Cree en la Universidad

Navidad, silencio por favor

26.12.17 | 23:15. Archivado en Iglesia, Acción Católica, Lectura creyente

En mis últimas lecturas he sido tocado de un modo especial por un pequeño libro de Pablo d´Ors titulado ‘Biografía del silencio’, lo sigo releyendo desde mi propio ser y vivir, no tanto por lo que dice sino por lo que me evoca y sugiere desde la realidad de cada día, sobre todo desde lo que se mueve y noto en mi interior. Él trabaja con una clave fundamental que podemos compartir todos y que está cercana a la de Nietzsche cuando afirma «que quien tiene un por qué para vivir resiste cualquier cómo», o a la de Saint-Exupery, en el Principito, cuando sostiene que «lo esencial es invisible a los ojos porque sólo se ve bien con los ojos del corazón». La clave de la biografía del silencio está precisamente en eso, en desnudarse ante la realidad y adentrarse en la intemperie de lo que es, para ser realmente cada uno lo que somos en lo profundo. Se trata de no deformar, con nuestros ruidos y exterioridades, lo más profundo y lo más auténtico, ni dejarnos avasallar por el ruido ensordecedor que provoca tanta insatisfacción y que radica en el fracaso y en el sinsentido de una apariencia revestida del hacer, el tener, el poder e, incluso, del placer inseguro y pasajero.

Recientemente fallecía el sociólogo Bauman, que analizaba nuestra sociedad actual y su cultura, calificándola como «líquida», término que en principio puede parecer hasta ambiguo o ambivalente, porque si por un lado nos habla de ausencia de solidez y firmeza, para posible fundamentación segura, por otro nos abre al mundo de las posibilidades y de la flexibilidad, de poder dar formas y modos que sean nuevos y respondan a nuevos tiempos. Pero su interpretación era profética en el análisis, demandando una buena revisión. Según él, vivimos en una sociedad líquida, es decir inestable y fugaz. La globalización y el consumismo deshumanizan al hombre. El mundo está en constante cambio, todo está regido por el dinero, el individualismo y la búsqueda de poder.

La sociedad del compra y tira ha impregnado también las relaciones humanas. Se trataría como una revitalización, agigantada, del principio filosófico de Heráclito cuando afirmaba que «nadie se puede bañar dos veces en el mismo río», porque el agua del río está constantemente cambiando. Siglos después, Bauman, avisa del peligro que supone llevar esta corriente cambiante al ser, al vivir, al sentir, y hasta el mismo amor de los humanos, donde puede llegar a ser tan normal cambiar de móvil como de pareja. Se trata de los efectos de la insoportable levedad del ser, hasta en el amor. Por ese camino la Navidad está agotada, la divinidad se escapa de lo humano mucho más que lo humano de lo divino, porque aterrizan divinidades que ocupan todo el pensar, sentir y el hacer de la humanidad y de la historia. Se mueven hilos, aparentemente solos, que están dirigidos desde claves y valores muy concretos y dualistas, anverso y reverso de la moneda-valor en curso, como: el consumo-placer, la riqueza-eficacia, el poder-desigualdad, rapidez-inseguridad, hipercomunicación-soledad. Los intereses, organizados planetariamente, se divinizan y someten la historia mundial: mercados, políticas, ideologías, fuerzas; todo con halo de misterio insondable para los humanos, con una realidad que envuelve y determina en el desconocimiento de nosotros mismos, sin poder hacer nada.

Avisa Pablo d´Ors, en ‘Biografía del silencio’, cómo el ser humano de a pie, que busca vivir y que su vida tenga sentido, huye adentrándose en su propio yo por caminos que le despojan de su ser y su verdadero sentir. Ante el miedo de divinidades tan impuestas, nos centramos en un yo con armaduras férreas para conseguir ser fuertes en la realidad y aliarnos con ejércitos ganadores, buscando la excelencia en los caminos del éxito, el triunfo, el consumo, el poder, el placer. Y entendiendo que todo lo que obstaculiza alguno de estos objetivos es destructivo y acaba con la vida, con nuestra seguridad y nuestra felicidad. Cuando esto ocurre el dogma de lo externo se impone como la dosis necesaria de la vida. Entregamos el alma y salir de este enredo vital no es fácil, es todo un reto.

En esta sociedad líquida para evitar el ahogo, el primer paso, con necesidad farmacéutica de urgencia, ha de ser el camino del silencio, o lo que es lo mismo, dejar a la realidad que sea y propiciar que ante la realidad también aparezca lo que realmente nosotros mismos somos ante ella. El silencio como camino de autenticidad –búsqueda de nuestro yo–, no se trata de huir y alejarse de lo real, sino adentrarse en ello sin armadura ni seguridades falsas, abiertos a la intemperie para ser en el mundo, estar en él, dejarnos hacer y vivir desde lo más auténtico y verdadero que existe en nuestro interior. Pasar de ser desalmados a almados, desarmarnos para armarnos con la verdad de la vida. En cristiano es lo que se propone en el misterio de la Navidad, cuando celebramos la encarnación de lo divino, la aceptación de que Dios se da en lo más humano, sin más caretas ni disfraz que lo cubra, no puedes estar más claro el Evangelio lucano, lo proclama el ángel en la noche de la Navidad, en la noche de la humanidad-divina: «Ésta será la señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre». La humanidad hoy tiene que volver a ella misma, convertirse, y adentrase en su interior por el camino de la desnudez y la intemperie, estamos llamados a ser, en hacernos por dentro está la verdadera felicidad, porque ésta es una tarea interior. No hay otro camino o verdad, o nos abrimos al ser, al espíritu de la vida, o sucumbiremos ahogados en lo falsedad de una liquidez que está ahogando a la historia actual en la patera de este siglo. No hagamos ruido en la Navidad, silencio divino por favor.


Navidad, silencio por favor

26.12.17 | 23:15. Archivado en Acción Católica

En mis últimas lecturas he sido tocado de un modo especial por un pequeño libro de Pablo d´Ors titulado ‘Biografía del silencio’, lo sigo releyendo desde mi propio ser y vivir, no tanto por lo que dice sino por lo que me evoca y sugiere desde la realidad de cada día, sobre todo desde lo que se mueve y noto en mi interior. Él trabaja con una clave fundamental que podemos compartir todos y que está cercana a la de Nietzsche cuando afirma «que quien tiene un por qué para vivir resiste cualquier cómo», o a la de Saint-Exupery, en el Principito, cuando sostiene que «lo esencial es invisible a los ojos porque sólo se ve bien con los ojos del corazón». La clave de la biografía del silencio está precisamente en eso, en desnudarse ante la realidad y adentrarse en la intemperie de lo que es, para ser realmente cada uno lo que somos en lo profundo. Se trata de no deformar, con nuestros ruidos y exterioridades, lo más profundo y lo más auténtico, ni dejarnos avasallar por el ruido ensordecedor que provoca tanta insatisfacción y que radica en el fracaso y en el sinsentido de una apariencia revestida del hacer, el tener, el poder e, incluso, del placer inseguro y pasajero.

Recientemente fallecía el sociólogo Bauman, que analizaba nuestra sociedad actual y su cultura, calificándola como «líquida», término que en principio puede parecer hasta ambiguo o ambivalente, porque si por un lado nos habla de ausencia de solidez y firmeza, para posible fundamentación segura, por otro nos abre al mundo de las posibilidades y de la flexibilidad, de poder dar formas y modos que sean nuevos y respondan a nuevos tiempos. Pero su interpretación era profética en el análisis, demandando una buena revisión. Según él, vivimos en una sociedad líquida, es decir inestable y fugaz. La globalización y el consumismo deshumanizan al hombre. El mundo está en constante cambio, todo está regido por el dinero, el individualismo y la búsqueda de poder.

La sociedad del compra y tira ha impregnado también las relaciones humanas. Se trataría como una revitalización, agigantada, del principio filosófico de Heráclito cuando afirmaba que «nadie se puede bañar dos veces en el mismo río», porque el agua del río está constantemente cambiando. Siglos después, Bauman, avisa del peligro que supone llevar esta corriente cambiante al ser, al vivir, al sentir, y hasta el mismo amor de los humanos, donde puede llegar a ser tan normal cambiar de móvil como de pareja. Se trata de los efectos de la insoportable levedad del ser, hasta en el amor. Por ese camino la Navidad está agotada, la divinidad se escapa de lo humano mucho más que lo humano de lo divino, porque aterrizan divinidades que ocupan todo el pensar, sentir y el hacer de la humanidad y de la historia. Se mueven hilos, aparentemente solos, que están dirigidos desde claves y valores muy concretos y dualistas, anverso y reverso de la moneda-valor en curso, como: el consumo-placer, la riqueza-eficacia, el poder-desigualdad, rapidez-inseguridad, hipercomunicación-soledad. Los intereses, organizados planetariamente, se divinizan y someten la historia mundial: mercados, políticas, ideologías, fuerzas; todo con halo de misterio insondable para los humanos, con una realidad que envuelve y determina en el desconocimiento de nosotros mismos, sin poder hacer nada.

Avisa Pablo d´Ors, en ‘Biografía del silencio’, cómo el ser humano de a pie, que busca vivir y que su vida tenga sentido, huye adentrándose en su propio yo por caminos que le despojan de su ser y su verdadero sentir. Ante el miedo de divinidades tan impuestas, nos centramos en un yo con armaduras férreas para conseguir ser fuertes en la realidad y aliarnos con ejércitos ganadores, buscando la excelencia en los caminos del éxito, el triunfo, el consumo, el poder, el placer. Y entendiendo que todo lo que obstaculiza alguno de estos objetivos es destructivo y acaba con la vida, con nuestra seguridad y nuestra felicidad. Cuando esto ocurre el dogma de lo externo se impone como la dosis necesaria de la vida. Entregamos el alma y salir de este enredo vital no es fácil, es todo un reto.

En esta sociedad líquida para evitar el ahogo, el primer paso, con necesidad farmacéutica de urgencia, ha de ser el camino del silencio, o lo que es lo mismo, dejar a la realidad que sea y propiciar que ante la realidad también aparezca lo que realmente nosotros mismos somos ante ella. El silencio como camino de autenticidad –búsqueda de nuestro yo–, no se trata de huir y alejarse de lo real, sino adentrarse en ello sin armadura ni seguridades falsas, abiertos a la intemperie para ser en el mundo, estar en él, dejarnos hacer y vivir desde lo más auténtico y verdadero que existe en nuestro interior. Pasar de ser desalmados a almados, desarmarnos para armarnos con la verdad de la vida. En cristiano es lo que se propone en el misterio de la Navidad, cuando celebramos la encarnación de lo divino, la aceptación de que Dios se da en lo más humano, sin más caretas ni disfraz que lo cubra, no puedes estar más claro el Evangelio lucano, lo proclama el ángel en la noche de la Navidad, en la noche de la humanidad-divina: «Ésta será la señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre». La humanidad hoy tiene que volver a ella misma, convertirse, y adentrase en su interior por el camino de la desnudez y la intemperie, estamos llamados a ser, en hacernos por dentro está la verdadera felicidad, porque ésta es una tarea interior. No hay otro camino o verdad, o nos abrimos al ser, al espíritu de la vida, o sucumbiremos ahogados en lo falsedad de una liquidez que está ahogando a la historia actual en la patera de este siglo. No hagamos ruido en la Navidad, silencio divino por favor.


Visita al Belén desde Cáritas

23.12.17 | 22:19. Archivado en Iglesia, Acción Católica, Lectura creyente

Escuchar una homilía

En alguna ocasión escuché que el pastor debe saber ser oveja. Discípulo, me gusta ser discípulo, y por eso a veces ocupo lugar en los bancos del templo para escuchar la homilía de un sacerdote. Lo hago en mi propia parroquia con Paco Maya y eso me ayuda y me alimenta en mi fe. Ayer estuve en una celebración navideña de Cáritas, en la parroquia de Jesús Obrero, en el cerro de Reyes, y nos dirigió la homilía Antonio Sáenz Blanco. Lo hizo con una profundidad y unas claves evangélicas, a la par que pedagógicas, que me sedujo. Le rogué que me la enviara y aquí me tenéis compartiéndola a diestro y siniestro, creo que la invitación que nos hace a visitar el Belén – viviente de verdad y de hoy- es excelente para nuestra reflexión y oración en estos días. Este guión nos ayudará a buscar el verdadero silencio y contemplación al que nos invita la Navidad Cristiana.

EL BELÉN DESDE CÁRITAS…

Aunque en cada comunidad hay un equipo de Cáritas, Cáritas somos todos. Todos somos parte de esta familia, todos implicados en su tarea de servicio, promoción, incidencia, denuncia…

Adviento-Navidad, tiempo de celebrar la cercanía, la presencia de Dios en medio de nuestra historia, un Dios hecho carne, un Dios que camina con nosotros, que no es de barro, pero sí se embarra.

El portal y los portales

En estos días, que también son de conversión profunda, os invito a hacer un ejercicio: visitar belenes. Una mirada al Belén, al más famoso de los portales. ¡Ay los portales!, sobre todo los bancarios. Son puerta de entrada para acceder al dinero y al confort y, al mismo tiempo, refugio-dormitorio para los excluidos. Parece que la historia se repite y siguen siendo espacios de contradicción.

Hace mucho tiempo, una noche cualquiera, ahí, en un portal, en un espacio de exclusión, se hace presente, según anunció un pregonero, “el Mesías, el Señor”. Qué hermoso anuncio y qué desconcertante la señal que lo complementó: “Encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre”. Dios hace opción por la pobreza, la pequeñez, la debilidad. Necesita de nosotros. La gran luz, las grandes conquistas surgen de lo pequeño, nacen de abajo, de lo aparentemente insignificante. Los lugares de exclusión son el espacio vital de Cáritas, su razón de ser. Ahí tiene que descubrir al Señor y visibilizarlo.

José y los sueños

Mirada a José, aparentemente un dormilón que se sueña con los angelitos. No es así. Más bien sueña con los ojos abiertos, tiene los pies en el suelo y, sabiendo sortear leyes y dificultades, protege a su María, y evita los peligros para su familia, aunque para ello tenga que convertirse en un inmigrante desplazado. A Cáritas nos enseña a no dejarnos vencer por los obstáculos, despertar de nuestros letargos, rutinas, hábitos enquistados y hacer lo que nos dice “el ángel del Señor”.

María, mujer,mujer

María. Mirarla es reconocer la deuda inmensa que la Iglesia y el mundo tenemos con las mujeres. Ella es escucha, acogida, disponibilidad, ponerse en camino hacia donde la llama la necesidad, reconocimiento de las opciones y acciones magníficas de Dios en favor de los pobres y oprimidos, fuente de alegría. De ella podemos decir que es contemplativa en la acción, mística y profecía. Ahí tiene Cáritas un buen espejo donde mirarse.

La vida de cada día… los pastores

Al Belén le da un ambiente especial la gente sencilla. Son la mayoría: personas lavando, forjando, haciendo pan, sembrando, tocando la flauta, sacando agua… Son la imagen de trabajadores, voluntarios y destinatarios de la acción de Cáritas, que conformamos esta familia. Entre ese grupo tienen protagonismo los pastores. Son trabajadores, pertenecientes a un pueblo pobre, oprimidos por un fuerte imperio, sometidos a impuestos que aumentaban su pobreza; gente que vive a la intemperie, pero organizados, realizando el trabajo por turnos; están en grupo, lo que siempre es un arma de defensa y herramienta de transformación. En medio de la noche y de su noche ellos reciben un anuncio luminoso: “Os ha nacido un Salvador, el Mesías, el Señor”. Cáritas tiene que ser ángel que se acerque a la gente sencilla, sea parte de ella, conozca sus necesidades, les ayude a descubrir sus opresiones, analice con ella la realidad, discierna la voluntad de Dios y anuncie y haga creíble el mensaje esperanzador de la posibilidad de construir organizadamente un cielo nuevo y una tierra nueva donde habite la justicia y haya vida digna para todos. Así la noche irá dando paso a la aurora de la salvación.

Los magos y la caridad política

Hay una canción que dice: “No sé si eran reyes, no sé si eran tres; lo más importante es que fueron a Belén”. Los Magos son gente inquieta, inconformistas, buscadores. En algo tan cotidiano como una estrella ven un signo de algo nuevo. Eso les hace ponerse en camino, dejando su confort. Ellos experimentan que llegar a la meta que uno se traza en la vida no es fácil. En todo proyecto aparecen luces y sombras, alegrías y tristezas, esperanzas y desalientos. No se rinden, son constantes y, con actitud de dejarse ayudar, preguntan para despejar sus dudas e ignorancias. Experimentan asimismo que hay poderes malignos, que se encierran en la seguridad de sus castillos y echan mano a la mentira y al crimen si hace falta, para sofocar los cambios que ponen en peligro sus privilegios. Caminando unidos e interpretando correctamente los signos, se encuentran con el Señor, se desborda su generosidad y regresan por otro camino, que no significa cambio de ruta, sino hacerla con valores nuevos.

El Belén está fuera y busca la libertad

No es fácil el camino que Cáritas emprende cada día. Pero no puede renunciar a ponerse en marcha, a ser una Iglesia en salida, a ser un hospital de campaña, a vivir con corazón compasivo y entrañas de misericordia, a estar atenta a los signos de los tiempos, a hacer alianza con personas e instituciones que tienen en su horizonte hacer este mundo más humano, a no plegarse ante los poderosos, a no perder su libertad ni siquiera a cambio de su propia preservación, a seguir descubriendo cada día a su Señor en los lugares de pobreza y marginación.

Cáritas ha de tener forma de estrella y luz

Y terminamos con la estrella. Guía hacia el que es portador de un mundo nuevo, donde brillan la libertad, la justicia, la paz, la solidaridad, la acogida, el acceso real de todos a los bienes de la vida. Cáritas tiene que proyectar ráfagas esperanzadas que hagan creíble que otro mundo es posible, ser estrella que visibilice socialmente las realidades sombrías e incidir para que ocupen lugares preferenciales en las agendas públicas.

Ande, ande…

Dejando burro y vaca para otra ocasión, ojalá nuestras visitas a los belenes nos hagan tomar conciencia de que tu compromiso – el de Cáritas y el de cada uno- mejora el mundo.

Antonio Sáenz Blanco. Párroco del Cerro de Reyes. Badajoz.


No robéis la alegría -la navidad- a los niños

17.12.17 | 21:45. Archivado en Iglesia, Papa Francisco, Acción Católica, Lectura creyente

Un día de esperanza, igualdad y luz

Acabo de llegar a casa, tras una jornada de vivencia evangélica y comunitaria de una riqueza inefable, y ahora me toca retomar lo que mañana será mensaje homilético en la eucaristía.En el día de hoy nos hemos reunido miembros de los movimientos de los estudiantes católicos –JEC- y de profesionales cristianos –PX- ambos de acción católica especializada. Cada grupo ha trabajado sus reflexiones propias de cada ambiente, edad y procesos. Los profesionales seguimos con el tema de la igualdad desde los ámbitos propios de las profesiones, hemos rescatado gestos, personas, procesos que están dando señales verdaderas de que es posible trabajar a favor de una igualdad evangélica, donde las personas están en el centro de la sociedad y de todos los quehaceres y servicios. Ha sido una lluvia de grandeza en lo pequeño, de pobrezas que enriquecen, de alabanza a lo público bien gestionado como camino de justicia y dignidad para todos, especialmente para los más débiles, de cómo la igualdad del Reino y de la bondad sólo es asequible desde la apuesta por perder en el camino del éxito, de la eficacia y del poder, a favor de lo más humano y realizador.

Jóvenes con sabiduría divina, seguidores de Jesús

Los jóvenes estudiantes también han hecho sus reflexiones propias buscando dónde está la verdadera luz, la que conduce a la construcción de las personas auténticas y originales, esas que son capaces de escuchar al ángel de la encarnación que anuncia a Jesús de Nazaret como verdadero modelo de los jóvenes inquietos y comprometidos. Y cómo tienen que luchar para que no les deslumbren las estrellas de la rivalidad, la separación, el individualismo, el consumismo, la indiferencia… Y han manifestado su fe en lo que es el centro de la celebración cristiana de la Navidad, el Jesús de Nazaret, que estuvo dispuesto a ser para los demás y ofrecer un modo de vida fraterno que lleve a la verdadera felicidad y a la auténtica alegría. Después hemos celebrado la Eucaristía juntos, con la palabra de Dios proclamada por los niños y jóvenes, la llamada a la alegría divina, a la que es auténtica y para siempre, que no es falaz y engañosa, ni pasajera.

Los niños y el Belén: Armando el Belén

Han sido los niños quiénes nos han recordado con un mural dibujado por ellos que el centro de todo es Jesús, que las personas más cercanas a él y que mejor vivieron la navidad fueron José y María, que eran muy sencillos. Que los reyes se postraron ante él porque en su pobreza traía la mayor riqueza, el regalo de la salvación, y que por eso había en el portal muchas estrellas que representaban la alegría y muchos corazones encendidos que nos recordaban que nada hay más valioso, ni más divino y humano, que el verdadero amor.

Del rosa y el cielo encendido: estad alegres – El rosa del atardecer

Y en la tarde he visto el atardecer encendido con un color rosa violeta que se transformaba en rojizo de fuego, que anunciaba el paso por la noche para una mañana de eternidad encendida en el amor y que no tiene vuelta de hoja. Y he recordado que mañana es el tercer domingo de Adviento, que se llama “Gaudete”, de la alegría. Se escuchará al apóstol que nos da como el undécimo mandamiento: “Estad alegres”. La iglesia pone para ese día el color litúrgico rosa, que también se usa en otro domingo de cuaresma, en que se invita a la alabanza y la confianza en el camino a la cruz. Rosa como el atardecer de hoy. Yo sentía alegría profunda por lo vivido y compartido hoy, todo acabó con una comida comunitaria sencilla y genial, familiar y alegre, cada uno puso algo y sobró de todo, culminando con un café para los mayores que somos más tardones y nos regodeamos cuando nos encontramos.

La casulla rosa y el corazón de Manolo

La imagen puede contener: 4 personas, personas sentadas e interiorY lo identificaba con una señal sencilla pero reveladora, porque hace unos días llegó mi amigo Manolo –tras un accidente casi mortal y una rehabilitación muy larga y dolorosa- con Loli, su mujer, y Adela –una de sus hijas- con su pareja, para traerme un regalo que yo no podía imaginar. Él es un hombre de Dios lleno de vida, ánimo y alegría sin fondo.

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, sentado e interiorEs cierto que no podía imaginarlo, dije que podía ser esto, aquello, lo otro… no acerté. Me entregó una caja, la abrí con expectación, y me quedé sorprendido al ver que dentro de la caja venía una casulla de las que usamos para celebrar la eucaristía. Pero era en la oscuridad y no puede observar bien el color, él me llevó a la luz y me dijo:” fíjate en el color”, es rosa¡ Le hacía mucha ilusión regalarme una casulla del color litúrgico de la alegría, la había buscado por muchos sitios, y se la habían enviado de Galicia. Yo no sabía qué decir, le reñí por gastar su dinero en algo para mí, etc. Y además en algo que se usa dos veces al año, pero me rindió con su explicación: “Hace mucho tiempo que tenía ganas de hacerte este regalo, descubro en ti a un sacerdote con mucha alegría, a mí me la transmites y quería decírtelo así, quería que tú te pusieras esta casulla en el domingo de la alegría como símbolo de tu vida y como expresión de lo que yo quiero que nunca te falte y se lo pido a Dios y a la Virgen María, que como buen salesiano sabes que la amo, ella también fue muy alegre…” Y yo, como no podía ser menos, me abracé a él y a su esposa, y prometí que este domingo la estrenaría con mucha alegría y que mi predicación haría referencia a este símbolo, a este color.

No les robemos la navidad, tienen derecho a la alegría:

La imagen puede contener: 1 persona, exterior¿Soy alegre? No lo sé, pero si estoy convencido de que no tengo derecho a permitirme la tristeza, me refiero a aquella que nace de la soberbia de vivir centrado desde ti mismo y creer que te falta mucho, e incluso que eres muy defectuoso; eso te da una tristeza que no nace del amor sino del desamor. Cuando hay amor, puede haber dolor e incluso tristeza amorosa, pero no faltará la alegría del alma, la que orienta desde el sentido y la esperanza, más allá incluso del fracaso y la debilidad. Esa alegría es la que trae la navidad y la pascua de la resurrección, la que es profunda y plenifica el interior de cada hombre, la que verifica que la felicidad es una tarea interior.La imagen puede contener: una o varias personas Los niños han estado revoleteando todo el día entre nosotros, los jóvenes y los mayores, llenos de una alegría sana sin oscuridad ni corrupción, y pensaba yo esta tarde que no tenemos derecho a robarles la verdadera navidad, que tenemos la responsabilidad de ayudarles a descubrir el camino de la verdadera alegría, a no falsearla y desvirtuarla para hacérsela fácil y externa. Así que mañana celebraré con la mayor alegría del mundo, y con la mejor casulla rosa, el tercer Domingo de Adviento, lo haré abrazado a Manolo –que es todo un ejemplo de fe para mí- y su familia, con todos los niños de la parroquia que tienen derecho a que no les robemos la auténtica navidad, la que habla de la verdadera alegría, y pediremos al Señor que nos siga enviando a ángeles humanos que nos recuerden: “No temáis , alegraos, os ha nacido un salvador…”


Adviento y Discapacidad

03.12.17 | 22:42. Archivado en Iglesia, Juventud, Lectura creyente

“Aspaceba y Apnaba, lo divino de lo humano”

EStad atentos...
El primer Domingo de Adviento ha coincidido con el día de la Discapacidad. En nuestra comunidad el maridaje ha sido perfecto. Nuestra celebración ha tenido un color especial, Dios se nos ha revelado y manifestado en Apnaba y Aspaceba, dos centros de chavales con autismo y con parálisis cerebral que están al lado del centro parroquial. Hoy se nos pedía estar atentos al Señor que llega, y ciertamente ha llegado espabilándonos.

Una madre "normal" que pide "normalidad"
El testimonio de una madre de Aspaceba ha resonado fuerte en nuestra comunidad parroquial de Guadalupe. Dolores, cuando terminaba la Eucaristía del primer Domingo de Adviento coincidiendo con el día de la discapacidad, subió al ambón desde donde se proclama y se predica la Palabra de Dios y dijo palabras que, siendo humanas, se hacían para nosotros divinas. Así dijo: “Soy Dolores, madre de una niña con parálisis cerebral del centro de Aspaceba. Digo niña porque aunque tenga treinta y ocho años, ellos serán siempre nuestros niños. Tengo que confesaros que si la aventura de ser padres es un reto permanente de obstáculos, dificultades y logros, la de tener un hijo con un problema especial como los chicos de Apnaba o Aspaceba, es una aventura todavía mayor, las dificultades y obstáculos se multiplican y los logros son pequeños, lentos, a veces imperceptibles y a veces se estancan y hay que aceptar que hasta aquí hemos llegado…otras también es verdad los cambios son enormes y sorprendentes. Estas realidades han existido siempre pero afortunadamente en la forma de abordarlas se ha avanzado mucho. Antes cada familia tenía que resolver su problema como pudiera, hoy se han unido y han pasado del anonimato, de esconder incluso a sus hijos, a trabajar y luchar por conseguir unos derechos y una dignidad de vida que tanto a los chicos como a las propias familias les corresponde. Contar ahora los orígenes de cada asociación, Apnaba y Aspaceba, no procede, pero sí mirar con enorme gozo cómo han florecido los dos edificios de estos centros, junto a esta parroquia, así me gusta mirarlos, como flores que llevan mucho de arado, de siembra, de riego, mucho mimo…y también muchas inclemencias. Ahí están, dando acogida y recogiendo entre sus muros tantas sonrisas, alegrías y bienestar de nuestros hijos. Seguimos avanzando y queremos llegar a que la sociedad entera tome conciencia de estas personas y los integre totalmente en ella, no solo proporcionando medios, quitando obstáculos y barreras sino mirándolos con los ojos de la normalidad, conociéndolos, tratándolos y queriéndolos como se merecen.”

Tesoro y sagrarios vivos
Con estas palabras, en nombre de Aspaceba, agradecía a la parroquia Virgen de Guadalupe que abriera sus puertas y corazón a estas realidades. Sí, hoy el primer Domingo de Adviento, cuando comienza el tiempo de la esperanza y se nos llama a vivir en lo profundo, a mirar la realidad como Dios la mira, hemos comenzado con un deseo que es “estar atentos a la realidad, porque en ella está la salvación”. Creemos que hay mucha salvación en estos centros, no por sus edificios sino por la marea de vida que se mueve dentro de ellos, en los usuarios, los trabajadores, los padres… Ahí vemos claves de la verdadera vida y salvación, porque ellos tienen una mirada positiva y esperanzadora de la vida, allí donde parece que no se puede esperar nada luchan incansablemente esperando un pasito más, donde otros sólo ven límites ellos ven posibilidades, miran dejándose afectar y organizan su vida en sus familias para que ellos puedan dar pasos poniéndolos los primeros para que sean ellos los que marcan el ritmo, miran comunitariamente dejando de ser individuos para ser asociación, familia grande, y además creen que el mundo se puede transformar y hacerse más auténtico y original, que se pueden derribar barreras como dice el proyecto de la parroquia, mirando y midiendo a las personas no por lo que tienen, saben o pueden sino por lo que son, por la capacidad de amar y de ser amados. Por eso, Dolores, nos decía que muchas gracias por lo que hacíamos por ellos, pero no dejaba de darnos una enseñanza cuando nos decía que hoy al salir de la parroquia no sólo se iban a llevar unos dulces a casa, sino que ellos nos daban una gotita de aceite para la alcuza de la vida, porque ellos, los que llamamos discapacitados, son muy capaces de sacar lo mejor de cada uno de nosotros si le damos la oportunidad, así lo sienten sus padres y los que están cerca de ellos.

Nuestra parroquia está orgullosa de ellos, porque sabemos que no solo tenemos el sagrario eucarístico en la capilla donde reservamos el pan consagrado de la eucaristía, el Cristo hecho pan, sino que tenemos también esos sagrarios vivientes en los que realmente está presente el Dios que se da a trozos en todos los que vemos pasear en nuestro entorno, en ese hervidero de vida y esperanza que son los centros de Apnaba y Aspaceba. Hoy hemos celebrado que la salvación también nos llega por ellos y que no podemos dejarla escapar, queremos estar atentos y recibir el tesoro que encierran en su debilidad para hacernos fuertes, queremos hacer lo que nos pedía esta madre: conocerlos, acercarnos, tratarlos, celebrar con ellos, quererlos con toda normalidad, darles el mejor sitio de nuestra comunidad porque ellos son más imagen de Dios que nadie, en su sencillez, naturalidad, pobreza, confianza… Hoy ha sido un comienzo de Adviento singular y original, hemos visto al Dios salvador de un modo especial en aquellos que viven desde el autismo y la parálisis cerebral y en los que los rodean con amor y dedicación. Gracias Dios mío por ayudarnos a abrir los ojos y estar más atentos.
Francisco Maya y José Moreno –Sacerdotes de la Parroquia de Guadalupe-


Bienaventuranzas de los nietos

01.12.17 | 11:29. Archivado en Iglesia, Juventud, Lectura creyente

LA TROPA SOLIDARIA –nietos- ANTE EL ALZHEIMER –Abuelos-

Lo que somos y hacemos

Los chavales de nuestra parroquia que ya terminaron su proceso catequético en orden a participar en la eucaristía, lo que llamamos primera comunión, siguen unidos y comparten vida y compromiso en el grupo que denomina “La tropa solidaria”. Se asocian para ir analizando la vida que les rodea, mirarla con los ojos del Evangelio y actuar en orden a hacer un mundo que sea según el Reino de Dios, lleno de cuidado, ternura y amor comprometido. En este curso, durante el primer trimestre, hemos estado analizando la realidad de los abuelos mayores, su situación, las enfermedades que pueden sufrir. Han conocido la asociación AFAEX –Familiares de enfermos de Alzheimer- y hemos hecho talleres sobre esa realidad y lo que nos interpela y demanda. El descubrimiento mayor ha sido sentir que los abuelos lo han dado todo por nosotros sin pedir nada a cambio y que cuando ya son débiles necesitan que nosotros seamos con ellos como ellos han sido con nosotros. También nos hemos dado cuenta que en el mundo no sólo hay heridas exteriores que se curan con medicina y tiritas, sino también “heridas del alma”, como soledad, olvido, tristeza, imposibilidad, estas necesitan “tiritas del alma”. Los mayores necesitan que no seamos desalmados con ellos, sino al contrario. Por eso hemos pensado en las bienaventuranzas de los nietos al estilo de Jesús de Nazaret, es decir, cómo nos gustaría ser y queremos ser con nuestros abuelos y nuestros mayores. Y esto es lo que hemos descubierto y queremos compartir con todos vosotros, las bienaventuranzas de los nietos:

Bienaventuranzas de los nietos

Bienaventurados mis nietos que me escuchan con toda su paciencia, a pesar de las veces que me repito.
Bienaventurados mis nietos que cuidan sus palabras y expresiones cuando se dirigen a mí, para que no me hagan daño.
Bienaventurados mis nietos que buscan consolarme cuando me ven triste.
Bienaventurados mis nietos que me sacan de casa porque yo ya no puedo salir solo y me llevan a pasear, al campo, a visitar a algún familiar o amigo, al pueblo...
Bienaventurados mis nietos que me preguntan por cómo eran las cosas cuando yo era pequeño y quieren que les cuente mis recuerdos.
Bienaventurados mis nietos que me buscan las canciones que me gustaban de joven en el móvil y las bailan conmigo.
Bienaventurados mis nietos que se arman de paciencia y me enseñan a utilizar el móvil.
Bienaventurados mis nietos que cada vez que vienen a verme me traen un regalito: una flor, un dibujo, una invitación para una actuación, ...
Bienaventurados mis nietos que me colman de besos y caricias.
Bienaventurados mis nietos que, en lugar de exigir, agradecen lo que hago por ellos.
Bienaventurados mis nietos que pasan una tarde conmigo jugando a algún juego de mesa.
Bienaventurados mis nietos que rezan conmigo y me acompañan a la Iglesia.

Ayer llevamos las tiritas del alma al centro de AFAEX, que está frente a la parroquia, y vamos a hacer más cosas con ellos. Hemos hecho dibujos en el taller que serán parte de un calendario de esta asociación y que llevaremos a nuestros familiares y amigos para que se conciencien como nosotros de esta problemática y puedan ser bienaventurados como nosotros. Estamos muy contentos de poder hacer estar cosas y queremos hacer muchas más. Todos los niños de más de diez años que quieran se pueden sumar a nuestra tropa solidaria.
Miguel Mirasierra Díaz- En nombre de todos los componentes de Tropa Solidaria-


Lunes, 24 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031