Cajón de sastre

El “utendi” y el “abutendi”.

21.12.11 | 21:11. Archivado en Sobre el autor
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

(o “Con lo bien que gobernaba Rodríguez…”)

Parte introductoria.

Mi señoría ya ha pedido en varias ocasiones que alguien ´que sepa de leyes´ nos diga, a vuesarcedes y a mi señoría, ambos inclusive, qué diferencia existe entre el hecho de que un Presidente de Gobierno lo sea y esté en condiciones normales o esté actuando “en funciones”, como ocurrido nos ha, durante este último mes, a los españoles de España (*),con la actuación del señor Rodríguez, don José Luis. Y el caso es que esto debe suceder siempre que hay un cambio de Gobierno, por lo que ha de ser más que sabido qué facultades tiene un mozo de éstos, o sea, un Jefe de Gobierno, cuando esté actuando en las condiciones citadas, porque resulta que el Ejecutivo que acaba de ser relevado en nuestro país (en este momento están transmitiendo por la tele el debate de investidura del señor Rajoy como nuevo Presidente), en el periodo de tiempo que ha estado realizando su tarea de regir nuestros destinos “en funciones”, para muchos de vuesarcedes, y desde luego para mi señoría, los barandas en cuestión no sólo no se han dedicado a hacer “más de lo mismo” en muchas cuestiones, que ya hubiera o hubiese sido jodido, sino que se han dedicado a hacer “todo lo que hacían y mucho más”, pero peor todavía. Es decir, han pasado del “utendi” al “abutendi” de su autoridad, O, por mejor decir, del “abutendi” al más “abutendi” aún. - Pues hubiera o hubiese sido jodido en el sentido que le atribuye el DRAE al verbo, con perdón, joder (del lat. futuere), en sus acepciones 2. (molestar, fastidiar) y 3. (destrozar, arruinar, echar a perder)-.

Parte jocosa y asaz irónica.

No; por supuesto que lo dicho es una broma. La ciudadanía ha estado encantada con el Gobierno presidido por señor Rodríguez , porque todo lo ha hecho tan bien, tan bien, y también ha hecho gala de tan buen talante, de talante tan exquisito que, ¡cuán difícil le va a ser al gallego este que, por mor de las urnas, hecho se ha con los mandos políticos de esta nación, discutible y discutida! Pero, en fin, así es la vida. Mi señoría, de todas formas, la única manera que ve de que el futuro Gobierno del señor Rajoy pueda emular al pasado del señor Rodríguez es que nombre a mi señoría ministro de "algo", porque si no, le va a ser imposible alcanzar las cotas de bienestar social y de gobernanza (en el sentido de “arte o manera de gobernar que se propone como objetivo el logro de un desarrollo económico, social e institucional duradero, promoviendo un sano equilibrio entre el Estado, la sociedad civil y el mercado de la economía”, dixit DRAE, y muy bien dicho, ¡qué puñetas…!); sin mi en el gobierno, decía mi señoría, no hay quien alcance la gobernanza esa que dice la RAE. Es que es “too much for the body” (es “mucho para el cuerpo”) o, dicho en catalán ”massa per al cos”, aunque en gallego se diría “de máis para o corpo” y en eusquera, “too organismoarentzat askoz”; es que, repito, es mucho para el cuerpo pasarse dos legislaturas, dos, con tan alto grado de felicidad. Y dígolo en tantas y tan diversas lenguas, porque no sean los pinganillos del Senado más políglotas que mi señoría (¡hasta ahí podíamos llegar…!), y para que se sepa lo “very good”, por no decir lo “very well”, que nos lo hemos pasado los indígenas de este lugar (Spein). Y lo de “very good” y aun “very well” si a mano viene, no lo dice uno a humo de pajas, sino porque, tíos, han sido dos legislaturas, ambas inclusive, “de cine”, pero en todos los aspectos. Sin ir más lejos, a la señora que daba a luz entregábansele, o sea, que se le entregaban dos mil quinientos euros, ambos inclusive. Eso como paradigma. Bien es cierto que la luz eléctrica subió muchísimo de precio, pero a cambio instaláronse electrolineras para que la ciudadanía pudiera o pudiese abastecerse de cuantos culombios deseara o desease, siempre, eso sí, abonando la cantidad de euros establecida, no sólo para el pago de la energía consumida sino también para abonar los impuestos necesarios para el buen funcionamiento de la casta política y sindical, ambas inclusive, así como para el fomento de las energías renovables que siempre o “forever” hay que procurar.

Parte real, o sea, de pena.

El amplio párrafo precedente es, de verdad, una broma, y no el ´anteanterior´, como ´maliciábanselo´ o, mejor dicho (aunque no sé por qué), se lo maliciaban vuesarcedes y tomándoselo estaban a bufa, befa, mofa o más vulgarmente cachondeo. Hacían bien, porque mi señoría a lo que venía a esta chirigota era a preguntar por qué estando “en funciones” el Ejecutivo, dizque se le acaban de asignar a don Miquel Barceló, 2,6 millones de euros para que repare algún desperfecto o algo así que se haya producido en la Sala de los Derechos Humanos de la Alianza de Civilizaciones, en la Cúpula de la Sede de la ONU, en Ginebra. Esta aportación de España a la ONU , al parecer, ya nos costó, en su día, cuando se construyó, unos 20 millones de euros. Por entonces, hasta hubo polémica en el Parlamento por el coste de la dichosa cúpula, llamada (¡ojo al dato!) la Capilla Sixtina del siglo XXI. Pero en fin, entonces el Ejecutivo no estaba “en funciones”, y...¡qué se le va a hacer! Al fin y al cabo, 20 millones de euros equivalen a 3 mil 328 millones de pesetas y eso para un país rico, como era el nuestro, tampoco es tanto. Además, entonces, el Gobierno era Gobierno Gobierno: nada de “en funciones”; pero claro, ahora, y estando “en funciones” añadirle 2,6 millones más al mismo evento, es decir, 432,6 millones de pesetas... Por cierto, los miles de millones son los millardos, ¡coño!, que casi nunca se oye decir esta palabra. ¿En total? Pues casi 4 millardos de pelas.

Quede, pues, diáfano, para concluir, que mi señoría quiere 1º Que le nombren ministro; 2º Saber qué atribuciones y limitaciones (¡tócate los... riñones!) tiene un Gobierno cuando está “en funciones” con respecto a cuando es Gobierno Gobierno; 3º Si esos 2,6 millones son con ánimo de lucro o sin ánimo de lucro; y 4º Que por qué no se usa la palabra millardo.

Y, sobre todo, que quede claro mi deseo de ocupar un ministerio en el nuevo Gobierno del muy dilecto señor Rajoy, cuya vida guarde Dios muchos años, en la inteligencia de que si mi señoría lo pide , no es para bien propio sino por lo que ello supondría para bien de España que es lo importante. ¿O no?

Nota. Dícese "español de España" porque a veces se habla de "español de los … riñones o ´asgones´", y tampoco es eso.

21-12-2011.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Viernes, 31 de octubre

    BUSCAR

    Editado por

    Los mejores videos

    Síguenos

    Categorías

    Hemeroteca

    Octubre 2014
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  

    Sindicación