El blog de Carlos Corral

¿”Tres monoteísmos”, “tres religiones de Abraham”, “tres religiones del libro? Hacia una clarificación. [BLOG 89]

04.03.08 | 07:13. Archivado en Derecho internacional eclesiástico
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido


En el actual diálogo interreligioso, tres son las expresiones que han invadido los medios de comunicación: los “tres monoteísmos”, las “tres religiones de Abrahán”, las “tres religiones del libro”. Pero ¿se trata de tres cosas idénticas o más bien de tres distintas —como aclara el Prof. RÉMI BRAGUE [1] en su artículo tan denso como provocativo “Para acabar de una vez con los tres monoteísmos”—?

1.- ¿Tres monoteísmos?

El término monoteísmo no viene del interior de las religiones —téngase en cuenta— sino de fuera de ellas. Tan sólo hay desde hace algunas decenas de años una caracterización por parte de los propios judíos como “monoteísmo ético”.

1.1. El monoteísmo no es por esencia religioso

Una observación previa: ni el monoteísmo ni el politeísmo tienen nada de religioso; ambos pertenecen a la filosofía. Puede que existan religiones no monoteístas; pero al contrario hay monoteísmos que no son religiosos, en los que se encuentra una afirmación religiosa sobre un Dios que en absoluto puede constituir el objeto de una religión. Tal es el caso del deísmo de algunos pensadores de la Ilustración.

1.2. No se trata de tres monoteísmos solamente.

Cuando se dice los tres monoteísmos, la utilización del artículo da a entender que no hay más que tres. Falso. Los tres monoteísmos no son los primeros. El primero fue quizá invención del faraón Amenofis IV (que tomó el nombre de Akenaton (1250 a.C.). La idea subyacente es que solo Dios es verdadero, siendo los otros delegados.

1.3. ¿Se enfrentan monoteísmo y politeísmo?

La verdadera cuestión no es la de la cantidad de dioses, ni el determinar su número contándolos. El paganismo conoce la idea de un “mundo divino”, un panteón que hace a todos los dioses miembros de una unidad.

1.4. La verdadera cuestión consiste en saber cómo es Dios.

Esto puede querer decir que Dios es único; que solo hay un Dios singularidad en el conjunto de “dioses”. Por ello, a las religiones no les basta afirmar que Dios no existe más que un solo ejemplar (su “unicidad”). Las religiones dicen también algo del modo cómo es uno (su “unidad”). El Corán hace una representación de este tipo cuando en una sura célebre, frecuentemente utilizada contra la idea de Trinidad, llama a Dios “el impenetrable” (as-samad) (CXII,2). Los comentaristas explican que Él es como continuo, sin fallo, sin paja como un trozo de metal forjado.

Dios puede ser uno por fidelidad a sí mismo dentro de un proyecto de salvación: es lo que quizás expresa la fórmula “Yo soy el que soy” (Exodo 3,14) para los judíos. La Trinidad para el cristianismo no es un modo de atenuar el monoteísmo, sino un modo de decir cómo es que Dios es uno. Si Dios es amor, también es el amor lo que debe constituir la ley interior de su ser y, por tanto, también de su unidad consigo mismo.

2.- ¿Tres religiones de Abraham?

Denominándolas “Las tres religiones de Abrahán” o bien “los tres monoteísmos” se cree enontrarse en un terreno de entendimiento a base de invocar un antepasado común. En realidad, se pone el dedo en la manzana de la discordia.

2.1. Los personajes comunes.

El judaísmo, el cristianismo y el Islam, además de Abrahán (en el Corán con la variante Ibrahim), tienen también en común a Adán, Noé, José, Moisés, Jonás (que aparecen también en el Antiguo como en el Nuevo Testamento). El Corán, además, reconoce a Jesús ( quien denomina Issaw)y María. Donde el Corán y el Nuevo Testamento más se alejan uno del otro esn apropósito de Jesús. Este no fue crucificado por los judíos, sino que “les parece” (subbiha lahum) (CIV, 157). Arrebatado al cielo no tiene necesidad de resucitar.

2.2. ¿El mismo Abrahán?

La figura de Abrahán es más bien fuente de desacuerdo que de armonía. En efecto, para el judaísmo y el cristianismo, el Islam no es abrahámico. Jesús, Pablo, los Doce y los primeros cristianos eran todos judíos. Mahoma y los primero musulmanes no eran de ascendencia judía ni vivían en Tierra Santas.

2.3. ¿Tres religiones de Abrahán o una sola?

Para el cristiano hablar de la religión de Abrahán significa incluir el judaísmo y el Islam. Para el dogma musulmán el Islam era ya la religión de Abrahán. Esta religión de Abrahán era anterior tanto al judaísmo como al cristianismo, era también la religión de Moisés, Noé y Adán, como más tarde la de Jesús. ¿Cuál es entonces el estatuto de las otras dos que siguieron (anteriores en el tiempo)? Son deformaciones, traiciones, al mensaje originario dirigido a Abrahán. La Torá como el Evangelio han sido corrompidos: el primero por los judíos y el segundo por los cristianos, lo que quita a los textos toda autenticidad que se les pretende dar.

3.- ¿Las tres religiones del libro?

3.1. Una Expresión engañosa

Primero, porque ya tiene un significado en una de las tres religiones, el Islam. El derecho islámico conoce la noción de “gentes del libro” (ahl al-kitab). En la ciudad islámica no hay sitio para los paganos quienes han de elegir entre la conversión o la muerte. Por el contrario, los representantes de las dos religiones que ya tenían un texto sagrado, cuando Mahoma entró en escena tiene una situación jurídicamente definida por las reglas del la dhimma. Pero el Islam no se considera así mismo como formando parte de las “gentes del libro”.

El segundo defecto de esta expresión es su imprecisión. Una “religión del libro” ¿significa una religión en la que existe un libro o muchos libros sagrados?

3.2. Tres libros diferentes.

Esto se explica ante todo por la diferencia de naturaleza de estos tres libros. Han sido redactados a un ritmo diferente. Y cada vez más acelerado: la medida que conviene a lo que ha durado la redacción del Antiguo Testamento es el milenio (aproximadamente siete siglos); para el Nuevo Testamento, aproximadamente setenta años); para el Corán, el decenio, (aproximadamente veinte años).

El Antiguo Testamento más que un libro es una biblioteca, un conjunto de libros que pertenecen a todos los géneros literarios.

El Nuevo Testamento también contiene géneros literarios diferentes: los cuatro evangelios, relatos de la vida, enseñanza, la pasión de Jesucristo; los Hechos de los Apóstoles, historia de los inicios de la predicación cristiana; las epístolas, las cartas escritas por los principales apóstoles a la comunidad de la que se sentían responsable, finalmente el Apocalipsis, libro de las revelaciones. Los autores son diferentes. Sin embargo, presenta una mayor unidad que el Antiguo: está escrito en una sola lengua, un griego popular y tan solo fue redactado a lo largo de unas decenas de años.

El Corán tiene, al menos aparentemente, una mayor unidad: es obra de un único redactor en que la que abundan las remisiones (repeticiones, citas, alusiones) pero la dificultad de sus lectura reside en la gran oscuridad de su vocabulario.

3.3. Tres relaciones con los libros.

Son relaciones diferentes. Para simplificarlo en tres enunciados: la religión de Israel es una historia que conduce a un libro; el cristianismo es una historia relatada en un libro; el Islam es un libro que conduce a una historia.

*El judaísmo. La religión del antiguo Israel es una religión nacional, es el culto ofrecido por un pueblo a su Dios. El judaísmo propiamente dicho se constituyó como consecuencia de una serie de acontecimientos rágicos en la historia de Israel. El judaísmo es la religión del libro pero en un sentido totalmente diferente al que tenía en el antiguo Israel: este se asentaba en la vida política, económica, cultural de una nación que produjo un libro. El judaísmo es lo contrario: es el libro el que produce la nación. Ser judío es aplicar las reglas de la Torá, que constituye la identidad más profunda de un pueblo.

*El Cristianismo es ante todo un hecho, un movimiento, un acontecimiento vinculado a la persona determinada de Jesús de Nazaret, siendo posterior el libro. La finalidad era mostrar que la vida de Jesús de Nazaret volvía a dar un sentido a la historia de Israel, en realidad, a toda la vida humana.

*El Islam es también un acontecimiento: el primer acontecimiento de la historia islámica que conozcamos a partir de fuentes independientes, la conquista del sur del Mediterráneo y del oriente medio hasta el Irán por las tribus árabes.
No se sabe exactamente cuándo se compilo Corán. Según la tradición dominante, habría sido el tercer sucesor de Mahorma, Osmán (Uthman), del 644 al 656)quien habría establecido un texto único.

4.- ¿Tres religiones?

¿Existen verdaderamente tres religiones?

4.1. ¿Cómo se distinguen las tres religiones entre sí?

El cristianismo es una forma de judaísmo: Jesús de Nazaret era judío al igual que los doce apóstoles, san Pablo y los autores del Nuevo Testamento. El cristianismo de separó progresiva y dolorosamente del judaísmo, por un parte, porque los cristianos se volvieron hacia los paganos para anunciarles el mensaje de la resurrección; y, por otra, porque los judíos consideraron que los cristianos eran herejes. Por el contrario, el Islam nació independientemente de Israel, lejos de Tierra Santa.
En cierto modo, estamos en presencia de dos “semi-religiones” (el judaísmo y el desgarro cristiano de la unidad judía) y de una tercera (el Islam).

4.2. ¿Tres libros?

El judaísmo y el cristianismo tienen en común el Antiguo Testamente. El Nuevo Testamento constituye el modo como los cristianos interpretan el Antiguo Testamento.
Por el contrario, el Islam tiene un libro sagrado propio. También en cierto sentido se podría decir que tenemos “dos libros y medio”.

En conclusión, el uso de las tres expresiones que se han estudiado se hace con la mejor intención: se pretende encontrar elementos comunes sobre los que todos están acuerdo, para hacer un diálogo pacífico. El vocabulario analizado suscita más confusión que claridad. Por ello, “si se desea una diálogo —concluye R. BRAGUE— hay que empezar por respetar al otro. Lo que implica: comprenderle tal y como se comprende a sí mismo, tomar las expresiones que él utiliza en el sentido que él les da, aceptar la situación inicial de desacuerdo para intentar hacerla evolucionar hacia una mejor comprensión”.

Referencia bibliográfica: [1] Revista Communio (n.4 de 2007) 33-49, cuya exposición sintetizamos.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 28 de julio

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Julio 2014
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031   

    Sindicación