Católicos por el avivamiento

Aunque la institución se vista de laicos, institución se queda


La "mentalidad izquierdista" es fundamentalmente clasista y dialéctica. Así, los que hacen del “clericalismo” la raíz de problema de la Iglesia tienen fundamentalmente una mentalidad clasista dialéctica "izquierdista". Así, enfrentando dialécticamente a los laicos y a los clérigos, ya tenemos armado el modelo. A mi juicio es un planteamiento tremendamente simplista. Tranquiliza nuestra conciencia porque nos da sensación de control, pero a mi juicio, no es el planteamiento adecuado por, como digo, metodológicamente demasiado fácil. Es más, si seguimos ese planteamiento clasista, los problemas se acrecentarán en la Iglesia y será, por tanto, mucho más difícil encontrar la verdadera salida.

La "mentalidad derechista", por contra, es fundamentalmente mesiánica, y espera al líder que le resuelva el problema. Como la gente de "mentalidad derechista" está educada en la obediencia neurótica y básicamente en el sometimiento eclesiástico, están educados en la comodidad, la pereza, la cobardía y la pasividad, y esperan a que otro venga y les “saque las castañas del fuego”, en vez de ellos mismos tomar acción y atreverse a desobedecer y a resolver la situación en primera persona. Tampoco es a mi juicio la salida. De la pereza, la cobardía y la pasividad, a la larga, no se consigue nada. Estos son los que esperan ahora que algun alto clérigo haga algo o diga algo para incorporarse después pasiva y comodamente a su senda. Y olvidan que este modelo eclesiástico que se ha estado fabricando durante cientos de años, no ha propiciado precisamente la promoción de auténticas personalidades libres e independientes, que piensan y actúan por sí mismas, sino personajes fieles al sistema. Fidelidad vs. personalidad. Y no puede ser de otro modo de acuerdo, como digo, al modelo implacable que ha cristalizado a lo largo de la Historia.

>> Sigue...


Iglesia-Pueblo de Dios: comunidades libres, pastores libres


El modelo de Iglesia-Institución, esto es, Iglesia “de la institución” y “para la institución”, se ha agotado, está acabado, y el escándalo de los abusos le ha dado la puntilla. La Iglesia-Institución, ha muerto.

Se impone “pasar página” y situarnos en todos los órdenes (también en el institucional), a la altura de los tiempos. El tiempo de la “unanimidad metafísica” impuesta se acabó. Se impone el tiempo de las “pluralidades existenciales” aceptadas y acogidas, deseosas todas de dar lo mejor de sí mismas, para gloria de Dios y bien de los hombres, y de poder vivir ya, y de una vez, en el aquí y en el ahora de nuestra existencia en la tierra, la Resurrección del Señor…

>> Sigue...


La Iglesia-Institución ha muerto. ¡Viva la Iglesia-Pueblo de Dios!


Los acontecimientos que se suceden en la Iglesia (y los que están por suceder), y las graves repercusiones que éstos tendrán para la credibilidad de la institución eclesiástica, y sobre todo el daño que están ocasionando (y que ocasionarán) a toda la Iglesia, han abierto un proceso (creo que irreversible) hacia el ocaso final de "algo" que está acabando, muriendo; de "algo" que termina y de "algo" que está todavía por nacer...

>> Sigue...


¡Yo sigo creyendo en la mayoría de los sacerdotes!


Cualquier partido político, sindicato, club de fútbol, peña de ajedrecistas, o agrupación de lo que sea, se daría con un canto en los dientes por tener un colectivo de hombres tan entregados, tan bien preparados y tan motivados como son el colectivo de los sacerdotes. Hombres jóvenes (y menos jóvenes), con todo su futuro por delante, que, dejándolo todo (“Vende todo lo que tienes... y ¡sígueme!”), deciden seguir la llamada del Señor...

¡Cuántos sueños de heroísmo y santidad bullen en la mente y en el corazón de aquel que, en el momento de su consagración sacerdotal, postrado ante el Señor, se entrega en cuerpo y alma a Él y a su Iglesia!...

Es una experiencia común de prácticamente todos los sacerdotes, que el día más feliz e intenso de sus vidas es el día de su Consagración Sacerdotal y de su Primera Misa. Es algo increíble y espectacular, una experiencia espiritual única, que te marca para toda la vida. El Sacerdocio imprime carácter...

Pero... ¿qué pasa el día después? ¿Qué ocurre con aquellos hombres, llenos de vigor espiritual, ungidos de Dios, dispuestos a comerse el mundo o dispuestos a dar su vida por el Evangelio llegado el caso? ¿Qué ocurre con todos aquellos sueños de heroísmo y santidad, justo desde aquel segundo día?

>> Sigue...


¿Por qué salen ahora todas estas cosas?


Cada día nos despertamos con nuevas noticias cada vez más deprimentes acerca de escándalos en la institución eclesiástica y que van abarcando a cada vez más países de prácticamente todos los continentes...

Y alguno hay que se pregunta, no sé si por demasiado ingenuo o por demasiado listo, sospechando intenciones (que las hay) ocultas (y menos ocultas) por parte de algunos, especialmente medios de comunicación, para desacreditar a la Iglesia...

Y se preguntan: ¿Por qué están sacando ahora todas estas cosas?...

>> Sigue...


¿El ocaso de la institución eclesiástica significa el ocaso de la Iglesia?


Teóricamente, no debería de ser. Lo que prevalece es la Iglesia, toda la Iglesia, la Iglesia fundada por Cristo, el Pueblo de Dios, rebaño del Señor que escucha la voz del buen pastor y le sigue. Y todo está orientado a esto: A la salvación del Pueblo de Dios, y todo se dirige a esto y se sacrifica a esto. Evidentemente, pues, el Pueblo de Dios prevalece sobre la institución eclesiástica, o así debería de ser…

>> Sigue...


Conversión institucional


No basta una conversión pastoral, como propugnan algunos, para que la tendencia decadente en la que nos encontramos cambie de signo. Hace una falta una conversión institucional, de fondo, para no perder definitivamente el tren de la Historia, y sobre todo adecuarnos más a la Iglesia fundada por Cristo...

En ningún sitio esta escrito que el Señor fundara una institución. “La Iglesia” es un concepto místico y espiritual, no institucional. Estamos de acuerdo en que "la Iglesia que peregrina en la tierra" tiene que tener alguna forma de concreción sociológica visible que la identifique. Pero a lo que hemos llegado, después de más de 1500 años de historia en connivencia con el poder político, y condicionados por una sugestión global digna de los más profundos y modernos estudios de psicología de los estados de conciencia colectiva, esto es, "Iglesia como institución hipostática de poder eclesiástico", a todas luces, ha sido llevar las cosas demasiado lejos...

>> Sigue...


¡Hágase la luz!


Me ha parecido muy interesante el artículo de Rufo González “El silencio de los obispos sobre el celibato”, no tanto por la intención de fondo del artículo de seguir “suplicando” la aceptación por parte de la institución eclesiástica del casamiento para los sacerdotes (o de lo que sea), sino por la información que se revela en él.

En el artículo se señala la idea de que “es lamentable que los dirigentes hayan venido exigiendo, para concederles la llamada reducción al estado laical, que reconozcan su inmadurez personal, desequilibrio psíquico, pérdida de fe, degradación moral, etc.”...

>> Sigue...


“Autofinanciación”

30.05.18 | 18:17. Archivado en acerca del autor, religion digital


No, no hablo de la autofinanciación de la Iglesia. Animo lógicamente a poner la X en la casilla correspondiente de la asignación tributaria, pero ahora no quiero hablar de eso.

>> Sigue...


Pastores dueños, pastores asalariados y pastores institucionalizados

La institución eclesiástica ha inventado un nuevo tipo de pastores, los “pastores institucionalizados”, que no sé muy bien cómo darles cabida en el Evangelio del Señor, el Buen Pastor. Así de creativa es la institución eclesiástica, no sé si para bien o para mal...

El Señor es el Buen Pastor, dueño de su rebaño y preocupado por sus ovejas, por eso da su vida por ellas. “Yo soy el Buen Pastor, que conozco a mis ovejas, y las mías me conocen...”. El buen pastor es dueño de sus ovejas y las ama.

También hay, por contra, otros “dueños” del rebaño, no necesariamente pastores. Éstos “malos dueños” contratan a pastores asalariados para que cuiden de su rebaño por dinero. Y las ovejas salen claramente perdiendo, porque al pastor asalariado al fin, como dice el Señor, “no le importan las ovejas...”. Es simplemente contratado por el “mal dueño” para hacerse cargo de las ovejas por un salario, y por tanto, su cuidado nunca será tan bueno como el cuidado del buen pastor dueño del rebaño y libre (si no no sería dueño), que además ama a sus ovejas...

>> Sigue...


“La Iglesia se ha convertido en un vestigio del pasado, destinado a la marginación...”


Es de agradecer la sinceridad de los obispos canadienses en cuanto a su visión de la situación en la que nos encontramos y el destino al que estamos abocados... si Dios no lo remedia. Lástima que errores de concepto y demasiado acomodo institucionalista nos aleje de la verdadera diana de la resolución del "problema de la Iglesia", y nos mueva a buscar salidas demasiado fáciles...

>> Sigue...


¿Se tiene que rasgar el velo nuevamente?


Al morir Jesús, el velo del templo ("naos") se rasgó "de arriba abajo" (Mt 27,51 par.), simbolizando así la superación del antiguo culto y una nueva forma de acceso a Dios a través de la sangre de Cristo (Heb 9,8-12).

Así, la laceración del velo del templo “de arriba abajo” se correspondería con la eliminación de todo lo que se interponía entre el lugar de la alianza y el lugar de la ofrenda y el pueblo. Por lo tanto, podemos decir que el último respiro de Jesús borró la separación cultual, y la distancia entre Dios y el hombre es colmada por Cristo. Jesús es el verdadero Sacerdote, que con su muerte atraviesa el velo, lo sobrepasa de una vez, realizando el rito de expiación una sola vez y de modo definitivo. Cristo nos da el acceso a Dios y en él se nos hace accesible la salvación de Dios. No hay más velo que nos separe de él, o no debería de haberlo...

>> Sigue...


Miércoles, 23 de enero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Enero 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031