Editado por

José Manuel UrquizaJosé Manuel Urquiza

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Julio 2015
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS




Despilfarro en el gasto público

Permalink 03.02.06 @ 19:44:48. Archivado en Política, Corrupción

El mal gasto del dinero público es común, en mayor o menor medida, de manera más o menos notoria o impúdica, a todo el sector público (con honrosas excepciones, por supuesto). Los responsables políticos actúan en muchos casos al margen de los principios legales de eficiencia, economía y racionalidad en el gasto a que está sometida la actividad económico-financiera pública. Lo hacen así por varias razones: en primer lugar, porque el dinero que administran no es suyo; a continuación, por su incapacidad técnica en la materia, cada vez más manifiesta; también por falta de control eficaz del gasto público; y, en último término, porque no es frecuente exigir la responsabilidad contable que recae sobre quienes por acción u omisión menoscaban los caudales públicos.
El fenómeno en sí es tan generalizado que podemos tener como referencia de este incumplimiento a cualquiera de nuestras instituciones. Pensemos en las más cercanas, para comprender mejor el sucinto análisis que sigue.

No puede ser solvente económicamente un Ayuntamiento en el que, por ejemplo, el Capítulo I, Gastos de Personal, del Presupuesto anual, se ve fuertemente incrementado cada año, algunas veces por la
creación innecesaria de plazas en la plantilla de personal, otras por necesidades de orden clientelar de los partidos políticos que la conforman y, ocasionalmente, por el incremento desmedido ( curiosamente no existe límite legal para ello ) de las retribuciones de los cargos electos; consolidándose el citado capítulo de gastos como el más importante, cuantitativamente, de todos cuantos conforman dicho Presupuesto, en claro perjuicio, obviamente, de las necesarias inversiones reales dirigidas a la creación de las oportunas infraestructuras públicas y a la conservación y mejora de los distintos servicios que se han de prestar al ciudadano.

Por otra parte, se actúa incorrectamente casi siempre en la planificación y proyección de obras. Tampoco se prevén adecuadamente los costes financieros que originan las inversiones. Asimismo, el control interno de la gestión contractual no está siempre garantizado, orillándose a menudo los principios de transparencia, concurrencia, igualdad y publicidad en la contratación de obras, servicios y suministros. Con lo cual, obligatoriamente, el gasto se dispara.

El derroche en gastos supletorios y suntuarios es tan evidente que no necesita mayor explicación. En este apartado, la falta de austeridad es aún más relevante. Parecería que somos una ciudad, una provincia, una región o una nación, ricas, sobradas de recursos, donde el lujo y la ostentación estarían justificados.

El irrefrenable deseo de burocratizar la sociedad civil hasta la exageración, creándose nuevos patronatos, consorcios, empresas públicas, fundaciones etc., redundantes en sus competencias y puramente artificiales, donde pululan más políticos y más funcionarios. Innecesario gasto público, en definitiva.

Todo lo anterior trata de paliarse mediante un injustificado aumento de la presión fiscal, y también con un irresponsable endeudamiento, que alcanza en muchos casos los niveles máximos que, por prudencia financiera y por imperativo legal nunca tendrían que sobrepasarse; a costa, necesariamente, de hipotecar económicamente la gestión de venideros dirigentes.

Por supuesto, existe fiscalización oficial del gasto. De una parte, mediante el control interno, en su faceta interventora y también en sus acepciones de control financiero y de eficacia, a cargo de funcionarios de la
propia entidad; pero éste no resulta operativo siempre, por escasez de medios o simplemente por interesada marginación funcional. De otro lado, mediante el control externo, que llevan a cabo determinados órganos de las respectivas CC.AA., y el Tibunal de Cuentas del Estado.

Pero en las memorias anuales de estos órganos, que elevan a los respectivos Parlamentos, se expone siempre que las cuentas públicas, en general, adolecen de falta de claridad, y que no todas las instituciones les remiten las mismas para su debido examen. Sus informes fiscalizadores han detectado que, de forma demasiado corriente, se cometen infracciones, abusos o prácticas irregulares en la inversión o aplicación de los fondos públicos. Se dan determinados consejos en orden a la mejora de las cuentas, los cuales, por cierto, son sistemáticamente desatendidos año tras año. Nadie asume responsabilidades.

Urge, por consiguiente, lege ferenda, reforzar los mecanismos legales para controlar con todo el rigor posible el gasto público. Hace falta que nuestros políticos tengan el sincero propósito de gastar solo lo preciso, concienciándose de que están administrando dinero ajeno, fondos comunes que, por lo mismo, son sagrados. Y, en última instancia, se impone la exigencia de responsabilidades administrativas, y hasta penales a los malos administradores de la cosa pública.


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Blogs
En clave de África

En clave de África

La caza al extranjero. ¿Dónde está la (supuesta) hospitalidad africana?

JC Rodríguez, A Eisman

Opinión

Opinión

Fermín Bocos - El mensaje de los griegos.

Opinión

El blog de Juan Molina

El blog de Juan Molina

El uso de las palabras en la acción litúrgica

Juan Molina

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

Hoy sólo un pensamiento.

Asoc. Humanismo sin Credos

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

FRUSTRACIONES

Josemari Lorenzo Amelibia

La Biblia Compartida

La Biblia Compartida

Palabra y gestos

Javier Velasco y Quique Fernández

No más mentiras

No más mentiras

LOS POLÍTICOS ¿ESTÁN LOCOS NO SABEN O QUÉ PASA AQUÍ?

Antonio García Fuentes

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

La cigüeña sobre el campanario

Francisco Margallo

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Misa 'Maria zart'

Jose Gallardo Alberni

Espacio para el espíritu

Espacio para el espíritu

Apaga entusiasmos

Juan Jáuregui Castelo

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Apócrifo III. 34. Oficio de esclavos

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Acción-formación social y ética

Acción-formación social y ética

El Papa Francisco en Guayaquil: El Evangelio Solidario de la Familia

Agustín Ortega

Hermosillo

Hermosillo

¿Armando Cisneros Espinoza, es un médico con suerte e inmunidad?

Efrén Mayorga

Poemas

Poemas

Los versos tienen un millar de prosas

José Pómez

Blog del Padre Fortea

Blog del Padre Fortea

Pensamientos de un escritor por la noche

Padre Fortea

Diario nihilista de un antropólogo

Diario nihilista de un antropólogo

Inyectar el Evangelio

Manuel Mandianes

El blog de Carlos F. Barberá

El blog de Carlos F. Barberá

En una sociedad laica

Carlos F. Barberá

Totalitarismo y terrorismo islámico

Totalitarismo y terrorismo islámico

Los ataques en Ramadán poseen sabor y carácter único ...

Doctor Shelanu

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Vuelve a ondear la Ikurriña en Pamplona.

Vicente A. C. M.

Reflexiones en frontera

Reflexiones en frontera

El verdadero protagonista del viaje de Francisco

Guillermo Ortiz

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital