Cine espiritual para todos

Estreno de "Lo que de verdad importa" Para vencer el cáncer de niños

17.02.17 | 07:55. Archivado en Crítica audiovisual


Próximos estrenos cine espiritual

12.01.17 | 18:04. Archivado en Crítica audiovisual


Cuando pisar es adorar. Silencio de Scorsese

12.01.17 | 08:52. Archivado en Crítica audiovisual


11.01.17 | 18:08. Archivado en Acerca del autor, Crítica audiovisual


"Silencio" de Scorsese, una obra maestra del cine espiritual

23.12.16 | 19:16. Archivado en Crítica audiovisual


Probablemente junto con “El árbol de la vida” de Terrence Malick nos encontremos con una de las películas de más densidad teológica en perspectiva cristiana. Lo que la coloca al lado de obras maestras de la altura de Dreyer, Bresson o Tarkovski.
El apropiado “silencio” antes de su estreno ha generado una expectativa en crítica y público que no defrauda. Para los más alejados de la fe resultará una película extraña, inquietante y con probabilidad incómodamente confesante. A los creyentes que esperan una película de vida de santos misioneros y mártires les resultará decepcionante por ambigua y falta de luz cegadora, de una conversión tumbativa. Pero al que quiera pensar y creer, quizás le sumerja en un silencio habitado.
Scorsese es un cristiano anómalo, en cierta forma un cristiano oculto. Por este motivo cuando el arzobispo Paul Moore, tras comentar y defender su película “La última tentación de Cristo” (1988), le regaló la novela de Endô, le estaba y nos estaba haciendo un gran servicio. El proyecto de hacer una película de “Silencio” ha acompañado al director de “Malas calles” (1973), “Taxi Driver” (1976), “Toro salvaje” (1980), Casino (1995), “Gangs of New York” (2002), “La invención de Hugo” (2011) y “El lobo de Wall Street” (2013) durante casi 30 años. Ha sido un tiempo tanto de controversias legales como de maduración estética y espiritual.
“Silencio” dura dos horas y cuarenta minutos. Se trata de una peregrinación espiritual que sigue fielmente a la novela. El director está mucho más preocupado por transmitir la experiencia espiritual que por crear una atmósfera afectiva para la narración fílmica, lo que exige al espectador adentrarse entre las nieblas y barros en el drama humano al que Dios asiste aparentemente silencioso.
Scorsese es un director de dramas con personajes torturados que andan buscando la luz. El Jesucristo de “La última tentación" no era una excepción. El Charlie de “Malas calles”, el boxeador Lake LaMotta de “Toro salvaje”, la peripecia de la joven viuda en “Alicia ya no vive aquí” (1974), o el prometedor abogado Newland Archer de “La edad de la inocencia” (1993) siguen el modelo de seres torturados, inadaptados entre el cielo y la tierra. Tras esta tensión trágica, en Scorsese late, tanto como en los autores que adapta, una búsqueda espiritual que se hace temática no solo en su filmación del libro del cristiano ordodoxo- heterodoxo Nikos Kazantzakis, sino también en “Kundun” (1997) desde el budismo y de nuevo con el P. Rodrigo, todo un arquetipo del cristianismo trágico unamuniano.
La factura fílmica es excepcional. La representación del Japón medieval con sus brumas entre la noche y fe, el barro de la pobreza de una sociedad injusta y violenta, el oscuro mar que amenaza como el poder despótico. Lo fétido no se huele pero se siente. La secuencia magistral de la tortura y muerte de los campesinos cristianos, crucificados en la orilla del mar que les ahoga y asesina, es de una contención estética que permite erizar la piel.

La actuación del aparentemente superficial Spiderman-Andrew Garfield en el papel del padre jesuita protagonista resulta más que una sorpresa agradable. Como ya ha demostrado en “Hasta el último hombre” (2016) de Mel Gilson se trata de un actor que tiene algo de los modelos bressonianos, un rostro capaz de mostrar un misterio. Issei Ogata en el papel del gobernador militar Inoue, escondido bajo la apariencia de un viejo samurái resulta de una gran potencia dramática a la altura de los personajes inolvidables de Akira Korosawa, viejo amigo de Scorsese. El director italonorteamericano apareció haciendo de Vincent Van Gogh en “Los sueños de Akira Korosawa” (1990). La presencia-ausencia del personaje del padre Ferreira, contenido y enigmático Liam Neeson en su aportación, resulta un factor agregador de sentido. Yôsuke Kubozuka en el papel del infiel y fiel Kichijiro cumple con creces su papel de espejo del protagonista. Mientras que el padre Garpe interpretado por Adam Driver supone un contrapunto para el seguro liderazgo de P. Rodrigo.
El drama interno del protagonista supone una transfiguración. El punto de partida es la generosa disposición del misionero que viene a evangelizar y cambiar el mundo bajo la bandera de Jesucristo. El primer giro vendrá ante el reconocimiento de la fe sencilla y valiente martirio de los pobres campesinos japoneses, los cristianos ocultos y verdaderos. El segundo giro de tuerca vendrá tras el denso y casi cómplice silencio de Dios, un Dios que calla ante el sufrimiento de los inocentes. La rosca apretará a fondo en la comprobación de la debilidad, cuando la confianza en sí mismo salta por los aires ante el miedo a la tortura en sí y en los otros, los pequeños hermanos. Y justo allí en medio del más radical silencio se oirá una palabra…
No es una casualidad que en un tiempo de densificación del dolor de los pobres, de fuerte secularización silenciosa de dioses, de renovada persecución fundamentalista de los distintos la actualidad de “Silencio” nos resulte inquietante. Scorsese se ha sabido aupar en la potencia de la obra de Endô para realizar una meditación espiritual sobre el rostro de Dios presente en Jesucristo. Desde este rostro se verifica toda mediación humana que antes que salvar necesita ser salvada. La apostasía en un paso para la purificación de la fe, la duda es una puerta para la confianza, el sufrimiento un crisol innecesario pero sobrevenido que hace descansar el pie en la definitiva roca firme.
Como creador el director añade en su obra algo más que un artesano de adaptaciones. El final de Scorsese, en su sutileza, será más rotundo y occidental, que el final de la novela de Endô. Que solo sea por este final añadido, vale la pena el camino. El infiel jesuita y su fiel sirviente Kichijiro se unen por fin. La última vuelta en un minúsculo símbolo dejado por una mujer.

>> Sigue...


Los exámenes: la corrupción del corazón

27.11.16 | 15:59. Archivado en Crítica audiovisual


"Luz de soledad". La compañía de los enfermos

21.10.16 | 21:03. Archivado en Crítica audiovisual


Santo María Soledad Torres fundadora de las Siervas de María, Ministras de los Enfermos, llega a las pantallas en una nueva propuesta del director mirobrigense Pablo Moreno. Nuevamente el Evangelio de los pobres encarnado en esta mujer sencilla a través de una película didáctica que consigue hacernos comprender, desde el buen hacer de un grupo de actores con Laura Contreras como protagonista acompañada por Elena Furiase, Raúl Escudero, Carlos Cañas y Lolita Flores, la fuerza de un grupo de mujeres que en el convulso siglo XIX se proponen vivir para los enfermos.

>> Sigue...


Cine espiritual para el verano

14.08.16 | 10:09. Archivado en Crítica audiovisual


La clase de esgrima. Dilemas en la conciencia

18.07.16 | 10:34. Archivado en Crítica audiovisual


Mi panadería en Brooklyn

05.07.16 | 10:43. Archivado en Crítica audiovisual


Semana del Cine espiritual para niños

01.07.16 | 12:08. Archivado en Crítica audiovisual


Si Dios quiere, una comedia divertida y sugerente

19.06.16 | 08:55. Archivado en Crítica audiovisual


Domingo, 24 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Agosto 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031