El blog de Carlos Blanco

Presentación del libro "Lo que creo saber", de Diego Hidalgo Schnur

22.12.18 | 12:20. Archivado en Sobre Carlos Blanco

(Madrid, Instituto Internacional, 17 de diciembre de 2018)

He de reconocer que cuando Diego Hidalgo me pidió que interviniera en la presentación de su libro sentí gran curiosidad por la manera en que un hombre con una experiencia tan dilatada y tan fecunda, tan imbuida de algunos de los ideales más nobles y elevados del espíritu, como la solidaridad y la tolerancia, habría destilado de sus vivencias lecciones universales.

La lectura de Lo que creo saber no me ha defraudado. Para empezar, el título es transparente, un reflejo de la verdadera sabiduría, que duda de lo que cree saber y está permanentemente abierta al cuestionamiento y a la corrección de sus puntos de partida. En esta obra resplandece una síntesis de toda una vida, un intento de condensar la riqueza de tantas experiencias valiosas en las que podemos encontrar profundas enseñanzas para nuestro tiempo.

Diego Hidalgo ha tenido la oportunidad de contribuir a muchas causas buenas. Ha sido un internacionalista convencido, un firme defensor de una arquitectura global justa, un entusiasta de las Naciones Unidas y de la apertura de la mente a otras culturas y cosmovisiones; alguien que ha tratado con los grandes de la escala internacional, de Mikhail Gorbachev a Kofi Annan, de Jimmy Carter a Martin Ahtisaari, y alguien en quien confluyen múltiples herencias, como la judía.

¿Qué expresan las lecciones de este libro? Una sabiduría muy humana, muy profunda, muy nítida, pegada a la Tierra. Una sabiduría inductiva, que transita desde lo concreto hasta lo general, pero sin perder de vista los grandes valores rectores en los que Diego Hidalgo ha creído toda su vida. Y, más aún, la obra parece iluminada constantemente por una conciencia honda e inspiradora de los grandes problemas globales que a día de hoy afronta la humanidad.

Sin duda, una de las enseñanzas omnipresentes que Diego Hidalgo quiere brindarnos se refiere a la necesidad de huir del miedo. El miedo es el peor enemigo del ser humano. Es la antítesis del idealismo, cuya bandera él ha enarbolado a lo largo de tantas décadas repletas de proyectos. Diego Hidalgo es un hombre que no ha tenido miedo. En una entrevista llegó a decir que “nada sustituye al idealismo”, y él ha sido uno de los grandes idealistas de España, un filántropo con una genuina conciencia de la justicia y de la equidad. Ha puesto en marcha iniciativas de calado internacional y ha sabido asumir –a diferencia de lo que suele ocurrir en nuestro país- un espíritu inequívocamente internacionalista y universal.

Nuestro autor sostiene que no ha deseado construir una filosofía de vida, una especie de axiomática de valores insertada en un sistema lógico perfectamente hilvanado. Sin embargo, de los valores que nutren este libro emerge una filosofía ética sólida y humanizadora, que gravita en torno a valores como la autoestima, el amor, la generosidad, el perdón, el espíritu constructivo…

En una sociedad como la nuestra, donde tantas veces sucumbimos a la superficialidad de juzgar cosas intrascendentes, apariencias, vidas privadas…, lo importante es saber cómo piensa un ser humano, qué ideales atesora, qué valores mueven su obrar y se constituyen en espejo de su alma. Y Diego Hidalgo posee lo que los filósofos llaman un “alma bella”, humilde, sabia a la hora de escuchar y prudente a la hora de hablar. No tiene reparo en mostrar sus fuentes, convencido de que la verdadera sabiduría no es patrimonio de nadie, ni un descubrimiento fortuito, sino el resultado de una reflexión madura en la que nos sentimos unidos a infinidad de hombres y mujeres, a la humanidad.

Por todo ello, ¡qué fácil es verse reflejado en estos consejos! Y a Diego Hidalgo podríamos decirle: ¡qué suerte has tenido! Una suerte trabajada, pero suerte al fin y al cabo. Por tu libro desfilan estadistas, escritores de la talla de Jorge Luis Borges, a quien tan bien llegaste a conocer, ex secretarios generales de las Naciones Unidas… Un enorme privilegio. Pienso que con este libro, y con tantas otras iniciativas que has llevado a cabo, no has hecho sino entonar un “Gracias” constante a la sociedad por todo lo que te ha dado, por tantas oportunidades. Es algo que tú has querido devolverle, pero no desde el paternalismo, sino desde una preocupación honesta por la justicia social y la equidad.

Creo que este espíritu, solidario, constructivo y audaz (y estas tres características me parece que describen la personalidad de Diego Hidalgo), es el secreto que te ha permitido crear instituciones como el Centro Internacional Toledo para la Paz, cuya labor es hoy más necesaria que nunca, ante la escalada continua de tensión que se vive en Oriente Medio. Y bien sé que tú no te rindes, y que aún crees en la viabilidad de una solución pacífica a este conflicto desgarrador. De hecho, vuestra contribución a los acuerdos de paz en Colombia, suscritos hace escasos años, es buena prueba del inmenso potencial que poseen muchas de tus iniciativas.

Todo lo que has hecho entronca con una convicción insoslayable, presente en este y en otros libros tuyos: hay que pensar en grande. ¡Ojalá hubiera más Diegos Hidalgos en España, y en el mundo! Pues ¿no estamos habituados a pensar en pequeño, según cálculos cortoplacistas? Pero ¿qué gran obra del intelecto o de la acción se habría completado si sus artífices hubieran pensado en pequeño, o se hubieran visto atrapados por toda clase de temores y reparos? Ambición y audacia, sanas aspiraciones que tú quieres transmitir a las generaciones venideras. De hecho, en el libro afirmas que la pasión es la ventaja comparativa más importante para enfrentarse a un mundo tan competitivo como el nuestro. Pasión es lo que Diego Hidalgo muestra. Pasión conjugada con humildad y honestidad. Y pueden llamarme idealista (¡lo agradezco!), pero creo que esta mezcla es infalible.

Diego Hidalgo: eres un humanista.

Aconsejo, por tanto, la lectura de este libro, sobre todo a los jóvenes. Entonces comprenderán por qué tanta gente quiere, queremos, a Diego Hidalgo.


Viernes, 22 de marzo

BUSCAR

Editado por

Categorías

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31