Cartas y relatos

De nuevo: ¡la Pascua!

09.04.18 | 09:39. Archivado en Cuaresma

De nuevo: la Pascua. Y vuelve una cierta vibración en nuestra persona al oír cantar el Pregón Pascual. ¡Qué belleza! ¡qué invitación a la luz, a la vida, a la novedad…!

>> Sigue...


Tricotar la Pascua

05.03.18 | 12:37. Archivado en Cuaresma

Recuerdo aquellos tiempos en que todavía no habían llegado a los pueblos los usos y costumbres de la ciudad, y conservaban una vida sencilla, y que no obstante la vida más moderna de hoy, todavía mantienen mucho de su atractivo.

>> Sigue...


Tiempo de preparar la Pascua

15.02.18 | 09:48. Archivado en Cuaresma

Danos, Señor, acucia tormentosa de quererte; un anhelo entre combates del Enemigo, que jamás se rinde de cercarnos. Suele confiado el hombre dormirse en el amor, pero en el ansia de amor no cabe sueño… (M. de Unamuno)

>> Sigue...


¿Qué ayuno?

23.03.17 | 18:01. Archivado en Cuaresma

Esta palabra es poco atractiva. También en este tiempo de Cuaresma no resulta atractiva. Hoy hablar de privación en esta sociedad del bienestar –donde el bienestar es de pocos, y que además no conocen la traducción de esta palabra a la vida- vende poco. O no sirve para un titular interesante. Pero me arriesgo…

>> Sigue...


¿Una Cuaresma más?

28.02.17 | 11:41. Archivado en Cuaresma

La Cuaresma es un nuevo comienzo, y un camino que nos lleva a un destino seguro: la Pascua de Resurrección, la victoria de Cristo sobre la muerte. Y en este tiempo recibimos siempre una llamada a la conversión, a volver a Dios de todo corazón, a crecer en la amistad con el Señor….

Este párrafo, con el que el Papa Francisco inicia su Mensaje Cuaresmal de este año, sugiere unas actitudes que son básicas, imprescindibles, para pasar a la Cuaresma concreta que nos llama en la persona del pobre Lázaro de la Parábola que comenta.

>> Sigue...


Aprender el Misterio del Amor

04.03.16 | 19:00. Archivado en Cuaresma, Oración, Dios, Ética

Vamos avanzando en el tiempo cuaresmal. Tiempo también para preguntarnos si avanzamos en el deseo de conocer y vivir el misterio Pascual, que es un misterio de amor, y en cuyo núcleo hay dibujadas dos palabras: Cruz y Resurrección. Y sugerido también el camino de una a la otra: el Amor.

>> Sigue...


Con razón se enamoran de ti

01.02.16 | 10:57. Archivado en Cuaresma

En alguna ocasión he oído que alguien se expresaba con estas palabras: “no sé cómo este hombre se ha enamorado de esa mujer”; o con la expresión en sentido contrario: cómo esa mujer se ha enamorado, o sigue enamorada de ese hombre… Es el misterio de la persona que no llegamos a penetrar. Un misterio cuya luz nos sugiere de alguna manera E. Cardenal en su libro “Vida en el amor”:

>> Sigue...


Cuaresma... para escuchar a los profetas

03.03.15 | 18:57. Archivado en Cuaresma

El Papa Francisco nos dice estas palabras proféticas en su mensaje de Cuaresma:
La indiferencia hacia el prójimo y hacia Dios es una tentación real también para los cristianos. Por eso necesitamos oír en cada cuaresma el grito de los profetas que levantan su voz y nos despiertan…
Convertíos a mí de todo corazón. Rasgad los corazones, no las vestiduras… (Joel 2,12)
Ahora es el tiempo de la gracia, ahora es el día de la salvación… (2Cor 6,2)
Hoy pongo delante de ti la vida y el bien, la muerte y el mal… Si cumples lo que yo te mando te bendeciré… (Deut 30,15)
Este es el ayuno que yo quiero: abrir las prisiones injustas partir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo, vestir al desnudo… (Is 58,7)

>> Sigue...


Olfato para las cosas de Dios

21.03.14 | 09:02. Archivado en Cuaresma, Dios

El pueblo de Dios también tiene olfato para las cosas de Dios… Es una preciosa afirmación del Papa Francisco en su discurso a los obispos españoles. Y todavía añadirá, citando el Concilio Vaticano II: los laicos, desde las más variadas condiciones de vida y respectivas competencias llevan adelante el testimonio y la misión de la Iglesia (Vat. II, LG, 33).

>> Sigue...


El ayuno que yo quiero

03.03.14 | 16:42. Archivado en Cuaresma

Querido Miguel: Una vez más he vuelto a releer tu vibrante carta de otoño, de un otoño hermoso y frío, según escribes. Como la sociedad misma: hermosa cuando nos detenemos a contemplar la belleza siempre emergente en el ámbito de la creación, y en la vida misma de la humanidad. Pero también fría, dura, hasta ser inhóspita para muchos, demasiados, con una violencia e indigencia de todo género.

>> Sigue...


Carta de Cuaresma

02.03.13 | 19:05. Archivado en Cuaresma

Querida Carmen: Estamos empezando el tiempo de Cuaresma. Ha sido una constante en la vida de los creyentes pensar en este tiempo como un tiempo preferentemente, de ascesis, de sacrificio, penitencia… un tiempo en definitiva de un trabajo personal para agradar a Dios. O quizás, dicho con otras palabras, como un tiempo de hacer Via-Crucis, o penitencias: no comer carne, u otros ejercicios piadosos que se nos puede ocurrir, sin muchas más consideraciones. No voy a decir que esto sea malo, pero sí algo defectuoso, porque es una obra que lleva a cabo la persona creyente desde sí misma, y queda muy incompleta.

>> Sigue...


Cuaresma: No hay Resurrección sin Cruz

12.02.13 | 19:30. Archivado en Cuaresma

ALELUYA quiere decir CANTA A DIOS. En el dintel de la Cuaresma cantamos Aleluya, y silenciamos este canto hasta la Noche de Pascua. Silenciamos el canto, recortamos la música, porque necesitamos una nueva melodía, puesto que la que resuena en nuestros oídos, y que nos llega del mundo, no nos sirve, nos inquieta, nos preocupa.

Persisten viejas y angustiosas melodías que renuevan el dolor de la criatura humana con más fuerza, dejándola más desamparada, más desesperanzada. La Iglesia, y el mundo, tienen necesidad de una nueva melodía, de un Aleluya renovado. Necesitamos una melodía nueva. Y silenciamos la voz y la música. Ocasionalmente. Una melodía necesita también de silencios, para que al final suene con más fuerza, con más eficiencia el canto. Se trata de preparar un nuevo aleluya, un nuevo canto a Dios.

La Cuaresma debe ser como un gran ensayo de la melodía pascual. Que debería brotar desde la vibración de un corazón nuevo. Hay una nueva situación en el mundo, en tu vida…Seguimos teniendo en el corazón muchas aristas para pulir. A pulir estas aristas nos invita san León Magno en este tiempo de penitencia. En este tiempo debemos concienciarnos de nuestras aristas. Las herramientas para pulir estas aristas, ya nos las sugiere la Iglesia. Basta que las apliquemos bien en el trabajo cuaresmal. Deberíamos poner cuidado en hacer, también aquí, un trabajo bien hecho.

La Liturgia nos ofrece unas buenas notas para ir escribiendo esta melodía Una es la oración del antiguo Sacramentario Gelasiano:
Concédenos oh Dios todopoderoso en atención a los ejercicios anuales de la Santa Cuarentena, la gracia de comprender el EJEMPLO MISTERIOSO DE CRISTO, y de reproducir en la santidad de nuestra vida las disposiciones de Su alma.

Una invitación clara a adentrarnos en el Misterio de Cristo que se resume y manifiesta en su vida, muerte y resurrección. Este es nuestro horizonte primero. Dejar que su Espíritu vaya configurando nuestra vida, para hacer realidad que Cristo viva en nosotros. Y nuestro camino es el que nos marca Cristo su vida, muerte y resurrección.

Otra sugerencia para vivir bien la Cuaresma nos la ofrece la oración colecta del Miércoles de Ceniza:
Concedednos comenzar con un ayuno santificador el ejercicio cuaresmal, para luchar contra el espíritu del mal ayudados con la sobriedad…
Aquí se pone el acento en nuestro esfuerzo personal, que debe apoyarse sobre todo en la sobriedad, y en ir volviendo nuestro corazón hacia nuestros hermanos teniendo el horizonte en el ejemplo misterioso de Cristo.

Este ejemplo gira sobre todo en torno a una palabra: RECONCILIACIÓN.
Nos lo recuerda la Palabra de Dios: En nombre de Cristo reconciliaos con Dios.

Esto no quiere decir confesarse. Nos confesamos, pero no recibimos el perdón de Dios, porque seguimos sin reconciliarnos con el hermano con quien tengo algo. En la Eucaristía puede pasar algo parecido: podemos tomar la comunión, pero también la desunión, y así pisoteamos la Eucaristía, mesa de fraternidad a la que nos sienta el Padre. O en el Padrenuestro, donde inconscientemente decimos perdónanos porque nosotros también perdonamos. Pero no perdonamos.

Yo creo que en nuestra vida como cristianos, llamados a vivir el evangelio de Jesucristo, somos como muchos jóvenes que encontramos por la calle con los auriculares, que caminan pendientes de la música que les va sonando en las orejas desde el aparato que llevan colgado dentro. Nosotros llevamos nuestros auriculares y solamente escuchamos nuestra música, pero no la música de Dios, que me pide respuestas muy concretas de cara a los demás, de acuerdo a la luz del evangelio.

Y con los auriculares en las orejas es difícil creer en la RESURRECCIÓN, porque no llegamos a cambiar desde el corazón, no nos puede nacer un corazón nuevo. Y si no vivo esta experiencia que la Resurrección de Cristo me permite vivir ya aquí es difícil creer en otra Resurrección.

Necesitamos vivir ahora la experiencia de la Resurrección, pero esto es imposible sin pasar por la CRUZ. No hay resurrección sin cruz.

Y la cruz supone rasgar el corazón, romperlo, o dejar que otros nos lo atraviesen. Es el primer paso hacia la Resurrección. Hay que dejar que la Palabra de Dios penetre en nosotros como espada de dos filos y juzgue nuestros sentimientos y pensamientos. Es necesario ponernos desnudos delante del Evangelio. Dejarnos seducir por su Palabra y pedir que nuestro alimento sea hacer la voluntad del Padre.

Y con la fuerza de este Espíritu volvernos hacia nuestros hermanos, con la limosna de nuestro dinero, de nuestro tiempo o del servicio de nuestra persona.

Empezamos la Cuaresma, el horizonte está claro, el camino nos lo señala con mucha luz la Palabra. Pero podemos querer hacernos nuestro propio camino. Entonces nos saldría un ALELUYA muy defectuoso. No vivirás una verdadera Resurrección.

Y entonces, si nos piden: ¿dónde está tu Dios?, posiblemente, entonces no sepamos dar una buena respuesta, sino un buen ídolo.


Miércoles, 21 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031