Católicos por el avivamiento

Pastores dueños, pastores asalariados y pastores institucionalizados

La institución eclesiástica ha inventado un nuevo tipo de pastores, los “pastores institucionalizados”, que no sé muy bien cómo darles cabida en el Evangelio del Señor, el Buen Pastor. Así de creativa es la institución eclesiástica, no sé si para bien o para mal...

El Señor es el Buen Pastor, dueño de su rebaño y preocupado por sus ovejas, por eso da su vida por ellas. “Yo soy el Buen Pastor, que conozco a mis ovejas, y las mías me conocen...”. El buen pastor es dueño de sus ovejas y las ama.

También hay, por contra, otros “dueños” del rebaño, no necesariamente pastores. Éstos “malos dueños” contratan a pastores asalariados para que cuiden de su rebaño por dinero. Y las ovejas salen claramente perdiendo, porque al pastor asalariado al fin, como dice el Señor, “no le importan las ovejas...”. Es simplemente contratado por el “mal dueño” para hacerse cargo de las ovejas por un salario, y por tanto, su cuidado nunca será tan bueno como el cuidado del buen pastor dueño del rebaño y libre (si no no sería dueño), que además ama a sus ovejas...

>> Sigue...


“La Iglesia se ha convertido en un vestigio del pasado, destinado a la marginación...”


Es de agradecer la sinceridad de los obispos canadienses en cuanto a su visión de la situación en la que nos encontramos y el destino al que estamos abocados... si Dios no lo remedia. Lástima que errores de concepto y demasiado acomodo institucionalista nos aleje de la verdadera diana de la resolución del "problema de la Iglesia", y nos mueva a buscar salidas demasiado fáciles...

>> Sigue...


¿Iglesia post-sacerdotal?


Que el sacerdocio está en crisis, y desde ya hace tiempo, no es ningún secreto. Y que la situación de los sacerdotes, y en especial de los pequeños sacerdotes, se está agravando en estos tiempos a pasos agigantados, tampoco es ningún secreto. El número de los sacerdotes que “tienen que dejar“ el ministerio no deja de aumentar. El que tenga ojos que vea.

Corolario inevitable. En plena fiesta de neolaicismo “cerca de la gente” que padecemos, alguien tiene que pagar la factura y lavar los platos. Y como siempre, les toca a los más débiles, en este caso a los sacerdotes, y en especial a los pequeños sacerdotes, indefensos e impotentes.

>> Sigue...


El sacerdocio de Cristo, amenazado


Hablo, por supuesto, del genuino sacerdocio de Cristo, no del actual sacerdocio ritualista-levitico en que ha devenido el ministerio sacerdotal a lo largo de los siglos, por méritos de la institución eclesiástica, que ha instrumentalizado el sacerdocio para su servicio autorreferencial...

Como la institución eclesiástica en tiempos de Jesús, toda institución crea mecanismos e instrumentos para su propia supervivencia y promoción. Y uno muy importante, aunque no el único, es la reducción del sacerdocio de Cristo a un mero sacerdocio levítico-ritualista, que por supuesto, no está destinado a evangelizar ni a administrar el Misterio Pascual de Cristo en la Liturgia, como tan bellamente nos dice el Catecismo, sino a sostener la institución, según lo consagrado por la ideología institucionalista, pensamiento único de toda la Iglesia...

>> Sigue...


¿Desinstitucionalizarse o morir?


“Leones, muertos; perritos, vivitos y coleando...”. Así rezaba el título de una predicación de un conocido "senior global pastor" de una megaiglesia evangélica, después de uno de sus viajes alrededor de Europa. En ellos se admiraba de las impresionantes catedrales europeas, hoy llenas de turistas y vacías de creyentes. Por eso las llama “leones muertos”. En cambio, las iglesias evangélicas, según él muy vivas y en crecimiento (en unos sitios más que en otros, todo hay que decirlo), este pastor las comparada con “perritos” que, aunque pequeños, manifestaban un vigor vital envidiable, si lo comparamos con los “leones muertos” de la vieja Europa, relictos gloriosos de un definitivo pasado.

En este mismo sentido de "perritos vivos y leones muertos", se comenta mucho, a raíz de la reciente visita del Papa a algunos países iberoamericanos, que la presencia católica ("leones") por aquellos lugares, históricamente católicos, está cayendo, mientras los evangélicos ("perritos vivitos y coleando") están subiendo...

Y las razones principales son claras: Los creyentes buscan un encuentro profundo con el Señor, y quieren además disfrutar de celebraciones que sean significativas para ellos. La institución eclesiástica es la responsable última y primera de esta estampida de creyentes de la Iglesia católica que se hacen evangélicos...

>> Sigue...


Peticiones al Niño Dios

Abusando de la magnanimidad de nuestro Señor, que nace para salvarnos de nuestros pecados, y también para atender nuestras súplicas y peticiones, y para reforzar además la idea de que la Utopía no es patrimonio de la izquierda, tanto política como religiosa, sino de todos, y todos tenemos derecho a ejercitarla alguna vez (¡qué mejor momento que ahora, delante del Niño Dios!), preocupado por la crisis del santísimo ministerio sacerdotal, degradado por las prácticas institucionalistas que lo oprimen hasta ahogarlo (parece que irreversiblemente, si Dios no lo remedia...), y preocupado por la crisis de fe que asola el mundo, sobre todo a los países desarrollados, y en profundo espíritu de adoración, junto con los ángeles y los pastores, yo me atrevo a pedir al Señor lo siguiente:

>> Sigue...


Conversión institucional y nueva definición de Iglesia


Tenemos que reconocerlo. Vivimos en una nueva época, en una nueva cultura, en una nueva civilización, postcristiana y postmoderna. Estamos en el final de una era (¿metafísica?). No podemos seguir anclados dogmática, mental y espiritualmente en el pasado.

Institucionalmente hablando, podemos decir que, con el devenir de los siglos, se fue cristalizando un modelo de Iglesia ---Iglesia-institución eclesiástica---, que, a la postre, es el que tenemos hoy, pero que ya se muestra definitivamente agotado. Aunque, todo hay que decirlo, este esquema reduccionista sigue arraigado en el imaginario colectivo de creyentes y no creyentes. Cuando hablamos de "Iglesia", "todos" nos estamos refiriendo a la "institución eclesiástica". Todos somos Iglesia, pero hoy todavía unos más que otros...

>> Sigue...


¿Célibes o castrati?


Eunucos por el Reino de los Cielos. Célibes de amores carnales, pero apasionadamente enamorados de Cristo y de su Iglesia (no hablo de institución eclesiástica). Ésa es la llamada del Señor para sus sacerdotes (que conste que no vería mal otras posibilidades con respecto al celibato o el sacerdocio femenino, pero sería siempre movidos por la fe y con argumentos de fe, no por el hecho de que "hacen falta sacerdotes para repartir sacramentos...", o con argumentos meramente de tipo reivindicativo de conquista de pretendidos derechos negados en el pasado). Y eso es además lo que se predica en las campañas vocacionales. Y eso es a lo que el futuro sacerdote se compromete en el día de su consagración. A eso y no a otra cosa.

Pero la verdadera realidad eclesiástica que el recién ordenado se va a encontrar, ya al segundo día de su bendito ministerio (y que, por cierto, le habían ocultado), situación además que jamás podía haberse imaginado (los laicos piadosillos siguen, por cierto, en la inopia a este respecto), es muy distinta...

>> Sigue...


Dignificación institucional del sacerdote


Dejémonos de historias y de marear la perdiz. Todos sabemos dónde está la raíz del problema de la crisis del ministerio sacerdotal. Al menos, la institución eclesiástica lo sabe perfectamente. A este respecto, resaltaba el otro día un alto clérigo que nada más celebrarse el Concilio Vaticano II, hubo una estampida de sacerdotes, en especial de pequeños sacerdotes, que enseguida reconocieron la posición de debilidad en que institucionalmente habían quedado, habida cuenta del reforzamiento institucional que el Concilio dio a laicos y a altos clérigos. Y esa estampida perdura hasta el día de hoy: Unos 100,000 sacerdotes han tenido que dejar el ministerio hasta el presente por esta causa. Aunque el problema ya venía de mucho antes (el modelo clerical hipostático es milenario), el Concilio Vaticano II confirmó y desató la situación actual de crisis del ministerio sacerdotal. Y esto se sabe perfectamente...

>> Sigue...


¿Y para los pequeños sacerdotes no hay nada? (y no hablo de casamiento)


Por referirnos sólo a temas intraeclesiales, vemos positivamente que hay un nuevo acercamiento con respecto a los homosexuales, a las mujeres, a los laicos, a los jovenes, a los niños, a las parejas vueltas a casar... y, sin embargo, vemos con frustración que todavía no hay nada en defensa de una dignificación institucional del ministerio del pequeño sacerdote...

>> Sigue...


¿Autorreferenciales o silenciados en el anonimato?


Veo con tristeza que se sigue comentando que los sacerdotes que destacan en Internet (y yo diría que, por extensión, los que destacan en cualquier ámbito no estrictamente eclesiástico al uso), y logran, por tanto, sacar la cabeza y romper este anonimato homogeneizante a la baja, impuesto a todos los sacerdotes, y en especial a los pequeños sacerdotes, son, según se dice, ¨curas autorreferenciales, autosuficientes... y lógicamente la autosuficiencia hace mal a la vida presbiteral...¨

>> Sigue...


¿Modelo anglicano o modelo evangélico?


Parece que vamos circulando con paso resuelto y decidido, en nuestra decadencia complacida, siguiendo la estela del modelo anglicano, "porque la falta de sacerdotes es un problema enorme, y no podemos seguir como siempre...". Con esta sólida fundamentación doctrinal, que no sigue ni de lejos los mínimos criterios que la PNL establece para la declaración adecuada de objetivos, nos disponemos a circular por una senda cuyos pasos, por otra parte, están perfectamente marcados: sacerdotes casados, diaconado femenino, sacerdocio femenino, diaconado homosexual, sacerdocio homosexual, obispos femeninos, obispos homosexuales...

Primero serán los "viri probati", después vendrán los "viri" a secas, y después ni viri ni probati ("quisque") y así sucesivamente... Al fin y al cabo, si de lo que se trata, en el fondo, es de encontrar mano de obra que realice los ritos religiosos eclesiásticamente prescritos, cualquiera con una mínima instrucción nos podrá servir...

>> Sigue...


Miércoles, 20 de junio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Junio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930