Editado por

José Sánchez TortosaJosé Sánchez Tortosa

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Agosto 2015
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS



Pacifismo fascista

Permalink 13.01.09 @ 19:12:13. Archivado en Los nombres de las sombras

Escandaliza a nuestra prensa bienpensante que un nazi (socialista abertzale, esto es, nacionalsocialista) como De Juana Chaos participe en una manifestación contra Israel “a favor de la paz”. Este hecho responde a una lógica inflexible. Cabe recordar que durante los años 30 eran los partidos filonazis europeos los que se presentaban a sí mismos como pacifistas y preconizaban la pasividad ante la política del Tercer Reich. Todo nacionalismo es expansivo y siempre encuentra un motivo que justifique sus actos, sea en la política-ficción o en la historia-ficción, ramas patológicas del anclaje ilusorio en ámbitos ajenos a la realidad, tan caros al homínido simbólico que denominamos humano. La paz era el argumento que también se empleó durante la Guerra Fría como defensa del totalitarismo soviético.
Hoy se usa la palabra paz, con expresiones que ahondan en el ridículo de esa jerga fofa y vacía que constituye lo políticamente correcto, como lo de "Estamos en pie de paz”, para condenar a un Estado que emplea la guerra como medio para la paz, y no la paz como medio para la guerra. La diferencia esencial se dirime entre una sociedad que defiende con las armas la paz y la libertad de sus ciudadanos, y una sociedad que condena a sus súbditos a la guerra y a la muerte, fines en sí mismos bajo la retórica de la salvación ultraterrena. Israel busca la paz y sus ciudadanos saben que necesitan a su ejército para conseguirla, por mucho que esto pueda no ser ni agradable ni idílico, pero menos idílico es el exterminio. De ahí la cohesión de una ciudadanía que, más allá de sus diferencias, que serían imposibles en una estructura no abierta como es la sociedad israelí, sabe que si pierde una guerra dejará de existir. Hamas busca la guerra, y la vida de sus paisanos equivale a cero descontada del infinito. La utilidad de los palestinos (verdaderas víctimas) para Hamás es estratégica. De ahí su potencia. Los muertos propios se cuentan como victorias. Cuando una organización armada no tiene nada que defender, pues sus bajas forman parte de sus objetivos militares, es difícil de doblegar.
Ante esto, los manifestantes contra Israel manipulan la palabra paz, que, con su simple mención produce la simpatía del espectador desprevenido o anestesiado con la adormidera del compromiso acrítico, escondiendo el carácter selectivo que la anima. Y es que la paz sólo sirve cuando puede ser arrojada contra Israel en el momento de tomar medidas ante los ataques enemigos, no cuando esos ataques se producen, incluso dentro de una “tregua”. No se invoca a paz alguna hasta que Israel defiende su existencia. No se invoca la paz cuando mueren civiles israelíes, para los que no hay lugar en la prensa española. Late en el fondo de todo esto la vieja judeofobia que, con lógica singular, reúne al fanatismo islámico con los nazis (como durante la Segunda Guerra Mundial), a los etarras con el franquismo reconvertido (Mayor Zaragoza), y a todos estos con la socialdemocracia más oportunista y la neoizquierda de diseño.

El triunfo del fascismo por la paz. Dejar que el fanatismo homicida destruya a los judíos es la consigna que, de modo consciente o inconsciente, late bajo estos movimientos. Y la bajeza de alimentar la mala conciencia, producto de pertenecer al occidente opulento, con los muertos ajenos, aquellos de los que nadie se acuerda si tienen la mala suerte de morir bajo balas o cohetes que no puedan ser atribuidos al ejército de Israel. Como dice Goytisolo en su último artículo en El País, en Israel sólo hay “localidades” sobre las que caen cohetes artesanales (pero ni los cohetes son artesanales, son los Grad, de fabricación iraní, ni "caen", como cae la lluvia, sino que son lanzados contra objetivos civiles, ni en Israel las localidades están vacías., sino que viven personas en ellas, por mucho que esto suene extraño al judeófobo inconsciente). En cambio, los palestinos son “millón y medio de personas hambrientas”. No es más que otro ejemplo de la ecuanimidad y la proporcionalidad tan reivindicadas últimamente. Por su parte, es Israel el que, según este faro de la postmodernidad, se dedica a “sembrar el odio y el afán de revancha”. Como es fácil deducir, dejar que te maten no siembra odio ni afán de revancha. Durante todo el texto se empeña en “ponerse en el lugar del otro”, pero en ningún momento ese otro es el ciudadano israelí. No sólo hay judeofobia empapando estas palabras. Hay también un sutil y rancio racismo que condena a los palestinos a una dictadura islamista y a una miseria de la que no serían capaces de salir por sí mismos, por lo que las buenas gentes progresistas y solidarias les ayudarían desde lejos difamando a Israel.
Los que piden proporcionalidad deberían percatarse de que nunca la hay cuando se trata del judío de los países.


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Blogs
A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

Compadreo

Enrique Arias Vega

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Cristo muere por nosotros. Puntos de oración 28-8-15

Josemari Lorenzo Amelibia

El barón rampante

El barón rampante

Francisco, el relojero de Dios

Jesús Bastante

Poemas

Poemas

Hay un desconocido

José Pómez

La Marea de Pérez Henares

La Marea de Pérez Henares

Un botón de muestra de la escoria que recorre las redes

Antonio Pérez Henares

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

Dom 30 8 15. Estos me honran con los labios... Contra el purismo de los puros

Xabier Pikaza Ibarrondo

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Encíclica Laudato Si’, una revolución en la que entramos todos: Card. Óscar Rodríguez Maradiaga

Guillermo Gazanini Espinoza

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

En campaña electoral

Manuel Molares do Val

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Al pardo vivo.

Vicente A. C. M.

Totalitarismo y terrorismo islámico

Totalitarismo y terrorismo islámico

Es imposible monitorear a todos los yihadistas. Eduard Yitzhak. Por Israel

Doctor Shelanu

Encuentros con la Palabra

Encuentros con la Palabra

“¿Por qué tus discípulos no siguen la tradición de nuestros antepasados?”

Hermann Rodríguez Osorio, S.J.

Punto de vista

Punto de vista

Ese Juan Tarda

Vicente Torres

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Tendencias en Mixología, importante congreso internacional de coctelería en Madrid

Juan Luis Recio

Teología sin censura

Teología sin censura

El Papa puede admitir a la eucaristía a los divorciados vueltos a casar

José Mª Castillo

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CLXX)

Ángel Sáez García

Diálogo sin fronteras

Diálogo sin fronteras

Los flujos migratorios y la crisis humanitaria

Carmen Bellver

Opinión

Opinión

Al margen - Tomates y miseria.

Opinión

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

Amaos... ¿quiénes?

Asoc. Humanismo sin Credos

Religión Digital

Religión Digital

Vacaciones ecológicas

Religión Digital

No más mentiras

No más mentiras

Cosas de la España actual

Antonio García Fuentes

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital