creo que lo estamos consiguiendo, para ello hemos trabajado en muchas dimensiones aunque todo está siendo iniciación, que necesita seguir en proceso y avance en esta conexión. En esta última semana nos movemos entre paellas y concierto. Este Domingo la parroquia pasaba de la misa a la mesa, del altar a la comida compartida, del pan eucarístico partido y compartido, a la paella grandiosa para casi trescientos comensales. Toda una marea de vida, alegría, generosidad, organizada por personas entregadas de la parroquia que lo mismo bailan que se echan a tierra para fregar el recipiente que ha contenido el sacramental de la comunidad en mesa compartida. Con personas generosas como los cocineros, la familia de Manolo Méndez y Lola ,que sabe de evangelio y de piedad mariana, a pie de obra con una disponibilidad sin límites, después de haber estado él convaleciente por un accidente laboral, que le pudo costar la vida y la movilidad de su cuerpo hace dos años. Allí mismo estaban los preadolescentes de la tropa solidaria de Guadalupe, presentando productos elaborados por estas asociaciones reconociendo sus capacidades en su discapacidad. Toda la tribu hecha comunidad.

EL CONCIERTO: “STAR SONGS”

Y aún no hemos recogido, bien engrasada, la paella gigantesca, cuando estamos con los carteles y las entradas para el concierto solidario que generosamente nos ofrecen el el coro VOCALIS, hermanos y amigos de nuestra parroquia, en estreno en Badajoz :STAR SONGS. Con su director Moisés García y su pianista Luis A. Calderon, nos deleitarán con canciones y música, muchas de ellas del cine del siglo XX, y se convertirán en magia de corazones compartidos y generosos, que no quieren la indiferencia y buscan lo humano, desde el arte y la belleza ofrecida y regalada. Los donativos -5 euros- se sumarán a ese proyecto vivo de proximidad y cercanía que va rompiendo barreras porque cree que otro mundo es posible y que hay un modo de medir y de valorar que nace de las entrañas y que es el verdadero y real (Hay fila cero). La entrañas nos descubren a todos como únicos y nos hacen tesoros para los demás, cuando nos movemos desde ellas, adquirimos un valor y una dignidad que nos hace auténticos a todos. Nos volveremos a encontrar, a celebrar, a gozar y a gritar que “otro mundo -sin barreras- es posible”, será también para los cristianos un modo de celebrar el corpus, esa presencia real de Cristo en el pan de lo humano y de lo divino.

Te esperamos… te puedes pasar por la parroquia y hacerte de entrada para ti y los tuyos¡¡¡No faltéis¡


“Ramadan mubarak”

21.05.18 | 14:19. Archivado en Iglesia, Acción Católica

Feliz y fecundo Ramadán

Con la llegada de la luna nueva ha comenzado el Ramadán, el mes santo para todo el mundo musulmán. Con tal motivo la comunidad católica quiere felicitar a los fieles de la comunidad islámica , especialmente a los que convivís con nosotros,en Extremadura. Os deseamos, junto al Papa Francisco, que este tiempo sea para vosotros lo que pretendéis: “un momento privilegiado de oración y ayuno que os ayude a caminar por el camino de Dios, que es el camino de la paz”.

Queremos colaborar en el objetivo del diálogo interreligioso para “continuar e intensificar el diálogo entre cristianos y musulmanes, en su dimensión educadora y cultural, para que se movilicen todas las fuerzas al servicio del hombre y de la humanidad, para que las jóvenes generaciones no se constituyan en bloques culturales o religiosos, unos contra otros, sino como auténticos hermanos y hermanas”.

Nos alegramos de los pasos dados en orden a vuestra presencia en el ámbito escolar en la comunidad autónoma y estamos dispuestos a una reflexión sobre “la promoción del respeto mutuo a través de la educación”.

Consideramos que el hecho religioso forma parte de nuestra sociedad y de nuestra cultura y que ha de ser instrumento válido para la educación integral y la ciudadanía, dentro del ecumenismo de saberes y de valores, para favorecer la justicia, la libertad, la paz y la fraternidad humana.

Que vuestro ayuno, oración y limosna sean fecundos para todos.

José Moreno Losada. Delegado episcopal para el diálogo interreligioso.


El Espíritu de puertas abiertas: Iglesia joven en salida

17.05.18 | 12:27. Archivado en Iglesia, Acción Católica

¿Iglesia del miedo?

La iglesia, como pueblo de Dios llena de gracia y de verdad, hoy se viste de fiesta porque está celebrando su nacimiento. Ella hunde sus raíces en el acontecimiento de Pentecostés cuando el Padre, por su Hijo, envía al Espíritu de la verdad y la vida a la humanidad. Los apóstoles reciben la fuerza del espíritu en un contexto de debilidad y de miedo. Las puertas cerradas, en medio del mundo, por temor. Y es en medio de ese mundo y esa debilidad cuando se abren las puertas y las ventanas por la fuerza del Espíritu, y lo que era realidad encerrada y asustada se convierte en iglesia en salida, apostólica, misionera. Hoy sigue siendo así. Cuando sentimos el miedo es porque nos centramos en nosotros mismos, nos autorreferenciamos, y nos da miedo la realidad. Nuestra debilidad y los sufrimientos del mundo nos alarman y buscamos seguridad y conservación. Pero eso es dificultad para anunciar el evangelio, para llevar la buena noticia al mundo, e impide nuestra propia realización como creyentes, apaga nuestra creatividad, no se abre al Espíritu. Celebrar Pentecostés es creer que “otra iglesia es posible”, que hemos de superar nuestros miedos para construir y ser la Iglesia de la confianza, la que se arriesga en la misión y en el ejercicio de la misericordia. La que se descubre como levadura en medio de la masa y lleva la alegría del evangelio.

Otro Espíritu es posible, el de la confianza

Celebramos que Cristo ha resucitado, la muerte ha sido vencida y el miedo, aunque conquistó algunas batallas, ha perdido la guerra. El Resucitado tiene el poder y la gloria, y cumple su promesa definitiva: nos envía su Espíritu. Espíritu de valor y confianza, de fortaleza y verdad, de amor y gracia. Es el Espíritu de la libertad, que arranca las puertas de los temores y las seguridades para abrir las ventanas del riesgo en el amor comprometido; del fuego que aviva la lucha por la dignidad y la posibilidad de la reconciliación del hombre herido y hundido con Dios pródigo y sanante, que nos da su compasión y su misericordia. Es el Espíritu que hace posible otro mundo, que nos lleva al cuidado de la naturaleza: la ecología que se hace comunión y se humaniza, frente al miedo del destrozo del universo y de los que lo habitan.

Es el Espíritu de Dios, del amor, de lo comunitario y lo común, del pueblo de Dios –laicado. En Él ya no es posible encerrarse, ha traspasado las puertas y los cerrojos afianzados, nos hace abiertos de corazón y de mente, frente a las reservas y las dudas del temor. Con sus dones, comprendemos que el universo es nuestra casa y nosotros no somos extraños en ella, que la humanidad no va al vacío de una existencia de la nada, sino a la Casa Común del Padre, y que la senda es la de los hermanos en la comunidad, para llegar al sentir del amor trinitario en su eternidad y su libertad absolutas.

Ahora es el tiempo de la comunidad en libertad, el tiempo del laicado, de los jóvenes

Somos la Iglesia del Espíritu Santo, del Espíritu de Cristo Resucitado. Ahora es el momento de acabar con todos los miedos y los temores para vivir eternamente desde la confianza. la Iglesia está llamada a abrir todas sus puertas y ventanas para que el Espíritu que ha recibido, se haga extensivo para todo el mundo y toda la creación. Este es el trabajo del laicado, de todos los bautizados, que tocados por el Espíritu, disciernen lo que el Padre quiere de este mundo y se meten en él como levadura, como sal, como grano de mostaza, como grano de trigo para ser «Iglesia en misión, en salida, compasiva, generosa, de perdón y sanación, de fuerza para los débiles y denuncia para los injustos y los inmisericordes», para llamarlos a la conversión de corazón. Y de un modo especial están llamados a ser portadores de este espíritu los cristianos más jóvenes, llenos de vida e ilusiones, ellos se merecen la autenticidad del evangelio y el reconocimiento de su importancia para llevar el evangelio. Jesús eligió a jóvenes y los llenó de protagonismo, confió en ellos, puso en sus manos el anuncio del Reino y los envió al mundo, para que superando todo miedo llevaran el amor y la misericordia. No podemos renovarnos como Iglesia apostólica en medio del mundo sin el laicado, sin el pueblo de Dios en corresponsabilidad, y especialmente hemos de priorizar el lugar de los jóvenes en el deseo de una Iglesia en salida. En sus manos está el presente y el futuro del mundo y la humanidad, sin ellos no habrá esperanza y el Reino no podrá avanzar. Dios cuenta con ellos y a ellos quiere enviar su Espíritu para alcanzar los retos de hoy.

Los retos del Espíritu a la Iglesia hoy
Los retos a los que le empuja el Espíritu a la Iglesia actual siguen siendo los de aquel Pentecostés primero:

- Abrirse a las sugerencias del Espíritu para tener un lenguaje nuevo, una lengua de luz y de verdad, de libertad y de justicia, de coherencia y entrega radical, que toque a los jóvenes y cuente con ellos.

- Llegar al hombre de hoy – especialmente a los jóvenes- y hablarle en su propio idioma, en su dolor y angustia, en su pobreza y cansancio, en su desnortamiento y agobio, para más allá de las diferencias y las divisiones implantadas, llegar a entender a todos y a ser entendida en su mensaje de amor y gracia.

- Le toca abrirse, como nunca, al lenguaje del ecumenismo y del diálogo interreligioso, en la verdadera libertad y en el deseo del encuentro de lo más humano y lo más digno. Ahora no estamos para distinguirnos, sino para salvarnos; para salvarnos todos los cristianos en Cristo y todas las religiones en el amor. Nos toca amar sin fronteras y sin límites porque es lo propio de nuestro Espíritu.

- La Iglesia, en su interior, hoy como nunca, se siente impelida por el Espíritu para vivir la diversidad de dones, ministerios y funciones atendiendo al bien común, sabiendo que es un mismo Dios el que obra todo en todos. Sólo así será una Iglesia creíble. Para esto hemos de unirnos y organizarnos como bautizados para llegar a todos los ambientes del mundo, la Acción Católica, en todos sus movimientos, es un signo concreto del Espíritu para la misión.

Pentecostés desea manifestarse hoy en todos los que hemos sido bautizados en el Espíritu de libertad, que ha vencido todos los miedos y los temores que hieren el corazón de lo humano. La Eucaristía, la liturgia de hoy, quiere prolongar el único Pentecostés del Resucitado. Por eso, una vez más, nos dará a comer su Cuerpo y su Sangre. Y así, nos da su propio Espíritu: para que no desfallezcamos en la misión y para que nuestra fuerza sea, aún mayor, que toda nuestra cobardía.


Miércoles, 21 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930