Contracorriente

A propósito del Jesús de Pagola. Luis Argüello

10.01.08 | 17:35. Archivado en Comunión eclesial, espiritualidad de encarnación


Luis J. Arguello, Vicario Pastoral de Valladolid, ha escrito una reflexión muy acertada y justa sobre el polémico libro de Pagola. De nuevo se ve claramente que en nombre de los pobres algunos teólogos le roban el Dios encarnado a los pobres.

---------- ---------

En el número anterior de Iglesia en Valladolid [Hoja diocesana] se recomendaba la lectura del libro "Jesús, Aproximación histórica" de José A. Pagola, publicado por PPC (grupo SM), vendido en la “librerías
religiosas” y presentado en Valladolid en la sala Borja. Todo un conjunto de garantías, podríamos decir, para leer el libro e incluso regalárselo a alguien en estas fechas.

La obra tiene numerosos aspectos atractivos como el estilo directo, la redacción ágil y un lenguaje sugerente y actual. Encomiable es la motivación de fondo del autor de aproximarse a la figura de Jesús para conocerlo mejor y ayudar a otros a encontrase con Él. Nos ofrece el resultado de un ingente trabajo con multitud de datos, que indican su gran conocimiento del ambiente cultural, económico y social de la época de Jesús. Aporta unos valiosos anexos y una extensísima bibliografía.

Y sin embargo al libro de José Antonio Pagola, se le pueden aplicar las palabras que emplea San Ireneo de Lyon: “dicen cosas semejantes a nosotros, pero piensan de forma diferente”, hablando de los que inducen al error con bellas palabras.

Como ya recoge el título, se trata de una aproximación histórica y para realizarla el autor establece una ruptura entre la investigación histórica y la fe. Se debe prescindir de la fe para reconstruir la figura histórica de Jesús, viene a decirnos el autor que manifiesta querer “escribir desde la Iglesia católica”. Así la superada distinción entre el Jesús histórico y el Cristo de la fe eclesial reaparece con fuerza en el Jesús de Pagola, aunque no emplee estas expresiones.
La exégesis canónica (la fundada en la fijación del Canon de las Escrituras) le parece irrelevante, cuando no infundada en términos históricos. La autenticidad histórica viene garantizada por los
métodos histórico-críticos aplicados al modo de las corrientes exegéticas liberales que hacen de la duda y de la desconfianza respecto a los datos evangélicos condición necesaria para proceder con “rigor” en la investigación histórica.

A pesar del aviso que el propio autor hace de lo inapropiado de aplicar criterios modernos para juzgar épocas pasadas, en mi opinión el Jesús de Pagola está lleno de pre-juicios modernos, sociales y eclesiales. Además, el subjetivismo propio de la Modernidad que da más importancia a la interpretación que a la realidad interpretada y la dialéctica de los contrarios que, para mejor conocer separa y enfrenta, atraviesan toda la obra.

Veamos a continuación las tres expresiones centrales de esta extensa obra:
a) Reino. Sin duda la llegada del Reino constituye el argumento central de la predicación de Jesús. Pero la necesidad que el autor siente de evitar la reducción espiritualista y evasiva, le hacer caer en una comprensión del Reino anunciado por Jesús reducido a la dimensión social que indudablemente tiene y expresada en las categorías cálidas que el mundo de hoy tanto anhela: una sociedad saludable y amable. Queda en un segundo plano el fundamento que hace posible la transformación social, Dios viene para reinar en nuestros corazones, hacernos hijos suyos y liberarnos del pecado, del sufrimiento y de la muerte; no aparece tampoco el horizonte de plenitud del Reino anunciado por Jesucristo más allá de este mundo.

Pero, sobre todo olvida Pagola, que el Reino se identifica con la persona de Cristo y que surge en nosotros por la conversión a Él como Señor y no sólo por ayudar a los necesitados, aunque la entrega solidaria de la vida es la expresión genuina de la conversión. No se trata de una dialéctica de oposición, o reina en los corazones o reina en la historia, sino de integración. Distinguir para unir.

b) Compasión. Es la categoría que hace visible el Reino. Dios es compasivo y misericordioso. En nuestras traducciones de la Biblia aparecen indistintamente la palabras misericordia y compasión, atribuidas a Dios y a los hombres, pero en realidad los textos originales son más precisos, Dios y el hombre son compasivos, sólo Dios es misericordioso. Misericordia es la forma del amor divino que reúne fidelidad de padre y ternura de madre y que es capaz de ofrecer y de convocar en un mismo acto de amor a la verdad-la justicia-el perdón. Sólo Dios ama así. Jesús ama así. Pagola prefiere hablar
de Jesús como “poeta de la compasión” que como “misericordia entrañable del Padre”, es verdad que también habla de misericordia pero entendida “compasivamente”. Esta opción le hace entrar en falsos dilemas:

- “Sed compasivos” frente a “ser santos”, como si Jesús no hubiere dicho las dos cosas porque las dos son una en el corazón misericordioso de Dios.

- Jesús compasivo preocupado del sufrimiento frente a Juan el Bautista
preocupado del pecado, olvidándose de la forma de curar de Jesús, de dentro hacia fuera: “tus pecados te son perdonados, levántate y anda” y de la causa de todo sufrimiento que sólo la misericordia (verdad-justicia-perdón) de Dios puede sanar.

- Jesús compasivo amigo de la vida frente teología y liturgia, siempre abstractas y distantes, en coherencia con reducir la misericordia divina a compasión humana a quien la verdad proclamada y celebrada le resulta incómoda y difícilmente compatible con un amor a nuestra medida.

- Jesús compasivo que perdona acogiendo incondicional y gratuitamente frente a los sistemas religiosos de perdón-absolución. Claro que Dios goza perdonado y que Jesús ofrece el perdón a todos gratis e incondicionalmente, pero no le impone y le ofrece a la libertad de cada hombre que ha de entrar en el diálogo y encuentro propios de la misericordia que se hace acontecimiento en el encuentro personal con el Cristo Redentor, lo que ahora es posible en los sacramentos de la Iglesia.

- Textos “seguros” de la Escritura, los que abonan las propias tesis, frente a “textos inseguros” normalmente introducidos por la Iglesia ¡jerárquica por supuesto! a quien sutilmente se introduce en los dilemas en el lado que el lector se puede imaginar.

c) ¿Quién es Jesús?. He aquí la cuestión central del libro. El Jesús de Pagola es profeta del Reino y de la compasión de Dios, es un “buscador de Dios” y “creyente fiel”. Dice Pagola que Jesús “en ningún momento manifestó pretensión alguna de ser Dios”. No
aparece como Dios al encuentro del hombre, sino el hombre que busca a Dios, no reclama que crean en Él, sino en su modo de creer en Dios como Padre compasivo.

Realiza curaciones, que no milagros. Que sea Hijo de Dios es “afirmación confesional” sin base histórica. La eucaristía es sólo una simbólica cena de despedida y la resurrección una experiencia de fe de los discípulos, real pero no histórica.

El Jesús de Pagola tiene indudables atractivos; sus subrayados , aunque unilaterales y dialécticos, nos hacen caer en la cuenta de otras unilateralidades, pero al precio de pretender de manera sutil (nunca hay enfrentamiento directo) deslegitimar la enseñanza de la Iglesia
al no tener fundamento en Jesús y en la Historia. Por ello reclama que la Iglesia vuelva a Jesús, a su Jesús.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 15 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31