Católicos por el avivamiento

Eclipse total


El otro día quise hacer un estudio doméstico de campo, y decidí comparar dos canales de televisión que emiten su programación religiosa/cristiana al mismo tiempo, uno de carácter evangélico y el otro ortodoxo católico. Quise hacer un análisis comparativo sencillo, y decidí contar el número de veces que se pronuncia por hora la palabra “Jesús “ en cada uno de los canales.

Los resultados fueron muy reveladores. El canal evangélico pronuncia la palabra "Jesús" (y sus relativas: Cristo, Salvador, Redentor, Rey de reyes, Señor de señores, Mesías, Emmanuel, etc.) unas 200 veces por hora (de forma directa o muy directa). El canal ortodoxo católico pronuncia la palabra "Jesús" (y sus relativas) una o ninguna, y la vez que lo hace, lo hace de forma indirecta y circunstancial, como una referencia teórica lejana, coyunturalmente necesaria para confirmar el resto del mensaje, que es con mucho lo más importante...

>> Sigue...


¿Célibes o castrati?


Eunucos por el Reino de los Cielos. Célibes de amores carnales, pero apasionadamente enamorados de Cristo y de su Iglesia (no hablo de institución eclesiástica). Ésa es la llamada del Señor para sus sacerdotes (que conste que no vería mal otras posibilidades con respecto al celibato o el sacerdocio femenino, pero sería siempre movidos por la fe y con argumentos de fe, no por el hecho de que "hacen falta sacerdotes para repartir sacramentos...", o con argumentos meramente de tipo reivindicativo de conquista de pretendidos derechos negados en el pasado). Y eso es además lo que se predica en las campañas vocacionales. Y eso es a lo que el futuro sacerdote se compromete en el día de su consagración. A eso y no a otra cosa.

Pero la verdadera realidad eclesiástica que el recién ordenado se va a encontrar, ya al segundo día de su bendito ministerio (y que, por cierto, le habían ocultado), situación además que jamás podía haberse imaginado (los laicos piadosillos siguen, por cierto, en la inopia a este respecto), es muy distinta...

>> Sigue...


Dignificación institucional del sacerdote


Dejémonos de historias y de marear la perdiz. Todos sabemos dónde está la raíz del problema de la crisis del ministerio sacerdotal. Al menos, la institución eclesiástica lo sabe perfectamente. A este respecto, resaltaba el otro día un alto clérigo que nada más celebrarse el Concilio Vaticano II, hubo una estampida de sacerdotes, en especial de pequeños sacerdotes, que enseguida reconocieron la posición de debilidad en que institucionalmente habían quedado, habida cuenta del reforzamiento institucional que el Concilio dio a laicos y a altos clérigos. Y esa estampida perdura hasta el día de hoy: Unos 100,000 sacerdotes han tenido que dejar el ministerio hasta el presente por esta causa. Aunque el problema ya venía de mucho antes (el modelo clerical hipostático es milenario), el Concilio Vaticano II confirmó y desató la situación actual de crisis del ministerio sacerdotal. Y esto se sabe perfectamente...

>> Sigue...


O nos hacemos "motivadores", o desaparecemos del mapa


Una de las críticas que hacemos, eso sí con aires de superioridad, a los evangélicos (hablo de los evangélicos serios, no de los histéricos) es que son fundamentalmente "motivadores". Los pastores evangélicos buscan animar a la gente, y les dan lo que les gusta, lo que buscan, y por eso tienen éxito...

>> Sigue...


¿Y para los pequeños sacerdotes no hay nada? (y no hablo de casamiento)


Por referirnos sólo a temas intraeclesiales, vemos positivamente que hay un nuevo acercamiento con respecto a los homosexuales, a las mujeres, a los laicos, a los jovenes, a los niños, a las parejas vueltas a casar... y, sin embargo, vemos con frustración que todavía no hay nada en defensa de una dignificación institucional del ministerio del pequeño sacerdote...

>> Sigue...


¿Será una renovación radical de nuestra espiritualidad la base del renacimiento de nuestra fe? (I)


Estoy básicamente de acuerdo con el artículo de José Arregui: "El fin de la religiones en su forma actual se dará más pronto que tarde". Y no es porque este "final de era" sea "lo correcto", ni "lo deseable", ni "lo dogmáticamente ortodoxo", perspectivas desde la que se critica este planteamiento. Sencillamente se producirá porque esa es la via por la que circulamos desde hace siglos. No hay más que abrir los ojos. Tenemos que estar preparados y actuar adecuadamente para poder afrontar la situación con renovadas fuerzas, aunque me temo que hay muchos factores históricos, ideológicos, filosóficos, sociales, culturales, institucionales y espirituales, entre otros, que lo certifican. Y continúa Arregui: "No es el fin de la espiritualidad, sino de los dogmas y creencias...". Matizando esta última afirmación, nos centraremos aquí en el ámbito espiritual...

>> Sigue...


¿Autorreferenciales o silenciados en el anonimato?


Veo con tristeza que se sigue comentando que los sacerdotes que destacan en Internet (y yo diría que, por extensión, los que destacan en cualquier ámbito no estrictamente eclesiástico al uso), y logran, por tanto, sacar la cabeza y romper este anonimato homogeneizante a la baja, impuesto a todos los sacerdotes, y en especial a los pequeños sacerdotes, son, según se dice, ¨curas autorreferenciales, autosuficientes... y lógicamente la autosuficiencia hace mal a la vida presbiteral...¨

>> Sigue...


¿Modelo anglicano o modelo evangélico?


Parece que vamos circulando con paso resuelto y decidido, en nuestra decadencia complacida, siguiendo la estela del modelo anglicano, "porque la falta de sacerdotes es un problema enorme, y no podemos seguir como siempre...". Con esta sólida fundamentación doctrinal, que no sigue ni de lejos los mínimos criterios que la PNL establece para la declaración adecuada de objetivos, nos disponemos a circular por una senda cuyos pasos, por otra parte, están perfectamente marcados: sacerdotes casados, diaconado femenino, sacerdocio femenino, diaconado homosexual, sacerdocio homosexual, obispos femeninos, obispos homosexuales...

Primero serán los "viri probati", después vendrán los "viri" a secas, y después ni viri ni probati ("quisque") y así sucesivamente... Al fin y al cabo, si de lo que se trata, en el fondo, es de encontrar mano de obra que realice los ritos religiosos eclesiásticamente prescritos, cualquiera con una mínima instrucción nos podrá servir...

>> Sigue...


"Origen y evolución del hecho religioso¨


En estos días se están celebrando unas jornadas sobre la relación Fe y Ciencia, Ciencia y Cristianismo, organizadas por la Facultad de teología y la delegación de pastoral de la cultura, y que están teniendo lugar, en la ciudad de Burgos, los días 25 a 27 de abril. Por fin me encuentro con una convocatoria con visos de actualidad y modernidad, por los títulos de las charlas y por los ponentes de las mismas. Espero y deseo que estos autores aporten contenidos libres (sin incienso), actuales y modernos, que nos hagan pensar, y que nos ayuden a salir, de este modo, de la decadencia complacida en la que nos encontramos...

>> Sigue...


Viri probati


Parece que, como se informa hoy en Religión Digital, la propuesta para ordenar sacerdotes a hombres casadosviri probati¨) va cobrando cada vez más fuerza, "porque la falta de sacerdotes es un problema enorme, y no podemos seguir como siempre...". De esta forma, tendríamos la solución al problema de la falta de vocaciones. Lo único que preocupa a los sacerdotes es el celibato, lo demás está todo perfectamente en su vida. El celibato es el problema y la raíz de todos los males. Muerto el perro, se acabó la rabia...

>> Sigue...


Supresión, denuncia… ¿desaparición?


Confieso que me cuesta escribir un post. Me cuesta encontrar una noticia de la que se pueda extraer algo positivo, algún signo de esperanza que nos anuncie un nuevo despertar de la fe. Pero lamentablemente seguimos en la misma decadencia complacida en la que nos hemos instalado confortablemente desde hace tiempo, y en la que estaremos hasta que toquemos fondo. Entonces decidiremos algo para resolver la situación, aunque ya será demasiado tarde...

>> Sigue...


Hemorragias


Hace pocos días salía la noticia de la gran cantidad de abandonos que existen en la vida consagrada, abandonos que parece preocupan a la Iglesia. Los conventos y los monasterios se vacían y no hay nuevas vocaciones a la vida consagrada...

Poco antes salía la noticia de la preocupación de la Iglesia por el abandono de los jóvenes de la Iglesia. Y si no hay jóvenes, no hay futuro para la Iglesia...

A esto hay que añadir el abandono de los sacerdotes del ministerio sacerdotal, abandono que alcanza, desde los años 70 hasta el día de hoy, unos 100,000 sacerdotes que han abandonado el ministerio sacerdotal... Y sin sacerdotes, ¿qué futuro tiene la Iglesia?

A todo ello habría que añadir los distintos abandonos (intelectuales, trabajadores, no trabajadores, adultos, etc) que a lo largo de la historia se han ido produciendo en la Iglesia, y de los que estos últimos son sólo un escalón más. Sólo nos quedan algunos ancianos, y por razones obvias...

Pero centrémonos en los tres primeros casos, que son los que más actualidad tienen (los otros los damos ya por perdidos)...

>> Sigue...


Domingo, 17 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031