CaféDiálogo

¿Desánimo o paciencia?

24.02.17 | 12:15. Archivado en Acerca del autor

La convivencia es fuente de alegría y de enriquecimiento, pero ante las flaquezas propias y ajenas nos ofrecen la posibilidad del propio vaciamiento. Debemos llevar con paciencia nuestras limitaciones. La paciencia se ha excluido de la convivencia social con una campaña de difamación, cuando ella no es timidez, debilidad, impotencia o resignación. “Por el contrario, contiene entre sus ingredientes fuerza de ánimo, fortaleza, resistencia, perseverancia, temple, carácter. La paciencia no es la virtud de los viejos, de los que han perdido los sueños, sino de los jóvenes con ideales audaces y proyectos arriesgados. El hombre paciente no se rinde ni siquiera ante la derrota; acepta los retrasos, la oscuridad espesa, las contradicciones, los rechazos. Pero no los considera la ‘última palabra’. Cuando todo parece perdido, él no pierde la paciencia. Las obras importantes se comienzan con la paciencia, se prosiguen con paciencia y solo se terminan con paciencia. La paciencia constituye el antídoto especial contra el desánimo. Solamente la paciencia confiere solidez al amor” (M. SÁNCHEZ MONGE, Este es el tiempo de la misericordia, Sal Terrae, Santander 2016, 233). Así, la paciencia es la capacidad de padecer las grandes o pequeñas contradicciones que la vida nos ofrece sin alterarse. Pero como dijo santa Teresa de Jesús, “la paciencia todo lo alcanza”.


¿Podemos aspirar a la santidad?

18.02.17 | 17:45. Archivado en Acerca del autor

Teresa de Lisieux nos ofrece un camino nuevo: “Usted, Madre, sabe bien que yo siempre he deseado ser santa. Pero, ¡ay!, cuando me comparo con los santos, siempre constato que entre ellos y yo existe la misma diferencia que entre una montaña cuya cumbre se pierde en el cielo y el oscuro grano que los caminantes pisan al andar. Pero en vez de desanimarme, me he dicho a mí misma: Dios no puede inspirar deseos irrealizables; por lo tanto, a pesar de mi pequeñez, puedo aspirar a la santidad. Agrandarme es imposible; tendré que soportarme tal cual soy, con todas mis imperfecciones. Pero quiero buscar la forma de ir al cielo por un caminito muy recto y muy corto, por un caminito totalmente nuevo.

>> Sigue...


¿Del compromiso al desapego?

10.02.17 | 11:52. Archivado en Acerca del autor

La persona debe desarrollar en plenitud todas sus potencialidades, al mismo ritmo que la totalidad del género humano y el mundo van madurando hacia su culminación. Todos nuestros esfuerzos de perfeccionamiento, de mejora de las condiciones humanas y de respeto ecológico tienen una función santa y unificante. Pero al mismo tiempo tenemos que ir despegándonos de todo hasta la entrega final en Cristo. Así pues, como dice Teilhard de Chardin, “en el ritmo general de la vida cristiana, desarrollo y renuncia, asimiento y desasimiento no son términos que se excluyan mutuamente. Armonizan entre sí, como en el juego de nuestros pulmones la inspiración del aire y su expiración. Son dos tiempos de la respiración del alma, o, sí se prefiere, dos componentes del impulso mediante el cual el alma continuamente toma pie en las cosas para superarlas”. Pues, precisamente está en esto el sentido de la Cruz en su sentido pleno:”La alianza inseparable de los dos términos: progreso personal y renuncia en Dios; pero a la vez preeminencia constante, y luego final, de lo segundo sobre lo primero”. La vida tiene un término, una dirección, una orientación, una espiritualización que se logra con el mayor esfuerzo: “La doctrina de la Cruz, tomada en su grado superior de generalidad, es la doctrina a que se adhiere todo hombre que este persuadido de que frente a la inmensa agitación humana se abre un camino hacia alguna salida y que este camino es ascendente” (Cf. TEILHARD DE CHARDIN, El medi diví, Nova Terra, Barcelona 1968)


¿El perdón es el gesto más grande que puede realizar el ser humano?

03.02.17 | 12:40. Archivado en Acerca del autor

Podríamos afirmar que el perdón es la última etapa del camino de humanización de toda persona, pues tenemos el ejemplo de Jesús que nos enseña a perdonar al enemigo estando en la cruz y apunto de morir: “Padre, perdónalos, que no saben lo que se hacen” (Lc 23,34) y nos da este mandato a sus discípulos una vez resucitado: “Recibid el Espíritu Santo: a quienes les perdonéis los pecados, les quedarán perdonados; a quienes se los imputéis, les quedarán imputados” (Jn 20, 23).

>> Sigue...


¿Necesitamos rescatar la inteligencia cordial?

27.01.17 | 11:41. Archivado en Acerca del autor

La relación de la persona con la naturaleza se ha trastocado. Hemos martirizado en demasía a la madre Tierra y nuestro destino está amenazado. Siguiendo el pensamiento de Leonardo Boff en su reciente libro La Tierra en nuestras manos. Una visión del planeta y de la humanidad, Sal Terrae, Santander 2016: “En todo este proceso ha tenido lugar un profundo desplazamiento en la relación. De estar inserto en la naturaleza como parte de ella, el ser humano se ha transformado en un ser fuera y por encima de la naturaleza, cuyo propósito es dominarla y tratarla como el inquisidor trata a su inquirido: torturándolo hasta que entregue todos sus secretos. Este es el método ampliamente imperante en las universidades y en los laboratorios todavía en nuestros días” (pág. 115). Necesitamos establecer un pacto perenne de paz de todos con la Tierra, ya que esta participa también de la misma dignidad y derechos que los humanos.

>> Sigue...


¿EN QUÉ COSMOLOGÍA NOS SITUAMOS?

20.01.17 | 12:58. Archivado en Acerca del autor

Frente a la cosmología de la conquista, el dominio y la explotación del mundo en función del progreso y de un crecimiento ilimitado donde se han construido armas de destrucción masiva capaces de acabar con toda vida humana, siendo la consecuencia última de todo ello el desequilibrio del sistema-Tierra, que se manifiesta en el calentamiento global, nos situamos a favor de una cosmología alternativa y potencialmente salvadora: la cosmología de la transformación, que sitúa nuestra realidad dentro de la cosmogénesis, ese inmenso proceso evolutivo iniciado a partir del big bang, hace cerca de 13.700 millones de años. Este modelo “busca construir sociedades autosostenibles dentro de las posibilidades de las biorregiones, basadas en la ecología, en la cultura local y en la participación de las poblaciones, respetando la naturaleza y buscando el ‘bien vivir’, que es la armonía entre todos y con la Madre Tierra” (L. BOFF, La Tierra está en nuestras manos. Una nueva visión del planeta y de la humanidad, Sal Terrae, Santander 2016, 19).

>> Sigue...


¿CÓMO AFRONTAR LA ENFERMEDAD Y LA MUERTE?

13.01.17 | 12:46. Archivado en Acerca del autor

En el proceso espiritual de la unión con Dios y la muerte de nuestro egoísmo a lo largo de nuestra vida, llega el momento de la enfermedad y la muerte. Para prepararnos a este paso de muerte a vida, transcribo esta impresionante oración del Teilhard de Chardin con el deseo de poderla hacer nuestra algún día:

>> Sigue...


¿TODOS SOMOS INMIGRANTES?

06.01.17 | 19:57. Archivado en Acerca del autor

Salir y marchar, esa es la esencia de la aventura humana. Ese es el destino de todo ser humano en el desarrollo de su vida, en el cambio de sus ideas, en el florecer de su personalidad. Todos acabamos siendo distintos de lo que éramos. También todos somos inmigrantes porque, aunque nosotros no cambiemos de país de residencia, el país en que residimos si cambia. Ahora ya no somos solo ciudadanos de nuestro barrio, sino de Europa y África, de China y de la India, de América del Norte y del Sur, y hasta de las islas del Pacífico y de los hielos de la Antártida. A pesar de ser todos inmigrantes, lo somos unos y otros de distinta manera, y los que vivimos en un sitio discriminamos a los que han llegado recientemente de lejanas tierras para acampar en nuestra vecindad. Y esto crea problemas: “El sueño secreto de la mayoría de los inmigrantes es que se los tome por hijos del país. Pasar sencillamente desapercibidos. Algunos lo consiguen, pero la mayoría no. No tienen el acento exacto, el tono de piel adecuado, el nombre, el apellido, el gesto, y todo esto los delata. Muchos de ellos saben que es inútil intentarlo siquiera, y como reacción presumida se hacen aún más diferentes de lo que son en realidad. Algunos van demasiado lejos y su frustración se convierte en oposición” (A. MAALOUF, Identités meurtrieères, 38). Esto por no darnos cuenta de que la identidad múltiple ayuda al crecimiento de la persona y a sus relaciones con los demás, mientras que la identidad única crea conflictos para la persona y para la sociedad, llegando aquí al núcleo de lo que nos ocupa: “No debemos hacer que los inmigrantes se hagan como nosotros. Debemos construir un nuevo ‘nosotros’” (R. PUTNAM, Financial Times, 20 de julio de 2006). Y, ante el problema más grave y urgente del género humano que tenemos hoy, que es el abismo entre ricos y pobres, los inmigrantes nos recuerdan que tenemos que trabajar para que este abismo vaya desapareciendo (Cf. C. G. VALLÉS, Todos somos inmigrantes, Sal Terrae, Santander 2016).

Share this:
Publicar estoTwitterFacebookGoogle


¿Cómo va transformando Dios nuestras muertes en vida mejor?

29.12.16 | 11:39. Archivado en Acerca del autor

La Providencia va transformando el Mal en Bien de tres modos: En primer lugar suele ocurrir que nuestros fracasos hacen que busquemos en otra dirección derivando nuestra actividad hacia un marco más favorable que permita desarrollarnos. En otras ocasiones la pérdida que nos aflige nos obliga a buscar la satisfacción de nuestros frustrados deseos en un campo menos material. “La historia de los santos, y en general la de todos los personajes célebres por su inteligencia o su bondad, se halla llena de estos casos en que vemos salir al hombre, engrandecido, templado, renovado tras una prueba o incluso una caída, que parecían deber apocarle o derrotarle para siempre”. Entonces, el fracaso, incluso moral, se trueca también en éxito. En estos casos podemos llegar a comprender a la Providencia, pero hay casos más difíciles ,que suelen ser los más corrientes, y aquí entramos en el segundo modo, donde quedamos desconcertados: desapariciones prematuras, accidentes estúpidos, debilitaciones que afectan a las zonas superiores del ser. Ante semejantes golpes, la persona no se levanta en ninguna dirección apreciable, sino que desaparece o queda tristemente aminorada. ¿Cómo es posible que incluso estas reducciones sin compensación, que son la Muerte en lo que tiene precisamente de mortal, se conviertan para nosotros en un bien? Dios transforma nuestros sufrimientos haciendo que sirvan para nuestro perfeccionamiento. "Entre sus manos, estas fuerzas destructivas “se convierten en el instrumento que talla, esculpe y pule en nosotros la piedra destinada a ocupar un lugar preciso en la Jerusalén celeste”.

>> Sigue...


¿La vida es un continuo renacer?

23.12.16 | 11:42. Archivado en Acerca del autor

En el caminar de la vida nos encontramos obstáculos externos que hay que ir sorteando “la barrera que detiene, o la muralla que limita. He aquí la piedra que desvía o el obstáculo que frena. He aquí el microbio o la palabra imperceptible que matan al cuerpo o infectan al espíritu. Incidentes, accidentes, de toda gravedad”, Ante estos obstáculos siempre nos queda la esperanza de poderlos superar. Pero el problema viene ante nuestros obstáculos personales como “defectos naturales, inferioridades físicas, intelectuales o morales, por las que el campo de nuestra actividad, de nuestros goces, de nuestra visión, se ha visto limitado implacablemente desde el nacimiento y para toda la vida. Otras nos esperaban más tarde, brutales como un accidente, solapadas como una enfermedad. Todos, un día u otro, tuvimos o tendremos conciencia de que alguno de estos procesos de desorganización se ha instalado en el corazón mismo de nuestra vida. Unas veces son las células del cuerpo las que se rebelan o, se corrompen. Otras son los propios elementos de nuestra personalidad los que parecen discordantes o emancipados. Y entonces asistimos, impotentes, a depresiones, rebeliones, tiranías internas, allí donde no hay influencia amiga alguna que pueda venir en nuestro socorro”. En la muerte, como un océano viene a confluir tanto el mal físico como el mal moral.

>> Sigue...


¿Qué diferencia hay entre el alma de la persona y su espíritu y cual es la función de la Inteligencia Espiritual?

16.12.16 | 12:45. Archivado en Acerca del autor

Tanto en el Nuevo como en el Antiguo Testamento con la palabra alma se significa originariamente aliento, principio de vida, sede de los pensamientos y sensaciones y a veces persona. Así, el alma de la persona sería como la expresión de la personalidad, donde se encuentran las emociones, el intelecto y la voluntad. Son los elementos que nos hacen humanos. Los pensamientos, los ideales, los sentimientos, el amor, el discernimiento, la decisión, la selección, etc. son experiencias del alma.

>> Sigue...


¿Cuál es la mejor disposición para acercarse a Dios?

09.12.16 | 09:43. Archivado en Acerca del autor

Para acercarse a Dios no hay mejor disposición que el desprendimiento de todas las cosas y del propio yo. La experiencia del encuentro con Dios no depende de nuestro propio esfuerzo ni brota de ninguna parte. Se nos es dada de un modo totalmente gratuito: es un acto de amor por parte de Dios, que ilumina los ojos de nuestro corazón. Así, apoyados en Cristo, podemos tener una experiencia de Dios. Se podría definir este estado como un estar dentro de sí mismo, en un vacío total de todo lo que no es el ser humano, donde Dios se revela como el totalmente Otro, que no se puede identificar con la realidad personal más profunda. Experimentando a Dios en su propia conciencia, la persona, por una luz divina, es introducida en la conciencia de Dios. Y en la experiencia de uno experimenta el otro.

>> Sigue...


Lunes, 27 de febrero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Febrero 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728