El blog de Carlos Blanco

Al ingenio humano

07.03.18 | 19:23. Archivado en Sobre Carlos Blanco

El genio de la humanidad siempre ha brillado cuando ha tenido que enfrentarse a los mayores desafíos. Ya fuera la construcción de una pirámide o el diseño de una catedral gótica, ningún impedimento natural ha sido un obstáculo infranqueable para el empeño humano por crear y trascender las aparentes limitaciones físicas que se ciernen sobre nosotros. Podemos multiplicarnos a través de genes, obras materiales e ideas que resisten el paso del tiempo y nos proyectan a una esfera universal, válida para cualquier época y cualquier cultura. Lo que parece destinado a sucumbir como elemento efímero puede sin embargo adquirir visos de permanencia gracias al poder del intelecto. Es la mente la que logra sobreponerse a las barreras de la naturaleza. Es el ingenio que palpita en el acto del pensamiento lo que consigue valerse de las mismas fuerzas de la naturaleza para burlarlas y edificar lo más excelso. Es la suma de una lógica que comprende las conexiones entre los fenómenos y de una imaginación que se atreve a sondear vínculos alternativos, posibilidades inusitadas, con la claridad que bendice a los espíritus más profundos.

Estos triunfos no se circunscriben al mundo material, a la acción humana sobre el medio, sino que se extienden al ámbito del pensamiento puro, donde resplandecen con un vigor aún más fascinante. Por arduo que se nos antoje erigir templos gigantescos como los que abundan en Egipto, Grecia o China, resulta todavía más complicado desentrañar las leyes de la naturaleza y expandir los confines del razonamiento abstracto. Así, es absolutamente admirable que hayamos llegado a racionalizar conceptos que parecían imbuidos de un misticismo inexpugnable: el infinito, la mente... (quizás también las categorías de trascendencia y creatividad, o al menos cabe creer que lo lograremos de manera paulatina).

En cualquier caso, siempre será posible formular nuevas ideas y anticiparse a la labor ordenadora y explicativa de la razón, para así elevar incesantemente el alcance del pensamiento humano, que en sus actos integra razón e imaginación. “El poder divino no ha creado ningún ser más inmenso que la imaginación”, proclamaba Ibn Al Arabi. Pero incluso los límites con que tropieza la imaginación pueden sobrepasarse con ayuda de la razón. Muchas cosas que no pueden ser imaginadas pueden ser concebidas racionalmente: las distintas clases de infinito, la velocidad máxima en el universo, la dualidad onda-corpúsculo… Y, hermanadas adecuadamente, ¿qué barrera podría alzarse frente a la suma de razón e imaginación? ¿Qué fuerza podría cercenar nuestro sueño de alcanzar un saber pleno, un entendimiento infinito? La imaginación surgió antes que la razón, que puede definirse como una imaginación sujeta a reglas. La imaginación al servicio de la razón nos ofrece así un instrumento prácticamente imbatible para ensanchar el pensamiento humano.

Ciertamente, es probable que siempre persistan secretos inescrutables, que la mente humana jamás consiga descifrar. Son los misterios de la naturaleza, “in which they ever did and ever will remain”, como escribió Hume. Pero también es legítimo sostener que si dispusiéramos de infinito tiempo para investigar el cosmos y penetrar en los entresijos de la naturaleza humana, ningún misterio permanecería eternamente entronizado en su incognoscibilidad. En muy pocas ocasiones la ciencia desvela que algunas verdades no pueden ser comprendidas, o ciertos límites superados. Alabar lo posible, homenajear la curiosidad y la aspiración como motores de una búsqueda incesante del saber y del perfeccionamiento, enaltecerlas como diosas supremas del panteón humano, constituye una invitación a soñar para pensar con mayor ambición; nos exhorta a esforzarnos por iluminar lo desconocido y a deleitarnos en el proceso de descubrimiento y exploración, pese a que lo desconocido probablemente supere siempre el espectro de lo conocido, y ningún teorema de finitud pueda determinar a priori el radio de lo cognoscible.

Muchas veces es más bello desconocer que conocer, pues, espoleados por el irrefrenable acicate de la conciencia de nuestra ignorancia, sentimos el poderoso estímulo de la búsqueda, de la investigación; la arenga a caminar por nuevas sendas y a desplegar un esfuerzo heroico por descifrar los enigmas que hoy captan nuestra atención.

Lo posible… Qué hermosa y arcana idea. Sugiere libertad, creatividad, novedad, apertura, horizonte al que dirigirse, expresión, esfuerzo, entusiasmo, capacidad, sueño y movimiento; evoca luz, vida y esperanza. ¿Y no es sorprendente pensar que aún no hemos recibido luz de vastas regiones del universo, de espacios inconmensurables que permanecen ocultos e invisibles, envueltos en la briosa exuberancia de lo misterioso, aunque la conciencia humana los anticipe gracias al razonamiento deductivo y al progreso de la ciencia teórica? La luz no cesa de ser producida en el núcleo de las estrellas, surcando el cosmos a una velocidad que desborda la imaginación humana, pero que al fin y al cabo es finita. Sólo podemos conocer las regiones alcanzadas por la luz; la velocidad finita de su desplazamiento nos impide vislumbrar lugares desde los que aún no nos han llegado rayos de esa maravilla de la física que es la luz. La luz sella entonces un límite a nuestro conocimiento y, más aún, abre la ventana a lo desconocido. ¿Qué hay en esas inmensas regiones oscuras de las que aún no hemos percibido luz? ¿Qué secretos esconde el universo en sus puntos más recónditos? Y la luz no sólo ilumina nuestro conocimiento del mundo físico: la luz enciende la chispa del intelecto. La versatilidad del lenguaje metafórico nos permite equiparar el acto físico de ver objetos del mundo con el de contemplar objetos del entendimiento. Así, al igual que aún no hemos visto innumerables regiones del cosmos, tampoco hemos contemplado infinitos espacios mentales. ¿Cómo vería el mundo una mente del futuro, cuyo entendimiento hubiese franqueado los pórticos de ideas que hoy por hoy nos resultan incomprensibles o sencillamente inimaginables?

Desde esta perspectiva, las tres determinaciones supremas del espíritu hegeliano no son descripciones de la realidad, sino expresión de las posibilidades de la mente humana. No representan una objetivación de lo dado, sino una contemplación de las posibilidades de lo dado. Son, por tanto, descripciones de posibilidades, no de realidades. Lo que la razón aún no comprende, o todavía no ha formalizado convenientemente, se anticipa en los ejercicios imaginativos que pueblan la creatividad simbólica de las grandes tradiciones artísticas y religiosas de la humanidad. En la filosofía, la convergencia entre razón e imaginación, entre ciencia y arte, alcanza su cúspide. La filosofía trata de amoldarse a la ciencia, a su método y a su sujeción a las evidencias empíricas, pero también suspira por un horizonte de universalidad que sólo puede encontrar en el reino del pensamiento puro. Se aventura así a sondear ideas, sistemas y doctrinas que, finamente combinados, quizás arrojen luz sobre los problemas del mundo y de la mente, e incluso contribuyan a vislumbrar territorios nuevos y a abordar problemas inopinados: una nueva primavera del intelecto, que descubra principios desconocidos y encuentre conexiones inesperadas en el seno de la realidad.


Miércoles, 26 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Junio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930