Cree en la Universidad

ECOLOGÍA Y SALVACION. En Polonia... movimiento mundial por el cambio climático.

14.12.18 | 10:59. Archivado en Iglesia, Papa Francisco, Acción Católica, Lectura creyente

SEGÚN NUESTRO EXPERTO EXTREMEÑO, ADOLFO MARROQUÍ, ESTO ES LO QUE ESTÁ PASANDO…

En el escenario más adverso, es decir el aumento de 2 ºC, el informe del IPCC prevé una rápida evacuación de personas en las zonas de los trópicos; resultando que en algunas partes del mundo, las fronteras nacionales resultarán inútiles, puesto que no será posible contener las migraciones de millones de personas, por muchos muros que se intenten construir.

Los informes de los expertos apuntan a que, por el contrario, los Gobiernos tienen que actuar para reducir las emisiones de GEI, y tienen que ir más allá de las medidas adoptadas en el Acuerdo de París, ya que estás no serán suficientes para evitar los 2 ºC de calentamiento. En concreto, se señala que para limitar el calentamiento globa, se necesitarían transiciones rápidas y de gran alcance en la utilización del suelo, la energía, la industria, la edificación, el transporte y el urbanismo.

En suma, sería necesario que las emisiones netas globales de dióxido de carbono de origen humano disminuyeran en 2030 alrededor de un 45 % respecto de los niveles de 2010, y siguieran disminuyendo hasta conseguir emisiones cero aproximadamente en 2050.

Una de las acciones en las que más énfasis ponen los expertos del IPCC es en un impuesto a las emisiones de CO2 (dióxido de carbono). Asegurando que poner un precio al carbón es vital para promover la mitigación, estimando además que para ser efectivo, el precio tendría que ir aumentando con los años, y pasar de situarse entre los 135 y los 5.500 dólares por tonelada de CO2 en 2030, y de entre 690 y 27.000 por tonelada para el año 2100

ANTE ESTO NUESTRA EXPERTA Y MILITANTE CRISTIANA TRINIDAD RUIZ NOS INVITA A PEREGRINAR DE VERDAD…

¿Peregrinaciones Climáticas?

“El Papa Francisco está llamando a la acción. Es tiempo de responder. Únete a nosotros en un viaje para orar por la creación, vivir simplemente, y abogar por nuestro hogar común. Regístrate y te apoyaremos en el camino” Con esas palabras recibe la página de inicio de la web del Movimiento Católico Mundial por el Clima.

Se está construyendo un movimiento vibrante para responder a esa invitación. En la red y en todo el mundo. La llamada del Papa, materializada en la enclíclica Laudato Si, es una propuesta directa al cuidado de nuestro hogar común , la Tierra, basada en una larga historia de enseñanza católica y una nueva forma de ver la realidad.

Conocedores de que el Papa Francisco ha instado a los 1.200 millones de católicos del mundo y a todas las personas de buena voluntad a tomar medidas urgentes contra la injusticia del cambio climático y la crisis ecológica, para proteger a los pobres y las generaciones futuras, existe desde hace tres años una iniciativa internacional, que surgió de pequeños grupos locales pero que va teniendo ya un alcance globalizado. Su seguimiento puede hacerse fácilmente en Twitter y Facebook, y en la www.catholicglobalclimatemovement.global. Así lo hacen decenas de miles de personas que participan en sus acciones, las cerca de 700 Organizaciones, miembros que se han adherido hasta la fecha de hoy, Parroquias e Instituciones católicas, y animadores o capítulos locales. El movimiento surgió en Estados Unidos y Canadá. Se está desarrollando mucho en los países de América Latina, especialmente Ecuador, desde donde se coordina toda la implantación para los de habla hispana. Aquí en España han iniciado su difusión Paz y Bien, organización franciscana, y otras vinculadas a la Comisión Episcopal de Pastoral Social, (Cáritas, Justicia y Paz). Está en fase todavía incipiente. Yo personalmente os animo a que os unáis a ella.

Me parece que es una riqueza de la Iglesia, que podemos compartir y disfrutar. Un regalo al alcance de todo el que quiera sumarse a este modo colectivo de vivir la fe que es la participación en las Acciones que proponen estas personas en las sucesivas Campañas. Programan varias a lo largo del año y suministran por internet todos los materiales para poder imprimirlos en las Parroquias o los Centros, por ejemplo. Para enterarse de ellas lo mejor es seguirlas por Twitter o Facebook, o si no se tienen Redes Sociales, estar atentos a los medios de comunicación eclesiales.

La próxima Campaña se llama Peregrinación por el Clima. Con motivo de de la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático que se celebrará en Katowice Polonia (14 Diciembre 2018), va a haber peregrinos camindo desde lugares simbólicos de Europa (por ejemplo Asís, el hogar de San Francisco), hasta el lugar donde tendrán lugar las reuniones de la Asamblea COP24Katowice. Estamos invitados a unirnos en oración con los caminantes y compartirla brevemente por internet a través de una pequeña sencilla plataforma que han habilitado. También desde el Movimiento Católico Mundial por el Clima, se nos está animando a que unirnos ecuménicamente a otros colectivos cristianos y a personas de buena voluntad creyentes y no creyentes, que compartan esta misma preocupación. La llamada en esta ocasión es de Formación en Cambio Climático, Causas y Consecuencias para los más débiles. Y desde ahí, asumir compromisos personales, pasar a la acción, individual y colectiva, diocesana y ciudadana y firmando escritos, interpelando y dialogando sobre nuestra opción.

En 2015, las naciones se reunieron en París para establecer un pacto climático innovador. Ahora lo hacen para discutir cuánto van a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. La voz católica para la creación es una parte importante de la conversación. Únete.


Conciencia, consciencia, en el presente

02.12.18 | 21:10. Archivado en Iglesia, Acción Católica, Lectura creyente

(Revisando y profundizando nuestros proyectos de vida)

Un año más nos hemos adentrado juntos en un quehacer que puede parecer extraño al mundo, y quizá también en más de un ámbito eclesial, el grupo de revisión de vida de profesionales cristianos de acción católica hemos revisado nuestros proyectos personales de vida y acción. Hemos empleado un fin de semana para trabajar en común nuestras vidas en aquellos aspectos que consideramos fundamentales en orden a proyectar y vivir nuestra propia existencia haciéndonos cargo de nuestra historia, encargándonos de nuestra persona, profesión, familia, ciudadanía, vida de fe… buscando la profundidad y la riqueza de lo integral.

Hemos estado en Betania, unas dependencias que las hermanas clarisas tienen en la dehesilla de calamón y que ofrecen con generosidad a personas que quieran hacer silencio y profundizar en sus vidas. Para nosotros ha sido un lugar de paz, comunión y vida fraterna. No solo nos reunimos para realizar una actividad sino para adentrarnos como comunidad de fe en lo que realmente nos importa a cada uno y a todos en conjunto, la vida.
Normalmente llevamos nuestra reflexión elaborada. Miramos nuestros objetivos y proyectos de años anteriores, nos ponemos en situación y analizamos nuestro presente. Pasos dados y cuestiones que hoy son retos y exigen discernimiento personal y compartido. Yo mismo abrí mis cuestiones para dar comienzo al encuentro, tras una oración agradecida en la que tomamos conciencia de la presencia de Dios, en quien creemos y confiamos. En nuestro grupo se encuentran profesionales de distintas ramas: empresario, docentes de universidad, instituto, educación infantil, ingeniero informático, médico, gerente de empresa, y yo sacerdote. Cinco casados y dos con hijos. Todos con menos de cuarenta, excepto yo que ando ya por el último tercio vital. Allí vamos desgranando nuestras reflexiones sobre las dimensiones fundamentales de nuestras vidas y lo fundamental que en este momento nos estamos planteando existencialmente.

Este año si tuviera que destacar palabras claves que han estado presentes y nos han calado de unos para otros serían las de conciencia, consciencia y presente. Conciencia en el sentido de seguir ahondando en nuestras vidas y en nuestras experiencias diarias vitales, familiares, profesionales, sociales en orden a descubrir lo bueno, lo verdadero, lo noble, aquello que de verdad nos llena y nos dignifica, tanto hacia nosotros mismos como en la relación con los otros. Pero para ello aparecía como necesidad fundante de nuestra personalidad, la conquista de vivir en la consciencia de lo que somos y hacemos. Asumir el protagonismo de nuestra vida y de nuestras acciones desde lo profundo, sabiendo entrar dentro de nosotros mismos antes de realizar la vida de cada día y sabiendo gustarla y elaborarla después de haberlo realizado. Ese difícil ejercicio de saber silenciarnos, o lo que es lo mismo, de estar en cada momento haciendo lo que estamos haciendo con toda nuestra persona, centrados de verdad y unificados para que lo que hacemos sea desde lo profundo, con verdadera consciencia. Y a esta clave se unía el deseo de saber vivir el presente, de no entregarlo a un pasado añorado o culpable, y de no hipotecarlo con un miedo adelantado de futuro, por lo que vaya a suceder. No, queremos un presente que sea capaz de agradecer o sanar el pasado, pero sin atarse a él, y que fecunde un futuro equilibrado, que avance sin miedo en creatividad y autenticidad. Un presente real y satisfactorio, donde nuestro yo avance en la construcción de una identidad querida y nunca acabada, abierta y entregada. Una personalidad que sienta y viva todo lo que le acontece, salud y enfermedad, alegría y tristeza, éxito y fracaso, soledad y compañía… y que de todo sepa aprender y ganar, con la disposición de riesgo y pérdida que lleva ensayar nuestra historia, sabiendo que es definitivo y único lo que parece puro ensayo.

Desde ahí aparecían aspiraciones de vida y gracia:

-El sacerdote deseaba más amor al evangelio y a Cristo para ser mejor servidor.
-El médico, tras su reciente oposición, se encamina a seguir haciendo de sus pacientes verdaderos protagonistas de su vida y de su salud, incluso de sus tratamientos, porque todos tenemos poder de sanar y de sanarnos. Le llama tratar a sus pacientes con los mismos sentimientos de Cristo.
-El ingeniero quiere arriesgar para salir de la comodidad de una rutina que da seguridad, pero estanca, para abrirse horizontes de creatividad, cuidando las relaciones ya adquiridas que no son de usar y tirar.
- A Los profesores de universidad no les llena ya cualquier investigación por muy de altura que sea, desean una investigación aplicada que tenga que ver con lo humano y lo ético, con lo que más necesita nuestra sociedad.
- La maestra le inquieta tener un espíritu vivo y profundo para encender la llama en los pequeños y seguir avanzando desde su identidad de compromiso con los más pobres.
- Los de empresa han de discernir si lo que hacen es entrega o adicción, la empresa puede vivirte toda la vida, pero las personas han de cuidar de no dar toda la vida a la empresa. No es fácil buscar el equilibrio y hallar la frontera en una juventud apasionada y apasionante cuando se abre todo un mundo de expectativas y posibilidades.
- La profesora de secundaria quiere seguir siendo un referente para sus alumnos en el cuidado de la persona y en sus razones de fe y sentido de vida. Pero tendrá que aprender a decir no, porque cada día tiene su afán y cada etapa sus prioridades y ahora está el pequeño que no sólo necesita pecho sino atención y cuidado…
Así se van desgranando realidades, momentos, deseos, expectativas, objetivos, herramientas… y en el fondo de todo LA VIDA. Pero en la gracia de ser conscientes, de querer vivir en conciencia y de tomar el presente como una ofrenda para ser y darnos, arriesgando en las personas que realmente queremos ser. Para ser nosotros los que vivamos realmente nuestras vidas y nuestras muertes, como lo hizo Jesús de Nazaret.


Proyectos de vida.José Moreno Losada


Miércoles, 19 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31