Católicos por el avivamiento

¿Se tiene que rasgar el velo nuevamente?


Al morir Jesús, el velo del templo ("naos") se rasgó "de arriba abajo" (Mt 27,51 par.), simbolizando así la superación del antiguo culto y una nueva forma de acceso a Dios a través de la sangre de Cristo (Heb 9,8-12).

Así, la laceración del velo del templo “de arriba abajo” se correspondería con la eliminación de todo lo que se interponía entre el lugar de la alianza y el lugar de la ofrenda y el pueblo. Por lo tanto, podemos decir que el último respiro de Jesús borró la separación cultual, y la distancia entre Dios y el hombre es colmada por Cristo. Jesús es el verdadero Sacerdote, que con su muerte atraviesa el velo, lo sobrepasa de una vez, realizando el rito de expiación una sola vez y de modo definitivo. Cristo nos da el acceso a Dios y en él se nos hace accesible la salvación de Dios. No hay más velo que nos separe de él, o no debería de haberlo...

>> Sigue...


¿Se puede hacer pastoral vocacional sin sentimiento de culpa?


Con la que está cayendo para el ministerio sacerdotal, por virtud de la institución eclesiástica que lo usa meramente para su autosostenimiento autorreferencial, y habida cuenta de la situación en que viven los sacerdotes, y en especial los pequeños sacerdotes, reducidos a meros peones ritualistas, tapando huecos y sujetando muros, muros que inevitablemente se caerán, habida cuenta de todo esto y conociendo lo que se va producir inevitablemente en sus vidas una vez ordenados, yo me pregunto: ¿Se puede hacer de verdad pastoral vocacional sin sentimiento de culpa?

La llamada del Señor existe y es real. El Señor sigue llamando. Otra cosa es que esa llamada al sacerdocio se vea truncada, sofocada y extinguida por virtud de la institución eclesiástica. ¿Cómo se puede hacer pastoral vocacional dentro de estas estrechas coordenadas?

>> Sigue...


¿Iglesia post-sacerdotal?


Que el sacerdocio está en crisis, y desde ya hace tiempo, no es ningún secreto. Y que la situación de los sacerdotes, y en especial de los pequeños sacerdotes, se está agravando en estos tiempos a pasos agigantados, tampoco es ningún secreto. El número de los sacerdotes que “tienen que dejar“ el ministerio no deja de aumentar. El que tenga ojos que vea.

Corolario inevitable. En plena fiesta de neolaicismo “cerca de la gente” que padecemos, alguien tiene que pagar la factura y lavar los platos. Y como siempre, les toca a los más débiles, en este caso a los sacerdotes, y en especial a los pequeños sacerdotes, indefensos e impotentes.

>> Sigue...


Sábado, 26 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Marzo 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031