CaféDiálogo

¿Qué significado tienen nuestras penas?

15.06.18 | 11:48. Archivado en Acerca del autor

Le preguntaron al profeta: “Maestro, la Vida ha sido amarga con nuestras esperanzas y nuestros anhelos. Nuestros corazones están conturbados, y no entendemos por qué. Te ruego que nos consueles, y que abras nuestras mentes al significado de nuestras penas”.
Y el corazón del profeta se sintió conmovido, lleno de compasión dijo: “La Vida es más vieja que todos los seres vivientes; más que la belleza antes que esta naciera y adquiriera alas en la Tierra; más que la Verdad, antes de que alguien la digiera.
La Vida canta en nuestros silencios, y sueña cuando dormitamos. E incluso cuando estamos abatidos y relajados. La Vida está en su trono, y muy alta. Y cuando lloramos, la Vida sonríe a la luz del sol, y es libre hasta cuando arrastramos nuestras cadenas.
A menudo damos a la Vida nombres amargos, pero sólo cuando nosotros mismos estamos amargados y oscuros. Y la consideramos vacía e inútil, pero solo cuando nuestra alma vaga por sitios desolados, y cuando el corazón está ebrio de sí mismo.
La Vida es profunda, y alta, y distante; y aunque solo vuestra más amplia visión puede ver sus pies, la Vida está cerca; y aunque solo el aliento ve vuestro aliento llega a su corazón, la sombra de vuestra sombra cruza su rostro; y el eco de vuestro más tenue grito se convierte, en su pecho, en una primavera, y en un otoño.
Y la Vida está velada y oculta, así como vuestro yo superior está oculto y vedado. Sin embargo, cuando la Vida habla, todos los vientos se tornan palabras; y cuando vuelve a hablar, las sonrisas de vuestros labios y las lágrimas de vuestros ojos también se convierten en palabras. Cuando la Vida canta, los sordos oyen, y se quedan extasiados; y cuando la Vida viene caminando, los ciegos la contemplan, se asombran, y la siguen, maravillados, atónitos”.
El profeta dejó de hablar, y un vasto silencio reinó en el pueblo congregado; y en ese silencio vibraba un canto nunca oído, y se consolaron todos de su soledad y de su pena. (K. GIBRAN, El jardín del profeta, Obras Completas vol I, Ediciones Adiax, 1979, 198-199)


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Agustín Rodríguez 13.07.18 | 20:23

    Eso quisiéramos saber la mayoría:qué significado tienen nuestras penas...!Pero disquisiciones muy bonitas como la que da origen a este comentario,no explican nada.Nos dejan como estábamos.Todo es indescifrable,extraño,y deprimente.-Agustín Rodríguez

  • Comentario por Agustín Rodríguez 13.07.18 | 20:21

    Eso quisiéramos saber la mayoría:qué significado tienen nuestras penas...!Pero disquisiciones muy bonitas como la que da origen a este comentario,no explican nada.Nos dejan como estábamos.Todo es indescifrable,extraño,y deprimente.-Agustín Rodríguez

Sábado, 22 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930