Católicos por el avivamiento

¿Se puede hacer pastoral vocacional sin sentimiento de culpa?


Con la que está cayendo para el ministerio sacerdotal, por virtud de la institución eclesiástica que lo usa meramente para su autosostenimiento autorreferencial, y habida cuenta de la situación en que viven los sacerdotes, y en especial los pequeños sacerdotes, reducidos a meros peones ritualistas, tapando huecos y sujetando muros, muros que inevitablemente se caerán, habida cuenta de todo esto y conociendo lo que se va producir inevitablemente en sus vidas una vez ordenados, yo me pregunto: ¿Se puede hacer de verdad pastoral vocacional sin sentimiento de culpa?

La llamada del Señor existe y es real. El Señor sigue llamando. Otra cosa es que esa llamada al sacerdocio se vea truncada, sofocada y extinguida por virtud de la institución eclesiástica. ¿Cómo se puede hacer pastoral vocacional dentro de estas estrechas coordenadas?

Esto le comentaba a un sacerdote con experiencia en estos temas, que encontró, por cierto, una buena colocación, y refugio (intocable para la institución eclesiástica todo hay que decirlo) de profesor en una universidad, desde donde, además de enseñar, puede dedicarse libremente a la evangelización en libertad, cobrando además un sueldo de profesor universitario, y esperándole una jubilación también de profesor universitario.

Pues comentándole, digo, a este sacerdote, gracias a Dios bien protegido y bien orientado en su vida y ministerio, acerca de la pastoral vocacional, me compartió una idea muy interesante al respecto.

Un consejo muy bueno que dar a un candidato al ministerio sacerdotal es animarle (para protegerle de la absoluta precariedad en la que se desarrollará su vida y ministerio, a merced de todo y de todos), animarle a realizar, antes de entrar al Seminario unos estudios que le capaciten para trabajar inmediatamente, a ser posible en un trabajo con un componente humano y social, por ejemplo psicólogo, abogado, consejero de parejas, asuntos sociales, etc. Después de hechos los estudios y preparado inmediatamente para trabajar si fuera necesario, el candidato podría entrar por la senda del sacerdocio, con la conciencia más o menos tranquila.

Si funciona, puede reforzar su ministerio y vocación con los conocimientos adquiridos de servicio social y humano, con lo que él se enriquecerá aún más y enriquecerá aún más a los hermanos.

Si no funciona, por las infinitas causas que pueden concurrir, podría inmediatamente ponerse a trabajar sin perder tiempo (cosa que no pueden hacer ahora la mayoría de los sacerdotes, y en especial de los pequeños sacerdotes, que no tienen como subsistir fuera del amparo de la institución eclesiástica, de la que dependen absolutamente...) y asegurarse una subsistencia muy digna, pudiendo además canalizar libremente su condición, ganada a pulso, de sacerdote, de forma nueva, creativa, libre y útil para todos. Nuevas vías de realización sacerdotal se pueden abrir, si somos libres y creativos...

Mientras los sacerdotes, y en especial los pequeños sacerdotes, no se quiten la "venda hipostática" que tapa sus ojos, y que les impide ver la realidad en que ha caído su ministerio, incapaces de ver el grado de degradación institucionalista en que ha caído el sublime Ministerio Sacerdotal instituido por el Señor, y se pongan manos a la obra en la dignificacion institucional del Ministerio Sacerdotal, hasta que eso no se produzca, la idea que me compartió aquel sacerdote amigo me parece muy válida y útil, y mitiga de algún modo el sentimiento de culpa que produce el animar a hombres jóvenes, con toda la vida por delante, a entrar por semejante callejón sin salida…

Y por encima de todo, creyendo en el Señor, que no abandonará a sus ungidos, y aunque muchos ya hayan caído en la batalla, la Victoria final para una dignificación institucional del Ministerio Sacerdotal como el Señor quiere ya está ganada, aunque caigan “instituciones, potestades y principados...”, para gloria de Dios y santificación de su Iglesia, que, entonces sí, podrá dedicarse enteramente a evangelizar...


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 24 de octubre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Septiembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930