Cree en la Universidad

Centenaria, educación e interioridad

12.09.18 | 12:27. Archivado en Docencia, Lectura creyente

Felisa y Jesús de Nazaret

Tras el mes de vacaciones siento el deseo de volver a visitar a Felisa Lairado, feligresa de mi parroquia que cuenta ya con ciento un año. Ir a su casa me renueva y me reanima, la encuentro fiel a la vida y firme en la esperanza. Ella es consciente de su agotamiento, me habla de su dificultad para respirar, de su cuerpo cansado y vencido, pero entre esos suspiros, me refiere que me quiere de corazón, que le llena de gozo el que vaya a estar con ella. Hablamos de muchas cosas y me revela su secreto, se siente almada, no entiende cómo puede haber personas que digan que no tienen alma, cómo pueden vivir desalmados. Me habla de que su cuerpo ya se va entregando, aunque nos reímos a carcajadas porque yo le digo que sigue manteniendo “mando en plaza”, y me confiesa que su alma está viva, que Dios no la abandona, recordamos el texto paulino en el que refiere que nada nos podrá separar del amor de Dios que se ha manifestado en Cristo Jesús. Y entonces me muestra el libro que está leyendo, de cientos y cientos de páginas, sobre la vida de Jesús. Le parece impresionante poder seguir aproximándose a su figura, seguir recibiendo datos históricos sobre él, para ella es la persona más apasionante de la historia. Me dice en voz muy alta: ¡irrepetible¡, y se ríe con naturalidad, afirmando: ¡claro, si es Dios, cómo va a ser repetible! Y me confiesa que lo siente muy cercano, que está siendo su compañero de camino infatigable en este paso al Padre, profundizamos en aquello de que Dios se hace fuerte en la debilidad. Termina pidiéndome que le dé la absolución porque se siente pecadora ante tanto amor de Dios que le desborda y la recibe abrazando su libro sobre la vida de Jesús. Yo me voy con la lección aprendida.

Educar la interioridad: ¿Almados o desalmados?

Primera clase

Y con esa lección llego hoy a primera hora -8,00h- a la facultad de educación para comenzar a impartir la materia de pedagogía y didáctica de la Enseñanza Religiosa Escolar. Me encuentro por primera vez con los alumnos de cuarto curso del grado de educación infantil. Primero en mi oración personal me he situado ante Dios para abrirme a sus sentimientos ante estos nuevos jóvenes alumnos que voy a conocer. Comienzo a presentarle el programa de la asignatura, a ver los objetivos que tenemos que conseguir y hablamos de aquellos que son generales, transversales y específicos. Entre los específicos aparece “la reflexión y diálogo acerca de la existencia de una trascendencia y su vivencia en el hecho religioso”. Vemos el paralelismo y complementariedad de este objetivo con varios de los generales y transversales y hablamos de la interioridad del ser humano que está de fondo del hecho religioso y que habita cada hombre, sea creyente o no. Compartimos que la preocupación por la ética y los valores no es una simple cuestión de habilidades e intrumentos, sino que tienen que ver con la interioridad y ahí enlazo con el planteamiento de Felisa,cuando habla de su alma, del ser humano como ser almado. Para poder reconocer este concepto de alma, que al día de hoy viene traducido por la cuestión de “la mente y el cerebro -cuerpo-“, les planteo de un modo sencillo unas cuestiones prácticas, una de ellas una conversación que oí ayer entre dos padres que habían estado en la presentación de los profesores de educación infantil que acogerían a sus pequeños hijos de tres años en distintos colegios. Los dos confirmaban que les habían hablado de que comenzarían todas las jornadas con el espacio de asamblea, en el que trabajarían la motivación, los sentimientos, el aprendizaje del silencio y la atención a su interioridad antes de entrar en la actividad más formal. Hablar de silencio, conciencia e interioridad es hoy, educativamente, un reto y una necesidad.La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie e interior Después les planteaba la misma cuestión pero de un modo personal, les invitaba a reflexionar cómo se habían situado interiormente ante este primer día de clase, con qué sentimientos y motivaciones profundas habían llegado hoy a la primera clase. Les preguntaba si eran conscientes de lo que suponía todo este proceso, este último curso que inician, los compañeros que hoy se encontrarían y con los que compartían aula por primera vez, las inquietudes y claves con las que desean ultimar sus estudios de grado… Así de pronto, con sinceridad alguna alumna me decía que no lo había pensado, que esta mañana sintió cierto disgusto porque ya no estaba en casa, porque volvía a la dura tarea del horario y la disciplina… Los pensamientos generales en muchos eran que venían a acabar esta etapa y querían terminarla cuanto antes, etc. Les planteaba la dificultad de educar la interioridad de los niños si no tenemos trabajada la nuestra propia, y que esto de ser almado, o tener interioridad, no era una asignatura pero forma parte de lo general y lo transversal de la educación y la construcción de la persona. La Enseñanza Religiosa se ha de dirigir a estos objetivos desde su peculiaridad y especificidad, pero necesita una estructura básica capaz de desarrollarlos y enriquecerlos.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas sentadas e interiorQuedé emplazado con estos alumnos, que hoy han estado atentos y despiertos -a pesar de la hora y de ser la primera clase- a que reflexionaran sobre estas cuestiones interiores y sencillas, les invité a ponerles nombre y a compartirlas:

Con qué espíritu y motivación interior vengo a ultimar mis estudios a la facultad.

Soy consciente de la riqueza que suponer estar en la universidad y ser universitario o siento más su parte de carga y dificultad, de pura tarea.

Qué tipo de relación aspiro a tener con mis compañeros y profesores. Qué me gustaría evitar y que deseo fomentar. Qué puedo aportar y cuidar yo para esa relación.

Qué aspectos de mi persona considero que puedo y debo desarrollar este curso.

Este año habrá elección a rector en la universidad: ¿me informaré y participaré, o creo que no es mi tema? ¿Qué mensaje me gustaría hacerle llegar a los candidatos a rector desde tu experiencia de alumno veterano?
Les animé a compartir algo de su reflexión entre todos y con la sociedad, la que subvenciona sus estudios y espera mucho de ellos.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por ALBA LÓPEZ SELLES 20.09.18 | 19:29

    Este año al empezar las clases tengo sentimientos encontrados, por una parte estoy contenta porque por fin termino los estudios que tanto esfuerzo me están costando sacar hacia delante tanto en cuestión de estudiar como en cuestión económica, pero por otra parte me da pena pensar que no voy a pasar tanto tiempo con mis compañeras y amigas con las que he compartido tantas cosas estos años.
    Me siento muy feliz y orgullosa de poder estar estudiando lo que quiero y tanto me gusta, lo único que me habría gustado que fuera diferente en estos años habría sido la relación entre toda la clase, que hubiésemos tenido mejor ambiente y no tantas discusiones por todo.
    Y con respecto a los profesores me habría gustado que fueran más comprensivos en algunas ocasiones, aunque entiendo que somos muchos y que adaptarse a cada uno sería algo difícil.

  • Comentario por Claudia López Pachón 20.09.18 | 15:26

    Después de comenzar una gran etapa para mí, parece mentira que este sea el último año de educación infantil. Aún recuerdo el primer año, los primeros días de clases en los que venía con ganas e ilusión, ya que iba a conocer a nuevos compañeros. También, recuerdo los nervios, pues me afrontaba a algo nuevo y desconocido para mí, me preguntaba como sería todo…
    Este es el último año y lo afronto con muchas ganas y energía pero también con nostalgia, me paro a pensar y es increíble que rápido pasa el tiempo. Pues veía eterno este año.
    Soy consciente de donde estoy pero sí que es cierto, que muchas veces no pensamos en ello y solo nos quejamos de las tareas, los exámenes, las exposiciones. Sin darnos cuenta que somos privilegiados por poder estudiar en una universidad, ya que hay muchas personas que por varias circunstancias no pueden realizar sus estudios.
    Espero tener una buena relación con mis compañeros y profesores, de empatía, respeto, generosidad… al fin y al cab...

  • Comentario por ESTELA MÁRQUEZ GÓMEZ 20.09.18 | 13:43

    Es verdad que no somos conscientes de todo lo que pasa a nuestro alrededor y de las personas que conocemos o dejamos de conocer, las oportunidades de conocer interiormente el organismo de nuestra universidad o el simple hecho de pararnos a pensar en lo que estamos aprendiendo realmente.
    Solo nos centramos en aprobar la asignatura, terminar la carrera, presentar nuestro trabajo de fin de grado y obtener el ansiado título y que cuatro (o en algunos casos cinco) años de nuestra vida nos ha costado.
    Este año por desgracia nos separamos de nuestros compañeros estos tres años atrás, pero debemos de abrir nuestra mente y nuestra alma para conocer gente nueva y que nos puedan aportar grandes valores en este último año.
    Para concluir, Debemos de disfrutar más de esta etapa educativa puesto que nos va a marcar toda nuestra vida, decidirá sobre nuestro futuro y nos llevaremos a compañeros que nos guiarán de la mano para siempre.

  • Comentario por CINTHYA PAJUELO JAVIER 19.09.18 | 19:30

    Este último año vengo más fuerte que nunca, con muchas ganas y motivación, es mi último año para poder conseguir el sueño que siempre he querido, y poder decir que me siento orgullosa por ello. Me siento afortunada de poder estudiar en la universidad ya que hay personas que por ciertas circunstancias no han podido estudiar y no han tenido la misma suerte que yo. Siempre he sido una niña muy sociable y me gusta relacionarme con la gente, pero pienso que para tener una buena relación en clase con mis compañeros debería aprender a controlarme ante determinadas situaciones, ya que soy muy impulsiva y en ocasiones puedo herir a gente, aunque no quiera hacerlo. Si todos pusiéramos un poquito de nuestra parte a la hora de relacionarnos en clase sería mucho mejor, ya que desde el primer año ha habido poco compañerismo y al ser tanta gente no nos poníamos de acuerdo.

  • Comentario por Rocio Benitez Perera 19.09.18 | 18:38

    Cuando apenas una semana comenzó el curso, no podía creerme hasta donde había llegado, a mi último año de carrera. He empezado este curso con muchas ganas por estar a un paso de conseguir aquello que en su día me propuse y porque me hace mucha ilusión estar a punto de cerrar una de las etapas más importante de mi vida.
    En ciertas ocasiones no valoramos lo rico y afortunados que somos por poder impartir los estudios que queremos y siempre hemos deseado. Deberíamos pararnos a pensar cada día este tipo de cosas y reflexionar sobre la suerte que tenemos de poder estudiar la carrera que hemos elegido.
    Con respecto a la relación con el resto de mis compañeros, espero que se cree un buen ambiente de trabajo y evitar los malos rollos. Durante este curso me gustaría ser un poco más organizada y no dejar todo para lo último.
    Para terminar, en este curso quiero seguir avanzado en conocimientos y como persona.

  • Comentario por SOFÍA VIERA RODRIGO 19.09.18 | 18:33

    En primer lugar he de decir que he comenzado el curso con muchas ganas e ilusión puesto que es el último para conseguir una de las metas que me he propuesto en mi vida, y para mi no es una cualquiera sino una de las más importantes y que más he deseado desde pequeña llegar o ser docente.

    Con respecto a la segunda cuestión, he de señalar que para mi estar en la universidad supone un logro ya que cualquier persona no puede llegar a ella. Hay personas que por más que luchan y se esfuerzan no pueden conseguirlo debido a factores externos y es por ello por lo que considero que los que tenemos la oportunidad de ser universitarios y estamos en ella debemos aprovecharla. Estudiar en la universidad me ha hecho crecer tanto a nivel académico como personal. A nivel académico si he sentido su parte de carga y dificultad ya que hay que ser constante y trabajar para poder aprobar las asignaturas, pues al ser universitarios el grado de dificultad y exigencia es elevado. Y a nivel perso...

  • Comentario por Andrea Álvarez González 19.09.18 | 18:22

    Creo que no soy consciente de que es mi último curso. No se como puede pasar tan rápido el tiempo. Ya es el último empujón que me queda para conseguir algo que deseo con muchas ganas desde pequeña. Mi sueño de ser maestra de Educación Infantil.
    Este año me encantaría vencer mi timidez a la hora de hablar en público y de exponer mis trabajos en clase. También empaparme de conocimientos nuevos que me sirvan en un futuro a la hora de dar clase a mis alumnos.
    En cuanto a mis compañeros y profesores, espero aprender mucho de ellos y tener buena relación. Ya que muchos de nosotros no hemos coincidido anteriormente en clase.
    Por último, con ese artículo he podido reflexionar sobre la esperanza y la fe de Felisa. No debemos perder la esperanza ante las adversidades.

  • Comentario por Maria Fonseca Piriz 19.09.18 | 17:44

    Comienzo el curso con ganas de encontrarme con mis compañeros y también con tristeza por saber que se acaba una etapa importante en mi vida. Intentaré dar lo mejor de mí y esforzarme al máximo.
    Soy consciente de lo afortunados que somos de poder estudiar en la universidad, ya que es algo que no todo el mundo puede hacer, aunque en ocasiones, cuando se nos acumula el trabajo y aparecen los agobios sí me parece una carga.
    La relación con mis compañeros y profesores seguirá como hasta ahora. Intentaré evitar los conflictos que puedan surgir ya que es fundamental que haya un buen ambiente en clase.
    Algunos aspectos que me gustaría mejorar este año son mi capacidad para esforzarme y controlar el agobio.
    Siendo sincera nunca me he interesado por el tema de las elecciones a rector. Si tuviera que decirles algo a los candidatos, les diría que ofrecieran más información a los estudiantes ya que es un tema que nos influye de alguna manera, y así podríamos participar m...

  • Comentario por Carolina Garrido Pérez 19.09.18 | 11:02

    Al llegar a clase me sentí bastante contenta por volver a reencontrarme con mis compañeros, a la par que eufórica. Parece ser que mi cabeza no es consciente de que se trata del último año y que a pocos veré más adelante. Vengo con ganas de aprender y disfrutar de las prácticas, así como de las asignaturas que se imparten este último año.

    Ser universitaria y poder permitirme el lujo de estudiar una carrera sin apenas esfuerzo económico es un regalo, uno que no muchos pueden permitirse, y por ello trato de estar a la altura de las expectativas que otras personas tienen en mí.

    La relación con mis compañeros siempre ha sido agradable y espero que siga manteniéndose así, aunque haya discusiones en algunas ocasiones. Pero, bien es cierto que no podemos siempre estar de acuerdo tanta gente y se hace complicado en algunas decisiones. Lo que me propongo es intentar dar mi brazo a torcer en algunas situaciones para hacer más amena la convivencia.

    Sobre la ...

  • Comentario por Carmen Hernán Rayo 18.09.18 | 20:05

    Ante esta situación en la que ya finalizamos una etapa me encuentro motivada y con muchas ganas, puesto que al mismo tiempo esto significa que vendrán cosas nuevas en nuestra vida que nos harán cambiar y mejorar como personas. También me provoca un sentimiento de tristeza y angustia porque el hecho de dar por finalizada una etapa en ocasiones puede ser duro, no saber qué es exactamente lo que te vendrá a continuación, si será como uno espera, será más fácil, difícil, etc.
    Por lo general se lo afortunada que soy, y que somos todos aquellos que podemos aspirar a unos estudios superiores universitarios, ya que por muchas circunstancias de la vida hay gente que desea poder realizarlo pero no puede. Pero es cierto, que cuando tenemos las cosas y no nos paramos a pensar lo afortunados que somos frente a otras personas no lo valoramos como se merece, hasta que llega alguien y te abre los ojos, entonces te paras a pensar en la suerte que tienes de poder estar formándote para hacer aquell...

  • Comentario por Cristina Contreras Alba 18.09.18 | 19:43

    La motivación que me lleva a seguir mis estudios, además de acabar el camino que empecé hace ya 3 años, es la posibilidad de cumplir el sueño de poder disfrutar, un día, de las cosas buenas que me puede aportar esta profesión.
    Es cierto que hay momentos en los que se hace más difícil el llevar algo día a día con las mismas ganas, y que no todo es igual de fácil, pero como ya he dicho anteriormente, es quizás las ganas de conseguirlo, lo que hace que lo vea más como un privilegio y no como un sacrificio. sabiendo que los niños y niñas, con los que podré estar en un futuro, son esponjas y aprenderán con rapidez lo que les muestre y enseñe. Intentaré tener paciencia para que , quizás, los momentos difíciles no me lleven a cometer errores. intentaré llegar cada día con una sonrisa, y por supuesto, con ganas de darles y enseñarles todo lo que he aprendido en estos 4 años, eso, y todo lo que aprenda en mi trabajo, que estoy segura que será bastante.
    C.C.A

  • Comentario por Julia I. Martínez Calvo 18.09.18 | 19:28

    Empiezo mi último año con ganas de afrontar la úlltima etapa, seguir adquiriendo conocimientos que pueda poner en práctica el día de mañana delante de una clase.
    Con mis compañeros espero fomentar una buena relación y trabajo en grupo, el compañerismo, poder ayudarnos los unos a los otros y hacer mucho más ameno este curso. Con los profesores, espero seguir aprendiendo día a día todo lo que nos ofrecen y nos enseñan.
    Intentaré controlar mejor mis nervios a la hora de hablar en público, no sólo para enfrentarme al Trabajo de Fin de Grado, sino también para el día de mañana saber desenvolverme en una clase y poder transmitir conocimientos y valores.

  • Comentario por María Soledad Santos Fernández 18.09.18 | 19:25

    Hace casi cuatro años veía muy lejos acabar la carrera y me acuerdo que con muchos nervios afrontaba el primer curso, ahora estoy ya en el último año y con los mismos nervios que en el primero vengo a dar todo de mi para poder acabar la carrera y poder cumplir mi sueño que es ser maestra de educación infantil.
    Por un lado siento algo de miedo ya que no se como voy a afrontar este último curso pero con perseverancia y con la ayuda de mis compañeros se que puedo. Por otro lado me siento afortunada de hasta donde he llegado ya que mucha gente no puede decir lo mismo. Además espero que el ambiente con los compañeros sea bueno para poder tener un buen clima de trabajo al igual que con los profesores.
    Para terminar he de decir que me ha parecido muy interesante el artículo de Felisa ya que nos da una lección de vida al aferrarse a la vida de la forma en como lo hace ella con la fe en Dios.

  • Comentario por Esperanza 18.09.18 | 18:23

    El primer día llegó a clase con una mezcla de sentimientos, por un lado contenta porque llega el último año y estoy a un paso de conseguir lo que quiero, y por otro lado tengo miedo porque siempre que se me presenta algo nuevo aparece este sentimiento no muy agradable, por mis exigencias y el de no estar a la altura de superarlas, aunque al final siempre todo esfuerzo ha tenido su recompensa.
    Creo que soy afortunada por haber podido llegar a la universidad, pero no quita que también sienta que es una responsabilidad, que es algo que cuesta, supone un compromiso y esfuerzo, pero siempre se hace más agradable cuando es lo que quieres.
    Espero que la relación con mis compañeros siga siendo buena y que haya compañerismo, ante todo. No tengo el placer de conocerlos a todos, pero espero que antes de que termine el curso seamos un grupo en el que podamos contar unos con los otros. Por otro lado, espero sacar provecho de los conocimientos que los profesores me van aportar.

  • Comentario por Esperanza 18.09.18 | 18:22

    El primer día llegó a clase con una mezcla de sentimientos, por un lado contenta porque llega el último año y estoy a un paso de conseguir lo que quiero, y por otro lado tengo miedo porque siempre que se me presenta algo nuevo aparece este sentimiento no muy agradable, por mis exigencias y el de no estar a la altura de superarlas, aunque al final siempre todo esfuerzo ha tenido su recompensa.
    Creo que soy afortunada por haber podido llegar a la universidad, pero no quita que también sienta que es una responsabilidad, que es algo que cuesta, supone un compromiso y esfuerzo, pero siempre se hace más agradable cuando es lo que quieres.
    Espero que la relación con mis compañeros siga siendo buena y que haya compañerismo, ante todo. No tengo el placer de conocerlos a todos, pero espero que antes de que termine el curso seamos un grupo en el que podamos contar unos con los otros. Por otro lado, espero sacar provecho de los conocimientos que los profesores me van aportar.

  • Comentario por Eva Sánchez - Migallón Lobero 18.09.18 | 17:36

    Después de casi tres meses de vacaciones, comienza el último año de la carrera, para mí uno de los más importantes, ya que además de juntarte con gente que no conocías ni has tenido relación con ella, nos exponemos a otro año lleno de trabajos, prácticas, exámenes y nuevas experiencias. Me siento agradecida de poder disfrutar de otro año más de la carrera ya que hay muchos jóvenes que no pueden disfrutar de esta oportunidad por diferentes causas.
    Los primeros días he estado yendo con miedo a qué me depararía y cómo se me daría, después de conocer a todos los profesores y compañeros de clase me he dado cuenta que no tenía que haber sido tan importante esa preocupación.
    Después de esta etapa me gustaría aprender varias cosas, pero sobre todo a perder el miedo de expresarme delante de la gente y a poder comunicarme con facilidad, ya que hablar yo sola delante de mucha gente me da cierto respeto. Espero disfrutar este último año y salir con amigos y no solo compañeros de clase.

  • Comentario por Andrea Morales Gordo 17.09.18 | 23:38

    Lo que sentí el primer día de clase fue que no era consciente de que era el último año, que ya se acababa. Era inimaginable.
    Este último año quiero conseguir lo que no he podido conseguir en los anteriores: ser menos vergonzosa a la hora de expresarme en público. También sé que no va a ser fácil, pero con esfuerzo y ganas todo se consigue.
    Sobre todo, quiero crear un buen clima entre mis compañeros y evitar malas relaciones. Así, conseguiremos ser un buen equipo. Espero poder aportar cosas buenas a mis compañeros y ayudar en lo que pueda ya que, aunque sea una persona vergonzosa me gusta hablar con todo el mundo.
    Por último, pienso que este artículo nos hace reflexionar sobre la fe que Felisa tiene en Dios, como mantiene la esperanza y como se aferra a la vida pese a su agotamiento físico. Por esto, pienso que hay que vivir cada día como si fuera el último, no perder la esperanza y no dejar que nada ni nadie cambie eso.

  • Comentario por Miriam Gallardo Manilla 17.09.18 | 20:38

    Hay veces que pienso que no soy consciente de lo que tengo y de todo lo que me rodea. Son pocas las veces que me paro a reflexionar. Cuando me levanto, es cierto que estoy con pocos ánimos, pero eso no quita que no piense en dar gracias todos los días por estar donde estoy y de tener la posibilidad que muchas otras personas no tienen. Por lo tanto, debería ser más positiva, ya que me estoy formando para ser alguien mejor tanto personalmente como profesionalmente.

    - Por supuesto si soy consciente sobre todo del sacrificio que hacen mis padres para que yo pueda seguir aquí.
    Es por ese motivo, que terminar esta etapa porque para ellos será la mejor dicha jamás recibida.

    - En cuanto a mis compañeros, simplemente compañerismo, que todo irá mucho mejor. Referente al profesor, simplemente que sea cercano, creando así un gran ambiente en el aula.

    - Cuánto antes empiecen los cambios mucho mejor y si son a positivos mejor aún. Me gustaría ver a una ...

  • Comentario por María del Pilar Santos Corbacho 17.09.18 | 19:23

    Tras acabar las vacaciones , comenzar este nuevo y último curso y conocer las asignaturas que vamos a impartir me ha impulsado motivación, ya que son asignaturas que me han gustado , en cuanto a los temarios a tratar.

    Ser universitario implica ser consciente de que a veces podemos tener dificultades pero que con constancia y esfuerzo todo se consigue, ya que contamos con la ayuda de profesores y compañeros, que a mí personalmente siempre me han ayudado cuando he tenido cualquier problema con alguna asignatura.

    Me gustaría evitar el mal compañerismo que (a veces) hay en clase y poder fomentar buen rollo entre todos los compañeros, para ello podemos aportar entre todos comprensión y empatía para cuidar el buen rollo y poder trabajar agusto. Me considero una persona simpática, cariñosa y comprensiva, por lo que son aspectos que desarrollo siempre, no solo en este curso.

  • Comentario por Macarena Hernández Romero 17.09.18 | 18:38

    Después de pasar una semana desde que comenzó el nuevo y último curso, puedo decir que soy más consciente de que este es el último empujón que me queda para poder conseguir aquello que siempre he querido, ser maestra de educación infantil. He de reconocer que el primer día tuve aquel pensamiento de volver de nuevo a esos horarios, a la disciplina, a los agobios pero tras leer este artículo he vuelto a acordarme del gran privilegio que tengo por poder estudiar aquello que me gusta y me hace feliz.

    En este último curso, espero vivir experiencias que me ayuden a mejorar en mi persona así como también conocer a nuevas personas de las cuales pueda aprender.

    Con respecto a las nuevas asignaturas que he comenzado y elegido para este último año así como de sus profesores espero obtener de ellos el mayor de los conocimientos tanto académicos como aquellos que hagan formarme como persona así como llevarme un gran recuerdo de este último empujón y de sus docentes.

  • Comentario por MARÍA GONZÁLEZ SANTOS 17.09.18 | 15:52


    Al despertar recordé que hoy empezaría un nuevo curso y me he propuesto como objetivo: Ser una chica menos nerviosa para que no me puedan superar ciertas circunstancias: “Época de exámenes” y poder disfrutar al máximo de mi último año de carrera, para recordar en un futuro no muy lejano estos años con una sonrisa enorme en la cara. También, en este curso quiero formar un grupo compacto con mis compañeros, llegar a ser un gran equipo. Además, espero poder aportar a la clase: entusiasmo, alegría y madurez; ya que, soy una chica que ante cualquier problema intenta aclarar cualquier conflicto.
    Por último, a mi parecer podría decir que este artículo es interesante, me cautiva la actitud mostrada por la protagonista, Felisa, es una guerrera al aferrarse a la vida con esperanza y es fruto de una fe inmesa hacia Jesús y eso que ella misma llega a manifestar en la entrevista su agotamiento físico pero no espiritual y por tanto, no cree en la rendición. Esto me ha hecho refl...

Sábado, 22 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930