El blog de Carlos Blanco

La conferencia Altius 2016 en Oxford

04.10.16 | 10:40. Archivado en Sobre Carlos Blanco

Como en las dos anteriores ocasiones, la conferencia Altius, que ha tenido lugar en Oxford entre los días 30 de septiembre y 2 de octubre de 2016, ha sido sencillamente fascinante. Todo el esfuerzo que el equipo organizador –en el que tengo el honor de incluirme- ha realizado para que esta conferencia reuniera a expertos de todo el mundo y discutiera uno de los grandes desafíos de la humanidad ha merecido la pena. Además, es gratificante constatar cómo la humilde semilla plantada cuando fundamos Altius hace cuatro años es ahora capaz de dar frutos tan inspiradores.

El tema principal que hemos abordado ha sido “El cerebro del futuro”. La inteligencia artificial, con sus peligros y oportunidades, se ha convertido en uno de los temas estrella en las discusiones filosóficas, científicas y sociales. ¿En qué estado de desarrollo se encuentra? ¿Hacia dónde nos conducirá? ¿Logrará un ordenador tener conciencia? ¿Perderemos los hombres el aparente privilegio de la autoconciencia? ¿Generará mayores desigualdades o contribuirá a mitigarlas? ¿Transformará radicalmente las relaciones internacionales? ¿Alterará el modo en que diseñamos las ciudades?

Las sesiones en la Oxford Union, la prestigiosa sociedad de debates oxoniense, siguieron las reglas de Chatham House y se estructuraron de la siguiente forma:

Viernes 30 de septiembre:

Conferencia inaugural por Eric Maskin (Nobel de Economía, 2007).

Panel sobre la tecnología de la inteligencia artificial, moderado por Jacobo Roa, que contó con Shane Legg (co-fundador de Google Deep Mind), Stephen Roberts (catedrático de “Machine Learning”, University of Oxford), David Barber (Centre for Computational Statistics, University College London), Ricardo Silva (University College, London) y Sergio Álvarez-Teleña (Head of Global Strategies and Data Science, BBVA).
Cena y coloquio en St. Peter’s College.

Sábado 1 de octubre

Panel filosófico, moderado por Alberto Merchante y Carlos Blanco, que contó con Jean-Pierre Changeux (Collège de France, premio Wolff de Medicina, 1982, premio Balzan, 2001), Luciano Floridi (Cátedra de Internet, Oxford) y Garry Jacobs (Chairman, World Academy of Art and Science, miembro del Club de Roma).

Keynote por Afsheen Afshar (Chief Data Science Office, JP Morgan Chase).

Panel de Economía, moderado por Alexandre Pérez Casares, que contó con Eric Brynjolfsson (MIT), Branko Milanovic (autor de Global Inequality) y Sean Cleary (fundador, Future World Foundation).

Keynote por Lord Rees of Ludlow, Astrónomo Real de Su Majestad, quien ha sido presidente de la Royal Society y master de Trinity College, Cambridge.

Panel de Geopolítica, moderado por Manuel Muñiz y Marcin Kilanowski, que contó con Jean-Marc Rickli (King’s College, London), Jason Matheny (director de IARPA) y la Baronesa Neville-Jones (ex directora del MI5 y MI6, ex ministra del Reino Unido).

Cena y coloquio en Corpus Christi con Gao Xingjian (premio Nobel de literatura, 2000).

Domingo 2 de octubre

Panel sobre “La ciudad del Futuro”, moderado por Laura Birkman y Maxime Parmentier, que contó con Carlo Ratti (catedrático del MIT), Julie Alexander (directora de ‘Smart Cities’, Siemens) y Matthijs Bouw (fundador, One Architecture, Amsterdam).

Keynote sobre nanotecnología y futuro por Sonia Contera (catedrática de Biofísica, Oxford).

Keynote sobre tecnología y desarrollo económico por Alistair Nolan (OCDE).

Conclusiones.

La participación de los asistentes (unos noventa, seleccionados de entre estudiantes brillantes de todo el mundo y de entre miembros de organismos internacionales, como la OCDE) propició una vívida discusión sobre el significado de la conciencia, el problema de la desigualdad y el papel del hombre ante una revolución tecnológica que amenaza con escapar de su control.

Además de moderar el panel filosófico, tuve el privilegio de mantener un coloquio sobre literatura, valores y humanismo con Gao Xingjian en Corpus Christi, y hay al menos dos conclusiones que puedo extraer. La primera hace referencia a la perentoriedad de los interrogantes filosóficos. La filosofía no puede responder a cuestiones científicas cuya complejidad exige una metodología teórica y experimental como la de la física, la química y la neurobiología, pero puede contribuir al debate y puede poner de relieve ciertas carencias en los paradigmas predominantes tanto en las ciencias naturales como en las disciplinas sociales y humanísticas. Y, en segundo lugar, la creatividad artística no sólo se alza como una de las conquistas más sublimes del espíritu humano, como cauce de libertad expresiva que nos emancipa de las presiones materiales, sociales y políticas, sino como una de las actividades que pueden aún dar sentido a la vida humana en un mundo donde la tecnología cada vez absorberá más tareas hasta ahora reservadas a nuestra especie, ya no sólo en el plano físico, sino –y fundamentalmente- en el cognitivo. En último término, hablar sobre el cerebro del futuro nos obliga a reflexionar sobre la naturaleza humana (la célebre pregunta “Was ist der Mensch?”, recapituladora, para Kant, de los principales interrogantes filosóficos).

Personalmente, no encuentro ningún argumento que prohíba, a priori, el desarrollo de una auténtica inteligencia artificial, pero en lugar de suscitar temor, este horizonte me genera esperanza, porque la mayor bendición del hombre reside en su impulso creativo. Aunque las máquinas avanzadas copen más y más parcelas de nuestras vidas, estoy plenamente convencido de que diseñaremos estrategias para beneficiarnos de este progreso, de manera que contribuya a espolear las fuerzas inventivas que nos han permitido coronar los desarrollos materiales e intelectuales que tanto nos enorgullecen.

Por otra parte, la interacción con mentes como Maskin, Changeux, Lord Rees y Xingjian confirma una ley prácticamente universal: la conexión entre brillantez y humildad (sin olvidar su generosidad, pues ningún ponente recibe remuneración alguna por venir a las conferencias Altius). Y, en efecto, la sencillez y la curiosidad inagotable son las características que más he aprendido a admirar en estas figuras.


Domingo, 20 de agosto

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Julio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31