Convivencia de religiones

R.I.P. Juan Sánchez Rivera, jesuita hispano-japonés

07.11.18 | 11:54. Archivado en Compañía

Juan ya vive en El Que Vive.

Con su nariz aguileña, rostro barbudo y porte estilizado de cuadro del Greco, el abulense dejó desconcertado al funcionario de aduanas que revisaba su pasaporte en Barajas. “No me diga que es usted japonés”. “Pues sí, lo soy, español nacionalizado japonés y jesuita para más señas”.

No era la primera vez que Juan sorprendía a un policía celoso. Recién llegado de Japón en visita de verano, conducía un vehículo de alquiler por Rosales y se saltó un semáforo. El municipal que le obliga a frenar le increpa: “¿Es que no tiene usted ojos para ver que está en rojo?” “ Sí, sí, lo he visto, pero me llevó la prisa, perdone, perdone...”dice Juan mientras saca la cartera y pregunta al agente; “¿Cuanto le debo por la multa?“ El agente no da crédito a la escena inusitada (En este país no es corriente pedir perdón y dar gracias). “Pero hombre de Dios, ¿usted de donde ha salido?” Juan se ríe: “Lo de hombre de Dios es verdad, porque soy cura. De donde vengo es de Japón...” El agente lo toma por loco y dice: “Ande, váyase y lleve cuidado”...

El P. Juan Sánchez-Rivera Peiró (Hoan Ribera,1938-2018), después de una larga etapa de docencia en la Universidad Sophia (Psicología, Antropología, counseling) y de haber desempeñado, entre otros cargos, el de superior de la comunidad del teologado, fue enviado para dirigir la enfermería de los jesuitas de la provincia japonesa.

En esa enfermería está ahora cuidando su salud el ex-Superior General, Adolfo Nicolás que, desde su silla de ruedas, nos dice escuetamente el mejor obituario para Rivera: “Juan era una persona destinada a humanizar las comunidades en las que vivió, sobre todo, en los once años de acompañar en esta etapa ascendente a sus hermanos”.

Sus compañeros de los años de escolasticado en Alcalá de Henares recuerdan el impacto de dos de sus libros que fueron emblemáticos de tiempos postconciliares. Recomendarlos me parece oportuno como recordatorio: Manifiesto de la nueva humanidad, y El rostro del hombre. (Ed.San Pablo)

Juan M. Sánchez-Rivera nació en Piedrahíta (Ávila) el 18 de junio de 1938, ingresó el 3 septiembre 1955 en la Compañía de Jesús,y fue ordenado sacerdote, en Tokyo, por el arzobispo Shirayanagi el 24 marzo de 1973. Descanse en paz en la Vida de la vida.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 19 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
       1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    2627282930