Convivencia de religiones

El P. Kadowaki, jesuita y maestro Zen, ya está “unimismado”

06.08.17 | 17:40. Archivado en Bioética

R.I.P: Juan Kakichi KADOWAKI (1926-2017)

El 27 de Julio, 2017, se adentró definitivamente en la Vida de la vida este jesuita japonés, que nos deja un legado de antropología filosófica no dual, espiritualidad ignaciana dialogante y lectura cordial de la Biblia con el cuerpo entero.

Para evocar en su obituario el legado filosófico-espiritual del P. Kadowaki, no encuentro mejor palabra que la acuñada `por Unamuno sobre cuerpo y alma en El Cristo de Velázquez:

Enamorada de su cuerpo tu alma,
y por nupcial amor unimismados,
no como a cárcel al morir dejóla,
con el suspiro de quien queda libre,
sino como a un hogar en que se ansía
dejarse vivirsiempre...

Es que el P. Kadowaki, que enseñaba en los años setenta una antropología filosófica no dual, se alegró y animó al equipo de traductores que preparaba los cinco volúmenes de obras del pensador español de carne y hueso.
En la década de los 80 fue Pedro Laín Entralgo quien se interesó por la manera de hablar Kadowaki en japonés sobre cuerpo y espíritu suprimiendo la “y” para decir “cuerpo-espíritu”, aunando los dos pictogramas de cuerpo y espíritu (ambos con la misma fonética, shin) en el término shin-shin: que podríamos verter unamunianamente como “cuerpo-espíritu unimismados”.


KADOWAKI Kakichi nació en tierras norteñas de Hokkaido el 6 de enero de 1926. Bautizado católico por el P. Dumoulin, el conocido investigador del budismo, entró en la Compañía de Jesús -novicio dirigido por el P. Arrupe- en 1950. Ordenado sacerdote en Tokyo, en 1960, se doctoró en la Universidad Gregoriana en 1964.

Estudió especialmente el conocimiento por connaturalidad en Santo Tomás y la epistemología de Lonergan. Fue profesor de antropología filosófica en la Universidad Sofía de 1965 a 1996. Por contraste con otros profesores japoneses y extranjeros de la generación anterior -que se decantaban por escolasticismos medievales o idealismos alemanes en filosofía y tesis contrarreformistas en teología-, Kadowaki (que, antes de filosofar, se había graduado en ingeniería en la Universidad Imperial) estuvo abierto al diálogo con la fenomenología y hermenéutica.

Después, recogió el legado de encuentro con el Zen del P. Enomiya. Llegó a ser reconocido como Maestro del Zen por el Roshi (Maestro) Omori Sogen, según la corriente de Rinzai, Fue instructor de un grupo internacional de Tercera Probación en Japón, en 1982.

Ha continuado durante más de treinta años profundizando la relación enre la espiritualidad ignaciana y la práctica del Zen; ha dirigido en esa línea muchas tandas de ejercicios, integrando el estilo ignaciano que camina de la meditación a la contemplación, dando importancia al cuerpo, respiración, memoria e imaginación, con la práctica Zen, centrada en la respiración y el silencio. Trasladando este método a la teología, Kadowaki no ha cesado de pensar hasta sus últimos días la integación del aliento corporal con el soplo del Espíritu de Vida.

Dirigió el Instituto de Religiones Orientales de la Universidad Sophia, de 1985 a 1991. Tradujo el libro de los Ejercicios espirituales de san Ignacio al japonés. Fue publicado en la colección de bolsillo de la principal editorial japonesa, Iwanami, en 1995.

Entre sus numerosas publicaciones en japonés, destacan sus estudios sobre pensamiento y espiritualidad en la obra de Dogen (2008), al que calificaba como un santo Tomás del budismo. También es autor de dos piezas de teatro Noh, de temática cristiana, que se estrenaron en Tokyo, Roma, Bruselas y Buenos Aires.En español, recordamos sus libros: El Zen y la Biblia. Lectura coporal del Koan y la Biblia. Vivencia Zen de de un cristiano., ed. Paulinas, 1981; Por el camino de Oriente. Posibilidades de una filosofía cristiana japonesa, ed. Colegio de México, 2011,

Al redactar ahora para el blog estas líneas de obituario, tengo como telón de fondo el leit-motiv de conversaciones con él, que solía repetir: “Ustedes, occidentales, tienen que librarse de la antropología dualista y la teología exclusivista”. Creo sinceramente que los que hemos sido discípulos y colegas suyos en filosofía y teología todavía tenemos como asignatura pendiente tomar en serio este consejo suyo.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Antonio Manuel 21.08.17 | 01:59


    El comentario Antonio Manuel 20/08/2017 | 01:03
    Fue copiado aquí por un "fantasma" noctámbulo que "pitorrea" mi nombre.
    Este "post" se corresponde al blog de Jairo del Agua, en el que yo hice este comentario, en relación con el artículo "Pecar en verano".

  • Comentario por Sergio Podadera Moya 18.08.17 | 14:05

    Y el desapego en el Zen tiene notables parecidos con la gracia cristiana. Tanto en el Zen como en el cristianismo se nos dice que, aunque hay que vivir y obrar, la mera voluntad humana no salva, pues la salvación nace del desprendimiento. Ambos predican la importancia de "salir de sí" para expiar la condición humana herida (aunque en una creencia esta herida se entiende como el estar atado a un ciclo sin fin de reencarnaciones, y en la otra se interpreta como la caída en desgracia debido al pecado).

    Todo esto, insisto, no debe hacernos olvidar que cristianismo y budismo tienen cosmovisiones radicalmente distintas, incluso opuestas. Pero es bello constatar que todos buscamos la verdad última aunque sea por vías muy dispares, y que ello nos lleva a alcanzar coincidencias maravillosas en los aspectos más profundos y reales del ser.

  • Comentario por Sergio Podadera Moya 18.08.17 | 13:54

    Muy cierto, Dogen es el Santo Tomás del budismo. Es quizá el maestro espiritual budista que más profundamente ha desarrollado el pensamiento budista (o "no-pensamiento", pues lo trascendente en el mundo oriental se entiende como intuición y vacío). Considero el budismo Mahayana en general, y el Zen en particular, como la forma más elevada del pensamiento de raíz índica, guardando bellos y sorprendentes paralelismos con la concepción católica (aunque no obviemos que son cosmovisiones muy diferentes, una teísta, la otra no-teista y reencarnacionista). Por ejemplo: en el budismo Zen se considera que el mundo es ilusorio y efímero (creencia básica oriental), pero contrariamente a otras formas de budismo no se lo desprecia, entendiéndose que puede ser hermoso siempre que haya desapego. Esto está próximo a la creencia cristiana de que el ser humano, aunque disfrute del mundo y esté comprometido con él, no debe centrar su mirada en él, sino hacia arriba.

  • Comentario por PEDRO VIDAL LOPEZ 11.08.17 | 03:01

    He acudido desde España a Japón para su funeral el día 1 y 2 de agosto, ha sido mi maestro desde el año 2010. Desde el 2010 he venido a Kitakaruizawa, Japón a realizar un retiro de un mes o más con él.
    Muy pronto se va a publicar su libro el Zen y la Biblia, ediciones Paulinas de España, y quizás también pronto varios libros de él. Gracias, un abrazo. Pedro Vidal

  • Comentario por pedro aranda astudillo 08.08.17 | 01:03

    Alegría saber que existió el P.Kadowaki. Aquel acerto de San Pablo: "En Él nos movemos, somos y existimos" considero de una visión que todo integra. C. Vaticano II "las realidades naturales como las sobrenaturales tienen un mismo Origen". El universo es la unidad en su diversidad. Acoger y asumir las sabidurías milenarias es reconocer que el Espíritu Creador "Todo lo ha hecho bien". Ciertamente que nuestro Cristianismo Occidentalizado ha atrofiado la riqueza insondable de Jesús: "Cuando fuese alzado todo lo atraeré hacia Mí". Cristo consagró todo la vida, he venido a dar vida en abundancia", vida que nuestra cultura ha mutilado.
    Pedro Aranda, desde el norte de chile.

Lunes, 21 de agosto

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Agosto 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031